Síndrome de Reye

Perspectiva general

El síndrome de Reye es una enfermedad poco común, pero grave, que provoca inflamación en el hígado y en el cerebro. Afecta generalmente a los niños y adolescentes que se están recuperando de una infección viral, con mayor frecuencia la gripe y la varicela.

Los signos y los síntomas como la confusión, las convulsiones o la pérdida del conocimiento requieren tratamiento de emergencia. El diagnóstico y el tratamiento tempranos del síndrome de Reye pueden salvar la vida del niño.

La aspirina se ha relacionado con esta enfermedad; por ende, sé cuidadoso cuando les des aspirinas a niños o adolescentes para tratar la fiebre o el dolor. Si bien el uso de la aspirina está aprobado en niños mayores de 3 años, los niños y adolescentes que se están recuperando de una varicela o de síntomas similares a los de la gripe nunca deben tomar aspirina.

Para el tratamiento de la fiebre o el dolor, evalúa darles a los bebés o a los niños medicamentos de venta libre para la fiebre y el dolor, como paracetamol (Tylenol, entre otros) o ibuprofeno (Advil, Motrin, entre otros) como una alternativa más segura que la aspirina. Si tienes alguna preocupación, habla con el médico.

Síntomas

Por lo general, en el síndrome de Reye, el nivel de azúcar en la sangre del niño disminuye, mientras que los niveles de amoníaco y acidez en la sangre aumentan. Al mismo tiempo, el hígado puede hincharse y generar depósitos grasos. La hinchazón también se puede producir en el cerebro, lo que puede provocar ataques, convulsiones o pérdida del conocimiento.

Los signos y síntomas del síndrome de Reye suelen aparecer entre tres y cinco días después del comienzo de una infección viral, como la gripe (influenza) o la varicela, o de una infección de las vías respiratoria superiores, como un resfrío.

Primeros signos y síntomas

En niños menores de 2 años, los primeros signos del síndrome de Reye pueden incluir lo siguiente:

  • Diarrea
  • Respiración agitada

En niños más grandes y adolescentes, los primeros signos y síntomas pueden incluir lo siguiente:

  • Vómitos persistentes o continuos
  • Somnolencia o letargo inusuales

Signos y síntomas adicionales

A medida que la enfermedad avanza, pueden aparecer signos y síntomas más graves, entre ellos:

  • Comportamiento irracional, agresivo o irritable
  • Confusión, desorientación o alucinaciones
  • Debilidad o parálisis en los brazos y las piernas
  • Convulsiones
  • Letargo excesivo
  • Disminución del nivel de consciencia

Estos signos y síntomas requieren de atención médica de emergencia.

Cuándo debes consultar con un médico

El diagnóstico y el tratamiento tempranos del síndrome de Reye pueden salvar la vida del niño. Si sospechas que tu hijo tiene el síndrome de Reye, es importante actuar con rapidez.

Busca ayuda médica de emergencia si tu hijo:

  • Tiene convulsiones
  • Pierde el conocimiento

Ponte en contacto con el médico de tu hijo si experimenta lo siguiente luego de un episodio de gripe o varicela:

  • Vomita en forma reiterada
  • Está somnoliento o aletargado de manera inusual
  • Tiene cambios repentinos en el comportamiento

Causas

Si bien se desconoce la causa exacta del síndrome de Reye, existen varios factores que pueden influir en su desarrollo. Al parecer, el síndrome de Reye se desencadena mediante el consumo de aspirinas para tratar una enfermedad o infección virales en especial la gripe (influenza) y la varicela en los niños y adolescentes que tienen un trastorno no diagnosticado de la oxidación de ácidos grasos.

Los trastornos de la oxidación de ácidos grasos son un grupo de trastornos metabólicos hereditarios que hacen que el cuerpo sea incapaz de disolver los ácidos grasos porque falta una enzima o porque esta no funciona correctamente. Se requiere un análisis de detección para establecer si tu hijo tiene un trastorno de oxidación de ácidos grasos.

En algunos casos, el síndrome de Reye puede ser una enfermedad metabólica no diagnosticada que se revela mediante una enfermedad viral. La exposición a ciertas toxinas, como los insecticidas, los herbicidas y los diluyentes de pintura, también pueden contribuir con el síndrome de Reye.

