Rotura del tímpano (perforación del tímpano)

Perspectiva general

Una ruptura del tímpano (perforación de la membrana timpánica) es un agujero o desgarro en el tejido fino que separa el conducto auditivo externo del oído medio (tímpano).

Una ruptura del tímpano puede provocar pérdida de audición. También puede hacer que tu oído medio sea vulnerable a las infecciones.

Una ruptura del tímpano por lo general se cura en pocas semanas sin tratamiento. Pero a veces requiere un parche o una reparación quirúrgica para sanar.

Tímpano con ruptura

Una ruptura (perforación) del tímpano impide la transmisión adecuada de las ondas sonoras al oído medio y lo deja vulnerable ante los agentes infecciosos, el agua y otras sustancias extrañas.

Síntomas

Los signos y los síntomas de la ruptura del tímpano pueden incluir lo siguiente:

  • Dolor de oído que puede disminuir rápidamente
  • Secreción mucosa, llena de pus o con sangre del oído
  • Pérdida auditiva
  • Zumbido de oídos (tinnitus)
  • Sensación de que todo gira alrededor (vértigo)
  • Náuseas o vómitos que pueden resultar del vértigo

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico si experimentas signos o síntomas de ruptura del tímpano. El oído medio y el oído interno están formados por estructuras delicadas que son sensibles a lesiones o enfermedades. Es importante tratar de conocer la causa de los síntomas del oído y determinar si se ha producido una ruptura del tímpano.

Causas

Las causas de la ruptura (perforación) del tímpano pueden incluir:

  • Infección del oído medio (otitis media). Una infección del oído medio a menudo provoca la acumulación de líquidos en el oído medio. La presión de estos líquidos puede hacer que el tímpano se rompa.
  • Barotraumatismo. El barotraumatismo es el estrés que se ejerce sobre el tímpano cuando la presión del aire en el oído medio y la presión del aire en el ambiente están desequilibradas. Si la presión es intensa, el tímpano puede romperse. El barotraumatismo es causado con más frecuencia por los cambios en la presión del aire asociados con los viajes en avión.

    Otros eventos que pueden causar cambios repentinos en la presión (y posiblemente una ruptura del tímpano) incluyen el buceo y un golpe directo en el oído, como el impacto de una bolsa de aire del automóvil.

  • Sonidos fuertes o explosiones (traumatismo acústico). Un sonido fuerte o una onda expansiva, como una explosión o un disparo (básicamente una onda sonora muy fuerte) rara vez puede causar un desgarro en el tímpano.
  • Objetos extraños en el oído. Los objetos pequeños, como un hisopo de algodón o una horquilla, pueden perforar o desgarrar el tímpano.
  • Traumatismo craneal grave. Una lesión grave, como una fractura de la base del cráneo, puede causar daño o la dislocación de las estructuras del oído medio e interno, incluido el tímpano.
El interior del oído

El oído medio incluye tres huesos pequeños: martillo, yunque y estribo. El oído medio está separado del oído externo por el tímpano y está conectado con la parte posterior de tu nariz y garganta por un conducto estrecho llamado trompas de Eustaquio. La cóclea, una estructura en forma de caracol, es parte de tu oído interno.

Complicaciones

El tímpano (membrana timpánica) tiene dos funciones principales:

  • Audición. Cuando las ondas sonoras lo golpean, el tímpano vibra; es el primer paso por el cual las estructuras del oído medio e interno traducen las ondas sonoras en impulsos nerviosos.
  • Protección. El tímpano también actúa como una barrera pues protege el oído medio del agua, las bacterias y otras sustancias extrañas.

Si tu tímpano se rompe, pueden ocurrir problemas poco comunes, especialmente si no se autocura después de tres a seis meses. Algunas de las posibles complicaciones son las siguientes:

  • Pérdida de la audición. Por lo general, la pérdida de la audición es temporal y dura solo hasta que el desgarro o agujero en el tímpano haya sanado. El tamaño y la ubicación del desgarro pueden afectar el grado de pérdida de la audición.
  • Infección del oído medio (otitis media). Una ruptura (perforación) del tímpano puede permitir que las bacterias entren al oído. Si un tímpano perforado no cicatriza, un pequeño número de personas puede ser vulnerable a infecciones continuas (recurrentes o crónicas). En este pequeño grupo, se puede presentar drenaje crónico y pérdida de la audición.
  • Quiste del oído medio (colesteatoma). Aunque es muy raro, este quiste, que está compuesto de células de la piel y otros desechos, puede desarrollarse en el oído medio como resultado a largo plazo de la ruptura del tímpano.

