Síndrome del túnel carpiano

Perspectiva general

El síndrome del túnel carpiano es causado por presión en el nervio mediano. El túnel carpiano es un estrecho pasaje rodeado de huesos y ligamentos en la palma de la mano. Cuando el nervio mediano se comprime, los síntomas pueden incluir entumecimiento, hormigueo y debilidad en la mano y el brazo.

La anatomía de la muñeca, los problemas de salud y los posibles movimientos repetitivos de la mano pueden contribuir al síndrome del túnel carpiano.

El tratamiento adecuado suele aliviar el hormigueo y el entumecimiento y restablece la función de la muñeca y la mano.

Síntomas

Los síntomas del síndrome del túnel carpiano suelen comenzar progresivamente e incluyen los siguientes:

  • Hormigueo o entumecimiento. Puedes experimentar hormigueo y entumecimiento en los dedos o en la mano. Generalmente, los dedos afectados son el pulgar, el índice, el medio o el anular, pero no el dedo meñique. Podrías sentir una sensación parecida a una descarga eléctrica en estos dedos.

    La sensación puede ir desde la muñeca hasta el brazo. Estos síntomas suelen presentarse mientras se sostiene el volante, el teléfono o el periódico, o pueden despertarte cuando estás durmiendo.

    Muchas personas "sacuden" las manos para intentar aliviar los síntomas. La sensación de entumecimiento puede volverse constante.

  • Debilidad. Puedes experimentar debilidad en la mano y dejar caer objetos. Esto puede ser por el entumecimiento de la mano o la debilidad de los músculos del dedo pulgar que hacen el movimiento de pinza, los cuales también son controlados por el nervio mediano.

Cuándo debes consultar a un médico

Consulta a tu médico si tienes signos y síntomas del síndrome del túnel carpiano que interfieren con tus actividades normales y tus patrones de sueño. Pueden producirse daños permanentes en los nervios y los músculos sin tratamiento.

Causas

El síndrome del túnel carpiano es causado por presión en el nervio mediano.

El nervio mediano se extiende desde el antebrazo, a través de un pasaje en la muñeca (túnel carpiano) hasta la mano. Proporciona sensación a la palma del pulgar y los dedos, excepto el meñique. También emite las señales nerviosas para mover los músculos que rodean la base del pulgar (función motora).

Cualquier cosa que apriete o irrite el nervio mediano en el espacio del túnel carpiano puede provocar el síndrome del túnel carpiano. Una fractura de muñeca puede estrechar el túnel carpiano e irritar el nervio, al igual que la hinchazón e inflamación causada por la artritis reumatoide.

Muchas veces, no hay una sola causa para el síndrome del túnel carpiano. Puede haber una combinación de factores de riesgo que contribuya al desarrollo de esta afección.

Factores de riesgo

Se ha asociado una cantidad de factores con el síndrome del túnel carpiano. Aunque no causen directamente el síndrome del túnel carpiano, pueden aumentar el riesgo de irritación o daño al nervio mediano. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Factores anatómicos. Una fractura o una dislocación de muñeca, o una artritis que deforme los pequeños huesos de la muñeca, pueden alterar el espacio dentro del túnel carpiano y ejercer presión sobre el nervio mediano.

    Las personas que tienen túneles carpianos más pequeños tienen más probabilidades de padecer el síndrome del túnel carpiano.

  • Sexo. El síndrome del túnel carpiano suele ser más frecuente en las mujeres. Esto podría ser porque la zona del túnel carpiano es relativamente más pequeña en las mujeres que en los hombres.

    Las mujeres que tienen el síndrome del túnel carpiano también pueden tener túneles carpianos más pequeños que las que no padecen la afección.

