Síndrome de Guillain-Barré

Perspectiva general

El síndrome de Guillain-Barré es un trastorno poco frecuente en el cual el sistema inmunitario del organismo ataca los nervios. Por lo general, los primeros síntomas son debilidad y hormigueo en las extremidades.

Estas sensaciones se pueden propagar con rapidez y, tarde o temprano, se produce una parálisis en todo el cuerpo. La forma más grave del síndrome de Guillain-Barré constituye una emergencia médica. La mayoría de las personas que padecen esta enfermedad deben ser hospitalizadas para poder recibir tratamiento.

Se desconoce la causa exacta del síndrome de Guillain-Barré. Sin embargo, por lo general, este trastorno es precedido por una enfermedad infecciosa, como una infección respiratoria o una gastroenteritis vírica.

No se conoce ninguna cura para el síndrome de Guillain-Barré, pero varios tratamientos pueden aliviar los síntomas y reducir la duración de la enfermedad. La mayoría de las personas se recuperan del síndrome de Guillain-Barré, aunque es posible que algunas puedan padecer efectos prolongados del síndrome, como debilidad, entumecimiento y fatiga.

Síntomas

El síndrome de Guillain-Barré suele empezar con un hormigueo y debilidad que comienza en los pies y las piernas, y luego se extiende a la parte superior del cuerpo y los brazos. En aproximadamente la mitad de las personas con este trastorno, los síntomas empiezan en los brazos o en el rostro. A medida que el síndrome de Guillain-Barré avanza, la debilidad muscular puede evolucionar a una parálisis.

Los signos y síntomas del síndrome de Guillain-Barré pueden ser:

  • Cosquilleo o sensación de hormigueo o pinchazos en las muñecas, los tobillos o los dedos de las manos o de los pies
  • Debilidad en las piernas que se extiende a la parte superior del cuerpo
  • Marcha inestable o incapacidad para caminar o subir escaleras
  • Dificultad para mover los ojos o los músculos faciales, incluso para hablar, masticar o tragar
  • Dolor intenso que puede sentirse en forma continua o como un calambre y puede empeorar por la noche
  • Dificultad para controlar la vejiga y la función intestinal
  • Frecuencia cardíaca acelerada
  • Presión arterial baja o alta
  • Dificultad para respirar

El momento de debilidad máxima, en las personas con síndrome de Guillain-Barré, suele ser a las dos o cuatro semanas después de que comenzaron los síntomas.

Tipos

Ahora se sabe que el síndrome de Guillain-Barré, que alguna vez se creyó era un trastorno único, puede presentarse de diferentes formas. Estos son los principales tipos:

  • Polineuropatía aguda inflamatoria desmielinizante, el tipo más frecuente en los Estados Unidos. El signo más frecuente de la polineuropatía aguda inflamatoria desmielinizante es la debilidad muscular que comienza en la parte inferior del cuerpo y se propaga hacia arriba.
  • Síndrome de Miller Fisher, en el cual la parálisis comienza en los ojos. El síndrome de Miller Fisher también se asocia con marcha inestable. Este síndrome representa aproximadamente el 5 por ciento de los casos de personas con síndrome de Guillain-Barré en los Estados Unidos, aunque es más frecuente en Asia.
  • Neuropatía axonal motora aguda y neuropatía axonal sensitivomotora aguda, que son menos frecuentes en los Estados Unidos. Sin embargo, estos dos tipos son más frecuentes en China, Japón y México.

Cuándo consultar al médico

Llama al médico si sientes un hormigueo leve en los dedos de los pies o de las manos que no parece propagarse ni empeorar. Busca atención médica de urgencia si tienes alguno de estos signos o síntomas graves:

  • Un hormigueo que comenzó en los pies, o en los dedos de los pies, y que ahora se propaga hacia la parte superior del cuerpo
  • Un hormigueo o una debilidad que se propaga rápidamente
  • Falta de aire o dificultad para recuperar el aliento cuando te recuestas
  • Te ahogas con saliva

El síndrome de Guillain-Barré es un trastorno grave que requiere hospitalización inmediata, porque puede empeorar con rapidez. Cuanto antes se comience con un tratamiento adecuado, más posibilidades habrá de obtener un buen resultado.

Causas

No se conoce la causa exacta del síndrome de Guillain-Barré. El trastorno, por lo general, aparece unos días o unas semanas después de una infección respiratoria o digestiva. En raras ocasiones, una cirugía reciente o una vacunación pueden provocar el síndrome de Guillain-Barré. Recientemente, se han notificado algunos casos después de la infección con el virus del Zika.

En el síndrome de Guillain-Barré, el sistema inmunitario (que suele atacar a los microorganismos invasores) comienza a atacar los nervios. El tipo más frecuente del síndrome de Guillain-Barré en los Estados Unidos, la polineuropatía aguda inflamatoria desmielinizante, lesiona la capa protectora de los nervios (vaina de mielina). La lesión impide que los nervios transmitan las señales al cerebro y esto provoca debilidad, entumecimiento o parálisis.

