Picazón de la piel (prurito)

Perspectiva general

La picazón en la piel es una sensación incómoda e irritante que hace que quieras rascarte. También conocida con el nombre de prurito, la picazón en la piel puede ser causada o empeorada por la piel seca. Es común en los adultos mayores, ya que la piel tiende a resecarse con la edad.

Según la causa de la picazón en la piel, puede tener aspecto normal, enrojecido o áspero, o tener protuberancias. Rascarse de manera reiterada puede producir zonas de piel engrosadas y elevadas que podrían sangrar o infectarse.

Muchas personas encuentran alivio con las medidas de cuidado personal, como humectarse a diario, usar limpiadores suaves y bañarse con agua tibia. Para aliviar esta afección a largo plazo, es necesario identificar y tratar la causa de la picazón. Los tratamientos comunes son las lociones medicinales, los vendajes húmedos y los medicamentos orales contra la picazón.

Síntomas

Puedes tener picazón en la piel en ciertas zonas pequeñas, como en el brazo o la pierna, o en todo el cuerpo. La picazón en la piel puede ocurrir sin ningún cambio notable en la piel. O puede estar relacionada con lo siguiente:

  • Enrojecimiento
  • Bultos, manchas o ampollas
  • Piel seca y agrietada
  • Piel escamosa o curtida

A veces la picazón dura un período prolongado de tiempo y puede ser intensa. A medida que te rascas o frotas la zona, aumenta la picazón. Y cuanto más te pica, más te rascas. Puede resultar difícil cortar con este ciclo de picazón-rascado.

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta al médico o a un especialista en enfermedades de la piel (dermatólogo) si la picazón:

  • Dura más de dos semanas y no mejora con las medidas de cuidado personal
  • Es intensa y te distrae de tus rutinas diarias o no te deja dormir
  • Aparece de manera repentina y no se puede explicar fácilmente.
  • Afecta a todo el cuerpo
  • Está acompañada de otros signos y síntomas, como cansancio extremo, pérdida de peso, cambios en los hábitos intestinales o en la frecuencia urinaria, fiebre o enrojecimiento de la piel

Si la afección persiste durante tres meses a pesar del tratamiento, consulta a un dermatólogo para que evalúe si hay enfermedad de la piel y un internista para que evalúe si hay otras enfermedades.

Causas

Algunas de las causas de picazón en la piel son las siguientes:

  • Enfermedades de la piel. Muchas afecciones de la piel causan picazón, como la piel seca (xerosis), eccema (dermatitis), psoriasis, sarna, quemaduras, cicatrices, picaduras de insectos y urticaria.
  • Enfermedades internas. La picazón en la piel puede ser un síntoma de una enfermedad oculta, como enfermedad hepática, insuficiencia renal, anemia por deficiencia de hierro, problemas de tiroides y ciertos tipos de cáncer, incluidos el mieloma múltiple y el linfoma.
  • Trastornos nerviosos. Las enfermedades que afectan al sistema nervioso —como esclerosis múltiple, diabetes, pinzamiento de nervios y culebrilla (herpes zóster)— pueden causar picazón.
  • Enfermedades psiquiátricas. Algunos ejemplos de enfermedades psiquiátricas que pueden causar picazón en la piel son la ansiedad, el trastorno obsesivo-compulsivo y la depresión.
  • Irritación y reacciones alérgicas. La lana, los productos químicos, los jabones y otras sustancias pueden irritar la piel y causar picazón. En ocasiones las sustancias, como la hiedra venenosa, los parásitos o los productos cosméticos, causan una reacción alérgica. Además, las reacciones a ciertos fármacos, como los narcóticos para el dolor (opioides) pueden causar picazón en la piel.
  • Embarazo. Durante el embarazo, algunas mujeres tienen picazón en la piel.

A veces, no se puede determinar la causa de la picazón.

Complicaciones

La picazón en la piel que dura más de seis semanas (prurito crónico) puede afectar tu calidad de vida, por ejemplo, al interrumpir tu sueño y causarte ansiedad o depresión. La picazón y el rascado prolongados pueden aumentar la intensidad de la picazón, lo que puede provocar lesiones, infecciones y cicatrices en la piel.

Diagnóstico

Rastrear la causa de la picazón puede tomar tiempo e incluir una exploración física y preguntas sobre tu historia clínica. Si el médico considera que tu picazón de la piel es el resultado de una afección médica, es posible que tengas que realizarte estudios, por ejemplo:

  • Análisis de sangre. Un hemograma completo puede ofrecer evidencia de una afección de los órganos internos que te está causando la picazón, como una deficiencia de hierro.
  • Pruebas de la función renal, hepática y tiroidea. Los trastornos renales o hepáticos y las alteraciones de la tiroides, como el hipertiroidismo, pueden provocar picazón.
  • Radiografías torácicas. Una radiografía de tórax puede mostrar si tienes los ganglios linfáticos agrandados, que pueden acompañar la picazón de la piel.

