Sofocos

Perspectiva general

Los sofocos son sensaciones repentinas de calor, que suelen ser más intensas en el rostro, el cuello y el pecho. Es posible que la piel se enrojezca, como si te ruborizaras. Los sofocos también pueden provocar sudoración y, si pierdes demasiado calor corporal, puedes sentir frío posteriormente.

Aunque pueden originarse como resultado de otras afecciones, en la mayoría de los casos, los sofocos se deben a la menopausia, el momento en que los períodos menstruales de la mujer se vuelven irregulares y, finalmente, se detienen. De hecho, los sofocos son el síntoma más frecuente de la transición hacia la menopausia.

La frecuencia de los sofocos varía según la mujer y puede oscilar entre unos pocos sofocos por semana y varios por hora. Existen diversos tratamientos para los sofocos particularmente molestos.

Síntomas

Durante un sofoco, podrías tener:

  • Sensación repentina de calor que se extiende por toda la parte superior del cuerpo y el rostro
  • Aspecto ruborizado con piel enrojecida y con manchas
  • Latidos del corazón rápidos
  • Sudoración, principalmente en la parte superior del cuerpo
  • Sensación de frío cuando el sofoco desaparece

Los sofocos pueden variar en frecuencia e intensidad. La duración de los síntomas varía mucho. En promedio, los síntomas persisten más de siete años. Algunas mujeres los tienen durante más de 10 años.

Cuándo consultar al médico

Si los sofocos se tornan particularmente molestos, considera solicitar una consulta con el médico para hablar sobre las opciones de tratamiento.

Causas

No se conoce la causa de los sofocos, pero es probable que se relacionen con numerosos factores. Entre ellos, se encuentran los cambios en las hormonas reproductivas y en el termostato del cuerpo (hipotálamo), que se torna más sensible a los cambios leves en la temperatura corporal.

Factores de riesgo

No todas las mujeres que atraviesan la menopausia tienen sofocos, y no se sabe con certeza el motivo por el cual algunas mujeres los tienen. Los siguientes son los factores que pueden aumentar el riesgo de padecerla:

  • Fumar. Las mujeres que fuman tienen más probabilidad de sufrir sofocos.
  • Obesidad. El alto índice de masa corporal (IMC) está asociado a una mayor frecuencia de sofocos.
  • Origen étnico. Son más las mujeres afroamericanas que declaran sufrir sofocos en comparación con las mujeres de ascendencia europea. Los sofocos son menos frecuentes en mujeres de ascendencia japonesa y china que en mujeres blancas europeas.

Complicaciones

Los sofocos nocturnos (sudoraciones nocturnas) pueden despertarte y, con el tiempo, causarte insomnio crónico. Hay cierta asociación entre los sofocos y un riesgo mayor de padecer una enfermedad cardíaca y una disminución de la masa ósea.

Diagnóstico

Habitualmente, el médico puede diagnosticar los sofocos según la descripción de los síntomas. Es posible que el médico sugiera análisis de sangre para determinar si estás en la transición menopáusica.

Tratamiento

La manera más eficaz de aliviar las molestias por sofocos es tomar estrógeno, pero la administración de esta hormona conlleva riesgos. Si el estrógeno es adecuado para ti y puedes comenzar dentro de los 10 años desde el último período menstrual o antes de los 60 años, es posible que los beneficios sean mayores que los riesgos.

Los medicamentos, como los antidepresivos y los anticonvulsivos, también podrían ayudar a reducir los sofocos, aunque son menos eficaces que las hormonas.

Habla con el médico acerca de las ventajas y desventajas de los distintos tratamientos. Si los sofocos no interfieren en tu vida, es probable que no necesites tratamiento. Los sofocos disminuyen de manera gradual en la mayoría de mujeres, incluso sin tratamiento, pero puede demorar varios años en desaparecer por completo.

Terapia hormonal

El estrógeno es la hormona principal que se utiliza para reducir los sofocos. Las mujeres que han tenido una histerectomía pueden tomar estrógeno solo. No obstante, si todavía tienes el útero, debes tomar progesterona junto con estrógeno para protegerte contra el cáncer del revestimiento uterino (cáncer endometrial).

