Perimenopausia

Perspectiva general

La perimenopausia significa "alrededor de la menopausia" y se refiere al tiempo durante el cual el cuerpo produce la natural transición a la menopausia marca el final de los años reproductivos. La perimenopausia también se llama la transición menopáusica.

Las mujeres desde la perimenopausia diferentes edades. Usted puede notar signos de progresión hacia la menopausia, tales como irregularidad menstrual, en algún momento en su 40s. Pero algunas mujeres notan cambios tan pronto como mediados de los años 30.

El nivel de estrógeno, la hormona femenina principal — en su cuerpo sube y baja irregularmente durante la perimenopausia. Sus ciclos menstruales pueden alargar o acortar, y podrás empezar a tener ciclos menstruales, en el que los ovarios no liberan un huevo (ovulo). También puede experimentar síntomas parecidos a la menopausia, como sofocos, problemas de sueño y sequedad vaginal. Existen tratamientos ayudar a aliviar estos síntomas.

Una vez que has pasado por 12 meses consecutivos sin un período menstrual, oficialmente ha llegado a la menopausia, y el período de la perimenopausia.

Síntomas

A lo largo de la transición a la menopausia, pueden ocurrir en el cuerpo algunos cambios sutiles y otros no tan sutiles. Podrías presentar:

  • Períodos menstruales irregulares. Como la ovulación se vuelve más impredecible, el tiempo entre períodos puede prolongarse o acortarse, el flujo puede ser más ligero o más abundante y algunos períodos pueden no darse. Si tienes un cambio persistente de siete días o más en la duración de tu ciclo menstrual, quizá estés en la perimenopausia temprana. Si tienes un espacio de 60 días o más entre períodos, es probable que estés en la perimenopausia tardía.
  • Sofocos y problemas para dormir. Los sofocos son comunes durante la perimenopausia. La intensidad, la duración y la frecuencia varían. Los problemas para dormir con frecuencia se deben a los sofocos o sudoración nocturna, pero algunas veces, el sueño se vuelve impredecible incluso sin estos problemas.
  • Cambios del estado de ánimo. Durante la perimenopausia, puedes presentar cambios del estado de ánimo, irritabilidad o mayor riesgo de depresión. La causa de estos síntomas puede ser la interrupción del sueño provocada por los sofocos. Los cambios del estado de ánimo también pueden ser causados por factores no relacionados con los cambios hormonales de la perimenopausia.
  • Problemas vaginales y en la vejiga. Cuando los niveles de estrógeno disminuyen, los tejidos vaginales pueden perder lubricación y elasticidad y, como consecuencia, las relaciones sexuales son dolorosas. Los bajos niveles de estrógeno también pueden hacerte más vulnerable a infecciones urinarias o vaginales. La pérdida de tono del tejido puede contribuir a la incontinencia urinaria.
  • Disminución de la fertilidad. A medida que la ovulación se vuelve irregular, tu capacidad para concebir se reduce. Sin embargo, mientras tengas períodos, el embarazo sigue siendo posible. Si deseas evitar el embarazo, usa anticonceptivos hasta que no tengas períodos durante 12 meses.
  • Cambios en la función sexual. Durante la perimenopausia, la libido y la excitación sexual pueden cambiar. Sin embargo, si tu intimidad sexual fue satisfactoria antes de la menopausia, probablemente esto continuará a través de la perimenopausia y luego de esta.
  • Pérdida de densidad ósea. Cuando los niveles de estrógeno se reducen, comienzas a perder masa ósea más rápidamente de lo que la reemplazas, esto incrementa el riesgo de osteoporosis, una enfermedad que provoca fragilidad en los huesos.
  • Cambios en los niveles de colesterol. La reducción de los niveles de estrógeno puede causar cambios desfavorables en los niveles de colesterol en la sangre, entre ellos un incremento en el colesterol de lipoproteínas de baja densidad, el colesterol malo, que contribuye a un mayor riesgo de enfermedad cardíaca. Al mismo tiempo, el colesterol de lipoproteínas de alta densidad, el colesterol bueno, disminuye en muchas mujeres a medida que envejecen, esto también incrementa el riesgo de enfermedad cardíaca.

