Síndrome de atrapamiento de la arteria poplítea

Síntomas

El síntoma principal del síndrome de atrapamiento de la arteria poplítea (PAES) es dolor o calambres en la parte posterior de la parte inferior de la pierna (la pantorrilla) que ocurre durante el ejercicio y desaparece con el reposo. Otros signos y síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Pies fríos después del ejercicio
  • Hormigueo o ardor en la pantorrilla (parestesia)
  • Entumecimiento en el área de la pantorrilla

Si la vena cercana (vena poplítea) también queda atrapada por el músculo de la pantorrilla, puedes presentar lo siguiente:

  • Sensación de pesadez en la pierna
  • Calambres en la parte inferior de la pierna por la noche
  • Hinchazón en el área de la pantorrilla
  • Cambios en el color de la piel alrededor del músculo de la pantorrilla
  • Coágulos de sangre en la parte inferior de la pierna (trombosis venosa profunda)

Los síntomas suelen afectar a las personas jóvenes, por lo demás sanas, menores de 40 años.

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta al médico si tienes algún tipo de dolor en las piernas, especialmente si tienes calambres en las pantorrillas o en los pies durante una actividad que mejora con el reposo.

Causas

La causa del síndrome de atrapamiento de la arteria poplítea es un músculo de la pantorrilla anormal, generalmente los músculos gemelos.

La afección puede presentarse desde el nacimiento (congénita) o desarrollarse más tarde (adquirida). En la forma congénita, el músculo de la pantorrilla o la arteria cercana se ubica de manera anormal mientras el bebé crece en el útero. Las personas que presentan la forma adquirida del síndrome de atrapamiento de la arteria poplítea tienen un músculo de la pantorrilla que es más grande de lo normal (agrandado).

El músculo de la pantorrilla anormal presiona la arteria principal detrás de la rodilla (arteria poplítea) y reduce el flujo sanguíneo a la parte inferior de la pierna. La falta de flujo sanguíneo provoca dolor y calambres en la parte posterior e inferior de la pierna durante los momentos de actividad.

Factores de riesgo

El síndrome de atrapamiento de la arteria poplítea (PAES) es poco común. Las siguientes cosas aumentan el riesgo de padecer esta afección.

  • Edad temprana. La afección se observa con mayor frecuencia en personas que se encuentran en la adolescencia tardía o en los 20 años de edad. Rara vez se diagnostica en personas mayores de 40 años.
  • Ser hombre. El PAES puede ocurrir en cualquier persona, pero es mucho más común en hombres jóvenes.
  • Actividad atlética vigorosa. Los corredores, ciclistas y atletas que tratan de construir músculo rápido con rutinas de entrenamiento con pesas o entrenamiento de circuito de alta intensidad corren el mayor riesgo.

Complicaciones

La presión a largo plazo sobre la arteria poplítea puede hacer que esta se estreche (estenosis), lo que causa dolor y cólicos con solo una ligera actividad, como caminar.

En casos graves o cuando no se diagnostica, los nervios y músculos de la pierna pueden resultar dañados. Se pueden presentar coágulos de sangre en la parte inferior de la pierna (trombosis venosa profunda). Los atletas mayores con signos y síntomas de síndrome de atrapamiento de la arteria poplítea deben ser revisados para detectar aneurisma poplíteo, que es común en hombres mayores.

Diagnóstico

El médico te examinará cuidadosamente y te hará preguntas acerca de tus síntomas e historial médico. Sin embargo, debido a que la mayoría de las personas con el síndrome de atrapamiento de la arteria poplítea son jóvenes y generalmente saludables, el diagnóstico de la afección a veces puede ser difícil. Los resultados de un examen físico suelen ser normales.

El médico descartará otras causas de dolor en las piernas tales como distensiones musculares, fracturas por estrés, síndrome compartimental de esfuerzo crónico y arteriopatía periférica, que se genera por la obstrucción de las arterias.

Los exámenes utilizados para descartar otras afecciones y diagnosticar el síndrome de atrapamiento de la arteria poplítea son, entre otros, los siguientes

