Síndrome de Ramsay Hunt

Perspectiva general

El síndrome de Ramsay Hunt (herpes zóster ótico) ocurre cuando un brote de culebrilla afecta el nervio facial cerca de uno de tus oídos. Además de la erupción dolorosa de la culebrilla, el síndrome de Ramsay Hunt puede causar parálisis facial y pérdida auditiva en el oído afectado.

El síndrome de Ramsay Hunt es consecuencia del mismo virus que causa la varicela. Después de que la varicela desaparece, el virus aún vive en los nervios. Años después, puede reactivarse. Cuando lo hace, puede afectar tus nervios faciales.

El tratamiento oportuno del síndrome de Ramsay Hunt puede reducir el riesgo de complicaciones, que pueden incluir debilidad muscular facial permanente y sordera.

Nervio facial

El nervio que controla los músculos faciales atraviesa un corredor angosto de hueso hasta llegar a la cara.

Síntomas

Los dos signos y síntomas principales del síndrome de Ramsay Hunt son:

  • Un sarpullido rojo doloroso con ampollas llenas de líquido en, dentro y alrededor de un oído
  • Debilidad o parálisis facial en el mismo lado del oído afectado

Por lo general, la erupción y la parálisis facial ocurren al mismo tiempo. A veces uno puede suceder antes que el otro. Otras veces, el sarpullido nunca aparece.

Si tienes el síndrome de Ramsay Hunt, también podría experimentar lo siguiente:

  • Dolor de oído
  • Pérdida de la audición
  • Zumbido en los oídos (tinnitus)
  • Dificultad para cerrar un ojo
  • Una sensación de girar o moverse (vértigo)
  • Un cambio en la percepción del gusto o pérdida del gusto
  • Boca y ojos secos

Cuándo debes consultar a un médico

Consulta con el médico si experimentas parálisis facial o una erupción por herpes zóster en la cara. El tratamiento que comienza en el plazo de los tres días posteriores al inicio de los signos y los síntomas puede ayudar a prevenir complicaciones a largo plazo.

Parálisis facial

La debilidad o parálisis facial puede producir la parálisis de una de las comisuras de la boca. Si tienes debilidad o parálisis facial, es probable que tengas dificultad para cerrar el ojo del lado afectado del rostro.

Causas

El síndrome de Ramsay Hunt ocurre en personas que han tenido varicela. Una vez que te recuperas de la varicela, el virus permanece en tu cuerpo, a veces reactivándose en años posteriores para causar herpes zóster, una erupción dolorosa con ampollas llenas de líquido.

El síndrome de Ramsay Hunt es un brote de herpes zóster que afecta el nervio facial cerca de uno de tus oídos. También puede causar parálisis facial unilateral y pérdida auditiva.

Factores de riesgo

El síndrome de Ramsay Hunt puede ocurrir en cualquier persona que haya tenido varicela. Es más común en los adultos mayores, y afecta, por lo general, a las personas mayores de 60 años. El síndrome de Ramsay Hunt es poco frecuente en los niños.

El síndrome de Ramsay Hunt no es contagioso. Sin embargo, la reactivación del virus varicela-zóster puede causar varicela en personas que no han tenido varicela anteriormente o que no han sido vacunadas contra ella. La infección puede ser grave para las personas que tienen problemas del sistema inmunitario.