  • Afecciones que provocan lesiones a los nervios. Algunas enfermedades crónicas, como la diabetes, aumentan el riesgo de lesión a los nervios, incluida la lesión al nervio mediano.
  • Afecciones inflamatorias. La artritis reumatoide y otras afecciones que tienen un componente inflamatorio pueden afectar el revestimiento alrededor de los tendones de la muñeca y ejercer presión sobre el nervio mediano.
  • Medicamentos. Algunos estudios han demostrado una relación entre el síndrome del túnel carpiano y el uso de anastrozol (Arimidex), un medicamento utilizado para tratar el cáncer mamario.
  • Obesidad. Ser obeso es un factor de riesgo para el síndrome del túnel carpiano.
  • Cambios en los líquidos corporales. La retención de líquidos puede aumentar la presión dentro del túnel carpiano e irritar el nervio mediano. Esto es común durante el embarazo y la menopausia. El síndrome del túnel carpiano asociado al embarazo suele mejorar solo después del embarazo.
  • Otras afecciones. Ciertas afecciones, como la menopausia, los trastornos tiroideos, la insuficiencia renal y el linfedema, pueden aumentar las posibilidades de padecer el síndrome del túnel carpiano.
  • Factores del lugar de trabajo. El trabajo con herramientas vibratorias o en una línea de montaje que requiere una flexión prolongada o repetitiva de la muñeca puede crear una presión perjudicial en el nervio mediano o empeorar el daño existente en el nervio, especialmente si el trabajo se realiza en un ambiente frío.

    Sin embargo, las pruebas científicas son contradictorias, y estos factores no se han establecido como causas directas del síndrome del túnel carpiano.

    Varios estudios evaluaron la posible relación entre el uso de la computadora y el síndrome del túnel carpiano. Algunas pruebas sugieren que el problema puede ser el uso del mouse y no el uso del teclado. Sin embargo, no se han hallado suficientes pruebas de calidad y consistencia para respaldar el uso extendido de la computadora como un factor de riesgo del síndrome del túnel carpiano, aunque este puede causar una forma diferente de dolor en la mano.

Prevención

No hay estrategias probadas para prevenir el síndrome del túnel carpiano, pero se puede minimizar la tensión en las manos y muñecas con estos métodos:

  • Reduce la fuerza y relaja el agarre. Si tu trabajo supone el uso de una caja registradora o un teclado, por ejemplo, presiona las teclas suavemente. Para escribir a mano durante un tiempo prolongado, usa una lapicera grande que tenga un adaptador de agarre suave y de gran tamaño, así como tinta fluida.
  • Toma descansos cortos y frecuentes. Estira y flexiona suavemente las manos y muñecas en forma periódica. Cuando sea posible, cambia de tarea. Esto es especialmente importante si se utiliza un equipo que vibra o que requiere que se ejerza una gran cantidad de fuerza. Incluso unos pocos minutos cada hora pueden tener un efecto positivo.
  • Cuida tu posición. Evita doblar demasiado la muñeca hacia arriba o hacia abajo. Una posición media y relajada es lo mejor. Mantén el teclado a la altura del codo o ligeramente más bajo.
  • Mejora tu postura. La postura incorrecta hace que los hombros se vayan hacia adelante, lo que acorta los músculos del cuello y los hombros, y comprime los nervios del cuello. Esto puede afectar a las muñecas, los dedos y las manos, y puede causar dolor en el cuello.
  • Cambia el mouse de la computadora. Asegúrate de que el mouse de la computadora sea cómodo y no te fuerce la muñeca.
  • Mantén las manos calientes. Es más probable que padezcas dolor y rigidez en las manos si trabajas en un lugar frío. Si no puedes controlar la temperatura en el lugar de trabajo, usa guantes sin dedos que mantienen las manos y las muñecas calientes.

Diagnóstico

El médico puede hacerte preguntas y llevar a cabo una o más de las siguientes pruebas para determinar si tienes el síndrome del túnel carpiano:

  • Antecedentes de los síntomas. El médico revisará el patrón de tus síntomas. Por ejemplo, debido a que el nervio mediano insensibiliza el dedo meñique, los síntomas en ese dedo pueden indicar un problema que no es síndrome del túnel carpiano.

    Los síntomas del síndrome del túnel carpiano suelen aparecer mientras sostienes un teléfono o un periódico, o cuando estás al volante. También tienden a ocurrir por la noche y pueden despertarte, o puedes notar el entumecimiento cuando te despiertas por la mañana.

  • Exploración física. El médico te hará una exploración física. Examinará la sensibilidad en los dedos y la fuerza de los músculos de la mano.

    Flexionar la muñeca, golpear sobre el nervio o simplemente presionar el nervio puede desencadenar los síntomas en muchas personas.