  • La medición del índice tobillo-brazo suele ser el primer examen que se realiza para diagnosticar el síndrome de atrapamiento de la arteria poplítea. Las mediciones de la presión arterial se toman en los brazos y piernas durante y después de caminar en una caminadora. El índice tobillo-brazo se determina dividiendo la presión del tobillo por la presión del brazo. La presión arterial en las piernas debe ser más alta que la de los brazos. Pero si tienes síndrome de atrapamiento de la arteria poplítea, tu presión en el tobillo disminuye durante el ejercicio.
  • La ecografía dúplex de la pantorrilla utiliza ondas sonoras de alta frecuencia para determinar la rapidez con que fluye la sangre a través de las arterias de la pierna. Esta prueba no invasiva se puede realizar antes o después del ejercicio o mientras flexionas el pie hacia arriba y hacia abajo, lo cual pone a trabajar el músculo de la pantorrilla.
  • La angiografía por resonancia magnética muestra el músculo de la pantorrilla que atrapa la arteria. También puede revelar cuánto se ha estrechado la arteria poplítea. Se te puede pedir que flexiones el pie o que lo presiones contra una tabla durante esta prueba. Hacer esto ayuda a que el médico determine cómo está fluyendo la sangre hacia la parte inferior de tu pierna.
  • La angiografía por tomografía computarizada también muestra qué músculo de la pierna está causando el atrapamiento de la arteria. Al igual que con la angiografía por resonancia magnética, es posible que te pidan que cambies la posición del pie durante este examen.
  • La angiografía con catéter permite que tu médico vea cómo fluye la sangre hacia y desde la parte inferior de la pierna en tiempo real. Se realiza si el diagnóstico aún no está claro después de otros exámenes de diagnóstico por imágenes menos invasivos.

Tratamiento

La cirugía es la única manera de corregir el músculo anormal de la pantorrilla y liberar la arteria atrapada. El médico probablemente te recomendará cirugía si los síntomas afectan significativamente tus actividades diarias o atléticas.

Durante la cirugía, el cirujano hace una incisión en la pantorrilla interna justo debajo de la rodilla, o en la parte posterior de la rodilla, para liberar el músculo anormal de la pantorrilla y darle más espacio a la arteria. Esto evitará que el músculo de la pantorrilla presione la arteria en el futuro. La cirugía se realiza mientras estás bajo anestesia general. El procedimiento dura aproximadamente una hora. En general, necesitarás permanecer en el hospital por un día.

Si has tenido la afección durante mucho tiempo, es posible que necesites una cirugía de derivación arterial. La cirugía de derivación generalmente se realiza solo en aquellas personas que tienen un estrechamiento grave de la arteria (estenosis) debido al síndrome de atrapamiento a largo plazo de la arteria poplítea.

La cirugía para liberar el músculo y la arteria de la pantorrilla generalmente no afecta la función de la pierna. Cuando la afección se diagnostica y se trata a tiempo, se espera una recuperación completa y los síntomas deben desaparecer.

Preparación antes de la cita

Si crees que puedes tener el síndrome de atrapamiento de la arteria poplítea, es importante que pidas una consulta con tu médico. Si el síndrome de atrapamiento de la arteria poplítea se detecta en forma temprana, el tratamiento puede ser más fácil y efectivo.

Debido a que la consulta puede ser breve, y por lo general hay muchos temas que analizar, es una buena idea prepararte para ir a la consulta. A continuación, incluimos información que te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué puedes esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Al momento de hacer la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que necesites hacer por adelantado, como no beber o comer nada durante unas horas. Podría ser necesario hacerlo si tu médico ordena análisis de sangre.
  • Anota cualquier síntoma que estés teniendo, incluido cualquier síntoma que pueda no estar relacionado con el síndrome de atrapamiento de la arteria poplítea.
  • Anota la información personal clave, incluido cualquier antecedente familiar de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular, presión arterial alta o coágulos sanguíneos, y cualquier factor de estrés importante o cambios recientes en la vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas o los suplementos que tomes.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. A veces puede ser difícil entender y recordar toda la información recibida durante una consulta. La persona que va contigo puede recordar algo que tú pasaste por alto o te olvidaste.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas te ayudará a aprovechar ese tiempo al máximo. Organiza tus preguntas, de la más a la menos importante, en caso de que se acabe el tiempo. Para el síndrome de atrapamiento de la arteria poplítea, algunas preguntas básicas para hacerle al médico incluyen lo siguiente:

  • ¿Qué podría estar provocando mis síntomas o mi afección?
  • ¿Cuáles serían otras causas posibles de mis síntomas o mi afección?
  • ¿Qué clase de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Cuál es el tratamiento más adecuado?
  • ¿Cuál es el nivel adecuado de actividad física?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que me indica?
  • Tengo otras afecciones médicas. ¿Cómo puedo controlarlas de la mejor manera?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web recomienda visitar?

No dudes en hacerle preguntas adicionales al médico durante tu consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Estar preparado para responderlas puede ahorrarte tiempo que podrás utilizar para hablar sobre cualquier tema al que quieras dedicarle más tiempo. El médico podría hacerte estas preguntas:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Tienes síntomas de forma constante, o aparecen y desaparecen?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?

Last Updated Dec 14, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use