Pinzamiento de un nervio

Perspectiva general

El pinzamiento de un nervio ocurre cuando se ejerce demasiada presión en un nervio por parte del tejido circundante, como huesos, cartílago, músculos o tendones. Esta presión altera la función del nervio y provoca dolor, hormigueo, entumecimiento o debilidad.

El pinzamiento de un nervio puede ocurrir en diversas partes del cuerpo. Una hernia de disco en la parte baja de la columna vertebral, por ejemplo, puede ejercer presión en la raíz de un nervio y provocar dolor que se irradia hacia abajo hasta la parte posterior de la pierna. Del mismo modo, el pinzamiento de un nervio en la muñeca puede provocar dolor y entumecimiento en la mano y los dedos (síndrome del túnel carpiano).

Con descanso y otros tratamientos conservadores, la mayoría de las personas se recuperan de un pinzamiento de nervio en unos pocos días o semanas. Algunas veces se necesita una cirugía para aliviar el dolor de un pinzamiento de nervio.

Pinzamiento de un nervio de la muñeca

El pinzamiento de un nervio en la muñeca puede provocar dolor y entumecimiento en la mano y los dedos (síndrome del túnel carpiano).

Pinzamiento de un nervio de la columna vertebral

Una hernia de disco en la espina dorsal baja puede «pinzar» la raíz de un nervio y provocar dolor que se extiende hacia abajo hasta la parte posterior de la pierna (ciática).

Síntomas

Algunos de los signos y síntomas del pinzamiento de un nervio son los siguientes:

  • Entumecimiento o disminución de la sensibilidad en la zona del nervio
  • Dolor intenso o ardor que puede extenderse hacia afuera
  • Sensación de hormigueo, cosquilleo o pinchazos (parestesia)
  • Debilidad muscular en la zona afectada
  • Sensación frecuente de que un pie o una mano se «durmió»

Los problemas relacionados con el pinzamiento de un nervio pueden empeorar cuando duermes.

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico si los signos y síntomas del pinzamiento de un nervio duran varios días y no responden a las medidas de cuidado personal, como descansar y tomar analgésicos de venta libre.

Causas

El pinzamiento de un nervio ocurre cuando los nervios circundantes ejercen demasiada presión (compresión) sobre un nervio.

En algunos casos, el tejido puede ser hueso o cartílago, como en el caso de una hernia de disco intervertebral que comprime una raíz nerviosa. En otros casos, los músculos o los tendones pueden provocar esta afección.

En cuanto al síndrome del túnel carpiano, distintos tejidos pueden ser los responsables de la compresión del nervio mediano del túnel carpiano, entre ellos, vainas tendinosas hinchadas dentro del túnel, un hueso agrandado que estrecha el túnel o un ligamento engrosado o degenerado.

Algunas de las posibles causas de que el tejido comprima uno o más nervios son:

  • Una lesión
  • Artritis reumatoide o en la muñeca
  • Esfuerzo por tareas repetitivas
  • Pasatiempos o deportes
  • Obesidad

Cuando un nervio se pinza solo durante un período de tiempo breve, no suele haber lesiones permanentes. Una vez que se libera la presión, la actividad del nervio vuelve a ser normal. No obstante, si la presión continúa, puede aparecer un dolor crónico y se puede lesionar al nervio de manera permanente.

Factores de riesgo

Estos factores pueden aumentar el riesgo de padecer un pinzamiento del nervio:

  • Sexo. Las mujeres tienen más probabilidades de padecer el síndrome del túnel carpiano, posiblemente por tener túneles carpianos más pequeños.
  • Osteofitos. Un traumatismo o una afección que causa el engrosamiento de los huesos, como la artrosis, puede producir osteofitos. Los osteofitos pueden endurecer la columna vertebral así como reducir el espacio por donde se desplazan los nervios, y causar el pinzamiento de estos.
  • Artritis reumatoide. La inflamación causada por la artritis reumatoide puede comprimir los nervios, especialmente en las articulaciones.
  • Enfermedad tiroidea. Las personas que padecen la enfermedad tiroidea corren un mayor riesgo de presentar el síndrome del túnel carpiano.

Otros factores de riesgo comprenden los siguientes:

  • Diabetes. Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de sufrir la compresión de los nervios.
  • Uso excesivo. Los trabajos o pasatiempos que requieren movimientos repetitivos de las manos, las muñecas o los hombros, como el trabajo en cadena de montaje, aumenta la posibilidad de que se pince un nervio.
  • Obesidad. El exceso de peso puede agregar presión a los nervios.
  • Embarazo. El aumento de agua y de peso asociado con el embarazo puede provocar hinchazón en las vías nerviosas y comprimir los nervios.
  • Reposo en cama prolongado. Estar acostado por períodos prolongados puede aumentar el riesgo de tener una compresión nerviosa.

