Molusco contagioso

Perspectiva general

El molusco contagioso es una infección viral de la piel que tiene como resultado protuberancias redondas, firmes e indoloras cuyo tamaño varía y puede ser como la cabeza de un alfiler o la goma de borrar de un lápiz. Si te rasguñas o lastimas las protuberancias, la infección puede diseminarse a la piel circundante. El molusco contagioso se propaga a través del contacto directo de persona a persona y por el contacto con objetos contaminados.

Aunque es más frecuente en los niños, el molusco contagioso puede afectar también a los adultos, en particular a quienes tienen el sistema inmunitario debilitado. En los adultos con un sistema inmunitario normal, el molusco contagioso que afecta los genitales se considera una enfermedad de transmisión sexual.

Las protuberancias relacionadas con el molusco contagioso sin tratamiento suelen desaparecer en un año, pero la extirpación realizada por un médico también es una opción.

Imagen de la infección por molusco contagioso

La infección por molusco contagioso es una infección común de la piel que provoca protuberancias elevadas y redondas sobre la piel, y que poseen su mismo color. Estas protuberancias pueden enrojecerse e inflamarse.

Síntomas

Los signos y síntomas de molusco contagioso comprenden erupciones en la piel con las siguientes características:

  • Tienen relieve, son redondas y del color de la piel
  • Son pequeñas, normalmente tienen menos de 1/4 de pulgada (menos de 6 mm) de diámetro
  • Tienen un pequeño hueco (forma umbilicada) o un punto en la parte superior cerca del centro
  • Pueden enrojecerse e inflamarse
  • Pueden causar picazón
  • Se pueden desprender fácilmente si uno se rasca o frota, y eso puede hacer que el virus se trasmita a zonas de la piel adyacentes
  • Por lo general, aparecen en la cara, el cuello, las axilas y la parte superior de las manos en los niños
  • Pueden aparecer en los genitales, en la parte inferior del abdomen y en la parte superior interna de los muslos en los adultos si la infección fue de transmisión sexual

Cuándo consultar al médico

Si crees que tú o tu hijo tienen molusco contagioso, consulta al médico de atención primaria.

Causas

El virus que causa el molusco contagioso se transmite con facilidad de las siguientes maneras:

  • Contacto de piel con piel
  • Contacto con objetos contaminados, como toallas
  • Contacto sexual con una pareja afectada
  • Rascarse y frotarse los bultos, que hace que el virus se propague a zonas de la piel cercanas

No se sabe con certeza si el virus de molusco contagioso se puede diseminar en el agua clorada de piscinas de natación. Los expertos sospechan que es más probable que los nadadores transmitan el virus mediante el uso compartido de toallas; equipamiento como tablas de nado; o el contacto cutáneo.

Factores de riesgo

Las infecciones por molusco contagioso más diseminadas pueden ocurrir a aquellas personas con sistema inmunitario debilitados.

Complicaciones

Las protuberancias y la piel a su alrededor pueden enrojecerse e inflamarse. Se cree que esta es una respuesta inmunitaria a la infección. Si se rascan, estas protuberancias se pueden infectar. Si las lesiones aparecen en los párpados, se puede tener conjuntivitis.

Prevención

Para evitar la transmisión del virus puedes hacer lo siguiente:

  • Lávate las manos. Mantener las manos limpias puede ayudarte a prevenir la transmisión del virus.
  • Evita tocar las protuberancias. Afeitar sobre las zonas infectadas también puede expandir el virus.
  • No compartas los objetos personales. Esto incluye la ropa, las toallas, los cepillos de pelo u otros elementos personales. También trata de no pedirlos prestados a otras personas.
  • Evita el contacto sexual. Si tienes molusco contagioso en los genitales o cerca de ellos, no tengas relaciones sexuales hasta tratar las protuberancias y que hayan desaparecido completamente.
  • Cubre las protuberancias. Cubre las protuberancias con ropa cuando estés cerca de otras personas, para evitar el contacto directo. Al nadar, cubre las protuberancias con un vendaje impermeable.

Diagnóstico

En general, el médico puede diagnosticar molusco contagioso mediante una simple observación. Si queda alguna duda, el médico puede frotar la piel de la zona infectada para tomar muestras y observarlas en el microscopio.

Tratamiento

Por lo general, la infección producida por molusco contagioso mejora sin tratamiento luego de 6 a 12 meses. Sin embargo, es posible que sigan saliendo protuberancias durante un máximo de 5 años. Una vez que desaparezcan todas las protuberancias, ya no podrás transmitir la infección.

Los médicos podrían recomendar quitar las lesiones antes de que desaparezcan por sí solas, especialmente en los adultos, por su alto grado de contagio. Los tratamientos contra la infección por molusco contagioso pueden ser dolorosos; por eso, se puede administrar un anestésico de antemano para aliviar la molestia. A veces se puede usar una combinación de tratamientos.

Entre algunas opciones se incluyen las siguientes:

  • Raspado
  • Enfriamiento (crioterapia)
  • Un medicamento que produce ampollas (cantaridina), que despega las protuberancias

Preparación antes de la cita

Es posible que comiences consultando a tu médico de atención primaria o al médico de tu hijo. Sin embargo, en algunos casos, es posible que cuando llames para pedir una consulta, te deriven inmediatamente a un médico que se especialice en el tratamiento de enfermedades de la piel (dermatólogo).

Debido a que la consulta puede ser breve, y por lo general hay muchos temas que tratar, es una buena idea ir a la consulta bien preparado. A continuación incluimos información que te ayudará a prepararte y a saber qué puedes esperar del médico.

Lo que puedes hacer

Antes de tu consulta, haz una lista que abarque las siguientes preguntas:

  • ¿Qué síntomas tienes?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar tus síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca empeorar tus síntomas?
  • ¿Qué medicamentos y suplementos tomas con regularidad?

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Estar preparado para responderlas te permitirá reservar tiempo para repasar los puntos en los que quieras detenerte. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Tus síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Has tenido lesiones similares en el pasado?
  • ¿Alguien cercano a ti ha tenido lesiones similares?

Last Updated Dec 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use