Síndrome de Horner

Perspectiva general

El síndrome de Horner es una combinación de los signos y los síntomas causados por la interrupción de una vía nerviosa desde el cerebro hasta el rostro y el ojo de un lado del cuerpo.

Normalmente, este síndrome hace que la pupila se contraiga, el párpado se caiga y la sudoración disminuya en el lado afectado del rostro.

El síndrome de Horner se produce como consecuencia de otro problema médico, como un accidente cerebrovascular, un tumor o una lesión de la médula espinal. En algunos casos, no se puede encontrar la causa oculta. No hay un tratamiento específico para este síndrome, pero el tratamiento para la causa oculta puede restaurar la función nerviosa normal.

El síndrome de Horner también se conoce como «síndrome de Bernard-Horner» o «parálisis oculosimpática».

Signos del síndrome de Horner

La disminución del tamaño de la pupila es un signo clave del síndrome de Horner.

Síntomas

El síndrome de Horner generalmente afecta solo un lado de la cara. Entre los signos y síntomas comunes se incluyen los siguientes:

  • Una pupila persistentemente pequeña (miosis)
  • Una diferencia notable en el tamaño de la pupila entre los dos ojos (anisocoria)
  • Apertura escasa o tardía (dilatación) de la pupila afectada con luz tenue
  • Caída del párpado superior (ptosis)
  • Elevación leve del párpado inferior, a veces llamada ptosis invertida
  • Aspecto hundido de los ojos
  • Poca o ninguna sudoración (anhidrosis) en todo el lado de la cara o en un parche aislado de piel en el lado afectado

Los signos y síntomas, en particular la ptosis y la anhidrosis, pueden ser sutiles y difíciles de detectar.

Niños

Los signos y síntomas adicionales en los niños que padecen síndrome de Horner pueden incluir los siguientes:

  • Color del iris más claro en el ojo afectado de un niño menor de 1 año.
  • Ausencia de enrojecimiento (rubor) en el lado afectado de la cara que normalmente aparecería como resultado del calor, el esfuerzo físico o las reacciones emocionales.

Cuándo debes consultar con un médico

Diversos factores, algunos más graves que otros, pueden causar el síndrome de Horner. Es importante obtener un diagnóstico rápido y preciso.

Busca atención médica de urgencia si los signos o síntomas asociados con el síndrome de Horner aparecen repentinamente, aparecen después de una lesión traumática o se presentan con otros signos o síntomas, como los siguientes:

  • Problemas de visión
  • Mareos
  • Debilidad muscular o ausencia de control muscular
  • Dolor de cuello o de cabeza intenso y repentino

Causas

El síndrome de Horner se produce a causa del daño de determinados conductos del sistema nervioso simpático. El sistema nervioso simpático regula la frecuencia cardíaca, el tamaño de las pupilas, la sudoración, la presión arterial y otras funciones que permiten responder rápidamente a los cambios del entorno.

Las vías nerviosas afectadas por el síndrome de Horner se dividen en tres grupos de células nerviosas (neuronas).

Neuronas de primer orden

Esta vía neuronal se dirige desde el hipotálamo ubicado en la base del cerebro, pasa por el tronco encefálico y se extiende hasta ingresar en la parte superior de la médula espinal. Algunos de los problemas de esta región relacionados con el síndrome de Horner que pueden alterar la función nerviosa son los siguientes:

  • Accidente cerebrovascular
  • Tumor
  • Enfermedades que causan la pérdida de la vaina protectora de las neuronas (mielina)
  • Traumatismo de cuello
  • Quiste o cavidad en la columna vertebral (siringomielia)

Neuronas de segundo orden

Esta vía neuronal se extiende desde la columna vertebral, cruza la parte superior del tórax y penetra en el costado del cuello. Algunas de las causas relacionadas con la lesión a los nervios de esta región son las siguientes:

  • Cáncer de pulmón
  • Tumor de la vaina de mielina (schwannoma)
  • Daño al vaso sanguíneo principal que proviene del corazón (aorta)
  • Cirugía en la cavidad torácica
  • Lesión traumática

Neuronas de tercer orden

Esta vía neuronal se extiende a lo largo del costado del cuello y llega hasta la piel del rostro y los músculos del iris y de los párpados. La lesión a los nervios de esta región puede estar relacionada con lo siguiente:

