Nefritis lúpica

Perspectiva general

La nefritis lúpica es una complicación frecuente en personas que tienen lupus eritematoso sistémico, más comúnmente conocido como lupus.

El lupus es una enfermedad autoinmunitaria. Hace que tu sistema inmunitario produzca proteínas llamadas autoanticuerpos que atacan tus propios tejidos y órganos, incluidos los riñones.

La nefritis lúpica se produce cuando los anticuerpos del lupus afectan a estructuras en los riñones, que filtran los desechos. Esto causa inflamación renal y puede llevar a que se presente sangre en la orina, proteína en la orina, presión arterial alta, deterioro de la función renal o incluso insuficiencia renal.

Interior de un riñón

La sangre entra a los riñones a través de las arterias renales. Los riñones eliminan de la sangre el exceso de líquido y los materiales de desecho a través de unidades llamadas nefronas. Cada nefrona contiene un filtro (glomérulo) que está compuesto por una red de vasos sanguíneos diminutos llamados capilares. Los glomérulos filtran los desechos que tu cuerpo necesita (como sodio, fósforo y potasio), que luego pasan a través de túbulos diminutos. Las sustancias que el cuerpo necesita se reabsorben en el torrente sanguíneo. Los desechos circulan por los uréteres, los tubos que conducen a la vejiga.

Síntomas

Los signos y síntomas de la nefritis lúpica incluyen lo siguiente:

  • Sangre en la orina
  • Orina espumosa (debido al exceso de proteína en la orina)
  • Presión arterial alta
  • Hinchazón en las manos, los tobillos o los pies
  • Niveles altos de un producto de desecho llamado creatinina en la sangre

Causas

Hasta la mitad de los adultos con lupus sistémico desarrolla nefritis lúpica. El lupus sistémico hace que las proteínas del sistema inmunitario dañen los riñones y perjudiquen su capacidad para filtrar los desechos.

Factores de riesgo

No hay muchos factores de riesgo conocidos para la nefritis lúpica, excepto por:

  • Sexo. Aunque las mujeres son más propensas a contraer lupus, los hombres contraen más nefritis lúpica que las mujeres.
  • Raza o grupo étnico. Los negros, hispanos/latinos y asiático-americanos son más propensos a tener nefritis lúpica que los blancos.

Complicaciones

La nefritis lúpica puede llevar al empeoramiento de la función renal o a la insuficiencia renal.

Diagnóstico

Los exámenes para diagnosticar la nefritis lúpica abarcan lo siguiente:

  • Análisis de sangre y de orina. Además de los análisis de sangre y orina estándar, es posible que se debas recolectar la orina durante todo un día. Estos exámenes miden si tus riñones están funcionando bien.
  • Biopsia de riñón. Una biopsia (cuando el médico extrae una pequeña sección de tejido renal para su análisis en el laboratorio) es el examen más preciso para diagnosticar la nefritis lúpica. También puede ayudar a determinar la gravedad de la enfermedad.

Tratamiento

La nefritis lúpica no tiene cura. El tratamiento tiene el siguiente objetivo:

  • Reducir los síntomas o eliminarlos (remisión)
  • Evitar que la enfermedad empeore
  • Mantener la remisión
  • Evitar la necesidad de recibir diálisis o un trasplante de riñón

Tratamientos conservadores

En general, los médicos pueden recomendar los siguientes tratamientos para personas con enfermedad renal:

  • Cambios en la dieta. Limitar la cantidad de proteína y sal en la dieta puede mejorar la función renal.
  • Medicamentos para la presión arterial. Los medicamentos inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA) y los bloqueadores del receptor de angiotensina II (BRA) pueden ayudar a controlar la presión arterial. Estos medicamentos también evitan que las proteínas se filtren de los riñones a la orina. Los medicamentos diuréticos pueden ayudarte a deshacerte del exceso de líquido.

Sin embargo, el tratamiento conservador en sí mismo no es efectivo para la nefritis lúpica.

Inmunosupresores

En el caso de nefritis lúpica grave, es posible que debas tomar medicamentos para que el sistema inmunitario reduzca o detenga el ataque a las células sanas, como los siguientes:

  • Esteroides, como la prednisona
  • Ciclosporina
  • Tacrolimús
  • Ciclofosfamida
  • Azatioprina (Imuran)
  • Micofenolato (CellCept)
  • Rituximab (Rituxan)

Cuando las terapias inmunosupresoras no logran la remisión, es posible que haya ensayos clínicos disponibles para nuevas terapias.

Opciones de tratamiento para la insuficiencia renal

Para las personas cuyas enfermedades avanzan hasta una insuficiencia renal, las opciones de tratamiento comprenden las siguientes:

  • Diálisis. La diálisis ayuda a eliminar líquidos y desechos del cuerpo, mantener el equilibrio correcto de minerales en la sangre y controlar la presión arterial filtrando la sangre a través de una máquina.
  • Trasplante de riñón. Si tus riñones ya no funcionan, posiblemente necesites un riñón nuevo de un donante.

Last Updated Dec 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use