    Los desechos del canal auditivo normalmente viajan al oído externo con la ayuda de cera que protege el oído. Si el tímpano se rompe, los restos de piel pueden pasar al oído medio y formar un quiste.

    Un quiste en el oído medio proporciona un ambiente amigable para las bacterias y contiene proteínas que pueden dañar los huesos del oído medio.

Prevención

Sigue estos consejos para evitar la ruptura (perforación) del tímpano:

  • Obtén tratamiento para las infecciones del oído medio. Sé consciente de los signos y síntomas de la infección del oído medio, tales como dolor de oído, fiebre, congestión nasal y reducción de la audición. Los niños con infecciones del oído medio a menudo son quisquillosos y pueden negarse a comer. Busca una evaluación inmediata de tu médico de atención primaria para prevenir daños potenciales al tímpano.
  • Protege tus oídos durante el vuelo. Si es posible, no vueles si tienes un resfriado o una alergia activa que cause congestión nasal o de los oídos. Durante los despegues y los aterrizajes, mantén tus oídos despejados con tapones para los oídos que igualan la presión, bosteza o masca chicle.

    O usa la maniobra de Valsalva; empuja suavemente el aire dentro de tu nariz, como si te sonaras la nariz, mientras pellizcas las fosas nasales y mantienes la boca cerrada. No duermas durante las subidas y bajadas.

  • Mantén tus oídos libres de objetos extraños. Nunca intentes desenterrar el exceso de cera o cera endurecida con artículos como un bastoncillo de algodón, un sujetapapeles o una horquilla. Estos elementos pueden desgarrar o perforar fácilmente el tímpano. Enséñales a tus hijos sobre el daño que implica colocarse objetos extraños en los oídos.
  • Protégete contra el ruido explosivo. Evita actividades que expongan tus oídos a explosiones. Si tus pasatiempos o tu trabajo implican actividades planificadas que producen ruido explosivo, protege tus oídos de daños innecesarios usando tapones protectores para los oídos u orejeras.

Diagnóstico

Tu médico de familia o especialista en oído, nariz y garganta a menudo pueden determinar si tienes un tímpano roto (perforado), con una inspección visual que usa un instrumento con luz (otoscopio o microscopio).

El médico puede realizar u ordenar exámenes adicionales para determinar la causa de los síntomas del oído o para detectar la presencia de cualquier pérdida auditiva. Estas pruebas incluyen:

  • Pruebas de laboratorio. Si hay secreción del oído, el médico puede ordenar un examen de laboratorio o un cultivo para detectar una infección bacteriana del oído medio.
  • Evaluación del diapasón. Los diapasones son instrumentos metálicos de dos puntas que producen sonidos cuando se tocan. Las pruebas sencillas con diapasones pueden ayudar a que tu médico detecte la pérdida de audición.

    Una evaluación del diapasón también puede revelar si la pérdida auditiva es causada por daño a las partes vibratorias del oído medio (incluido el tímpano), daño a los sensores o nervios del oído interno, o daño a ambos.

  • Timpanometría. Un timpanómetro utiliza un dispositivo insertado en el canal auditivo que mide la respuesta del tímpano a cambios leves en la presión del aire. Ciertos patrones de respuesta pueden indicar un tímpano perforado.
  • Examen de audiología. Esta es una serie de pruebas estrictamente calibradas que miden lo bien que escuchas los sonidos en diferentes volúmenes y tonos. Las pruebas se realizan en una cabina insonorizada.

