Sinusitis aguda

Perspectiva general

La sinusitis aguda hace que los espacios dentro de la nariz (senos paranasales) se inflamen e hinchen. Esto interfiere en el drenaje y provoca la acumulación de moco.

La sinusitis aguda puede dificultar la respiración por la nariz. El área alrededor de los ojos y la cara puede sentirse hinchada y podrías tener dolor facial pulsante o dolor de cabeza.

El resfrío común es la principal causa de la sinusitis aguda. A no ser que se contraiga una infección bacteriana, la resolución de la mayoría de los casos demora entre una semana y 10 días, y los remedios caseros podrían ser lo único que se necesita para tratar la sinusitis aguda. La sinusitis que dura más de 12 semanas a pesar del tratamiento médico se llama sinusitis crónica.

Síntomas

Los síntomas de la sinusitis aguda a menudo incluyen los siguientes:

  • Secreción espesa, amarilla o verdosa por la nariz o por la parte posterior de la garganta (drenaje posnasal)
  • Obstrucción o congestión nasal, que dificulta la respiración por la nariz
  • Dolor, sensibilidad, hinchazón y presión alrededor de los ojos, mejillas, nariz o frente que empeora al agacharse

Estos son otros signos y síntomas:

  • Presión en el oído
  • Dolor de cabeza
  • Dolor en los dientes
  • Sentido del olfato alterado
  • Toser
  • Mal aliento
  • Fatiga
  • Fiebre

Cuándo consultar con el médico

La mayoría de las personas con sinusitis aguda no necesitan consultar con un médico.

Ponte en contacto con tu médico si presentas alguno de estos síntomas:

  • Síntomas que duran alrededor de más de una semana
  • Síntomas que empeoran después de parecer mejorar
  • Fiebre persistente
  • Antecedentes de sinusitis recurrente o crónica

Consulta con un médico inmediatamente si tienes signos o síntomas que pueden indicar una infección grave:

  • Dolor, inflamación o enrojecimiento alrededor de los ojos
  • Fiebre alta
  • Desorientación
  • Visión doble u otros cambios en la visión
  • Rigidez en el cuello
Sinusitis aguda

Por lo general, el resfrío común es la causa de la sinusitis aguda. Los signos y síntomas pueden incluir obstrucción y congestión nasal, la cual puede bloquear la estructura sinusal e impide el drenaje de mucosidades.

Causas

La sinusitis aguda suele ser consecuencia del resfriado común, que es una infección viral. En algunos casos, se desarrolla una infección bacteriana.

Factores de riesgo

Es posible que tengas un riesgo elevado de contraer sinusitis si presentas:

  • Fiebre del heno u otra afección alérgica que afecte tus senos paranasales
  • Una anormalidad en las fosas nasales, como tabique nasal desviado, pólipos o tumores nasales
  • Una afección médica, como fibrosis quística, o un trastorno del sistema inmunitario, como VIH/sida
  • Exposición al humo, ya sea por fumar o a través de la exposición al tabaquismo pasivo

Complicaciones

Las complicaciones de la sinusitis aguda son poco comunes y las complicaciones graves son poco frecuentes. Si ocurren, las complicaciones pueden incluir:

  • Sinusitis crónica. La sinusitis aguda puede surgir como un brote de un problema a largo plazo conocido como sinusitis crónica. La sinusitis crónica dura más de 12 semanas.
  • Meningitis. Esta infección causa inflamación de las membranas y del líquido que rodean el cerebro y la médula espinal.
  • Otras infecciones. Con poca frecuencia, una infección puede propagarse a los huesos (osteomielitis) o a la piel (celulitis).
  • Problemas de visión. Si la infección se propaga a la cuenca del ojo, puede causar disminución de la visión o incluso ceguera, que puede ser permanente.

Prevención

Toma estas medidas para reducir el riesgo de padecer sinusitis aguda:

  • Evita las infecciones de las vías respiratorias altas. Trata de mantenerte alejado de las personas que tengan resfriados. Lávate las manos frecuentemente con agua y jabón, en especial antes de las comidas.
  • Controla tus alergias. Trabaja con tu médico para mantener los síntomas bajo control.
  • Evita el humo del cigarrillo y el aire contaminado. El humo del tabaco y los contaminantes pueden irritar e inflamar los pulmones y los conductos nasales.
  • Usa un humidificador. Si el aire de tu casa es seco, como cuando tienes calefacción con circulación de aire forzado, añadir humedad al aire puede ayudar a prevenir la sinusitis. Asegúrate de que el humidificador esté siempre limpio y libre de moho lavándolo minuciosamente de manera regular.

Diagnóstico

El médico te palpará la nariz y la cara para determinar si sientes dolor y mirará dentro de la nariz, y por lo general puede hacer el diagnóstico con base en el examen físico.

Otros métodos que se pueden utilizar para diagnosticar la sinusitis aguda y descartar otras afecciones incluyen:

  • Endoscopia nasal. Un tubo delgado y flexible (endoscopio) con una luz de fibra óptica que se inserta a través de la nariz le permite al médico inspeccionar visualmente el interior de los senos paranasales.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. Una tomografía computarizada muestra detalles de los senos paranasales y del área nasal. Por lo general, no se recomienda para la sinusitis aguda no complicada, pero los estudios de diagnóstico por imágenes pueden ayudar a encontrar anomalías o sospechas de complicaciones.
  • Muestras nasales y sinusales. Los exámenes de laboratorio generalmente no son necesarios para diagnosticar la sinusitis aguda. Sin embargo, cuando la afección no responde al tratamiento o empeora, las muestras de tejido (cultivos) de la nariz o de los senos paranasales pueden ayudar a encontrar la causa, como una infección bacteriana.
  • Pruebas de alergia. Si tu médico sospecha que las alergias han desencadenado la sinusitis aguda, te recomendará una prueba cutánea de alergia. Las pruebas cutáneas son seguras y rápidas, y pueden ayudar a identificar el alérgeno que está causando los problemas nasales.