Cuándo debes consultar a un médico

Algunas mujeres buscan atención médica para los síntomas de la perimenopausia. Sin embargo, otras toleran los cambios o simplemente no experimentan síntomas lo suficientemente graves como para necesitar atención. Como los síntomas pueden ser sutiles y aparecer progresivamente, quizás no te des cuenta al principio de que están conectados todos a lo mismo: las variaciones hormonales de la transición a la menopausia.

Si tienes síntomas que interfieren con tu vida o bienestar, como sofocos, cambios del estado de ánimo o cambios en la función sexual que te preocupen, consulta con el médico.

Causas

A medida que atraviesas la perimenopausia, aumenta y disminuye la producción de estrógeno y progesterona, que son hormonas femeninas clave. Muchos de los cambios que presentas durante la perimenopausia se deben a la disminución de estrógenos.

Factores de riesgo

La menopausia es una etapa normal en la vida. Sin embargo, es posible que ocurra más temprano en algunas mujeres que en otras. Aunque no siempre es concluyente, algunas evidencias sugieren que ciertos factores hacen más probable que inicies la perimenopausia a una edad más temprana, entre ellos:

  • Tabaquismo. El comienzo de la menopausia ocurre 1 o 2 años antes en las mujeres que fuman que en las mujeres que no lo hacen.
  • Antecedentes familiares. Las mujeres con antecedentes familiares de menopausia temprana pueden tener menopausia temprana.
  • Tratamiento oncológico. El tratamiento contra el cáncer con quimioterapia o radioterapia pélvica ha sido vinculado con la menopausia temprana.
  • Histerectomía. La histerectomía mediante la cual se extirpa el útero, pero no los ovarios, en general no provoca la menopausia. Aunque ya no tengas períodos, tus ovarios siguen produciendo estrógenos. Sin embargo, la cirugía podría causar la menopausia antes que el promedio. Además, si te extirparon un ovario, el ovario restante podría dejar de funcionar antes de lo esperado.

Complicaciones

Los períodos irregulares son un sello de la perimenopausia. Mayoría de las veces esto es normal y nada debe preocuparle. Sin embargo, consulte a su médico si:

  • El sangrado es muy pesado — usted cambiar tampones o almohadillas cada hora o dos por dos o más horas
  • Sangrado dura más de siete días
  • Se presenta un sangrado entre los períodos
  • Períodos regularmente ocurren menos de 21 días de diferencia

Signos como estos pueden significar que hay un problema con tu sistema reproductivo que requiere diagnóstico y tratamiento.

Diagnóstico

La perimenopausia es un proceso, una transición gradual. Una prueba o señal es suficiente para determinar si has introducido la perimenopausia. Su médico tiene muchas cosas en cuenta, incluyendo su edad, historia menstrual, y qué síntomas o cuerpo cambios que usted está experimentando.

Algunos médicos pueden ordenar exámenes para determinar sus niveles hormonales. Pero que no sean de comprobación de la función tiroidea, que puede afectar los niveles hormonales, prueba de hormona es raramente necesario o útil para evaluar la perimenopausia.

Tratamiento

A menudo se utilizan medicamentos para tratar los síntomas de la perimenopausia.

  • Terapia hormonal. La terapia sistémica con estrógenos —que vienen en forma de pastilla, parche para la piel, espray, gel o crema— sigue siendo la opción de tratamiento más eficaz para aliviar los sofocos y las sudoraciones nocturnas de la perimenopausia y la menopausia. Según tus antecedentes médicos y familiares, es posible que el médico te recomiende la dosis más baja de estrógeno necesaria para aliviar los síntomas. Si todavía tienes útero, necesitarás progestina además de estrógeno. La terapia sistémica con estrógenos puede ayudar a prevenir la disminución de la masa ósea.
  • Estrógeno vaginal. El estrógeno se puede administrar directamente en la vagina mediante una tableta, anillo o crema vaginal. Este tratamiento libera una pequeña cantidad de estrógeno, que es absorbida por el tejido vaginal. Esto puede ayudar a aliviar la sequedad vaginal, las molestias al tener relaciones sexuales y algunos síntomas urinarios.
  • Antidepresivos. Ciertos antidepresivos relacionados con la clase de medicamentos llamados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina pueden atenuar los sofocos menopáusicos. Un antidepresivo para controlar los sofocos puede ser útil para las mujeres que no pueden tomar estrógeno por motivos de salud o que necesitan un antidepresivo para un trastorno del estado de ánimo.
  • Gabapentina (Neurontin). La gabapentina está aprobada para el tratamiento de las convulsiones, pero también se ha demostrado que ayuda a reducir los sofocos. Este medicamento es útil para las mujeres que no pueden usar la terapia de estrógeno por motivos de salud y para las que también padecen migrañas.

