Rabia

Perspectiva general

La rabia es un virus mortal que se propaga a las personas a través de la saliva de animales infectados. El virus de la rabia generalmente se transmite a través de una mordedura.

Los animales más propensos a transmitir la rabia en los Estados Unidos son los murciélagos, coyotes, zorros, mapaches y zorrillos. En los países en desarrollo de África y el sudeste asiático, los perros callejeros son los más propensos a transmitir la rabia a las personas.

Una vez que una persona comienza a mostrar signos y síntomas de rabia, la enfermedad casi siempre causa la muerte. Por esta razón, cualquier persona que pueda tener un riesgo de contraer rabia debe recibir la vacuna antirrábica como protección.

Síntomas

Los primeros síntomas de la rabia pueden ser muy similares a los de la gripe y pueden durar días.

Los signos y síntomas posteriores pueden incluir:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Agitación
  • Ansiedad
  • Desorientación
  • Hiperactividad
  • Dificultad para tragar
  • Salivación excesiva
  • Miedo provocado por los intentos de beber líquidos debido a la dificultad para tragar agua
  • Alucinaciones
  • Insomnio
  • Parálisis parcial

Cuándo debes consultar al médico

Solicita cuidados médicos inmediatos si te muerde cualquier animal o si te expones a un animal que sospechas tiene rabia. Según tus lesiones y la situación en la que se produjo la exposición, tú y tu médico pueden decidir si debes recibir tratamiento para prevenir la rabia.

Aunque no estés seguro de haber sido mordido, busca atención médica. Por ejemplo, un murciélago que vuele a tu habitación mientras duermes puede morderte sin despertarte. Si te despiertas y encuentras un murciélago en tu habitación, asume que te ha mordido. Además, si encuentras un murciélago cerca de una persona que no puede informar una mordedura, tal como un niño pequeño o una persona con una discapacidad, asume que esa persona ha sido mordida.

Causas

La infección por rabia es causada por el virus de la rabia. El virus se propaga a través de la saliva de los animales infectados. Los animales infectados pueden transmitir el virus al morder a otro animal o a una persona.

En casos poco frecuentes, la rabia puede propagarse cuando la saliva infectada entra en una herida abierta o en las membranas mucosas, como la boca o los ojos. Esto podría ocurrir si un animal infectado lamiera un corte abierto en tu piel.

Animales que pueden transmitir el virus de la rabia

Cualquier mamífero (un animal que amamanta a sus crías) puede transmitir el virus de la rabia. Los animales más propensos a transmitir el virus de la rabia a las personas incluyen los siguientes:

Mascotas y animales de granja

  • Gatos
  • Vacas
  • Perros
  • Hurones
  • Cabras
  • Caballos

Animales salvajes

  • Murciélagos
  • Castores
  • Coyotes
  • Zorros
  • Monos
  • Mapaches
  • Zorrillos
  • Marmotas

En casos raros, el virus se ha transmitido a los beneficiarios de trasplantes de tejidos y órganos a partir de un órgano infectado.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan el riesgo de contraer rabia incluyen:

  • Viajar a países en vías de desarrollo donde la rabia es más frecuente, por ejemplo, países de África o del Sudeste Asiático, o vivir en esos lugares
  • Actividades que probablemente te pongan en contacto con animales salvajes que puedan tener rabia, como explorar cuevas donde viven murciélagos o acampar sin tomar precauciones para mantener a los animales salvajes lejos del campamento
  • Trabajar en un laboratorio con el virus de la rabia
  • Heridas en la cabeza, que pueden ayudar a que el virus de la rabia llegue al cerebro con mayor rapidez

Prevención

Para reducir el riesgo de estar en contacto con animales rabiosos:

  • Vacuna tus mascotas. Se pueden vacunar los perros, gatos y hurones contra la rabia. Pregunta al veterinario con qué frecuencia se deben vacunar las mascotas.
  • Mantén a tus mascotas confinadas. Mantén a tus mascotas en el interior de tu hogar y supervísalas cuando estén en el exterior. Esto ayudará a evitar que tus mascotas entren en contacto con animales salvajes.
  • Protege a las mascotas pequeñas de los depredadores. Mantén a los conejos y demás mascotas pequeñas, como los cobayos, en el interior de tu hogar o dentro de jaulas protegidas para que estén protegidos contra animales salvajes. Estos animales pequeños no se pueden vacunar contra la rabia.
  • Reporta los animales perdidos a las autoridades locales. Llama a los funcionarios locales de control de animales u otro cuerpo de seguridad local para reportar perros y gatos perdidos.
  • No te acerques a los animales salvajes. Los animales salvajes rabiosos pueden parecer no tener miedo a las personas. No es normal que los animales salvajes sean amigables con las personas; mantente alejado de los animales que parezcan no tener miedo.
  • Mantén a los murciélagos lejos de tu hogar. Sella todas las rajaduras y grietas por donde los murciélagos podrían ingresar a tu hogar. Si sabes que hay murciélagos en tu hogar, consulta a un experto local para buscar la manera de mantenerlos fuera de tu hogar.
  • Considera vacunarte contra la rabia si viajarás. Si viajarás a un país donde la rabia es común y estarás allí durante un período prolongado, pregunta a tu médico si debes vacunarte contra la rabia.