Con cualquiera de los dos regímenes, el tratamiento debe ajustarse a tus necesidades. Las pautas sugieren utilizar la dosis mínima eficaz para controlar los síntomas. La duración de tu tratamiento dependerá del balance de riesgos y beneficios del tratamiento hormonal. El objetivo es mejorar tu calidad de vida.

Se ha aprobado un medicamento de combinación de bazedoxifeno con estrógenos conjugados (Duavee) para tratar los síntomas menopáusicos. Este medicamento podría proteger los huesos y no aumentar el riesgo de padecer cáncer de útero.

La terapia con estrógeno no es una buena opción para quienes han tenido un coágulo sanguíneo o cáncer de mama.

Antidepresivos

Una dosis baja de paroxetina (Brisdelle) es el único tratamiento no hormonal para los sofocos que cuenta con la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos. Otros antidepresivos que se han utilizado para tratar los sofocos comprenden los siguientes:

  • Venlafaxina (Effexor XR, Pristiq)
  • Paroxetina (Paxil, Pexeva)
  • Fluoxetina (Prozac, Sarafem, otros)

Estos medicamentos no son tan eficaces como la terapia hormonal para los sofocos intensos, pero pueden ser útiles para las mujeres que no pueden o no quieren usar hormonas. Los efectos secundarios son náuseas, mareos, aumento de peso, sequedad de boca o disfunción sexual.

Otros medicamentos con receta

Algunos de los otros medicamentos que pueden aliviar los síntomas en algunas mujeres son los siguientes:

  • Gabapentina (Neurontin, Gralise, otros). La gabapentina es un medicamento anticonvulsivo que es medianamente eficaz para reducir los sofocos. Algunos de los efectos secundarios son somnolencia, mareos y dolores de cabeza.
  • Clonidina (Catapres, Kapvay y otros). La clonidina, que viene en pastillas o parches y se suele utilizar para el tratamiento de la presión arterial alta, puede proporcionar cierto alivio de los sofocos. Algunos de los efectos secundarios son mareos, somnolencia, sequedad de boca y estreñimiento.

Procedimiento de bloqueo nervioso

Un procedimiento llamado «bloqueo del ganglio estrellado» ha demostrado ser promisorio para el tratamiento de sofocos intensos, pero se necesita más investigación. El procedimiento implica inyectar anestesia en un grupo de nervios del cuello. El tratamiento se ha utilizado para el alivio del dolor. Los efectos secundarios comprenden dolor y hematoma en el lugar de la inyección.

Estilo de vida y remedios caseros

Si tienes sofocos leves, prueba controlarlos con estos cambios en el estilo de vida:

  • Mantente fresca. Los aumentos leves de la temperatura central del cuerpo pueden causar sofocos. Vístete con capas de ropa de manera que puedas quitarte prendas cuando sientas calor.

    Abre las ventanas o usa un ventilador o aire acondicionado. Si puedes, baja la temperatura de la habitación. Si sientes que estás por tener un sofoco, bebe un sorbo de bebida fría.

  • Presta atención a lo que comes y bebes. Las comidas muy picantes y muy condimentadas, las bebidas que contienen cafeína y las bebidas alcohólicas pueden desencadenar sofocos. Aprende a reconocer los detonantes y evítalos.
  • Relájate. Algunas mujeres recurren a la meditación, a la respiración lenta y profunda o a otras técnicas de reducción del estrés para aliviar los sofocos leves. Incluso si estos abordajes no mitigan los sofocos, pueden proporcionarte otros beneficios, como aliviar las alteraciones del sueño que suelen ocurrir con la menopausia.
  • No fumes. El tabaquismo está relacionado con el aumento de sofocos. Si no fumas, puedes reducir los sofocos, así como el riesgo de contraer muchas afecciones de salud graves, como una enfermedad cardíaca, un accidente cerebrovascular y cáncer.
  • Baja de peso. Si tienes sobrepeso u obesidad, bajar de peso podría ayudarte a aliviar los sofocos.

