Priapismo

Perspectiva general

El priapismo es una erección prolongada del pene. La erección persistente continúa horas después o no es causada por la estimulación sexual. El priapismo suele ser doloroso.

Aunque el priapismo es una afección poco común en general, ocurre comúnmente en ciertos grupos, como las personas que tienen anemia drepanocítica. Por lo general, se necesita un tratamiento oportuno para el priapismo con el fin de prevenir el daño tisular que podría causar la incapacidad para lograr o mantener una erección (disfunción eréctil).

El priapismo afecta más comúnmente a los hombres de 30 años en adelante.

Síntomas

Los síntomas del priapismo varían dependiendo del tipo de priapismo. Los dos tipos principales de priapismo son el priapismo isquémico y el priapismo no isquémico.

Priapismo isquémico

El priapismo isquémico, también llamado «priapismo de bajo flujo», se produce cuando la sangre queda atrapada en el pene. Es el tipo más frecuente de priapismo. Algunos de los signos y síntomas son:

  • Erección que dura más de cuatro horas o no está relacionada con la estimulación sexual
  • Cuerpo del pene rígido, pero la punta del pene (glande) está blanda
  • Dolor progresivo en el pene

El priapismo recurrente o intermitente, una forma de priapismo isquémico, es una afección poco frecuente. Es más frecuente en varones con un trastorno hereditario que se caracteriza por la presencia de glóbulos rojos con forma anormal (anemia de células falciformes). Las células falciformes pueden obstruir los vasos sanguíneos del pene. El priapismo recurrente se describe como episodios repetitivos de erecciones prolongadas y a menudo incluye episodios de priapismo isquémico. En algunos casos, la afección se inicia con erecciones no deseadas y dolorosas de corta duración y puede convertirse con el tiempo en erecciones más frecuentes y más prolongadas.

Causas

Priapismo no isquémico

Se produce priapismo no isquémico, también conocido como "priapismo de alto flujo", cuando el flujo sanguíneo del pene no está correctamente regulado. El priapismo no isquémico suele ser menos doloroso que el priapismo isquémico. Los signos y síntomas incluyen los siguientes:

  • Erección que dura más de cuatro horas o que no está relacionada con el interés o la estimulación sexual
  • Cuerpo del pene erecto pero no completamente rígido

Síntomas

Cuándo consultar al médico

Si tienes una erección que dura más de cuatro horas, necesitas atención de emergencia. El médico de la sala de emergencias determinará si tienes priapismo isquémico o no isquémico. Esto es necesario porque el tratamiento para cada uno es diferente, y el tratamiento para el priapismo isquémico debe realizarse lo más pronto posible.

Si tienes erecciones recurrentes, persistentes y dolorosas que se resuelven por sí solas, consulta al médico. Es posible que necesites tratamiento para prevenir futuros episodios.

Causas

Normalmente, una erección ocurre en respuesta a la estimulación física o psicológica. Esta estimulación hace que ciertos músculos lisos se relajen, aumentando el flujo sanguíneo a los tejidos esponjosos del pene. En consecuencia, el pene lleno de sangre se vuelve erecto. Después de que termina la estimulación, la sangre fluye y el pene vuelve a su estado no rígido (flácido).

El priapismo ocurre cuando alguna parte de este sistema —la sangre, los vasos sanguíneos, los músculos lisos o los nervios— cambia el flujo sanguíneo normal y persiste la erección. La causa de fondo del priapismo a menudo no se puede determinar, pero varias afecciones pueden tener incidencia.

Trastornos de la sangre

Los trastornos relacionados con la sangre podrían contribuir con el priapismo, frecuentemente con el priapismo isquémico, cuando la sangre no puede fluir fuera del pene. Estos trastornos comprenden:

  • Anemia de células falciformes
  • Leucemia
  • Otras discrasias hematológicas, como la talasemia, el mieloma múltiple y otras

El diagnóstico más frecuente asociado con los niños es la anemia de células falciformes.

