Neuritis óptica

Perspectiva general

La neuritis óptica es una inflamación que daña el nervio óptico, un haz de fibras nerviosas que transmite información visual del ojo al cerebro. El dolor y la pérdida temporal de la visión son síntomas frecuentes de la neuritis óptica.

La neuritis óptica está relacionada con la esclerosis múltiple (EM), una enfermedad que causa inflamación y lesiones en los nervios del cerebro, y de la médula espinal. Los signos y síntomas de la neuritis óptica pueden ser la primera señal de la esclerosis múltiple o pueden aparecer más adelante en el transcurso de la EM. Además de la EM, la neuritis óptica puede manifestarse junto con otras infecciones o enfermedades autoinmunes, como el lupus.

La mayoría de las personas que tienen un solo episodio de neuritis óptica recuperan la visión con el tiempo. El tratamiento con esteroides puede acelerar la recuperación de la visión después de la neuritis óptica.

Ilustración del nervio óptico

El nervio óptico es un conjunto de fibras nerviosas que sirven como el cable de comunicación entre los ojos y el cerebro.

Síntomas

La neuritis óptica por lo general afecta un solo ojo. Los síntomas podrían incluir:

  • Dolor. La mayoría de las personas que padecen neuritis óptica sienten dolor ocular que empeora con el movimiento del ojo. En ocasiones, este se percibe como un dolor leve y continuo detrás del ojo.
  • Pérdida de visión de un ojo. La mayoría de las personas sufren por lo menos alguna reducción temporal de la visión, pero el grado de pérdida varía. La pérdida notoria de visión generalmente se produce con el paso de las horas o después de unos días y mejora en el transcurso de varias semanas o meses. En algunos casos, la pérdida de visión es permanente.
  • Pérdida del campo visual. La pérdida de visión periférica se puede producir en cualquier patrón.
  • Pérdida de visión cromática. La neuritis óptica a menudo afecta la percepción de los colores. Tal vez notes que los colores parecen menos intensos de lo normal.
  • Luces intermitentes. Algunas personas con neuritis óptica dicen ver luces intermitentes o parpadeantes con los movimientos oculares.

Cuándo consultar con el médico

Las afecciones oculares pueden ser graves. Algunas pueden provocar la pérdida de visión permanente, y algunas están relacionadas con otros problemas médicos de gravedad. Comunícate con el médico si:

  • Tienes síntomas nuevos, como dolor ocular o algún cambio en la visión.
  • Los síntomas empeoran o no mejoran con el tratamiento.
  • Tienes síntomas inusuales, como entumecimiento o debilidad en una o más extremidades, lo que puede indicar un trastorno neurológico.

Causas

Se desconoce la causa exacta de la neuritis óptica. Se cree que aparece cuando el sistema inmunitario ataca por error la sustancia que cubre el nervio óptico (mielina), lo que produce inflamación y daños en la mielina.

Normalmente, la mielina ayuda a transmitir rápidamente los impulsos eléctricos del ojo al cerebro, donde se convierten en información visual. La neuritis óptica perturba este proceso y afecta la visión.

Las siguientes enfermedades autoinmunitarias con frecuencia se asocian con la neuritis óptica:

  • Esclerosis múltiple. La esclerosis múltiple es una enfermedad en la que el propio sistema autoinmunitario ataca la vaina de mielina que cubre las fibras nerviosas del cerebro y de la médula espinal. En el caso de personas con neuritis óptica, el riesgo de padecer esclerosis múltiple después de un episodio de neuritis óptica es de aproximadamente el 50 por ciento durante toda la vida.

    El riesgo de sufrir esclerosis múltiple después de tener neuritis óptica aumenta todavía más si una exploración por imagen de resonancia magnética (IRM) muestra lesiones en el cerebro.

  • Neuromielitis óptica. En el caso de esta afección, la inflamación se vuelve a producir en el nervio óptico y en la médula espinal. La neuromielitis óptica es similar a la esclerosis múltiple, pero no provoca lesiones en los nervios del cerebro con tanta frecuencia como la esclerosis múltiple.