Tratamiento

La mayoría de las roturas de tímpanos (perforaciones) sanan sin tratamiento en algunas semanas. El médico puede recetar gotas antibióticas si hay evidencia de infección. Si el desgarro o la perforación en el tímpano no sana por sí solo, es probable que el tratamiento incluya procedimientos para cerrar el desgarro o la perforación. Entre las opciones se encuentran las siguientes:

  • Parche en el tímpano. Si el desgarro o la perforación en el tímpano no se cierra por sí solo, un especialista en nariz, garganta y oído puede sellarlo con un parche de papel (o con un parche hecho de otro material). En este procedimiento, que se realiza en el consultorio, el médico especialista en nariz, garganta y oídos puede aplicar una sustancia química en los bordes del desgarro para estimular el crecimiento y luego aplicar un parche sobre el orificio. Es posible que sea necesario repetir el procedimiento más de una vez antes de que se cierre el orificio.
  • Cirugía. Si con el parche no el orificio no se cierra como corresponde o si el especialista en nariz, garganta y oído determina que no es probable que el desgarro sane con un parche, el médico puede recomendar una cirugía. El procedimiento quirúrgico más común se llama timpanoplastia. El cirujano injerta un parche de tu propio tejido para cerrar el orificio en el tímpano. Este procedimiento se realiza de forma ambulatoria. En un procedimiento ambulatorio, puedes irte a casa el mismo día, a menos que las condiciones de la anestesia requieran una internación más prolongada en el hospital.
Timpanoplastia

En algunos casos, el cirujano trata la ruptura del tímpano con un procedimiento llamado timpanoplastia. El cirujano injerta un pequeño parche de tu propio tejido para cerrar el orificio en el tímpano.

Estilo de vida y remedios caseros

Por lo general, una ruptura (perforación) del tímpano se cura por sí sola en cuestión de semanas. En algunos casos, la cicatrización toma meses. Hasta que el médico te diga que tu oído está curado, protégelo:

  • Mantén el oído seco. Coloca un tapón de oído de silicona impermeable o una bola de algodón recubierta con vaselina en el oído cuando te duches o te bañes.
  • Abstente de limpiarte los oídos. Dale tiempo a tu tímpano para que sane completamente.
  • Evita sonarte la nariz. La presión creada al sonarte la nariz puede dañar el tímpano en proceso de cicatrización.

Preparación antes de la cita

Si tienes signos o síntomas de un tímpano perforado, es probable que comiences por ver a tu médico de familia o a tu médico de cabecera. Sin embargo, tu médico puede remitirte a un especialista en trastornos de oído, nariz y garganta (ENT, por sus siglas en inglés).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Prepara con anticipación una lista que puedas compartir con tu médico. Tu lista debe incluir:

  • Síntomas que estás experimentando, incluido cualquier síntoma que pueda no estar relacionado con la pérdida de la audición, secreción de líquido u otros síntomas relacionados con el oído
  • Eventos relevantes que pueden estar relacionados con sus problemas de oído, como antecedentes de infecciones de oído, lesiones recientes en el oído o traumas en la cabeza, o viajes aéreos recientes
  • Medicamentos, incluido cualquier vitamina o suplemento que estés tomando
  • Preguntas para tu médico

Si crees que tienes signos o síntomas de ruptura del tímpano, puedes hacerle algunas de las siguientes preguntas a tu médico.

  • ¿Tengo un tímpano roto?
  • ¿Qué más podría estar causando mi pérdida de audición y otros síntomas?
  • Si tengo un tímpano roto, ¿qué debo hacer para proteger mi oído durante el proceso de curación?
  • ¿Qué tipo de citas de seguimiento necesitaré?
  • ¿En qué momento debemos considerar otros tratamientos?

No dudes en hacer otras preguntas que tengas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, por ejemplo:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Tuviste síntomas como dolor o vértigo que luego desaparecieron?
  • ¿Has tenido infecciones en los oídos?
  • ¿Has estado expuesto a sonidos fuertes?
  • ¿Has estado nadando o buceando recientemente?
  • ¿Has volado recientemente?
  • ¿Has tenido lesiones en la cabeza?
  • ¿Te introduces algo en el oído para limpiarlo?

Qué puedes hacer mientras tanto

Si piensas que tienes una ruptura del tímpano, ten cuidado y mantén tus oídos secos para prevenir una infección. No vayas a nadar hasta que hablar y evaluar la afección con el médico. Para mantener el agua fuera de tu oído cuando te duches o te bañes, usa un tapón de oído silicona moldeable e impermeable o coloque una bola de algodón cubierta con vaselina en tu oído externo.

Evita colocarte gotas de medicamento en el oído a menos que tu médico te las recete específicamente para la infección relacionada con el tímpano perforado.

Last Updated Oct 3, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use