Antes de decidir con respecto a cualquier forma de tratamiento, habla con tu médico sobre tus opciones y sobre los riesgos y beneficios que cada una implica. Analiza tus opciones anualmente, ya que tus necesidades y opciones de tratamiento pueden cambiar.

Estilo de vida y remedios caseros

Optar por estas opciones de estilo de vida saludable puede ayudar a aliviar algunos síntomas de la perimenopausia y promover la buena salud a medida que la edad avanza:

  • Reduce las molestias vaginales. Usa lubricantes vaginales a base de agua de venta libre (Astroglide, K-Y Liquid u otros) o cremas humectantes (Replens, Vagisil Prohydrate u otros). Elige productos que no contengan glicerina, la cual puede causar ardor e irritación en las mujeres que son sensibles a esta sustancia química. Mantenerse sexualmente activa también ayuda al incrementar el flujo de sangre a la vagina.
  • Come de manera saludable. Debido a que los riesgos de padecer osteoporosis y enfermedades del corazón aumentan con el tiempo, la dieta saludable es más importante que nunca. Adopta una dieta con bajo contenido de grasa y rica en fibras, con muchas frutas, vegetales y cereales integrales. Agrega alimentos ricos en calcio. Evita el alcohol y la cafeína si parecen causar los sofocos. Pregúntale al médico si también debes tomar un suplemento de calcio y, de ser así, qué tipo y en qué cantidad. Además, pregúntale si necesitas más vitamina D, la cual ayuda al cuerpo a absorber el calcio.
  • Mantenerse activo. Realizar actividad física y ejercicios regulares ayuda a evitar el aumento de peso, mejora el sueño y levanta el ánimo. Trata de realizar ejercicios durante 30 minutos o más casi todos los días de la semana, aunque no justo antes de irte a dormir. Se demostró que el ejercicio regular reduce el riesgo de fractura de cadera en personas mayores y fortalece la densidad ósea.
  • Duerme lo suficiente. Trata de mantener un horario regular para dormir. Evita la cafeína, ya que puede dificultar el sueño, y evita tomar demasiado alcohol porque este puede interrumpir el sueño.
  • Practica técnicas para reducir el estrés. Las técnicas para reducir el estrés que se practican regularmente, como meditación o yoga, pueden favorecer la relajación y la buena salud a lo largo de la vida, aunque pueden ser especialmente útiles durante la transición menopáusica.

Medicina alternativa

Además de las terapias convencionales, muchas mujeres que atraviesan la transición hacia la menopausia quieren saber más sobre los enfoques complementarios y alternativos para tratar los síntomas. Los investigadores analizan estas terapias para determinar su seguridad y eficacia; sin embargo, aun así suele faltar evidencia.

Algunas de las opciones en estudio son las siguientes:

  • Cimífuga (cohosh negro). Algunas mujeres utilizan este extracto de hierbas para tratar los sofocos y otros síntomas de la menopausia. No hay suficiente evidencia para apoyar su uso. Los expertos tampoco conocen con certeza cuáles son los riesgos de tomar cimífuga. Algunos estudios sugirieron que la cimífuga era nociva para el hígado, pero otros no encontraron evidencia de que esto fuera cierto. Los investigadores también cuestionan si el extracto de hierbas es seguro para las mujeres que padecen o están en riesgo de padecer cáncer mamario.
  • Fitoestrógenos. Estos estrógenos se encuentran en forma natural en algunos alimentos. Los dos tipos principales de fitoestrógenos son las isoflavonas y los lignanos. Las isoflavonas se encuentran en la soja y otras legumbres, y en el clavo rojo. Los lignanos se encuentran en la linaza, en los cereales integrales y en algunas frutas y verduras. También hay compuestos derivados de plantas que tienen propiedades similares a las de los estrógenos.

