Peste

Perspectiva general

La peste bubónica es una infección bacteriana grave transmitida principalmente por las pulgas. El organismo que provoca la peste bubónica, yersinia pestis, vive en los pequeños roedores que se encuentran comúnmente en las regiones rurales y semirrurales de África, Asia y Estados Unidos. Este organismo se transmite a los humanos por picaduras de pulgas que se alimentaron de roedores infectados o por personas que tocaron animales afectados.

Durante la Edad Media se le llamó la peste negra, y en la actualidad afecta a menos de 5000 personas por año en todo el mundo. Puede ser mortal si no se trata con antibióticos de inmediato. La forma más frecuente de la peste produce inflamación y sensibilidad a la palpación en los ganglios linfáticos (bubones) de la ingle, las axilas y el cuello. La forma menos frecuente y más peligrosa de la peste bubónica afecta los pulmones y se puede contagiar de una persona a otra.

Síntomas

La peste se divide en tres tipos principales — bubónica, septicémica y pulmonar — dependiendo de qué parte del cuerpo esté implicada. Los síntomas varían según el tipo de peste.

Peste bubónica

La peste bubónica es la forma más frecuente de la enfermedad. Se denomina así por los nódulos linfáticos (bubones) hinchados que generalmente se desarrollan en la primera semana posterior a la infección. Los bubones pueden:

  • Estar situados en la ingle, la axila o el cuello.
  • Tener aproximadamente el tamaño de un huevo de gallina.
  • Ser sensibles y firmes a la palpación.

Otros signos y síntomas de la peste bubónica pueden incluir los siguientes:

  • Aparición repentina de fiebre y escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Fatigue or malaise
  • Dolores musculares

Peste septicémica

La peste septicémica se produce cuando las bacterias de la plaga se multiplican en el torrente sanguíneo. Los signos y síntomas incluyen los siguientes:

  • Fiebre y escalofríos
  • Debilidad extrema
  • Dolor abdominal, diarrea y vómitos
  • Sangrado de la boca, la nariz, el recto o debajo de la piel
  • Choque
  • Oscurecimiento y muerte del tejido (gangrena) en las extremidades, más comúnmente los dedos de las manos, de los pies y la nariz

Peste pulmonar

La peste pulmonar afecta los pulmones. Es el tipo menos frecuente de peste, pero es el más peligroso, porque se puede transmitir de persona a persona a través de microgotas diseminadas con la tos. Los signos y los síntomas aparecen a las pocas horas de la infección y pueden incluir:

  • Tos, con sangre en la expectoración (esputo)
  • Falta de aliento
  • Náuseas y vómitos
  • Fiebre alta
  • Dolor de cabeza
  • Debilidad
  • Dolor en el pecho

La peste pulmonar avanza con rapidez y puede causar insuficiencia respiratoria y choque dentro de los dos días de la infección. La peste pulmonar se debe tratar con antibióticos dentro de las 24 horas posteriores a la aparición de los signos y los síntomas, o es posible que la infección sea mortal.

Cuándo consultar con el médico

Si comienzas a sentirte enfermo y has estado en una zona donde se han registrado casos de peste, solicita atención médica de inmediato. Necesitarás tratamiento con medicamentos para prevenir complicaciones graves o la muerte.

En los Estados Unidos, la peste se ha transmitido a seres humanos en varios estados del oeste y suroeste, principalmente en Nuevo México, Arizona, California y Colorado. A nivel mundial, la peste es más común en las zonas rurales y semirrurales de África (especialmente en la isla africana de Madagascar), América del Sur y Asia.

Causas

Las bacterias de la peste, yersinia pestis, se trasmiten a los humanos cuando los pican pulgas que previamente han picado a animales infectados, como ser:

  • Ratas
  • Ratones
  • Ardillas
  • Conejos
  • Perros de la pradera
  • Ardillas listadas
  • Topillos

Las bacterias también pueden entrar a tu cuerpo si una ruptura en la piel entra en contacto con la sangre de un animal infectado. Los perros y los gatos domésticos pueden infectarse con la peste por picaduras de pulgas o por comer roedores infectados.

La peste pulmonar, que afecta los pulmones, se contagia al inhalar gotitas infectadas que un animal o una persona enferma liberan en el aire al toser.

Factores de riesgo

El riesgo de contraer peste es muy bajo. En todo el mundo, solo unos miles de personas se contagian con peste cada año. Sin embargo, el riesgo de contraer peste puede aumentar dependiendo del área donde vivas y los lugares a los que viajes, tu trabajo y tus pasatiempos.

Ubicación

Los brotes de peste bubónica son más comunes en áreas rurales y semirrurales en las que hay superpoblación, malas condiciones de higiene y alta población de roedores. La mayor cantidad de casos de seres humanos infectados con la peste ocurren en África, especialmente en la isla africana de Madagascar. La peste también se ha transmitido a seres humanos en partes de Asia y América del Sur.

