Síndrome de hiperestimulación ovárica

Perspectiva general

El síndrome de hiperestimulación ovárica es una respuesta exagerada al exceso de hormonas. Generalmente ocurre en mujeres que reciben medicamentos hormonales inyectables para estimular la formación de óvulos en los ovarios. El síndrome de hiperestimulación ovárica (OHSS, por sus siglas en inglés) hace que los ovarios se hinchen y se vuelvan dolorosos.

El síndrome de hiperestimulación ovárica puede ocurrir en mujeres que se someten a fertilización in vitro (IVF, por sus siglas en inglés) o inducción de la ovulación con medicamentos inyectables. Con menos frecuencia, el síndrome de hiperestimulación ovárica ocurre durante los tratamientos de fertilidad que emplean medicamentos que se administra por vía oral, como el clomifeno.

El tratamiento depende de la gravedad de la afección. El síndrome de hiperestimulación ovárica puede mejorar por sí solo en los casos leves, mientras que los casos graves pueden requerir hospitalización y tratamiento adicional.

Proceso de la fecundación in vitro

Durante la fecundación in vitro, los óvulos se extraen de los folículos maduros dentro de un ovario (A). Un óvulo se fecunda inyectando un solo espermatozoide en el óvulo o combinando el óvulo con semen en una placa de Petri (placa usada en laboratorios, B). El óvulo fecundado (embrión) se transfiere al útero (C).

Síntomas

Los síntomas del síndrome de hiperestimulación ovárica a menudo comienzan dentro de una semana después de usar medicamentos inyectables para estimular la ovulación, aunque a veces puede tomar dos semanas o más que aparezcan los síntomas. Los síntomas pueden variar de leves a graves y pueden empeorar o mejorar con el tiempo.

Síndrome de hiperestimulación ovárica de leve a moderado

Con el síndrome de hiperestimulación ovárica de leve a moderada, los síntomas pueden incluir:

  • Dolor abdominal de leve a moderado
  • Hinchazón abdominal o aumento del tamaño de la cintura
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Sensibilidad en el área de los ovarios

Algunas mujeres que usan medicamentos inyectables para la fertilidad padecen una forma leve de síndrome de hiperestimulación ovárica. Esto generalmente desaparece después de una semana. Pero, si ocurre un embarazo, los síntomas del síndrome de hiperestimulación ovárica pueden empeorar y durar de varios días a semanas.

Síndrome de estimulación ovárica grave

Si padeces el síndrome de hiperestimulación ovárica grave, podrías tener:

  • Rápido aumento de peso, más de 1 kilogramo (2,2 libras) cada 24 horas
  • Dolor abdominal intenso
  • Náuseas y vómitos graves y persistentes
  • Coágulos sanguíneos
  • Disminución de la orina
  • Falta de aliento
  • Abdomen duro o distendido

Cuándo debes consultar a un médico

Si estás recibiendo tratamientos de fertilidad y tienes síntomas del síndrome de hiperestimulación ovárica, díselo a tu médico. Incluso si tienes un caso leve de síndrome de hiperestimulación ovárica (OHSS, por sus siglas en inglés), tu médico querrá observarte para detectar un aumento repentino de peso o síntomas que empeoran.

Comunícate con tu médico de inmediato si tienes problemas respiratorios o dolor en las piernas durante tu tratamiento de fertilidad. Esto puede indicar una situación urgente que requiere atención médica inmediata.

Causas

La causa del síndrome de hiperestimulación ovárica no se comprende completamente. El hecho de tener un alto nivel de gonadotropina coriónica humana (GCH), una hormona que generalmente se produce durante el embarazo, introducida en tu sistema, tiene un papel importante. Los vasos sanguíneos ováricos reaccionan anormalmente a la gonadotropina coriónica humana y comienzan a gotear líquido. Este líquido inflama los ovarios y, a veces, grandes cantidades se mueven hacia el abdomen.

Durante los tratamientos de fertilidad, la gonadotropina coriónica humana puede administrarse como un "disparador" para que un folículo maduro libere su óvulo. El síndrome de hiperestimulación ovárica generalmente ocurre dentro de una semana después de recibir una inyección de gonadotropina coriónica humana. Si quedas embarazada durante un ciclo de tratamiento, el síndrome de hiperestimulación ovárica puede empeorar a medida que tu cuerpo comienza a producir su propia GCH en respuesta al embarazo.

Los medicamentos inyectables para la fertilidad tienen más probabilidades de causar el síndrome de hiperestimulación ovárica que el tratamiento con clomifeno, un medicamento administrado en forma de píldora que se toma por vía oral. Ocasionalmente, el síndrome de hiperestimulación ovárica ocurre espontáneamente, sin estar relacionado con los tratamientos de fertilidad.

