Rotavirus

Perspectiva general

El rotavirus es un virus muy contagioso que causa diarrea. Es la causa más frecuente de diarrea en bebés y niños en todo el mundo, lo que tiene como resultado más de 215,000 muertes anuales. Antes de que se creara una vacuna, la mayoría de los niños de los Estados Unidos sufría al menos una infección por rotavirus antes de cumplir cinco años.

Aunque las infecciones por rotavirus son desagradables, por lo general se pueden tratar en el hogar con un consumo mayor de líquidos para evitar la deshidratación. En algunos casos, la deshidratación grave requiere la administración de líquidos intravenosos en un hospital. La deshidratación es una complicación grave del rotavirus y una de las causas principales de muerte infantil en los países en vías de desarrollo.

La buena higiene, tal como lavarse las manos regularmente, es importante. Pero la vacunación es la mejor forma de prevenir infecciones de rotavirus.

Síntomas

Una infección por rotavirus, en general, se presenta dentro de los dos días de la exposición al virus. Los síntomas iniciales son fiebre y vómitos, seguidos de tres a ocho días de diarrea acuosa. La infección también puede causar dolor abdominal.

En adultos sanos, una infección por rotavirus puede causar solo signos y síntomas leves o no tener síntomas.

Cuándo consultar al médico

Llama al médico de tu hijo en las siguientes situaciones:

  • Tiene diarrea durante más de 24 horas.
  • Tiene episodios frecuentes de vómitos.
  • Tiene heces alquitranadas o negras, o heces que contienen sangre o pus.
  • Tiene una temperatura de 104 °F (40 °C) o superior.
  • Pareciera sin energía, irritable o adolorido.
  • Presenta signos o síntomas de deshidratación, incluso boca seca, llanto sin lágrimas, poca cantidad o ausencia de orina, somnolencia inusual o ausencia de respuesta.

Si eres una persona adulta, llama al médico si:

  • No puedes retener líquidos en el estómago por 24 horas.
  • Has tenido diarrea durante más de dos días.
  • Observas sangre en el vómito o las deposiciones.
  • Tienes una temperatura por encima de 103 °F (39.4 °C).
  • Presentas signos o síntomas de deshidratación, incluso sed excesiva, boca seca, poca cantidad o ausencia de orina, debilidad grave, mareos al estar de pie o aturdimiento.

Causas

Rotavirus is present in an infected person's stool several days before symptoms appear and for up to 10 days after symptoms subside. The virus spreads easily through hand-to-mouth contact throughout this time — even if the infected person doesn't have symptoms.

If you have rotavirus and you don't wash your hands after using the toilet — or your child has rotavirus and you don't wash your hands after changing your child's diaper or helping your child use the toilet — the virus can spread to anything you touch, including food, toys and utensils. If another person touches your unwashed hands or a contaminated object and then touches his or her mouth, an infection may follow. The virus can remain infectious on surfaces for weeks or longer if the area isn't disinfected.

Because there are many types of rotavirus, it's possible to be infected more than once, even if you've been vaccinated. However, repeat infections are typically less severe.

Factores de riesgo

Las infecciones de rotavirus son frecuentes en los niños de entre 3 y 35 meses, en particular entre los que frecuentan entornos de cuidado de niños. Los adultos de edad avanzada y los adultos que trabajan en centros de cuidado de niños también tienen mayor riesgo de infección.

En Estados Unidos, el riesgo de rotavirus es mayor durante el invierno y la primavera.

Complicaciones

La diarrea grave puede llevar a la deshidratación, en especial, en niños pequeños. Si no se trata, la deshidratación puede convertirse en una afección potencialmente mortal, de forma independiente de su causa.

Prevención

Para reducir el contagio del rotavirus, lávate las manos cuidadosamente y con frecuencia; especialmente después de usar el baño, cambiarle los pañales al bebé o ayudar a tu hijo a usar el baño. Pero lavarse las manos con cuidado no ofrece garantías.

Hay dos vacunas disponibles para prevenir la infección por rotavirus:

  • RotaTeq. Esta vacuna se da oralmente en tres dosis, con frecuencia a los 2, 4 y 6 meses. La vacuna no está aprobada para su uso en niños mayores o adultos.
  • Rotarix. Esta vacuna es un líquido que se administra en dos dosis a los lactantes, a los 2 y a los 4 meses.

