Sarcoma epitelioide

Perspectiva general

El sarcoma epitelioide es un tipo de cáncer de tejidos blandos poco frecuente y de crecimiento lento. La mayoría de los casos comienzan en el tejido blando debajo de la piel de los dedos, las manos, los antebrazos, la parte inferior de las piernas o los pies; pero puede originarse en otras partes del cuerpo.

Habitualmente, el sarcoma epitelioide comienza como un pequeño crecimiento o bulto firme que no causa dolor. Suele empezar como un único bulto, pero para el momento en que la persona consulta al médico, puede tener varios. A veces, este sarcoma aparece como úlceras que no cicatrizan, con el aspecto de heridas abiertas sobre los bultos.

La forma clásica (tipo distal) del sarcoma epitelioide se presenta, principalmente, en adolescentes y adultos jóvenes. Una forma menos frecuente, denominada «sarcoma epitelioide de células grandes» (tipo proximal), suele ser más agresiva y afecta, principalmente, a los adultos.

El sarcoma epitelioide suele tener un alto índice de recurrencia y se puede diseminar a otras partes del cuerpo. Por lo tanto, si se sospecha que tienes sarcoma epitelioide, lo mejor es que recibas atención médica en un centro oncológico integral que atienda muchos casos de sarcoma de tejidos blandos para asegurarte de recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados y ayudar a prevenir que el cáncer vuelva a aparecer.

Diagnóstico

El sarcoma epitelioide puede ser difícil de diagnosticar, ya que es posible confundirlo con otras afecciones que tienen signos similares. Por ejemplo, una úlcera en la piel que no cicatriza podría confundirse con una infección de la piel.

Las pruebas y los procedimientos que se utilizan para diagnosticar el sarcoma epitelioide comprenden los siguientes:

  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. La resonancia magnética generalmente es el método elegido para obtener imágenes debido al nivel de detalle que proporciona. A veces, pueden utilizarse otras pruebas de diagnóstico por imágenes, como tomografías computarizadas o tomografía por emisión de positrones.
  • Biopsia. El médico realiza una biopsia mediante el uso de una aguja delgada y larga para extraer una muestra del posible sarcoma o un bulto más grande para analizarla en un laboratorio. A veces, se extrae una muestra de biopsia durante la cirugía. Un patólogo analiza la muestra para determinar si se trata de cáncer y, en ese caso, cuál es el tipo y el nivel de agresividad.

Tratamiento

El tratamiento más frecuente para el sarcoma epitelioide es la cirugía, pero también pueden utilizarse otros tratamientos adicionales.

  • Cirugía. En general, la cirugía implica extraer el cáncer y parte del tejido sano que lo rodea a fin de ayudar a prevenir la recurrencia. En casos graves, según el tamaño, la profundidad y la ubicación del cáncer, existe la posibilidad poco frecuente de que sea necesario amputar una parte de la extremidad afectada, pero los cirujanos hacen todo lo posible para evitarlo.
  • Radioterapia. La radioterapia usa haces de alta energía, como rayos X o protones, para matar las células cancerosas. En ocasiones, se utiliza radioterapia antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor y el riesgo de que el cáncer vuelva a aparecer, así como después de la cirugía para ayudar a reducir el riesgo de recurrencia.
  • Quimioterapia. La quimioterapia utiliza medicamentos para destruir las células cancerosas. La quimioterapia parece ser menos eficaz en el tratamiento del sarcoma epitelioide que en otros tipos de cáncer, aunque a veces se utiliza además de la cirugía o cuando el cáncer se ha propagado.
  • Ensayos clínicos. Los ensayos clínicos son estudios de tratamientos nuevos. Estos estudios brindan la oportunidad de probar las últimas opciones de tratamiento, pero es posible que no se conozcan los riesgos de efectos secundarios. Las terapias dirigidas para tratar el cáncer —medicamentos u otras sustancias que tienen como objetivo determinadas moléculas para bloquear el crecimiento del cáncer— parecen ser promisorias en el tratamiento del sarcoma epitelioide. Consulta con el médico acerca de la disponibilidad de ensayos clínicos, así como los posibles riesgos y beneficios.

Last Updated Aug 2, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use