Prevención

Las siguientes medidas pueden ayudarte a evitar el pinzamiento de un nervio:

  • Mantén una buena postura, no cruces las piernas ni te acuestes en la misma posición durante mucho tiempo.
  • Incorpora ejercicios de fuerza y flexibilidad a tu rutina de actividad física.
  • Limita las actividades repetitivas y toma descansos frecuentes cuando las hagas.
  • Mantén un peso saludable.

Diagnóstico

Este te preguntará sobre los síntomas y te hará una exploración física.

Si el médico cree que se produjo el pinzamiento de un nervio, posiblemente tengas que someterte a algunas pruebas. Estas son algunas de estas pruebas:

  • Estudio de conducción nerviosa. Esta prueba mide los impulsos eléctricos nerviosos y su funcionamiento en los músculos y en los nervios por medio de electrodos que se colocan en la piel. El estudio mide los impulsos eléctricos de las señales nerviosas cuando pasa una pequeña corriente a través del nervio. Los resultados de la prueba le indican al médico si hay un nervio dañado.
  • Electromiografía. Durante una electromiografía, tu médico te inserta un electrodo de aguja a través de la piel dentro de varios músculos. Esta prueba evalúa la actividad eléctrica de los músculos cuando se contraen y cuando están en reposo. Los resultados de la prueba le indican al médico si hay daños en los nervios que van al músculo.
  • Imágenes por resonancia magnética (RM). Esta prueba usa un potente campo magnético y ondas de radio para producir vistas detalladas del cuerpo en varios planos. Esta prueba se puede utilizar si el médico cree que hay una compresión de la raíz del nervio.
  • Ecografía de alta resolución. La ecografía usa ondas sonoras de alta frecuencia para producir imágenes de las estructuras internas del cuerpo. Es útil para el diagnóstico de los síndromes de compresión de nervios, como el síndrome del túnel carpiano.

Tratamiento

El tratamiento más recomendado para el pinzamiento de un nervio consiste en el reposo de la zona afectada. El médico te pedirá que suspendas cualquier actividad que cause o que agrave la compresión.

Según la ubicación del pinzamiento del nervio, es posible que necesites una férula o un dispositivo de inmovilización para sujetar la zona. Si tienes el síndrome del túnel carpiano, el médico puede recomendarte que uses una férula de día y de noche, ya que las muñecas suelen flexionarse y extenderse con frecuencia mientras dormimos.

Fisioterapia

Un fisioterapeuta puede enseñarte ejercicios para fortalecer y estirar los músculos de la zona afectada con el fin de aliviar la presión sobre el nervio. Es posible que el profesional también pueda recomendarte que hagas ciertas modificaciones en las actividades que agravan el nervio.

Medicamentos

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB, entre otros) o el naproxeno sódico (Aleve), pueden ayudar a aliviar el dolor.

Los corticoesteroides de administración oral o intravenosa pueden ayudar a reducir el dolor y la inflamación.

Cirugía

Si el pinzamiento del nervio no mejora después de varias semanas a unos meses con los tratamientos conservadores, es posible que el médico te recomiende una cirugía para quitarle presión al nervio. El tipo de cirugía varía según la ubicación del pinzamiento del nervio.

La cirugía puede suponer remover espolones óseos o una parte de la hernia de disco en la columna vertebral; o bien, cortar el ligamento carpiano con el fin de dejar más espacio para que pase el nervio a través de la muñeca.

Preparación antes de la cita

Es probable que primero veas a tu médico de familia o a un médico general. Como suele haber mucho para hablar y el tiempo es limitado, es bueno que vayas bien preparado a tu consulta. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Prevención

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta o utilizar ropa holgada en caso de que te sometas a un estudio por imágenes.
  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que recibes durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Anota las preguntas que desees hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo con el médico. En caso de que se crea que tienes un pinzamiento de un nervio, algunas de las preguntas básicas para hacerle al médico son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Esta afección suele ser temporal o duradera?
  • ¿Qué tratamiento me recomiendas?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Debo respetar alguna restricción de actividades?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle al médico, no dudes en hacerle otras durante la consulta.

Preparación antes de la cita

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estas pueden ser las siguientes:

  • ¿Qué síntomas tienes? ¿Sientes dolor, entumecimiento, hormigueo o debilidad?
  • ¿Dónde sientes estos síntomas específicamente?
  • ¿Hace cuánto tienes estos síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Hay alguna actividad o posición que desencadene los síntomas?
  • ¿Hay alguna actividad o posición que alivie los síntomas?
  • ¿Tienes un trabajo o un pasatiempo que requiera que hagas movimientos repetitivos?

Last Updated Sep 21, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use