Factores de riesgo

Algunas veces, el síndrome de hiperestimulación ovárica ocurre en mujeres sin ningún factor de riesgo. Pero se sabe que los factores que incrementan tu riesgo de síndrome de hiperestimulación ovárica incluyen:

  • Síndrome del ovario poliquístico: un trastorno reproductivo común que causa períodos menstruales irregulares, crecimiento excesivo de vello y apariencia inusual de los ovarios en el examen de ultrasonido
  • Gran cantidad de folículos
  • Edad menor de 35 años
  • Peso corporal bajo
  • Nivel alto o en aumento de estradiol (estrógeno) antes de una inyección de gonadotropina coriónica humana
  • Episodios previos de síndrome de hiperestimulación ovárica

Complicaciones

El síndrome de hiperestimulación ovárica grave es poco común, pero puede ser potencialmente mortal. Las complicaciones pueden ser las siguientes:

  • Acumulación de líquido en el abdomen y algunas veces en el pecho
  • Alteraciones electrolíticas (sodio, potasio, otros)
  • Coágulos sanguíneos en vasos grandes, generalmente en las piernas
  • Insuficiencia renal
  • Torsión de un ovario (torsión ovárica)
  • Ruptura de un quiste en un ovario, que puede llevar a sangrado grave
  • Problemas respiratorios
  • Pérdida del embarazo por aborto espontáneo o interrupción del embarazo debido a complicaciones
  • Rara vez, la muerte

Prevención

Para disminuir tus probabilidades de sufrir el síndrome de hiperestimulación ovárica, necesitarás un plan individualizado para tus medicamentos para la fertilidad. Tu médico vigilará cuidadosamente cada ciclo de tratamiento, incluida la realización de ecografías frecuentes para verificar el desarrollo de los folículos y análisis de sangre para verificar tus niveles hormonales.

Las estrategias para ayudar a prevenir el síndrome de hiper estimulación ovárica incluyen:

  • Ajustar los medicamentos. Tu médico utiliza la dosis más baja posible de gonadotropinas para estimular tus ovarios y desencadenar la ovulación.
  • Agregar medicamentos. Algunos medicamentos parecen reducir el riesgo del síndrome de hiperestimulación ovárica sin afectar las probabilidades de embarazo. Estos incluyen aspirina en dosis bajas; agonistas de la dopamina como carbergolina o quinogloide, e infusiones de calcio. La administración de metformina (Glumetza) a mujeres con síndrome de ovario poliquístico durante la estimulación ovárica puede ayudar a prevenir la hiperestimulación.
  • Inhibición de gonadotrofinas. Si tu nivel de estrógeno es alto o tienes un gran número de folículos desarrollados, tu médico puede hacer que dejes de tomar medicamentos inyectables y esperar unos días antes de administrarte gonadotropina coriónica humana, que desencadena la ovulación. Esto se conoce como "inhibición de gonadotrofinas".
  • Evitar el uso de una inyección de gonadotropina coriónica humana . Debido a que el síndrome de hiperestimulación ovárica a menudo se presenta después de que se administra una inyección desencadenante de la gonadotropina coriónica humana, se han desarrollado alternativas a la gonadotropina coriónica humana para el desencadenamiento utilizando agonistas de Gn-RH, como leuprolida (Lupron), como una forma de prevenir o limitar el síndrome de hiperestimulación ovárica.
  • Congelar embriones. Si te estás sometiendo a una fertilización in vitro, todos los folículos (maduros e inmaduros) se pueden extirpar de tus ovarios para reducir la probabilidad de sufrir de síndrome de hiperestimulación ovárica. Los folículos maduros son fertilizados y congelados, y tus ovarios pueden descansar. Puedes reanudar el proceso de fertilización in vitro en una fecha posterior, cuando tu cuerpo esté listo.

Diagnóstico

En caso de síndrome de hiperestimulación ovárica, el médico puede hacer un diagnóstico basado en:

  • Una exploración física. El médico buscará determinar si aumentaste de peso, aumentaste el tamaño de la cintura y si tuviste algún dolor abdominal.
  • Una ecografía. Si tienes síndrome de hiperestimulación ovárica, una ecografía puede revelar que tus ovarios son más grandes de lo normal, con quistes grandes llenos de líquido en el lugar donde se desarrollaron los folículos. Durante el tratamiento con medicamentos para la fertilidad, el médico evalúa regularmente tus ovarios con una ecografía transvaginal.
  • Un análisis de sangre. Ciertos análisis de sangre le permiten al médico verificar si hay anomalías en tu sangre y si tu función renal está siendo dañada debido al síndrome de hiperestimulación ovárica.