  • Radiografías. Algunos médicos recomiendan radiografías de la muñeca afectada para descartar otras causas del dolor en esa zona, como la artritis o una fractura. Sin embargo, las radiografías no son útiles para hacer un diagnóstico del síndrome del túnel carpiano.
  • Electromiografía. Esta prueba mide las diminutas descargas eléctricas producidas en los músculos. Durante esta prueba, el médico inserta un electrodo de aguja delgada en músculos específicos para evaluar la actividad eléctrica cuando los músculos se contraen y descansan. Esta prueba puede identificar el daño en los músculos que controla el nervio mediano, y también puede descartar otras afecciones.
  • Estudio de conducción nerviosa. En una variación de la electromiografía, dos electrodos se pegan con cinta a la piel. Se transmite una pequeña descarga a través del nervio mediano para comprobar si los impulsos eléctricos son más lentos en el túnel carpiano. Esta prueba puede utilizarse para diagnosticar la afección y descartar otras.

Tratamiento

Tratar el síndrome del túnel carpiano lo antes posible después de que empiecen los síntomas. En las primeras etapas, cosas simples que puedes hacer por ti mismo pueden hacer que el problema desaparezca. Por ejemplo:

  • Tómate más descansos frecuentes para descansar las manos.
  • Evita las actividades que empeoren los síntomas.
  • Aplica compresas frías para reducir la hinchazón.

Otras opciones de tratamiento incluyen yeso en la muñeca, medicamentos y cirugía. Es más probable que el yeso y otros tratamientos conservadores ayuden si solo has tenido síntomas leves o moderados que aparecen y desaparecen durante menos de 10 meses. Si tienes entumecimiento en las manos, necesitas ver a un médico.

Terapia no quirúrgica

Si la afección se diagnostica a tiempo, los métodos no quirúrgicos pueden ayudar a mejorar el síndrome del túnel carpiano, incluidos los siguientes:

  • Yeso en la muñeca. Una férula, que sostiene la muñeca inmóvil mientras duermes, puede aliviar los síntomas nocturnos de hormigueo y entumecimiento. Aunque solo uses la férula por la noche, también puede ayudar a prevenir los síntomas durante el día. El yeso nocturno puede ser una buena opción si estás embarazada, ya que no implica el uso de ningún medicamento para que sea eficaz.
  • Fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Los AINE, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB y otros), pueden ayudar a aliviar el dolor del síndrome del túnel carpiano a corto plazo.

    Sin embargo, no existe evidencia de que estos medicamentos mejoren el síndrome del túnel carpiano.

  • Corticoesteroides. El médico puede inyectarte un corticoesteroide como la cortisona en el túnel carpiano para aliviar el dolor. A veces el médico utiliza una ecografía para guiar estas inyecciones.

    Los corticoesteroides disminuyen la inflamación y la hinchazón, lo que alivia la presión en el nervio mediano. Los corticoesteroides orales no son tan eficaces como las inyecciones de corticoesteroides para tratar el síndrome del túnel carpiano.

Si el síndrome del túnel carpiano es causado por la artritis reumatoide u otra artritis inflamatoria, el tratamiento de la artritis puede reducir los síntomas del síndrome del túnel carpiano. Sin embargo, esto no está probado.

Cirugía

La cirugía puede ser apropiada si tus síntomas son graves o no responden a otros tratamientos.

El objetivo de la cirugía del túnel carpiano es aliviar la presión cortando el ligamento que presiona el nervio mediano.

La cirugía puede realizarse con dos técnicas distintas:

  • Cirugía endoscópica. Tu cirujano utiliza un dispositivo parecido a un telescopio con una pequeña cámara conectada a él (endoscopio) para mirar dentro del túnel carpiano. El cirujano corta el ligamento a través de una o dos pequeñas incisiones en tu mano o muñeca. Algunos cirujanos pueden usar una ecografía en lugar de un telescopio para guiar la herramienta que corta el ligamento.

    La cirugía endoscópica puede ser menos dolorosa que la cirugía abierta los primeros días o semanas después de la cirugía.

  • Cirugía abierta. El cirujano hace una incisión en la palma de la mano, sobre el túnel carpiano, y corta el ligamento para liberar el nervio.