Otros factores que se han relacionado con la aparición de la neuritis óptica incluyen:

  • Infecciones. Algunas infecciones bacterianas, como la enfermedad de Lyme, la enfermedad por arañazo de gato y la sífilis, o provocadas por virus, como el sarampión, la parotiditis (paperas) y el herpes, pueden causar neuritis óptica.
  • Otras enfermedades. Enfermedades como la sarcoidosis y el lupus pueden causar episodios recurrentes de neuritis óptica.
  • Medicamentos. Algunos medicamentos se han vinculado con la aparición de la neuritis óptica. Entre ellos, se incluyen la quinina y algunos antibióticos.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de la neuritis óptica incluyen:

  • La edad. La neuritis óptica afecta con mayor frecuencia a adultos de entre 20 y 40 años.
  • El sexo. Las mujeres son mucho más propensas a padecer neuritis óptica que los hombres.
  • La raza. En los Estados Unidos, la neuritis óptica afecta con mayor frecuencia a las personas blancas en comparación con las afroamericanas.
  • Las mutaciones genéticas. Ciertas mutaciones genéticas podrían aumentar el riesgo de sufrir neuritis óptica o esclerosis múltiple.

Complicaciones

Las complicaciones producto de la neuritis óptica pueden incluir lo siguiente:

  • Daño del nervio óptico. La mayoría de las personas sufren cierto grado de daño permanente en el nervio óptico después de un episodio de neuritis óptica, pero el daño podría no causar síntomas.
  • Disminución de la agudeza visual. La mayoría de las personas recuperan la visión normal o casi normal después de varios meses, pero es posible que se produzca una pérdida parcial y permanente de la capacidad para distinguir los colores. En algunas personas, la pérdida de la visión es permanente después de la mejora de la neuritis óptica.
  • Efectos secundarios del tratamiento. Los medicamentos esteroides utilizados para tratar la neuritis óptica debilitan el sistema inmunitario, lo que deja al cuerpo más vulnerable a las infecciones. Otros efectos secundarios incluyen cambios de humor y aumento de peso.

Diagnóstico

Es probable que consultes con un oftalmólogo para un diagnóstico, lo que generalmente se basa en tu historia clínica y un examen. Probablemente el oftalmólogo te haga los siguientes exámenes oculares:

  • Examen ocular de rutina. El oftalmólogo te examinará la visión y la capacidad de percibir colores, y te medirá la visión periférica (lateral).
  • Oftalmoscopia. Durante este examen, el médico te ilumina el interior del ojo con una luz brillante y examina las estructuras en la parte posterior del ojo. En esta prueba ocular, se evalúa el disco óptico, por donde el nervio óptico entra en la retina del ojo. El disco óptico se inflama en alrededor de un tercio de las personas con neuritis óptica.
  • Prueba de la respuesta pupilar a la luz. El médico puede mover una linterna enfrente de tus ojos para ver cómo responden las pupilas cuando están expuestas a la luz brillante. En el caso de las personas afectadas con neuritis óptica, las pupilas no se contraen tanto como en los ojos sanos cuando se las estimula con luz.

Otras pruebas para diagnosticar la neuritis óptica podrían incluir:

  • Exploración por imagen de resonancia magnética (IRM). Una exploración por IRM emplea un campo magnético y pulsos de energía de ondas de radio para tomar imágenes del cuerpo. Durante una exploración por IRM para diagnosticar la neuritis óptica, podrías recibir una inyección de medio de contraste para que el nervio óptico y otras partes del cerebro sean más visibles en las imágenes.

    Es importante realizar una exploración por IRM para determinar si hay áreas dañadas (lesiones) en el cerebro. Tales lesiones indican un riesgo alto de padecer esclerosis múltiple. Una exploración por IRM también puede servir para descartar otras causas de la pérdida de visión, como un tumor.

  • Análisis de sangre. Existe un análisis de sangre que permite detectar los anticuerpos de la neuromielitis óptica. Las personas con casos graves de neuritis óptica pueden realizarse este análisis para determinar si es probable que padezcan neuromielitis óptica.
  • Tomografía de coherencia óptica (TCO). Esta prueba mide el espesor de la capa de fibras nerviosas de la retina, que suele ser menor en personas con neuritis óptica.
  • Potenciales evocados visuales. Durante esta prueba, te sientas frente a una pantalla en la que aparece un diseño de tablero de ajedrez. Te colocan sensores en la cabeza (cables con parches pequeños) para registrar las respuestas del cerebro a los estímulos visuales. Este tipo de prueba detecta la disminución de velocidad de la conducción eléctrica como resultado del daño que se produce en el nervio óptico.