Factores de riesgo

El síndrome de Guillain-Barré puede afectar a personas de todas las edades. Sin embargo, puedes tener un riesgo levemente mayor si presentas las siguientes características:

  • Eres hombre
  • Eres un adulto joven

Los desencadenantes del síndrome de Guillain-Barré son los siguientes:

  • Con mayor frecuencia, la infección por campylobacter, un tipo de bacteria que, por lo general, se produce por comer carne de ave mal cocida
  • Virus de la influenza
  • Citomegalovirus
  • Virus de Epstein-Barr
  • Virus del Zika
  • Hepatitis A, B, C y E
  • El VIH, el virus que causa el sida
  • Neumonía por micoplasma
  • Cirugía
  • Linfoma de Hodgkin
  • Rara vez, las vacunas contra la influenza o las vacunas recibidas en la niñez

Complicaciones

El síndrome de Guillain-Barré afecta los nervios. Como los nervios controlan los movimientos y las funciones corporales, las personas con síndrome de Guillain-Barré pueden presentar lo siguiente:

  • Dificultad para respirar. La debilidad o la parálisis pueden propagarse a los músculos que controlan la respiración, una complicación potencialmente mortal. Hasta un 30 por ciento de las personas con síndrome de Guillain-Barré necesitan la asistencia temporal de un respirador cuando están hospitalizadas para recibir tratamiento.
  • Entumecimiento residual u otras sensaciones. La mayoría de las personas con síndrome de Guillain-Barré se recuperan por completo o solo quedan con un entumecimiento, un hormigueo o una debilidad residual menor.
  • Problemas cardíacos y de presión arterial. Las fluctuaciones en la presión arterial y los ritmos cardíacos irregulares (arritmias cardíacas) son efectos secundarios frecuentes del síndrome de Guillain-Barré.
  • Dolor. Cerca de la mitad de las personas con síndrome de Guillain-Barré sufren dolores nerviosos (neuropatías) intensos, que se pueden aliviar con medicamentos.
  • Problemas con el funcionamiento de la vejiga y del intestino. El síndrome de Guillain-Barré puede provocar síndrome de intestino perezoso y retención urinaria.
  • Coágulos sanguíneos. Las personas inmovilizadas por el síndrome de Guillain-Barré tienen riesgo de presentar coágulos de sangre. Hasta que puedas caminar sin ayuda, tal vez te recomienden tomar anticoagulantes y usar medias de compresión.
  • Úlceras de decúbito. Estar inmovilizado también aumenta el riesgo de padecer úlceras de decúbito (úlceras de presión). El cambio frecuente de posición puede ayudar a evitar este problema.
  • Recaída. Alrededor del 3 por ciento de las personas con síndrome de Guillain-Barré presentan una recaída.

Los síntomas tempranos y graves del síndrome de Guillain-Barré aumentan de manera significativa el riesgo de complicaciones graves a largo plazo. En raras ocasiones, el paciente muere por complicaciones como síndrome de dificultad respiratoria y ataque cardíaco.

Diagnóstico

El síndrome de Guillain-Barré puede ser difícil de diagnosticar en las primeras fases. Los signos y síntomas son similares a los de otros trastornos neurológicos y pueden variar según la persona.

Es probable que tu médico comience con una historia clínica y con una exploración física minuciosa.

El médico puede recomendarte lo siguiente:

  • Punción lumbar (punción medular). Se extrae una cantidad pequeña de líquido del conducto vertebral de la parte inferior de la espalda. Ese líquido se analiza para detectar un tipo de cambio que con frecuencia ocurre en las personas que padecen síndrome de Guillain-Barré.
  • Electromiografía. Se insertan electrodos de aguja delgada en los músculos que el médico quiere analizar. Los electrodos miden la actividad de los nervios de los músculos.
  • Estudios de la conducción nerviosa. Los electrodos se colocan en la piel que se encuentra sobre los nervios. Se transmite una pequeña descarga a través del nervio para medir la velocidad de las señales nerviosas.

Tratamiento

El síndrome de Guillain-Barré no tiene cura. Sin embargo, dos tipos de tratamientos pueden acelerar la recuperación y reducir la gravedad de la enfermedad:

  • Intercambio de plasma (plasmaféresis). La parte líquida de la sangre (plasma) se retira y se separa de las células sanguíneas. Luego se vuelven a colocar las células sanguíneas en el cuerpo, que fabrica más plasma para compensar el que se retiró. La plasmaféresis puede funcionar al quitar del plasma determinados anticuerpos que contribuyen al ataque del sistema inmunitario a los nervios periféricos.
  • Terapia de inmunoglobulina. Se administra inmunoglobulina que contiene anticuerpos sanos de donantes de sangre a través de una vena (por vía intravenosa). Las dosis altas de inmunoglobulina pueden bloquear los anticuerpos perjudiciales que podrían contribuir al síndrome de Guillain-Barré.