Medicamentos con receta

El priapismo, por lo general el priapismo isquémico, es un posible efecto secundario de varios medicamentos, entre ellos:

  • Medicamentos que se inyectan directamente en el pene para tratar la disfunción eréctil, como alprostadil, papaverina, fentolamina y otros
  • Antidepresivos, como fluoxetina (Prozac), bupropión (Wellbutrin) y sertralina
  • Alfabloqueadores, incluidos prazosina, terazosina, doxazosina y tamsulosina
  • Medicamentos utilizados para tratar la ansiedad o los trastornos psicóticos, como hidroxicina, risperidona (Risperdal), olanzapina (Zyprexa), litio, clozapina, clorpromazina y tioridazina
  • Anticoagulantes, como warfarina (Coumadin) y heparina
  • Hormonas, como la testosterona o la hormona liberadora de gonadotropina
  • Medicamentos utilizados para tratar el trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH), como la atomoxetina (Strattera)

Uso de alcohol y drogas

El abuso de alcohol, marihuana, cocaína y otras drogas ilícitas puede causar priapismo, especialmente priapismo isquémico.

Lesiones

Una causa frecuente del priapismo no isquémico, una erección persistente causada por excesivo flujo de sangre al pene, es un traumatismo o lesión en el pene, la pelvis o el perineo, la región entre la base del pene y el ano.

Otros factores

Otras causas del priapismo pueden ser:

  • La picadura de una araña, de un escorpión u otras infecciones tóxicas
  • Los trastornos metabólicos, como la gota o amiloidosis
  • Los trastornos neurógenos, como una lesión en la médula espinal o sífilis
  • Tipos de cáncer que afectan al pene

Complicaciones

El priapismo isquémico puede provocar complicaciones graves. La sangre atrapada en el pene no recibe oxígeno. Cuando una erección dura tanto tiempo, la sangre con poco oxígeno comienza a dañar o destruir los tejidos del pene. Por lo tanto, el priapismo no tratado puede provocar disfunción eréctil.

Prevención

Si tienes priapismo recurrente o interrumpido, el médico podría recomendar las siguientes medidas para evitar episodios futuros:

  • Tratamiento de una afección no diagnosticada, como anemia drepanocítica, que puede provocar priapismo
  • Uso de fenilefrina oral o inyectable
  • Medicamentos inhibidores de hormonas, solo para hombres adultos
  • Uso de medicamentos orales para tratar la disfunción eréctil

Diagnóstico

Si tienes una erección durante más de cuatro horas, necesitas atención médica de urgencia. El médico de la sala de urgencias determinará si tienes priapismo isquémico o no isquémico. Este es un aspecto necesario debido a que el tratamiento de cada afección es diferente, y el tratamiento del priapismo isquémico se debe realizar lo antes posible.

Historia clínica y examen

Para determinar qué tipo de priapismo tienes, el médico te hará preguntas y examinará tus genitales, abdomen, ingle y perineo. Podría determinar que tipo de priapismo tienes en base a si experimentas dolor y a la rigidez del pene. Este examen también revelará si hay presencia de un tumor y señales de traumatismo.

Pruebas de diagnóstico

Es posible que sean necesarios análisis de diagnóstico para determinar qué tipo de priapismo tienes. Análisis adicionales pueden identificar la causa del priapismo. En una sala de urgencias, es probable que el tratamiento comience antes de recibir todos los resultados de los análisis. Los análisis de diagnóstico pueden incluir:

  • Medición de gases en sangre. En este análisis, se inserta una pequeña aguja en tu pene para extraer una muestra de sangre. Si la sangre es negra (falta de oxígeno), lo más probable que es el trastorno sea priapismo isquémico. Si es roja brillante, lo más probable es que el priapismo sea no isquémico. Un análisis de laboratorio que mide las cantidades de ciertos gases en la sangre puede confirmar el tipo de priapismo.
  • Análisis de sangre. La sangre se puede analizar para medir la cantidad de glóbulos rojos y plaquetas presentes. Los resultados pueden ofrecer evidencias de enfermedades como la anemia drepanocítica, otros trastornos sanguíneos o ciertos cánceres.
  • Ecografía. Puede realizarte una ultrasonografía Doppler, una prueba no invasiva en la que se hacen rebotar ondas sonoras de alta frecuencia (ecografía) en los glóbulos rojos circulantes con el fin de calcular el flujo sanguíneo en los vasos sanguíneos. Este análisis se puede utilizar para medir el flujo sanguíneo dentro del pene, lo que puede sugerir un priapismo isquémico o no isquémico. El análisis también puede revelar una lesión o anormalidad que puede ser una causa subyacente.
  • Análisis toxicológico. El médico podría pedirte un análisis de orina en busca de fármacos que pueden ser la causa del priapismo.