Factores de riesgo

Los siguientes factores, generalmente, cuando se presentan juntos, podrían aumentar el riesgo de que tu hijo padezca el síndrome de Reye:

  • El uso de aspirina para tratar una infección viral, como la influenza, la varicela o una infección de las vías respiratorias altas
  • Tener un trastorno oculto de la oxidación de ácidos grasos

Complicaciones

La mayoría de los niños y adolescentes que tienen síndrome de Reye sobrevive, aunque existe la posibilidad de sufrir diversos grados de daño cerebral permanente. Sin diagnóstico y tratamiento precisos, el síndrome de Reye puede ser mortal en pocos días.

Prevención

Ten precaución cuando les des aspirina a niños o adolescentes. Si bien el uso de la aspirina está aprobado en niños mayores de 3 años, los niños y adolescentes que se están recuperando de una varicela o de síntomas similares a los de la gripe nunca deben tomar aspirina. Esto comprende la aspirina sola y los medicamentos que contienen aspirina.

Algunos hospitales y centros médicos realizan exámenes para la detección de trastornos de la oxidación de ácidos grasos en recién nacidos, a fin de determinar qué niños tienen mayor riesgo de desarrollar el síndrome de Reye. Los niños con diagnóstico de trastornos de la oxidación de ácidos grasos no deben tomar aspirina ni productos que contienen aspirina.

Siempre verifica la etiqueta antes de dar medicamentos a tu hijo, incluso en el caso de los productos de venta libre y los remedios alternativos o a base de hierbas. La aspirina puede aparecer en algunos lugares inesperados, tales como el medicamento Alka-Seltzer.

A veces la aspirina viene también con otro nombre, por ejemplo:

  • Ácido acetilsalicílico
  • Acetilsalicilato
  • Ácido salicílico
  • Salicilato

Para tratar la fiebre o el dolor relacionado con la gripe, la varicela u otra enfermedad viral, considera darle a tu hijo analgésicos o medicamentos para la fiebre de venta libre para bebés o niños, tales como paracetamol (Tylenol u otros) o ibuprofeno (Advil, Motrin u otros) como una alternativa más segura a la aspirina.

No obstante, hay una salvedad para la regla de la aspirina. Los niños y adolescentes que tengan determinadas enfermedades crónicas, como la enfermedad de Kawasaki, podrían necesitar un tratamiento a largo plazo con medicamentos que contengan aspirina.

Si tu hijo necesita un tratamiento con aspirina, asegúrate de que sus vacunas estén actualizadas, entre ellas, dos dosis de la vacuna contra la varicela y una vacuna anual contra la gripe. Evitar estas dos enfermedades virales puede ayudar a prevenir el síndrome de Reye.

Diagnóstico

No hay pruebas específicas para el síndrome de Reye. En cambio, la detección del síndrome de Reye generalmente comienza con análisis de sangre y orina, así como también análisis para trastornos de oxidación de ácidos grasos y otros trastornos metabólicos.

En ocasiones, se necesita llevar a cabo pruebas de diagnóstico más invasivas para evaluar otras posibles causas de problemas hepáticos e investigar cualquier anomalía neurológica. Por ejemplo:

  • Punción lumbar. Una punción lumbar puede ayudar al médico a identificar o descartar otras enfermedades con signos y síntomas similares, como la infección de la membrana que recubre el cerebro y la médula espinal (meningitis) o la inflamación o infección del cerebro (encefalitis).

    En una punción espinal, se inserta una aguja en la parte inferior de la espalda, debajo del extremo de la médula espinal. Se extrae una pequeña muestra de líquido cefalorraquídeo y se envía a un laboratorio para su análisis.

  • Biopsia hepática. Una biopsia hepática puede ayudar al médico a identificar o descartar otros trastornos que puedan estar afectando el hígado.

    Durante una biopsia hepática, se inserta una aguja a través de la piel en la parte superior derecha del abdomen hasta el hígado. Se extrae una pequeña muestra de tejido hepático y se envía a un laboratorio para el análisis.

  • Exploración de tomografía computarizada (TC) o imágenes por resonancia magnética (IRM). Una tomografía computarizada o una resonancia magnética de la cabeza pueden ayudar al médico a identificar o descartar otras causas de cambios de comportamiento o disminución del estado de alerta.