    Esto incluye los viajes a áreas remotas donde es difícil encontrar atención médica.

Diagnóstico

En el momento en que un animal con rabia te muerde, no hay manera de saber si te ha transmitido el virus de la rabia. Por este motivo, si el médico cree que existe la posibilidad de que hayas estado expuesto al virus de la rabia, te recomendará un tratamiento para evitar que el virus infecte tu organismo.

Tratamiento

Una vez que se establece una infección de rabia, no hay un tratamiento efectivo. Aunque un pequeño número de personas han sobrevivido a la rabia, la enfermedad generalmente causa la muerte. Por esa razón, si crees que has estado expuesto a la rabia, debes recibir una serie de inyecciones para evitar que la infección se extienda.

Tratamiento para personas mordidas por animales con rabia

Si te ha mordido un animal que sabes que tiene rabia, recibirás una serie de inyecciones para prevenir que el virus de la rabia te infecte. Si no puedes encontrar al animal que te mordió, lo más seguro sería suponer que el animal tiene rabia. Pero esto dependerá de varios factores, como el tipo de animal y la situación en la que se produjo la mordedura.

Las inyecciones contra la rabia incluyen las siguientes:

  • Una inyección de acción rápida (inmunoglobulina antirrábica) para prevenir que el virus te infecte. Parte de esta inyección se aplica cerca del área donde el animal te mordió, si es posible, en el menor tiempo posible después de la mordedura.
  • Una serie de vacunas antirrábicas para ayudar a que el cuerpo aprenda a identificar y combatir el virus de la rabia. Las vacunas contra la rabia se administran en forma de inyecciones en el brazo. Se aplican cuatro inyecciones durante 14 días.

Cómo determinar si el animal que te mordió tiene rabia

En algunos casos, es posible determinar si el animal que lo mordió tienes rabia antes de comenzar la serie de vacunas antirrábicas. De esa manera, si se determina que el animal está sano, no necesitarás las vacunas.

Los procedimientos para determinar si un animal tiene rabia varían según la situación. Por ejemplo:

  • Mascotas y animales de granja. Los gatos, perros y hurones que muerden pueden ser observados durante 10 días para ver si muestran signos y síntomas de rabia. Si el animal que te mordió permanece sano durante el período de observación, entonces no tienes rabia y no necesitarás vacunas antirrábicas.

    Otras mascotas y animales de granja se consideran caso por caso. Habla con tu médico y con los funcionarios locales de salud pública para determinar si debes recibir la vacuna antirrábica.

  • Animales en estado silvestre que pueden ser capturados. Los animales en estado silvestre que se pueden encontrar y capturar, como un murciélago que llegó a tu casa, pueden ser sacrificados y examinados para detectar si tienes rabia. Los exámenes en el cerebro del animal pueden revelar el virus de la rabia. Si el animal no tiene rabia, no necesitarás las vacunas.
  • Animales que no se pueden encontrar. Si el animal que te mordió no puede ser encontrado, habla sobre la situación con tu médico y el departamento de salud local. En ciertos casos, puede ser más seguro asumir que el animal tenía rabia y proceder con las vacunas antirrábicas. En otros casos, puede ser poco probable que el animal que te mordió haya tenido rabia y se puede determinar que las vacunas antirrábicas no son necesarias.

Preparación antes de la cita

Si un animal te muerde, busca atención médica para la herida. También dile al médico acerca de las circunstancias de tu lesión. El doctor preguntará lo siguiente:

  • ¿Qué animal te mordió?
  • ¿Era un animal salvaje o una mascota?
  • Si era una mascota, ¿sabes de quién es la mascota? ¿Estaba vacunado?
  • ¿Puedes describir la conducta del animal antes de que te mordiera? ¿El animal fue provocado?
  • ¿Pudiste capturar o matar al animal después de que te mordiera?

Qué puedes hacer mientras tanto

Lava la herida con cuidado y exhaustivamente con jabón y mucha cantidad de agua. Esto puede ayudar a eliminar algún virus.

Si fuera posible, atrapa y encierra en un recipiente al animal que te mordió sin causar más lesiones. No mates al animal con un golpe o tiro en la cabeza ya que las heridas ocasionadas pueden dificultar la realización de pruebas de laboratorio para determinar si el animal tiene rabia.

Dile a tu médico que capturaste al animal que te mordió. Después, tu médico se puede comunicar con el departamento de salud para determinar qué hacer con el animal.

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use