Pitiriasis versicolor

Perspectiva general

La tiña versicolor es una infección fúngica frecuente de la piel. El hongo afecta la pigmentación normal de la piel, lo que da lugar a la formación de pequeñas manchas decoloradas. Esas manchas pueden tener un color más claro o más oscuro que el de la piel que las rodea, y afectan, con mayor frecuencia, al tronco y a los hombros.

La tiña versicolor se presenta, más comúnmente, en los adolescentes y en los adultos jóvenes. La exposición al sol puede hacer que la tiña versicolor sea más evidente. La tiña versicolor, también denominada “pitiriasis versicolor”, no es dolorosa ni contagiosa. Sin embargo, puede causar angustia emocional o inseguridad.

Las cremas, las lociones o los champús antifúngicos pueden ayudar a tratar la tiña versicolor. No obstante, incluso después de un tratamiento exitoso, el color de la piel puede continuar siendo irregular durante varias semanas o meses. A menudo, la tiña versicolor reaparece, sobre todo en climas cálidos y húmedos.

Tiña versicolor

El crecimiento excesivo de hongos que causan tiña versicolor interfiere con la producción de pigmentación normal de la piel. Esto crea una pigmentación irregular en la piel.

Síntomas

Los signos y síntomas de la pitiriasis versicolor comprenden:

  • Zonas con cambios de color de la piel, por lo general en la espalda, el pecho y la parte superior de los brazos, que pueden verse más claras o más oscuras de lo normal
  • Picazón leve
  • Descamación

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico en estos casos:

  • La piel no mejora con las medidas de cuidado personal
  • La infección fúngica vuelve a aparecer
  • Las manchas abarcan grandes zonas del cuerpo

Causas

El hongo que causa la pitiriasis versicolor se puede encontrar en la piel sana. Solamente empieza a provocar problemas cuando el hongo prolifera. Existen varios factores que pueden provocar esta proliferación, como por ejemplo:

  • Clima cálido y húmedo
  • Piel grasa
  • Cambios hormonales
  • Sistema inmunitario debilitado

Prevención

Para prevenir que se vuelva a producir la tiña versicolor, tu médico puede recetar un tratamiento cutáneo u oral que te administras una o dos veces por mes. Es posible que necesites consumirlos solamente durante los meses cálidos y húmedos. Los tratamientos preventivos incluyen los siguientes:

  • Sulfuro de selenio (Selsun) al 2,5 por ciento en loción o champú
  • Ketoconazol (Ketoconazole, Nizoral u otros) en crema, gel o champú
  • Itraconazol (Onmel, Sporanox) en tabletas, cápsulas o solución oral
  • Fluconazol (Diflucan) en tabletas o solución oral

Diagnóstico

Tu médico puede diagnosticarte pitiriasis versicolor a través de la inspección visual. Si queda alguna duda, el médico puede frotar la piel de la zona infectada para tomar muestras y observarlas en el microscopio.

Tratamiento

Si la tiña versicolor es grave o no responde a los medicamentos antifúngicos de venta libre, es posible que necesites un medicamento más fuerte de venta con prescripción médica. Algunos de estos medicamentos son preparaciones tópicas que se aplican sobre la piel. Otros son medicamentos para tragar. Estos son algunos ejemplos:

  • Ketoconazol (Ketoconazole, Nizoral u otros) en crema, gel o champú
  • Ciclopirox (Loprox, Penlac) en crema, gel o champú
  • Fluconazol (Diflucan) en tabletas o solución oral
  • Itraconazol (Onmel, Sporanox) en tabletas, cápsulas o solución oral
  • Sulfuro de selenio (Selsun) al 2,5 por ciento en loción o champú

Incluso después del tratamiento, el color de la piel puede quedar desparejo durante varias semanas o meses. Además, la infección puede regresar si el clima es cálido y húmedo. En los casos persistentes, es posible que debas tomar un medicamento una o dos veces al mes para evitar que la infección regrese.

Estilo de vida y remedios caseros

Para un caso leve de pitiriasis versicolor, puedes aplicarte lociones, cremas, ungüentos o champús antifúngicos de venta libre. La mayoría de las infecciones fúngicas responden bien a estos agentes tópicos, entre ellos:

  • Clotrimazol (Lotrimin AF), en crema o loción
  • Miconazol (Micaderm), en crema
  • Loción de sulfuro de selenio (Selsun Blue) al 1 por ciento
  • Terbinafina (Lamisil AT), en crema o en gel
  • Jabón con piritionato de cinc

Cuando uses cremas, ungüentos o lociones, lava y seca la zona afectada. Después aplica una capa delgada del producto una o dos veces al día durante, al menos, dos semanas. Si usas un champú, enjuágatelo después de esperar entre cinco y diez minutos. Si no notas una mejoría después de cuatro semanas, consulta con tu médico. Es posible que necesites un medicamento más fuerte.

Esto también ayuda a protegerte la piel del sol y de las fuentes artificiales de luz ultravioleta. Por lo general, el tono de la piel se empareja con el tiempo.

Preparación antes de la cita

Es probable que comiences por ver al médico de familia o a un médico general. Él puede tratarte o derivarte a un especialista en trastornos de la piel (dermatólogo).

Qué puedes hacer

Preparar una lista de preguntas con anticipación puede ayudarte a aprovechar al máximo tu tiempo con el médico. En caso de padecer pitiriasis versicolor, algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico son:

  • ¿Cómo contraje pitiriasis versicolor?
  • ¿Cuáles son otras causas posibles?
  • ¿Necesito realizarme alguna prueba?
  • ¿La pitiriasis versicolor es temporal o de larga duración?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuál me recomiendas?
  • ¿Qué efectos secundarios puedo esperar del tratamiento?
  • ¿Cuánto tiempo pasará hasta que la piel regrese a la normalidad?
  • ¿Puedo hacer algo para ayudar, como evitar exponerme al sol en determinados horarios o usar un protector solar específico?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Tienes algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme a casa? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Durante cuánto tiempo has tenido manchas en la piel en estas zonas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Has tenido esta o una enfermedad similar en el pasado?
  • ¿Tienes picazón en las zonas afectadas?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use