Tratamiento

Priapismo isquémico

El priapismo isquémico —el resultado de que la sangre no pueda salir del pene— es una situación de emergencia que requiere un tratamiento inmediato. En general, este tratamiento comienza con una combinación de drenaje de la sangre del pene y medicamentos.

Terapias

El exceso de sangre se drena del pene usando una pequeña aguja y jeringa (aspiración). Como parte de este procedimiento, también se te podrá limpiar el pene haciendo pasar una solución salina. En general, con este tratamiento, se alivia el dolor y se quita la sangre con un bajo contenido de oxígeno, y se podría detener la erección. Este tratamiento puede repetirse hasta que finalice la erección.

Medicamentos

Se puede inyectar un medicamento simpaticomimético, como la fenilefrina, en el pene. Este medicamento contrae los vasos sanguíneos que transportan la sangre al pene. Esta acción permite que los vasos sanguíneos que transportan la sangre hacia afuera del pene se abran y aumente el flujo sanguíneo hacia afuera. Este tratamiento puede repetirse varias veces, si es necesario. Se te controlará para ver si presentas efectos secundarios, como cefalea, mareos y presión arterial alta, especialmente si tienes presión arterial alta o una enfermedad cardíaca.

Cirugía u otros procedimientos

Si otros tratamientos no resultan eficaces, un cirujano podría realizar una cirugía para redirigir el flujo sanguíneo de modo que la sangre pueda pasar por el pene normalmente.

Si tienes anemia de células falciformes, podrías recibir tratamientos adicionales que se usan para tratar los episodios relacionados con la enfermedad.

Priapismo no isquémico

El priapismo no isquémico a menudo desaparece sin tratamiento. Como no hay riesgo de daño en el pene, el médico podría sugerir un enfoque que consista en observar y esperar. Poner compresas de hielo y presión en el perineo, la región entre la base del pene y el ano, podría ayudar a eliminar la erección.

La cirugía puede ser necesaria en algunos casos para insertar material, como un gel absorbible, que bloquea temporalmente el flujo sanguíneo al pene. Con el tiempo, el cuerpo absorbe el material. También podrías necesitar cirugía para reparar las arterias o el daño a los tejidos producido por una lesión.

Preparación antes de la cita

Si tienes una erección durante más de cuatro horas, necesitas atención médica de urgencia. Si experimentas erecciones recurrentes, persistentes y parciales que se resuelven por sí solas, consulta con el médico. Puede ser necesario un tratamiento para evitar futuros episodios. El médico podría sugerirte que hagas una consulta de seguimiento con un especialista en medicina sexual, como un urólogo o un andrólogo.

A continuación, encontrarás información que te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Toma nota de cualquier síntoma que tengas, incluidos los que parezcan no relacionados.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomas. Dile a tu médico si estás tomando otros medicamentos.

Como preparación para la consulta, haz una lista con preguntas para discutir con el médico. Entre las preguntas se pueden incluir:

  • ¿Cuál es la causa probable del problema?
  • ¿Qué tipo de exámenes podría necesitar?
  • ¿Qué puedo hacer para evitar este problema en el futuro?
  • Si debo tomar medicamentos, ¿existe una alternativa genérica?
  • ¿Debo evitar alguna actividad, por ejemplo hacer ejercicio o tener relaciones sexuales? De ser así, ¿durante cuánto tiempo?
  • ¿El priapismo aumenta el riesgo de desarrollar disfunción eréctil?
  • ¿Tienes folletos o puedes recomendarme algún sitio web que proporcione más información sobre el priapismo?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en hacer cualquier otra pregunta que se te ocurra.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede dejar tiempo para repasar los puntos sobre los que quieres dedicarle más tiempo. El médico podría preguntarte:

  • ¿Cuándo comenzaron tus síntomas?
  • ¿Cuánto tiempo duró la erección o las erecciones?
  • ¿Fue dolorosa la erección?
  • ¿Te haz lesionado los genitales o la ingle?
  • ¿La erección se produjo después de usar una sustancia en particular, como alcohol, marihuana, cocaína u otras drogas?

El médico podrá indicar análisis de laboratorio para determinar si una afección de salud es la causa de priapismo.

Qué puedes hacer mientras tanto

No dejes de tomar ningún medicamento recetado sin consultar al médico.

Last Updated Sep 13, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use