Hasta que se forme una costra en las ampollas, evita el contacto físico con:

  • Cualquier persona que nunca haya tenido varicela o que nunca haya recibido la vacuna contra la varicela
  • Cualquier persona que tenga un sistema inmunitario débil
  • Recién nacidos
  • Embarazadas

Complicaciones

Las complicaciones del síndrome de Ramsay Hunt pueden incluir:

  • Pérdida auditiva permanente y debilidad facial. Para la mayoría de las personas, la pérdida auditiva y la parálisis facial asociadas con el síndrome de Ramsay Hunt son temporales. Sin embargo, puede llegar a ser permanente.
  • Daño ocular. La debilidad facial causada por el síndrome de Ramsay Hunt puede dificultar el cierre del párpado. Cuando esto sucede, la córnea, que protege el ojo, puede dañarse. Este daño puede causar dolor ocular y visión borrosa.
  • Neuralgia posherpética. Esta afección dolorosa ocurre cuando una infección por culebrilla daña las fibras nerviosas. Los mensajes enviados por estas fibras nerviosas se confunden y exageran, provocando dolor que puede durar mucho tiempo después de que otros signos y síntomas del síndrome de Ramsay Hunt se hayan desvanecido.

Prevención

Ahora los niños reciben vacunas contra la varicela de manera rutinaria, lo que reduce en gran medida las posibilidades de infectarse con el virus de la varicela. También se recomienda una vacuna contra el herpes zóster para personas mayores de 50 años.

Diagnóstico

Los médicos a menudo pueden identificar el síndrome de Ramsay Hunt sobre la base de los antecedentes médicos, un examen físico y los signos y síntomas distintivos del trastorno. Para confirmar el diagnóstico, tu médico podría tomar una muestra de líquido de una de las ampollas de la erupción en tu oído para examinarla.

Tratamiento

El tratamiento oportuno del síndrome de Ramsay Hunt puede aliviar el dolor y disminuir el riesgo de complicaciones a largo plazo. Los medicamentos pueden incluir los siguientes:

  • Medicamentos antivirales. Los medicamentos como aciclovir (Zovirax), famciclovir (Famvir) o valaciclovir (Valtrex) suelen ayudar a combatir el virus de la varicela.
  • Corticoesteroides. Un régimen corto de prednisona en altas dosis parece aumentar el efecto de los fármacos antivirales en el síndrome de Ramsay Hunt.
  • Medicamentos para la ansiedad. Los medicamentos como el diazepam (Valium) pueden ayudar a aliviar el vértigo.
  • Analgésicos. El dolor asociado con el síndrome de Ramsay Hunt puede ser intenso. Es posible que se necesiten analgésicos recetados.

Estilo de vida y remedios caseros

Lo siguiente puede ayudar a reducir la incomodidad del síndrome de Ramsay Hunt:

  • Mantén limpias las áreas afectadas por la erupción.
  • Aplica compresas frías y húmedas en la erupción para aliviar el dolor.
  • Toma un analgésico de venta libre o un medicamento antiinflamatorio, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros).

Si la debilidad facial te dificulta cerrar uno de tus ojos, toma las siguientes medidas para proteger tu visión:

  • Usa gotas hidratantes para los ojos durante todo el día si se te seca el ojo.
  • Por la noche, aplícate un ungüento en el ojo y ciérrate el párpado con cinta adhesiva o usa un parche en el ojo.

Preparación antes de la cita

Es probable que empieces por consultar con el médico de cabecera. El médico puede derivarte a un colega que se especializa en trastornos del sistema nervioso (neurólogo) o un otorrinolaringólogo.

Qué puedes hacer

Antes de la cita, sería conveniente que hicieras una lista de respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles son tus síntomas? ¿Cuándo empezaron?
  • ¿Has tenido la sensación de que la habitación está girando (vértigo)?
  • ¿Se ha visto afectada tu audición?
  • ¿Has notado un cambio en tu sentido del gusto?
  • ¿Te has vacunado contra la varicela? ¿Cuándo?
  • ¿Alguna vez has tenido varicela? ¿Cuándo?
  • ¿Estás recibiendo tratamiento para alguna enfermedad crónica? Si es así, ¿qué tratamientos estás recibiendo?
  • ¿Estás embarazada?

Qué esperar del médico

Durante la exploración física, el médico revisará atentamente tu rostro en busca de evidencias de parálisis unilateral o un sarpullido de culebrilla en tu oído o alrededor de él.

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use