Sarna

Perspectiva general

La sarna es una enfermedad de la piel que produce picazón y está provocada por un ácaro pequeño, llamado Sarcoptes scabiei. En la zona donde se introduce el ácaro, se produce una picazón intensa. La necesidad de rascarse puede ser especialmente más intensa por la noche.

La sarna es contagiosa y se puede diseminar rápidamente a través del contacto físico cercano en una familia, un grupo de cuidado de niños, un salón de clase, una casa de salud o una cárcel. Debido a que la sarna es muy contagiosa, los médicos suelen recomendar el tratamiento de toda la familia o los grupos de contacto.

La sarna se puede tratar rápidamente. Los medicamentos que se aplican en la piel destruyen los ácaros que la provocan y sus huevos. Sin embargo, la picazón puede durar varias semanas después del tratamiento.

La sarna causa pequeñas ampollas en la piel

La sarna se produce por ácaros diminutos que se introducen en la piel.

Síntomas

Entre los signos y síntomas de la sarna se incluyen los siguientes:

  • Picazón, por lo general grave y peor durante la noche
  • Galerías excavadas finas e irregulares compuestas de pequeñas ampollas o protuberancias en la piel

Las galerías o los surcos suelen aparecer en los pliegues de la piel. Aunque casi cualquier parte del cuerpo puede verse afectada, en los adultos y los niños grandes la sarna se suele encontrar en las siguientes partes:

  • Entre los dedos de las manos
  • En las axilas
  • Alrededor de la cintura
  • En la parte interior de las muñecas
  • En la parte interior de los codos
  • En la planta de los pies
  • Alrededor de los senos
  • Alrededor del área genital masculina
  • En las nalgas
  • En las rodillas

En lactantes y niños pequeños, los lugares frecuentes de infestación suelen incluir los siguientes:

  • Cuero cabelludo
  • Palma de las manos
  • Planta de los pies

Si has tenido sarna anteriormente, los signos y síntomas se pueden desarrollar algunos días después de la exposición. Si nunca has tenido sarna, los signos y síntomas pueden tardar hasta seis semanas en aparecer. Puedes contagiar la sarna incluso cuando todavía no presentas signos y síntomas.

Cuándo debes consultar con un médico

Habla con tu médico si tienes signos y síntomas que indiquen la existencia de sarna.

Muchas enfermedades de la piel, como la dermatitis o el eccema, están relacionadas con picazón y pequeñas protuberancias en la piel. El médico puede ayudar a determinar la causa exacta y asegurarse de que recibas el tratamiento adecuado. Los baños y los preparados de venta libre pueden aliviar la picazón, pero no eliminan la sarna.

Causas

El ácaro de ocho patas que causa la sarna en los seres humanos es microscópico. El ácaro hembra se entierra justo debajo de la piel y forma un túnel donde deposita los huevos.

Los huevos eclosionan, y las larvas de ácaro se abren camino hacia la superficie de la piel, donde maduran y pueden diseminarse a otras áreas de la piel o a otras personas. La picazón de la sarna es el resultado de la reacción alérgica del cuerpo a los ácaros, sus huevos y sus desechos.

El contacto físico cercano y, con menos frecuencia, compartir la ropa o la ropa de cama con una persona infectada puede propagar los ácaros.

Los animales y los humanos son afectados por especies distintas de ácaros. Cada especie prefiere un tipo específico de huésped y no vive mucho tiempo lejos de ese huésped preferido.

Los seres humanos pueden tener una reacción cutánea temporal por contacto con el ácaro de la sarna animal. Sin embargo, es poco probable que una persona desarrolle sarna a partir de esta fuente, como podría hacerlo al entrar en contacto con el ácaro de la sarna humana.

Complicaciones

Rascarte vigorosamente puede hacer que la piel se rompa y puede producir una infección bacteriana secundaria, como el impétigo. El impétigo es una infección superficial de la piel causada, en la mayoría de los casos, por bacterias estafilocócicas o, en ocasiones, por bacterias estreptocócicas.

Una forma más grave de la sarna, llamada sarna costrosa, puede afectar a ciertos grupos de alto riesgo, entre ellos los siguientes:

  • Personas con trastornos crónicos que debilitan el sistema inmunitario, tales como el VIH o la leucemia crónica
  • Personas muy enfermas, como las que están en hospitales o residencias para ancianos
  • Personas mayores en casas de salud

La sarna costrosa, también llamada sarna noruega, tiende a dale a la piel una apariencia seca y escamosa, y a afectar zonas extensas del cuerpo. Es muy contagiosa y puede ser difícil de tratar.

Normalmente, una persona con sarna tiene alrededor de 10 a 15 ácaros. En cambio, una persona con sarna costrosa puede estar infectada con millones de ácaros.

Prevención

Para prevenir una nueva infestación y evitar que los ácaros se propaguen a otras personas, toma las siguientes medidas:

  • Lava toda la ropa y las sábanas. Usa agua jabonosa caliente para lavar todas las prendas, toallas y ropa de cama que hayas usado los tres días anteriores al comienzo del tratamiento. Seca a temperatura alta. Lleva a la tintorería lo que no puedas lavar en casa.
  • No alimentes a los ácaros. Considera colocar los artículos que no puedes lavar en una bolsa plástica sellada y dejarla en un lugar apartado, como el garaje, durante un par de semanas. Los ácaros mueren después de unos días sin alimento.

Diagnóstico

Para diagnosticar sarna, el médico examina la piel en busca de signos de ácaros, incluidas las madrigueras características. Cuando el médico localiza una madriguera de los ácaros, es posible que haga un raspado en esa zona de la piel para examinarla bajo el microscopio. El examen microscópico puede determinar la presencia de ácaros o de sus huevos.