En los Estados Unidos, la peste es poco frecuente, pero se han registrado casos en varios estados del oeste y suroeste, principalmente en Nuevo México, Arizona, California y Colorado.

El trabajo

Los veterinarios y sus asistentes tienen mayor riesgo de entrar en contacto con gatos y perros domésticos que puedan estar infectados con peste. Las personas que trabajan al aire libre en áreas donde suele haber animales infectados con peste también corren mayor riesgo de contraer la enfermedad.

Pasatiempos

Las actividades como acampar, cazar o practicar senderismo en áreas donde hay animales infectados con peste pueden aumentar el riesgo de que te pique una pulga infectada.

Complicaciones

Las complicaciones de la peste pueden incluir:

  • Muerte. La mayoría de las personas que reciben tratamientos con antibióticos sobreviven la peste bubónica. Cuando la peste no se trata, la tasa de mortalidad es elevada.
  • Gangrena. Los coágulos en los diminutos vasos sanguíneos de los dedos de las manos y de los pies pueden interrumpir el flujo sanguíneo y provocar la muerte de esos tejidos. Las partes de los dedos de manos y pies que han muerto deben ser retiradas (amputadas).
  • Meningitis. En raras ocasiones, la peste puede causar inflamación de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal (meningitis).

Prevención

Los científicos están trabajando para crear una vacuna eficaz, ya que actualmente no hay ninguna. Los antibióticos pueden ayudar a prevenir la infección si estás a riesgo, o has estado expuesto, a la peste. Toma las siguientes precauciones si vives o pasas tiempo en áreas donde hay brotes de la peste:

  • Mantén tu casa a prueba de roedores. Elimina las áreas donde pueda haber nidos, como pilas de ramas, piedras, leña y desechos. No dejes comida para mascotas en áreas a las que los roedores puedan acceder fácilmente. Si adviertes que hay una infestación de roedores, toma medidas para controlarla.
  • Mantén a tus mascotas libres de pulgas. Pregúntale al veterinario qué productos para el control de pulgas funcionan mejor.
  • Usa guantes. Cuando manejes animales potencialmente infectados, usa guantes para evitar el contacto entre tu piel y bacterias dañinas.
  • Usa repelente para insectos. Supervisa de cerca a tus hijos y mascotas cuando estés al aire libre en áreas con grandes poblaciones de roedores. Usa repelente para insectos.

Diagnóstico

Si el médico sospecha la presencia de la peste, buscará las bacterias yersinia pestis en muestras extraídas de:

  • Bubones. Si tienes los ganglios linfáticos (bubones) hinchados característicos de la peste bubónica, el médico te puede extraer una muestra de líquido con una aguja (aspiración).
  • Sangre. Las bacterias yersinia pestis, por lo general, están presentes en el torrente sanguíneo solo si tienes peste septicémica.
  • Pulmones. Para detectar la peste pulmonar, el médico extraerá mucosidad (esputos) o líquido de las vías respiratorias mediante una sonda fina y flexible que se introduce por la nariz o la boca y baja por la garganta (endoscopia).

Tratamiento

Medicamentos

Tan pronto como el médico sospeche que tienes la peste, será necesario que te hospitalicen. Recibirás un antibiótico poderoso, como los siguientes:

  • Gentamicina
  • Doxiciclina (Monodox, Vibramycin u otros)
  • Ciprofloxacina (Cipro)
  • Levofloxacina
  • Moxifloxacina (Avelox)
  • Cloranfenicol

Preparación antes de la cita

Si sospechas que tienes peste bubónica, probablemente comiences por ir a una sala de emergencias. Eventualmente quizás tengas que consultar con un doctor que se especialice en enfermedades infecciosas.

Qué puedes hacer

Si tienes síntomas respiratorios, quizás necesites usar una mascarilla quirúrgica cuando vayas a tu consulta médica para evitar contagiar la enfermedad a otras personas. También es recomendable que hagas lo siguiente:

  • Informa al médico sobre todos los viajes relevantes o posibles exposiciones a la plaga que hayas tenido.
  • Anota los síntomas que tienes, incluso cuándo comenzaron.
  • Anota información personal importante, que incluye si has viajado recientemente a un área donde la plaga es frecuente y si has estado en contacto con animales salvajes.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas y suplementos que tomes.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañen. En ocasiones, puede ser difícil retener toda la información que recibes durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Para la peste, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Qué podría estar provocando mis síntomas o mi enfermedad?
  • Además de la causa más probable, ¿cuáles son otras posibles causas de mis síntomas o mi enfermedad?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Cuáles serían las mejores medidas para tomar?
  • ¿Tendré que estar en cuarentena?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque primario que me indica?
  • Tengo otros trastornos de salud. ¿Cómo puedo controlarlos de la mejor manera?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, por ejemplo:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Haz viajado a lugares donde la peste es frecuente?
  • ¿Haz manipulado animales o gatos recientemente?
  • ¿Sabes si has sido mordido por pulgas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Qué tan graves son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?

Last Updated Jun 20, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use