    Los estudios sobre fitoestrógenos (ya sea de alimentos o suplementos) discrepan en cuanto a si estos ayudan a reducir los síntomas de la menopausia. Los estudios también discrepan respecto a qué efectos beneficiosos (si es que hay alguno) pueden tener los fitoestrógenos en el riesgo de tener cáncer mamario.

  • Hormonas bioidénticas. El término "bioidéntico" implica que las hormonas del producto son químicamente idénticas a aquellas que produce el organismo. Sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos no regula las hormonas bioidénticas compuestas, por lo que la calidad y los riesgos podrían variar. Tampoco existe evidencia que confirme que las hormonas bioidénticas compuestas son más seguras o eficaces que la terapia hormonal convencional.
  • Dehidroepiandrosterona. Este esteroide natural, que produce la glándula suprarrenal, está disponible en forma de suplemento alimentario y algunas personas lo utilizaron para reducir el dolor causado por la atrofia vaginal durante las relaciones sexuales. Sin embargo, las pruebas con respecto a su eficacia son contradictorias, y hay algunas inquietudes en cuanto a los posibles efectos nocivos.

Habla con el médico antes de tomar cualquier suplemento alimentario o a base de hierbas para los síntomas de la perimenopausia o menopausia. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) no regula los productos herbarios, y algunos pueden ser peligrosos o interactuar con otros medicamentos que tomes, lo que pone en riesgo tu salud.

Entre las terapias complementarias de bajo riesgo que pueden ayudar a reducir el estrés y a mejorar el bienestar psicológico, se incluyen las siguientes:

  • Acupuntura. Las investigaciones sobre la acupuntura para disminuir los sofocos no son concluyentes, pero sí prometedoras.
  • Técnicas de relajación. El yoga y la meditación, por ejemplo, pueden ayudar a reducir el estrés, lo que, a su vez, ayuda a mejorar los síntomas de la menopausia.

Preparación antes de la cita

Probablemente comenzarás informando sobre los síntomas al proveedor de atención médica primaria. Si todavía no consultas con un médico que se especializa en el aparato reproductor femenino (ginecólogo), el proveedor de atención médica primaria puede derivarte a uno.

Considera pedirle a un familiar o a un amigo de confianza que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una cita médica. Alguien que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas olvidado o pasado por alto.

Lo que puedes hacer

Para prepararte para la cita, haz lo siguiente:

  • Lleva un registro de tus ciclos menstruales. Lleva un registro de tus ciclos menstruales de los últimos meses, entre ellos el primer y el último día de sangrado de cada ciclo y si el flujo era leve, moderado o intenso.
  • Haz una lista de los signos y síntomas que tengas. Adjunta descripciones detalladas. Incluye cualquier síntoma que parezca no estar relacionado.
  • Anota tu información personal más importante. Incluso lo que te genera más estrés o los cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos y las dosis. Incluye los medicamentos con y sin receta médica, las plantas medicinales, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Prepara preguntas. El tiempo con el médico puede ser limitado; por eso, preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar el tiempo al máximo.

Estas son algunas preguntas básicas:

  • ¿Qué puede estar provocando mis síntomas?
  • ¿Cuáles son otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Es probable que mi trastorno sea temporal, o será crónico?
  • ¿Cuáles serían las mejores medidas para tomar?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que me indican?
  • Tengo otras enfermedades. ¿Cómo puedo controlarlas de manera conjunta?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Debería consultar con un especialista?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme a casa? ¿Qué sitios web me recomienda?
  • ¿Qué determinará si debo programar una visita de seguimiento?

Preguntas que su médico puede hacer

Para comenzar la conversación sobre la experiencia perimenopáusica, el médico te puede realizar preguntas como las siguientes:

  • ¿Sigues teniendo períodos menstruales? En ese caso, ¿cómo son?
  • ¿Qué síntomas tienes?
  • ¿Hace cuánto que presentas estos síntomas?
  • ¿Cuántas molestias te provocan los síntomas?
  • ¿Qué medicamentos, plantas medicinales, vitaminas u otros suplementos tomas?

Last Updated Oct 26, 2021


© 2022 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use