Estos tratamientos son igualmente eficaces. Mezclarlos o administrar uno después del otro no es más eficaz que utilizar cualquiera de los métodos por sí solo.

Es probable que te den medicamentos para lo siguiente:

  • Aliviar el dolor, que puede ser intenso
  • Prevenir los coágulos sanguíneos, que pueden formarse mientras estás inmóvil

Las personas con el síndrome de Guillain-Barré necesitan ayuda física y fisioterapia antes y durante la recuperación. La atención puede comprender:

  • Movimiento de los brazos y las piernas con personas responsables del cuidado antes de la recuperación, para ayudarte a mantener los músculos flexibles y fuertes
  • Fisioterapia durante la recuperación para ayudarte a afrontar la fatiga y recuperar la fuerza y el movimiento adecuado
  • Entrenamiento con dispositivos de adaptación, como silla de ruedas o soportes ortopédicos, para brindarte movilidad y habilidades de cuidado personal

Recuperación

Si bien a muchos les llevan meses e incluso años recuperarse, la mayor parte de las personas con síndrome de Guillain-Barré siguen esta cronología general:

  • Después de los primeros signos y síntomas, la enfermedad tiende a empeorar progresivamente por alrededor de dos semanas
  • Los síntomas alcanzan una meseta dentro de las cuatro semanas
  • Comienza la recuperación que, por lo general, lleva de 6 a 12 meses, aunque a algunas personas podría llevarles hasta 3 años

Entre los adultos que se recuperan del síndrome de Guillain-Barré:

  • Alrededor del 80 por ciento puede caminar de manera independiente seis meses después del diagnóstico
  • Alrededor del 60 por ciento recupera totalmente la fuerza motriz un año después del diagnóstico
  • Alrededor del 5 al 10 por ciento tiene una recuperación muy demorada e incompleta

Los niños, que rara vez padecen el síndrome de Guillain-Barré, por lo general, se recuperan más completamente que los adultos

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Recibir un diagnóstico de síndrome de Guillain-Barré puede representar un desafío emocional. Si bien la mayoría de las personas con el tiempo se recuperan por completo, esta enfermedad suele ser dolorosa y requiere hospitalización y meses de rehabilitación. Tienes que adaptarte a la fatiga y a la movilidad limitada.

Para controlar el estrés de la recuperación del síndrome de Guillain-Barré, ten en cuenta estas sugerencias:

  • Mantén un sistema de apoyo fuerte de familiares y de amigos
  • Contáctate con un grupo de apoyo, ya sea para ti o para tus familiares
  • Habla sobre tus sentimientos y preocupaciones con un consejero

Preparación antes de la cita

Es probable que te deriven a un médico especializado en trastornos del cerebro y del sistema nervioso (neurólogo).

Qué puedes hacer

  • Toma nota de tus síntomas, incluso los que puedan parecer no tener relación con el motivo por el cual programaste la consulta.
  • Haz una lista de todos tus medicamentos, vitaminas y suplementos.
  • Anota tu información médica más importante, incluso otras enfermedades.
  • Anota tu información personal más importante, incluso lo que te genere mayor estrés o cualquier cambio reciente en tu vida.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe, para que te ayude a recordar lo que te diga el médico.

Preguntas para hacerle al médico

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué tipo de tratamientos necesito?
  • ¿Cuán rápido esperas que los síntomas mejoren con el tratamiento?
  • ¿En qué medida esperas que me recupere?
  • ¿Cuánto tiempo llevará la recuperación?
  • ¿Tengo riesgo de sufrir complicaciones a largo plazo?

Además de las preguntas que hayas preparado para hacerle al médico, no dudes en hacerle otras durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar listo para responderlas puede darte tiempo para repasar los puntos a los que quieras dedicarles más tiempo. Te puede preguntar lo siguiente:

  • ¿Qué síntomas tienes y qué partes del cuerpo están afectadas?
  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas? ¿Empezaron de repente o de forma gradual?
  • ¿Los síntomas parecen extenderse o empeorar?
  • Si sientes debilidad, ¿afecta un lado del cuerpo o los dos?
  • ¿Has tenido problemas con el control de la vejiga o de los intestinos?
  • ¿Has tenido problemas para ver, respirar, masticar o tragar?
  • ¿Tuviste una enfermedad infecciosa hace poco?
  • Últimamente, ¿estuviste en una región forestada o viajaste al exterior?
  • ¿Te realizaron algún procedimiento médico, incluidas las vacunaciones, hace poco?

Last Updated May 18, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use