  • Lesión a la arteria carótida a lo largo del costado del cuello
  • Lesión a la vena yugular a lo largo del costado del cuello
  • Tumor o infección cerca de la base del cráneo
  • Migrañas
  • Cefaleas en racimos, un trastorno que ocasiona patrones cíclicos de dolores de cabeza intensos

Niños

Algunas de las causas más frecuentes del síndrome de Horner en niños son las siguientes:

  • Lesión en el cuello o los hombros durante el parto
  • Defectos de la aorta presentes al momento del nacimiento
  • Tumor de los sistemas hormonal y nervioso (neuroblastoma)

Causas desconocidas

En algunos casos, no se puede identificar la causa del síndrome de Horner. Esto se conoce como «síndrome de Horner idiopático».

Diagnóstico

Además del examen médico general, el médico realizará pruebas para juzgar la naturaleza de los síntomas e identificar la causa posible.

Pruebas para confirmar el síndrome de Horner

Es posible que el médico pueda diagnosticar el síndrome de Horner según tus antecedentes y su evaluación de los síntomas.

Tu médico, a menudo un oftalmólogo, también puede confirmar un diagnóstico poniendo gotas en ambos ojos; una gota que dilate la pupila del ojo sano o una gota que contraiga la pupila del ojo sano. Al comparar las reacciones en el ojo sano con las del otro ojo, tu médico puede determinar si la causa de los problemas en el ojo sospechoso es el daño en los nervios.

Pruebas para identificar el lugar del daño nervioso

La prominencia o naturaleza de algunos síntomas pueden ayudar al médico a enfocar la búsqueda de la causa del síndrome de Horner. Es posible que el médico también realice análisis adicionales o pida pruebas de diagnóstico por imágenes para ubicar la lesión o la anomalía que altera la vía nerviosa.

Quizás el médico te administre un tipo de gotas oculares que causarán una dilatación importante en el ojo sano y poca dilatación en el ojo afectado si el síndrome de Horner es ocasionado por una anomalía de las neuronas de tercer orden (una interrupción en la zona del cuello o más arriba).

El médico puede pedir uno o más de los siguientes análisis de diagnóstico por imágenes para ubicar el sitio de la anomalía probable que causa el síndrome de Horner:

  • Imágenes por resonancia magnética, una tecnología que usa ondas de radio y un campo magnético para producir imágenes detalladas
  • Ecografía carotídea
  • Radiografía de tórax
  • Tomografía computarizada (TC), una tecnología radiográfica especializada
  • Diagnóstico por imágenes radiográficas

Tratamiento

No hay tratamiento específico para el síndrome de Horner. A menudo, el síndrome de Horner desaparece cuando la enfermedad no diagnosticada se trata de manera eficaz.

Preparación antes de la cita

En la mayoría de las situaciones que no son de urgencia, comenzarás por ver a un médico de familia o a un especialista en ojos (oftalmólogo). Quizás te deriven a un médico especializado en trastornos del sistema nervioso (neurólogo) o a un especialista en ambas ramas, trastornos neurológicos y trastornos que afectan el ojo y las vías ópticas (neurooftalmólogo).

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, prepara una lista que comprenda lo siguiente:

  • Signos y síntomas (o cualquier cambio fuera de lo normal) que puedan preocuparte
  • Enfermedades y lesiones del pasado o recientes
  • Todos los medicamentos (incluso los medicamentos de venta libre y los suplementos dietéticos) y las dosis que tomas de cada uno
  • Cambios importantes o situaciones de estrés en tu vida

Si fuese posible, entrégale al médico fotografías relativamente recientes, pero tomadas antes de la aparición de los síntomas. Estas imágenes pueden ayudar al médico a evaluar el trastorno actual que te afecta el ojo.

Qué esperar del médico

El médico registrará los antecedentes de los síntomas y efectuará un examen médico general. Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, entre ellas las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas cambiaron o empeoraron con el tiempo?
  • ¿Tienes antecedentes de cáncer?
  • ¿Recientemente has tenido algún traumatismo o lesión?
  • ¿Has sentido algún dolor de cabeza, de cuello, de hombro o de brazo?
  • ¿Tienes antecedentes de migrañas o dolores de cabeza en brotes?

Last Updated Jan 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use