Tratamiento

El tratamiento para la sarna consiste en eliminar la infestación con medicamentos. Se dispone de varias cremas y lociones con receta médica.

Probablemente el médico te indicará que te apliques el medicamento en todo el cuerpo, desde el cuello hacia abajo, y lo dejes durante al menos 10 horas. Algunos tratamientos requieren una segunda aplicación, y otros deben repetirse si aparecen surcos nuevos y un sarpullido.

Dado que la sarna se disemina con facilidad, es probable que el médico recomiende el tratamiento para todos los miembros del hogar y otras personas cercanas, incluso si no muestran signos de infestación por sarna.

Los medicamentos que se recetan con frecuencia para la sarna son los siguientes:

  • Permetrina en crema (Elimite). La permetrina es una crema tópica que contiene productos químicos que matan los ácaros de la sarna y sus huevos. Por lo general, se considera segura para adultos, embarazadas y niños de 2 meses en adelante.
  • Lindano en loción. Este medicamento, que también es un tratamiento con productos químicos, se recomienda solamente para personas que no pueden tolerar otros tratamientos aprobados o para aquellos que no respondieron a otros tratamientos. Este medicamento no es seguro para niños menores de 10 años de edad, mujeres embarazadas o que están amamantando, o cualquier persona que pese menos de 110 libras (50 kilogramos).
  • Crotamitón (Eurax). Este medicamento está disponible como crema o loción. Se aplica una vez al día durante dos días. No se ha establecido la seguridad de este medicamento en niños, adultos de 65 años en adelante, o mujeres embarazadas o que están amamantando. Se ha informado un fracaso frecuente del tratamiento con crotamitón.
  • Ivermectina (Stromectol). Los médicos pueden recetar esta medicación oral para personas con sistemas inmunitarios alterados, las que tienen sarna con costra, o las que no responden a las lociones y cremas de venta bajo receta. No se recomienda ivermectina para mujeres embarazadas o que están amamantando, ni para niños que pesan menos de 33 libras (15 kg).

Aunque estos medicamentos destruyen rápidamente los ácaros, es posible que la picazón no desaparezca por completo durante varias semanas.

Los médicos pueden recetar otros medicamentos tópicos, tales como azufre compuesto en vaselina, para personas que no responden a estos medicamentos o no pueden usarlos.

Estilo de vida y remedios caseros

La picazón puede continuar durante un tiempo luego de colocarte la medicación para matar a los ácaros. Estos pasos pueden ayudarte a encontrar alivio para la picazón:

  • Refresca y remoja la piel. Remojar la piel en agua fría o en un baño de avena, o aplicar un paño frío y húmedo en las zonas irritadas de la piel puede minimizar la picazón.
  • Aplica una loción calmante. La loción de calamina, disponible a la venta sin receta, puede aliviar el dolor y la picazón de las irritaciones cutáneas menores de forma efectiva.
  • Toma antihistamínicos. A sugerencia del médico, puedes notar que los antihistamínicos de venta libre alivian los síntomas alérgicos que son consecuencia de la sarna.

Preparación antes de la cita

Pide una consulta con el médico o pediatra si tú o tu hijo presentan los signos o síntomas comunes de la sarna.

A continuación, incluimos información que te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué puedes esperar del médico.

Información que se debe obtener con anticipación

  • Haz una lista de todos los signos o síntomas que tú o tu hijo han experimentado y su duración.
  • Haz una lista de las posibles causas de infección, como otros miembros de la familia que han tenido sarpullido.
  • Escribe información médica clave, incluidos cualquier otro problema de salud y los nombres de los medicamentos que tú o tu hijo están tomando.
  • Anota preguntas frecuentes que quieras asegurarte de hacerle al médico.

A continuación, encontrarás algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico acerca de la sarna.

  • ¿Cuál es la causa más probable de estos signos y síntomas?
  • ¿Qué enfoque de tratamiento me recomienda?
  • ¿Qué tan pronto mejorarán los síntomas con el tratamiento?
  • ¿Cuándo volverá a verme a mí o a mi hijo para asegurarse de que el tratamiento esté funcionando?
  • ¿Existen remedios caseros o medidas de cuidado personal que puedan ayudar a aliviar los síntomas?
  • ¿Mi hijo o yo podemos contagiar? ¿Por cuánto tiempo?
  • ¿Qué pasos debo seguir para reducir el riesgo de infectar a otros?

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas. Estar preparado para responderlas te permitirá reservar tiempo para repasar cualquier punto sobre el que quieras hablar en profundidad. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Qué signos y síntomas has notado?
  • ¿Cuándo notaste los signos y síntomas por primera vez?
  • ¿Estos signos y síntomas han empeorado a lo largo del tiempo?
  • Si tú o tu hijo tienen un sarpullido, ¿qué partes del cuerpo se ven afectadas?
  • ¿Alguien con quien hayas tenido contacto frecuente y cercano ha tenido un sarpullido, picazón o ambos en las últimas semanas?
  • ¿Actualmente está embarazada o en período de lactancia?
  • ¿Están tú o tu hijo recibiendo tratamiento, o tú o tu hijo recibieron tratamiento recientemente para cualquier otro trastorno o enfermedad?
  • ¿Qué medicamentos toman actualmente tú o tu hijo, incluidos los recetados, de venta libre, vitaminas y suplementos?
  • ¿Tu hijo va a la guardería?

Qué puedes hacer mientras tanto

En el tiempo previo a la consulta, prueba los remedios del hogar y de venta libre (OTC) para ayudar a reducir la picazón. El agua fría, los antihistamínicos y la loción de calamina pueden proporcionar cierto alivio. Pregúntale al médico qué medicamentos y lociones de venta libre son seguros para tu hijo.

Last Updated Jan 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use