Es probable que el médico te pida que vuelvas para realizarte exámenes de seguimiento 2 a 4 semanas después de la aparición de los síntomas para confirmar el diagnóstico de neuritis óptica.

Tratamiento

La neuritis óptica por lo general mejora por sí sola. En algunos casos, los medicamentos con esteroides se utilizan para reducir la inflamación del nervio óptico. Algunos de los posibles efectos secundarios del tratamiento con esteroides incluyen: aumento de peso, cambios de humor, enrojecimiento facial, malestar estomacal e insomnio.

El tratamiento con esteroides por lo general se administra a través de una vena (vía intravenosa). La terapia intravenosa con esteroides puede acelerar la recuperación de la visión. Sin embargo, al parecer, no afecta el grado de visión que se recupera. El tratamiento con esteroides también se utiliza para reducir el riesgo de padecer esclerosis múltiple o para retrasar su aparición.

Cuando la terapia con esteroides fracasa y se produce una pérdida de visión grave y permanente, un tratamiento llamado recambio plasmático terapéutico puede ayudar a algunas personas a recuperar la visión. Hasta ahora, ningún estudio confirmó que el recambio plasmático terapéutico es un tratamiento eficaz para la neuritis óptica.

Prevención de la esclerosis múltiple

Si tienes neuritis óptica, y además tienes 2 o más lesiones que se observan en exploraciones por IRM, podrías beneficiarte con ciertos medicamentos, llamados interferones beta, que pueden retrasar o ayudar a prevenir la esclerosis múltiple. Estos medicamentos inyectables se utilizan para personas con alto riesgo de contraer esclerosis múltiple. Los posibles efectos secundarios incluyen depresión, irritación en el sitio de la inyección y síntomas similares a los de la gripe.

Pronóstico

La mayoría de las personas recuperan la visión casi normal en menos de 12 meses después de un episodio de neuritis óptica.

Las personas con neuritis óptica recurrente tienen un riesgo mayor de padecer EM. La neuritis óptica puede volver a aparecer en personas que no tienen afecciones no diagnosticadas. Sin embargo, esas personas por lo general tienen un mejor pronóstico a largo plazo con respecto a la visión que las personas con esclerosis múltiple o neuromielitis óptica.

Preparación antes de la cita

Si tienes signos y síntomas de neuritis óptica, es probable que consultes con el médico de cabecera o con un médico que se especialice en diagnosticar y tratar enfermedades oculares (oftalmólogo o neurooftalmólogo).

A continuación, encontrarás información útil para prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Haz una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, en especial cambios en la visión
  • Información personal importante, como factores causantes de estrés recientes, cambios de vida importantes, historia clínica personal y antecedentes familiares, incluida toda infección reciente o cualquier otra afección que tengas
  • Todos los medicamentos, vitaminas y otros suplementos que tomas, incluidas las dosis
  • Preguntas para hacerle a tu médico

De ser posible, lleva a un familiar o amigo a la consulta para que te ayude a recordar la información que se te proporciona.

En caso de neuritis óptica, algunas preguntas para hacerle a tu médico incluyen:

  • ¿Qué es lo que probablemente cause mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué tratamientos me recomienda?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de los medicamentos que me recomienda?
  • ¿Cuánto tardará en mejorar mi vista?
  • ¿Esto me pone en un riesgo mayor de tener esclerosis múltiple? Y si es así, ¿qué puedo hacer para prevenirla?
  • Tengo otras afecciones. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlas en forma conjunta?
  • ¿Hay folletos u otros materiales impresos que pueda consultar? ¿Qué sitios web me recomienda?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, tales como:

  • ¿Cómo describirías tus síntomas?
  • ¿Qué tanto se redujo tu visión?
  • ¿Los colores parecen menos intensos?
  • ¿Los síntomas cambiaron con el tiempo?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore o empeore los síntomas?
  • ¿Notaste problemas con los movimientos y la coordinación, o entumecimiento o debilidad en los brazos y en las piernas?

Last Updated Nov 4, 2016


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use