Tratamiento

La mayoría de los casos de sinusitis aguda mejoran por sí solos. Por lo general, las técnicas de cuidado personal son todo lo que necesitas para aliviar los síntomas.

Tratamientos para aliviar los síntomas

El médico puede recomendar tratamientos para ayudar a aliviar los síntomas de la sinusitis, incluidos los siguientes:

  • Aerosol nasal de solución salina, que se rocía en la nariz varias veces al día para enjuagar los conductos nasales.
  • Corticoesteroides nasales. Estos aerosoles nasales ayudan a prevenir y tratar la inflamación. Entre ellos, se incluyen fluticasona (Flonase Allergy Relief, Flonase Sensimist Allergy Relief, otros), budesonida (Rhinocort Allergy), mometasona (Nasonex) y beclometasona (Beconase AQ, Qnasl, otros).
  • Descongestivos. Estos medicamentos están disponibles en forma de líquidos, comprimidos y aerosoles nasales recetados y de venta libre. Usa los descongestionantes nasales solo por algunos días. De lo contrario, pueden causar el retorno de una congestión más grave (congestión de rebote).
  • Analgésicos de venta libre, como paracetamol (Tylenol, otros), ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros) o aspirina.

    Ten precaución cuando les des aspirina a niños o adolescentes. Los niños y adolescentes que se están recuperando de la varicela o de síntomas parecidos a los de la influenza nunca deben tomar aspirina. Esto se debe a que la aspirina se ha relacionado con el síndrome de Reye, una enfermedad poco común pero potencialmente fatal, en estos niños.

Antibióticos

Por lo general, no se necesitan antibióticos para tratar la sinusitis aguda. Incluso si la sinusitis aguda es bacteriana, puede desaparecer sin tratamiento. El médico podría esperar y observar si tu sinusitis aguda empeora antes de recetar antibióticos.

Pero los síntomas graves, progresivos o persistentes pueden requerir antibióticos. Si tu médico te receta un antibiótico, asegúrate de tomar el ciclo completo, incluso después de que los síntomas hayan mejorado. Si los dejas de tomar antes de tiempo, los síntomas pueden reaparecer.

Inmunoterapia

Si las alergias te causan sinusitis o la empeoran, las vacunas antialérgicas inyectables (inmunoterapia) que ayudan a reducir la reacción del cuerpo a alérgenos específicos pueden ayudar a tratar tus síntomas.

Estilo de vida y remedios caseros

Estas medidas de autocuidado pueden ayudar a aliviar los síntomas de la sinusitis:

  • Descansa. Esto ayudará a tu cuerpo a combatir las infecciones y acelerar la recuperación.
  • Humedece tus cavidades sinusales. Cúbrete la cabeza con una toalla mientras inhalas el vapor de un tazón de agua caliente. Mantén el vapor en la cara. O dúchate con agua caliente y respira el aire cálido y húmedo. Esto ayudará a aliviar el dolor y a drenar la mucosidad.
  • Enjuágate las fosas nasales. Utiliza una botella exprimible especialmente diseñada (Sinus Rinse, otros) o un rinocornio. Este remedio casero, denominado lavado nasal, puede ayudar a limpiar los senos paranasales.
Rinocornio

Un rinocornio es un contenedor diseñado para enjuagar la cavidad nasal.

Medicina alternativa

No se ha comprobado que las terapias alternativas alivien los síntomas de la sinusitis aguda. Se ha sugerido que los productos que contienen ciertas combinaciones de hierbas pueden ser de utilidad. Estas terapias de combinación contienen prímula, raíz de genciana, flor de saúco, verbena y acedera.

Algunos de los posibles efectos secundarios de estos productos herbales son malestar estomacal, diarrea y reacciones alérgicas en la piel. Consulta al médico antes de tomar cualquier suplemento herbario o dietético para saber si es seguro y no interactuará con ningún medicamento que estés tomando.

Preparación antes de la cita

Cuando consultes a tu doctor, es muy probable que te haga un examen minucioso de los senos paranasales. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Prepara una lista de lo siguiente:

  • Los síntomas, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta
  • Información personal importante, incluido si tienes alergias o asma y antecedentes médicos familiares
  • Todos los medicamentos, vitaminas u otros suplementos que tomes, incluidas las dosis
  • Las preguntas para hacerle al médico

En el caso de tener sinusitis aguda, las preguntas que debes hacerle al médico incluyen las siguientes:

  • ¿Qué puede estar provocando mis síntomas?
  • ¿Cuáles son otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Es probable que mi trastorno sea temporal o crónico?
  • ¿Cuál es el mejor plan de acción?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque primario que me indica?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cómo puedo controlarlos de la mejor manera?
  • ¿Hay alguna restricción que deba seguir?
  • ¿Debería consultar con un especialista?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, empeore los síntomas?
  • ¿Fumas o estás cerca de humo u otros contaminantes?

Last Updated Sep 13, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use