Tratamiento

El síndrome de hiperestimulación ovárica por lo general se resuelve por sí solo en un período de 1 o 2 semanas, o tal vez un poco más si estás embarazada. El objetivo del tratamiento es hacerte sentir cómoda, disminuir la actividad de los ovarios y evitar las complicaciones.

Casos leves a moderados de síndrome de hiperestimulación ovárica

El síndrome de hiperestimulación ovárica leve generalmente se resuelve por sí solo. El tratamiento para el síndrome de hiperestimulación ovárica moderada puede consistir en:

  • Aumento de la ingesta de líquidos
  • Exploraciones físicas y ecografías frecuentes
  • Mediciones de cintura y pesarse a diario para comprobar si hay cambios drásticos
  • Mediciones de la cantidad de orina que produces cada día
  • Análisis de sangre para controlar la deshidratación, el desequilibrio electrolítico y otros problemas
  • Drenaje del exceso de líquido abdominal mediante una aguja insertada en la cavidad abdominal
  • Medicamentos para prevenir coágulos sanguíneos (anticoagulantes)

Casos graves de síndrome de hiperestimulación ovárica

Con el síndrome de hiperestimulación ovárica (OHSS, por sus siglas en inglés) grave, es posible que sea necesario hospitalizarte para controlarte y someterte a un tratamiento agresivo que incluirá líquidos por vía intravenosa. Tu médico te puede dar un medicamento llamado cabergolina para disminuir tus síntomas. Algunas veces, el médico también puede darte otros medicamentos, como el antagonista de la hormona liberadora de gonadotropina (Gn-RH) o el letrozol (Femara), para ayudar a suprimir la actividad ovárica.

Las complicaciones graves pueden requerir tratamientos adicionales, como cirugía para un quiste ovárico roto o cuidados intensivos para complicaciones hepáticas o pulmonares. También puedes necesitar medicamentos anticoagulantes para disminuir el riesgo de coágulos de sangre en las piernas.

Estilo de vida y remedios caseros

Si tienes síndrome de hiperestimulación ovárica leve, probablemente podrás continuar con tu rutina diaria. Sigue el consejo del médico, que puede incluir estas recomendaciones:

  • Prueba un analgésico de venta libre como el acetaminofén (Tylenol, otros) para las molestias abdominales, pero evita el ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros) o el naproxeno sódico (Aleve, otros) si has tenido recientemente una transferencia de embriones, ya que estos medicamentos pueden interferir en la implantación del embrión.
  • Evita las relaciones sexuales, ya que pueden ser dolorosas y pueden provocar la ruptura de un quiste ovárico.
  • Mantén un nivel ligero de actividad física, evitando actividades extenuantes o de alto impacto.
  • Pésate en la misma balanza y mide alrededor de tu abdomen todos los días, infórmale al médico los aumentos de peso inusuales.
  • Llama al médico si tus signos y síntomas empeoran.

Preparación antes de la cita

Según cuán grave sea tu caso de síndrome de hiperestimulación ovárica, es posible que la primera consulta sea con tu médico de cabecera, tu ginecólogo o un especialista en infertilidad, o tal vez con un médico de la sala de urgencias.

Si tienes tiempo, es buena idea que te prepares con anticipación para la consulta.

Qué puedes hacer

  • Anota todos los síntomas que tengas. Incluye todos los síntomas, incluso si crees que no están relacionados.
  • Haz una lista de todos los medicamentos y suplementos vitamínicos que tomes. Anota las dosis y con qué frecuencia los tomas.
  • Si es posible, pídele a un familiar o un amigo cercano que te acompañen. Puede que te den mucha información durante la consulta, y puede ser difícil recordar todo.
  • Lleva un cuaderno, una libreta o un bloc. Úsalo para anotar información importante que se te proporcione durante la consulta.
  • Prepara una lista de preguntas para hacerle al médico. Primero anota las preguntas más importantes.

Algunas preguntas básicas incluyen:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas necesito hacerme?
  • ¿El síndrome de hiperestimulación ovárica suele desaparecer por sí solo o necesito tratamiento?
  • ¿Tiene folletos o materiales impresos que me pueda llevar a casa? ¿Qué sitios web me recomienda?

Asegúrate de entender por completo todo lo que te diga el médico. No dudes en pedirle al médico que repita información o en hacer preguntas de seguimiento para aclarar ciertos puntos.

Qué esperar del médico

Algunas preguntas que el médico podría hacerte incluyen:

  • ¿Cuándo comenzaron tus síntomas?
  • ¿Qué tan intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que mejore tus síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use