A veces, una parte del intestino puede plegarse sobre sí misma (intususcepción). Esto puede provocar una oclusión intestinal posiblemente fatal. La intususcepción es un efecto secundario muy poco frecuente pero posiblemente fatal de la vacuna contra el rotavirus. Los niños que ya han tenido intususcepción tienen más probabilidades de volver a tenerla después de recibir la vacuna contra el rotavirus. Por este motivo, la Food and Drug Administration (FDA, Administración de Alimentos y Medicamentos) recomienda que la vacuna contra el rotavirus no se administre a niños con antecedentes de intususcepción.

Para los niños que no tienen antecedentes de intususcepción, existe un riesgo muy leve de que se pueda desarrollar después de la administración de la vacuna contra el rotavirus. Aun así, los beneficios de la vacuna superaran los riesgos. Desde que las vacunas contra el rotavirus están disponibles, los estudios han demostrado que previenen que miles de niños se enfermen y sean hospitalizados cada año.

Si tu hijo tiene dolor de estómago, vomita, tiene diarrea o hay sangre en las heces o un cambio en las evacuaciones intestinales después de recibir la vacuna contra el rotavirus, consulta con el médico inmediatamente.

Diagnóstico

Con frecuencia, el rotavirus se diagnostica en base a síntomas y al resultado de un examen físico. Quizás se analice una muestra de heces en un laboratorio para confirmar el diagnóstico.

Tratamiento

No hay tratamiento específico para la infección por rotavirus. Los antibióticos y los antivirales no funcionan cuando hay se presenta esta infección. Generalmente, desaparece dentro de tres a siete días.

La prevención de la deshidratación es el mayor problema. Para prevenir la deshidratación mientras el virus cumple su ciclo, bebe mucho líquido Si tu hijo tiene diarrea grave, consulta al médico acerca de ofrecerle un líquido de rehidratación oral como Pedialyte o Enfalyte, especialmente si la diarrea dura más de unos días.

Para los niños, un líquido de rehidratación puede reponer los minerales perdidos con más eficacia que el agua u otros líquidos. La deshidratación grave puede requerir la administración de líquidos intravenosos en el hospital.

Los medicamentos antidiarreicos no se recomiendan para una infección de rotavirus.

Estilo de vida y remedios caseros

Si tu bebé está enfermo, ofrécele pequeñas cantidades de líquido. Si estás amamantando, continúa haciéndolo.

Si tu bebé toma fórmula, dale una pequeña cantidad de algún líquido de rehidratación oral o fórmula regular. No diluyas la fórmula del bebé.

Si tu hijo mayor no se siente bien, anímalo a que descanse. Ofrécele alimentos insulsos que no contengan azúcar agregada, como panes integrales o galletas, carne magra, yogur, frutas y vegetales.

Tomar mucho líquido también es importante, incluidos líquidos para la rehidratación oral. Evita gaseosas, jugo de manzana, productos lácteos que no sean yogur y alimentos azucarados, que pueden empeorar la diarrea.

Evita cualquier cosa que pueda irritar el estómago, como comidas muy condimentadas, cafeína, alcohol y nicotina.

Preparación antes de la cita

Si tú o tu hijo necesitan ver al médico, es probable que primero veas a tu profesional de atención médica primaria. Si tienes preguntas sobre el diagnóstico, el médico puede derivarte a un gastroenterólogo o a un especialista en enfermedades infecciosas.

Qué puedes hacer

Preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar al máximo tu tiempo con el médico. Las preguntas que podrías hacerle a tu médico o al médico de tu hijo pueden ser las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de estos síntomas? ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Hay necesidad de hacer pruebas?
  • ¿Cuál es el mejor enfoque de tratamiento? ¿Existen otras alternativas?
  • ¿Es necesario tomar algún medicamento?
  • ¿Cómo puedo aliviar los síntomas?

Qué esperar del médico

Las preguntas que el médico puede hacerte incluyen las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos o a veces desaparecen?
  • ¿Qué tan graves son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?

Qué puedes hacer mientras tanto

Bebe mucho líquido. Come alimentos livianos para reducir el estrés de tu sistema digestivo. Si tu hijo está enfermo, sigue el mismo método, ofrécele mucho líquido y alimentos livianos.

Si estás amamantando o usas una fórmula, continúa alimentando al niño como siempre. Pregúntale a tu médico si es adecuado darle al niño líquidos de rehidratación oral.

Last Updated Jun 20, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use