Tratamiento

El tratamiento de la piel con picazón se enfoca en encontrar la causa y eliminarla. Si los remedios caseros no alivian la picazón de la piel, tu médico puede recomendar medicamentos recetados u otros tratamientos. Algunas opciones son:

  • Cremas con corticoesteroides y ungüentos. Si tienes la piel enrojecida y sientes picazón, tu médico puede sugerir que te apliques un medicamento en crema o ungüento en las zonas afectadas. Luego, puedes cubrir la piel tratada con material de algodón húmedo. La humedad ayuda a que la piel absorba el medicamento y tiene un efecto refrescante.
  • Otras cremas y ungüentos. Otros tratamientos que puedes aplicarte en la piel incluyen inhibidores de la calcineurina, como tacrolimús (Protopic) y pimecrolimús (Elidel). O puedes encontrar algo de alivio con anestésicos tópicos, como la capsaicina y la doxepina.
  • Medicamentos orales. Los antidepresivos llamados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, como la fluoxetina (Prozac) y la sertralina (Zoloft), pueden resultar útiles para aliviar algunos tipos de picazón crónica.
  • Fototerapia. La fototerapia supone exponer la piel a un tipo de luz específico. Por lo general, se programan varias sesiones hasta que la picazón está bajo control.

Estilo de vida y remedios caseros

For temporary relief of itching, try these self-care measures:

  • Evita elementos o situaciones que te produzcan picazón. Intenta identificar la causa de tus síntomas y evítala. Puede tratarse de ropa áspera y pesada, una habitación demasiado calefaccionada, demasiados baños calientes o la exposición a un producto de limpieza.
  • Huméctate la piel a diario. Aplícate una crema hidratante hipoalergénica y sin perfume (Cetaphil, Eucerin, CeraVe, otras) en la piel afectada al menos una vez al día.
  • Usa cremas, lociones o geles que calmen y refresquen la piel. El uso a corto plazo de una crema corticoesteroide de venta libre puede aliviar temporalmente la picazón acompañada de piel enrojecida e inflamada. O prueba lociones o cremas de calamina con mentol o capsaicina, o un anestésico tópico, como la pramoxina.
  • Avoid scratching whenever possible. Cover the itchy area if you can't keep from scratching it. Córtate las uñas y usa guantes por la noche.
  • Toma un baño o una ducha. Usa agua tibia y agrega sulfato de magnesio natural, bicarbonato, harina de avena cruda o harina de avena coloidal, que es harina de avena finamente molida fabricada para baño (Aveeno, otras). Algunas personas con prurito crónico dicen que una ducha caliente alivia los síntomas durante horas. Otros dicen que una ducha fría sirve de ayuda. Sea cual sea el método que prefieras, usa un limpiador suave y no frotes demasiado fuerte. Luego enjuágate bien, seca suavemente la piel y aplícate una crema hidratante.
  • Reduce el estrés. Stress can worsen itching. El asesoramiento, la terapia de modificación del comportamiento, la acupuntura, la meditación y el yoga son algunas formas de aliviar el estrés.
  • Prueba con medicamentos de venta libre para la alergia. Algunos de estos medicamentos, como la difenhidramina (Benadryl), pueden provocar adormecimiento. Pueden resultar útiles en la noche si la picazón en la piel te mantiene despierto.
  • Usa un humidificador. Un humidificador puede proporcionarte cierto alivio si la calefacción de tu hogar hace que el aire tienda a ser seco.
  • Usa vestimenta liviana. Esto puede ayudar a mantener la piel fresca y reducir la sensación de picazón.

Preparación antes de la cita

Es probable que empieces por consultar con tu médico de cabecera o con un médico de atención primaria. En algunos casos, es posible que te deriven a un médico especializado en enfermedades de la piel (dermatólogo).

A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte para la consulta y saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

Anota tus signos y síntomas, cuándo aparecieron y cuánto duraron. Además, haz una lista de todos los medicamentos que tomas, incluidas vitaminas, productos a base de hierbas y medicamentos de venta libre. O lleva los envases originales y una lista de las dosis y las instrucciones.

Anota preguntas para hacerle a tu médico. En caso de picazón de la piel, tal vez desees hacer preguntas como las siguientes:

  • ¿Qué es lo que probablemente cause mis síntomas?
  • ¿Es necesario hacer pruebas para confirmar el diagnóstico?
  • ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Esta afección suele ser temporal o crónica?
  • ¿Cuál es el mejor modo de proceder?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que me sugiere?
  • ¿Necesito medicamentos recetados o puedo usar medicamentos de venta libre para tratar mi afección?
  • ¿Qué resultados puedo esperar?
  • ¿Puedo esperar a ver si la afección desaparece por sí sola?

No dudes en hacer cualquier otra pregunta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico comience con tu historia clínica y te haga algunas preguntas como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Qué apariencia tenía la piel cuando comenzaron los síntomas?
  • ¿Han cambiado los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar los síntomas?
  • ¿Qué tratamientos caseros has probado?
  • ¿Qué medicamentos recetados y de venta libre tomas?
  • ¿Viajaste últimamente?
  • ¿Has ido recientemente a nadar o vadear en un lago o estanque?
  • ¿Cuál es tu dieta habitual?
  • ¿Estás en contacto con posibles agentes irritantes, tales como mascotas o ciertos metales, en el hogar o en el trabajo?

Last Updated Mar 16, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use