Síndrome de choque tóxico

Perspectiva general

El síndrome de choque tóxico es una complicación poco frecuente de ciertos tipos de infecciones bacterianas que puede ser potencialmente mortal. Por lo general el síndrome de choque tóxico se genera a causa de las toxinas producidas por la bacteria Staphylococcus aureus (estafilococo), pero la enfermedad también puede originarse por las toxinas producidas por una bacteria estreptococo del grupo A.

El síndrome de choque tóxico se ha asociado principalmente al uso de tampones superabsorbentes. Sin embargo, desde que los fabricantes sacaron del mercado ciertos tipos de tampones, ha disminuido la incidencia del síndrome de choque tóxico en mujeres que están menstruando.

El síndrome de choque tóxico puede afectar a cualquier persona, incluso hombres, niños y mujeres posmenopáusicas. Los factores de riesgo para el síndrome de choque tóxico son las heridas en la piel y las cirugías.

Síntomas

Los posibles signos y síntomas del síndrome de choque tóxico comprenden:

  • Fiebre alta repentina
  • Presión arterial baja (hipotensión)
  • Vómitos o diarrea
  • Erupción cutánea similar a las quemaduras de sol, en especial, en las palmas de las manos y las plantas de los pies
  • Confusión
  • Dolores musculares
  • Enrojecimiento de los ojos, la boca y la garganta
  • Convulsiones
  • Dolores de cabeza

Cuándo consultar al médico

Consulta con tu médico de inmediato si presentas signos y síntomas del síndrome de choque tóxico. Esto tiene especial importancia si usaste tampones recientemente o si tienes una infección cutánea o herida infectada.

Causas

Con mayor frecuencia, las bacterias Staphylococcus aureus (estafilococos) causan el síndrome de choque tóxico. El síndrome también puede aparecer por las bacterias estreptococos del grupo A.

Factores de riesgo

El síndrome de choque tóxico puede afectar a cualquier persona. Aproximadamente la mitad de los casos de síndrome de choque tóxico asociados con las bacterias estafilocócicas se manifiesta en mujeres que están en edad de menstruar; el resto se presenta en mujeres mayores, hombres y niños. El síndrome de choque tóxico estreptocócico afecta a personas de todas las edades.

El síndrome de choque tóxico se ha asociado con lo siguiente:

  • Tener cortes o quemaduras en la piel
  • Haber tenido una cirugía reciente
  • El uso de esponjas anticonceptivas, diafragmas o tampones súper absorbentes
  • Tener una infección viral, como influenza o varicela

Complicaciones

El síndrome de choque tóxico puede evolucionar rápidamente. Las complicaciones pueden ser las siguientes:

  • Choque
  • Insuficiencia renal
  • Muerte

Prevención

Los fabricantes de tampones que se venden en los Estados Unidos ya no utilizan los materiales ni los diseños asociados al síndrome de choque tóxico. Además, la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) requiere que los fabricantes utilicen una medida y etiquetado estándar para la absorción y que impriman las pautas de uso en las cajas.

Si usas tampones, lee las etiquetas y usa el tampón con menos absorción posible que puedas. Cámbiate los tampones con frecuencia, por lo menos cada cuatro a ocho horas. Alterna usando tampones y toallitas femeninas y usa toallitas más pequeñas cuando el flujo sea leve.

El síndrome de choque tóxico puede repetirse. Las personas que lo tuvieron una vez pueden volver a tenerlo. Si has tenido el síndrome de choque tóxico o una infección previa grave por estafilococos o por estreptococos, no uses tampones.

Diagnóstico

No hay pruebas para detectar el síndrome de choque tóxico. Es posible que debas proporcionar muestras de sangre y orina para evaluar la presencia de estafilococos o estreptococos. Es posible que se pase un hisopo con algodón por la vagina, el cuello del útero y la garganta para tomar muestras para analizar.

Debido a que el síndrome de choque tóxico puede afectar a varios órganos, el médico puede pedir otras pruebas, como una tomografía computarizada, una punción espinal o una radiografía de tórax, para evaluar el alcance de la enfermedad.

Tratamiento

Si tienes el síndrome de choque tóxico, probablemente seas hospitalizado. En el hospital:

  • Te tratarán con antibióticos mientras los médicos buscan el origen de la infección
  • Recibirás medicamentos para estabilizar tu presión arterial si es baja (hipotensión), y líquidos para tratar la deshidratación
  • Recibirás atención complementaria para tratar otros signos y síntomas

Las toxinas producidas por estafilococos o estreptococos y la hipotensión que las acompaña pueden provocar insuficiencia renal. Si los riñones fallan, posiblemente necesites diálisis.

Cirugía

Puede ser necesario practicar una cirugía para extirpar el tejido muerto (desbridamiento) del lugar de la infección o para drenar la infección.

Preparación antes de la cita

Por lo general, el síndrome de choque tóxico se diagnostica en la sala de urgencias. Sin embargo, si te preocupa el riesgo de presentar síndrome de choque tóxico, consulta a tu médico para verificar los factores de riesgo y hablar sobre la prevención. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, pregunta si hay algo que debas hacer con anticipación, como por ejemplo, restringir tu dieta.
  • Escribe tus síntomas, incluso los que parecen no estar relacionados con el motivo de la consulta.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Si menstrúas, anota la fecha en la que comenzó tu último período menstrual.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe, si es posible. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Anota las preguntas que desees hacerle al médico.

Preparar una lista de preguntas para hacerle al médico te ayudará a aprovechar al máximo el tiempo de la consulta. Algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico sobre el síndrome de choque tóxico son:

  • ¿Qué podría estar provocando mis síntomas o mi enfermedad?
  • ¿Cuáles serían otras causas posibles de mis síntomas o de mi enfermedad?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Cuáles serían las mejores medidas para tomar?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que sugieres?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas también.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Usas tampones superabsorbentes?
  • ¿Qué tipo de anticonceptivos usas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?

Last Updated May 4, 2017


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use