    Una tomografía computarizada utiliza una máquina sofisticada de diagnóstico por imágenes conectada a una computadora para producir imágenes 2D detalladas del cerebro. Una resonancia magnética utiliza un campo magnético y ondas de radio fuertes en lugar de radiografías para generar imágenes del cerebro.

  • Biopsia de la piel. Los análisis para detectar trastornos de oxidación de ácidos grasos o trastornos metabólicos pueden requerir una biopsia de piel.

    Durante una biopsia de piel, el médico extrae una pequeña muestra de la piel (biopsia) para analizarla en un laboratorio. Una biopsia generalmente se puede hacer en el consultorio del médico con anestesia local.

Una aguja extrae el líquido del área alrededor de la médula espinal

Durante una punción lumbar, por lo general te acuestas de costado con las rodillas contra tu pecho. Luego, se introduce una aguja en tu conducto vertebral, en la espalda baja, para recolectar líquido cefalorraquídeo para analizar.

Tratamiento

El síndrome de Reye generalmente se trata en el hospital. Los casos graves se pueden tratar en la unidad de cuidados intensivos. El personal del hospital vigilará de cerca la presión arterial y otros signos vitales de tu hijo. Este tratamiento específico puede comprender lo siguiente:

  • Líquidos intravenosos. Se puede administrar glucosa y una solución de electrolito a través de una línea intravenosa (IV).
  • Diuréticos. Estos medicamentos pueden usarse para disminuir la presión intracraneal y aumentar la pérdida de líquidos a través de la micción.
  • Medicamentos para prevenir el sangrado. El sangrado debido a anomalías hepáticas puede requerir tratamiento con vitamina K, plasma y plaquetas.
  • Mantas de enfriamiento. Esta intervención ayuda a mantener la temperatura interna del cuerpo en un nivel seguro.

Si tu hijo tiene problemas para respirar, es posible que necesite ayuda de una máquina para respirar (ventilador).

Preparación antes de la cita

El síndrome de Reye suele diagnosticarse en una situación de emergencia debido a signos y síntomas graves, como convulsiones o pérdida del conocimiento. En algunos casos, los primeros signos y síntomas requieren una consulta con el médico.

Es probable que te deriven a un médico que se especialice en enfermedades del cerebro y del sistema nervioso (neurólogo).

Debido a que la consulta puede ser breve y, por lo general, hay muchos temas que tratar, estar bien preparado puede ayudarte. Estos son algunos consejos para ayudarte a estar listo para tu consulta.

Lo que puedes hacer

  • Ten en cuenta las restricciones que debes cumplir antes de asistir a la consulta. Al momento de programar la consulta, pregunta si hay algo que debas hacer antes.
  • Anota los síntomas que presenta tu hijo, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, incluidos vitaminas o suplementos dietarios y medicamentos de venta libre, que ha tomado tu hijo, en especial si alguno contenía aspirina. Incluso mejor, lleva los frascos originales y una lista de las dosis y las indicaciones de cada uno.
  • Solicita a un familiar o un amigo que te acompañe. Puede ser difícil recordar toda la información que te proporcionan durante una consulta. Quizás la persona que te acompaña recuerda información que tú olvidaste o pasaste por alto.
  • Anota preguntas para hacerle al médico. No tengas miedo de hacer preguntas o pedir explicaciones cuando no entiendas algo que dice el médico.

Enumera las preguntas de la más importante a la menos importante, en caso de que se agote el tiempo con el médico. Con respecto al síndrome de Reye, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Hay otras causas posibles para los síntomas de mi hijo?
  • ¿Qué pruebas se necesitan para confirmar el diagnóstico?
  • ¿Cuáles son las opciones de tratamiento y las ventajas y desventajas de cada uno?
  • ¿Qué resultados puedo esperar?
  • ¿Qué tipo de seguimiento debo esperar?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en hacer preguntas durante la consulta.

Qué esperar de tu médico

El neurólogo probablemente te preguntará sobre los síntomas y los antecedentes de enfermedades virales de tu hijo. El médico también realizará un examen médico y programará pruebas para recopilar información sobre la enfermedad de tu hijo y descartar otras enfermedades, como meningitis o encefalitis.

Last Updated Jan 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use