Analiza los riesgos y los beneficios de cada técnica con el cirujano antes de operarte. Los riesgos de la cirugía pueden incluir:

  • Liberación incompleta del ligamento
  • Infecciones en las heridas
  • Formación de cicatrices
  • Lesiones en los nervios o vasos sanguíneos

Durante el proceso de cicatrización después de la cirugía, los tejidos de los ligamentos vuelven a crecer progresivamente mientras dejan más espacio para el nervio. Este proceso de cicatrización interna suele durar varios meses, pero la piel se cura en unas pocas semanas.

Por lo general, el médico te animará a que uses la mano después de que el ligamento se haya curado, y volverás progresivamente a darle un uso normal, evitando inicialmente los movimientos bruscos de la mano o las posiciones extremas de la muñeca.

Es probable que la inflamación o la debilidad tarde de varias semanas a algunos meses en resolverse luego de la cirugía. Si los síntomas eran muy graves, es posible que no desaparezcan por completo después de la cirugía.

Procedimiento de liberación del túnel carpiano

Durante la liberación del túnel carpiano, el cirujano hace una incisión en la palma de la mano sobre el ligamento del túnel carpiano y corta el ligamento para descomprimir el nervio mediano. La cirugía puede realizarse a través de una incisión del lado de la palma de la muñeca o a través de varias incisiones pequeñas.

Medicina alternativa

Integra terapias alternativas en tu plan de tratamiento para ayudarte a afrontar el síndrome del túnel carpiano. Es posible que tengas que experimentar para encontrar el tratamiento que mejor se adapte a tu caso. Consulta siempre con tu médico antes de probar cualquier terapia complementaria o alternativa.

  • Yoga. Las posturas de yoga destinadas a fortalecer, estirar y equilibrar la parte superior del cuerpo, así como las articulaciones pueden reducir el dolor y mejorar la fuerza de agarre.
  • Terapia para manos. Algunos primeros estudios indican que ciertas técnicas de fisioterapia y terapia ocupacional para las manos pueden ayudar a reducir los síntomas del síndrome del túnel carpiano.
  • Terapia con ecografía. La ecografía de alta potencia se puede usar para aumentar la temperatura de una zona específica del tejido corporal a fin de reducir el dolor y favorecer la curación. La investigación arroja resultados contradictorios para esta terapia, pero un ciclo de varias semanas de terapia con ultrasonido puede ayudar a reducir los síntomas.

Estilo de vida y remedios caseros

Estos pasos pueden proporcionar un alivio temporal de los síntomas:

  • Toma descansos cortos y frecuentes de las actividades repetitivas que implican el uso de las manos.
  • Baja de peso si tienes sobrepeso o eres obeso.
  • Rota las muñecas y estira las palmas de las manos y los dedos.
  • Toma un analgésico como aspirina, ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros) o naproxeno sódico (Aleve).
  • Usa una férula para la muñeca, no apretada, por la noche. Puedes comprar férulas de muñeca en la mayoría de las farmacias o droguerías sin necesidad de receta.
  • Evita dormir sobre las manos.

Si tienes dolor, entumecimiento o debilidad recurrentes y persistentes, visita a tu médico.

Preparación antes de la cita

La siguiente información te ayudará a prepararte para la cita y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Toma nota de cuándo tus síntomas están en su peor momento. ¿Alguna actividad en particular parece empeorarlos, o los notas a una hora en particular del día?
  • Lleva un registro de las cosas que has intentado para mejorar los síntomas.
  • Anota los medicamentos que has tomado para controlar los síntomas.

Qué esperar del médico

Por lo general, tu médico querrá saber:

  • Cuánto tiempo has tenido el problema.
  • Si se produjo de repente o se desarrolló con el tiempo.
  • Si está mejorando, empeorando o permanece igual.
  • Si hay ciertas actividades que parecen causarlo, empeorarlo o mejorarlo.

Qué puedes hacer mientras tanto

Si crees que podrías tener el síndrome del túnel carpiano, hay algunas cosas sencillas que puede hacer antes de ver a un médico por primera vez.

Primero, trata de determinar si alguna actividad parece empeorarlo y cambia la forma de hacerla o evítala si es posible. Por ejemplo, si conducir parece causar síntomas, intenta cambiar la posición de las manos en el volante.

Además, aunque implica un cierto costo, puedes probar una férula para la muñeca durante la noche para ver si eso ayuda a disminuir los síntomas.

Last Updated May 5, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use