Medicina alternativa

Muchas mujeres han recurrido a la medicina alternativa, como técnicas psicosomáticas y suplementos dietéticos, para ayudar a controlar los sofocos. Hay pocos estudios bien diseñados sobre las prácticas de salud complementarias para los sofocos, pero se está avanzando en la investigación.

Enfoques psicosomáticos

Hay cada vez más evidencias que sugieren que determinadas técnicas pueden ayudar a aliviar los sofocos, como las siguientes:

  • Meditación a consciencia. Este tipo de meditación te ayuda a concentrarte en lo que ocurre en el momento. Aunque no se ha comprobado que alivia los sofocos, podría reducir la molestia que te representan.
  • Acupuntura. Algunos estudios indican que la acupuntura podría reducir la frecuencia y la gravedad de los sofocos, pero los resultados son dispares, ya que muchos estudios demuestran mejoras tanto en los grupos activos como en los grupos de control, pero no presentan diferencias entre los dos grupos.
  • Hipnosis. Algunas investigaciones indican que la hipnosis podría aliviar los sofocos.
  • Terapia cognitivo-conductual. Algunas pruebas demuestran que este tipo de terapia de conversación (psicoterapia) podría ayudarte a enfrentar mejor los sofocos.

Suplementos dietéticos

Por lo general, se asume que los productos «naturales» no son dañinos. Sin embargo, todos los suplementos pueden tener efectos secundarios potencialmente dañinos y también pueden interactuar con los medicamentos que tomas para otras enfermedades. Siempre controla lo que tomas con tu médico.

Los suplementos dietéticos que frecuentemente se usan para los síntomas de la menopausia son:

  • Estrógenos de las plantas. Las mujeres asiáticas, que consumen soja con regularidad, son menos propensas que las mujeres de otras partes del mundo a informar sofocos y otros síntomas menopáusicos. Una de las razones podría estar relacionada con los compuestos similares al estrógeno presentes en la soja.

    Si bien los estudios generalmente consideran que la soja tiene pocos beneficios o no los tiene, aún se continúan realizando investigaciones para determinar si algunos componentes específicos de la soja, como la genisteína, alivian los sofocos.

  • Cimicífuga. La cimicífuga ha sido popular entre muchas mujeres que tienen síntomas menopáusicos. Los estudios sobre la eficacia de la cimicífuga tuvieron resultados dispares, y el suplemento puede ser dañino para el hígado en raras ocasiones.
  • Ginseng. Si bien el ginseng puede ser útil para tratar los síntomas anímicos y el insomnio, no parece reducir los sofocos.
  • Dong quai. Los resultados de estudios señalan que el dong quai no es eficaz para los sofocos. El suplemento puede aumentar la eficacia de los medicamentos anticoagulantes, lo que puede causar problemas de sangrado.
  • Vitamina E. Tomar un suplemento de vitamina E podría ofrecer alivio para los sofocos leves. Las grandes dosis pueden aumentar el riesgo de sangrado.

Preparación antes de la cita

En el caso de los sofocos, es probable que comiences por consultar con el médico de familia o con un ginecólogo.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, haz una lista con lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluso cuántos sofocos tienes en un día y cuán intensos son
  • Los medicamentos, las hierbas, las vitaminas y los suplementos que tomas, y las dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe para que te ayude a recordar la información que recibas. Lleva un anotador o un dispositivo para tomar nota de la información que recibas.

Estas son algunas preguntas básicas para hacerle al médico:

  • ¿Necesito realizarme algún examen?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles para mejorar mis síntomas?
  • ¿Qué más puedo hacer para aliviar los síntomas?
  • ¿Hay terapias alternativas que pueda probar?
  • ¿Hay información impresa que me pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Si se te ocurren otras preguntas durante la consulta, no dudes en hacerlas.

Qué esperar del médico

El médico podría hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Todavía tienes períodos menstruales?
  • ¿Cuándo fue tu último período menstrual?
  • ¿Con qué frecuencia te molestan los síntomas?
  • ¿Cuán incómoda te hacen sentir los síntomas?
  • ¿Hay algo que aparentemente ayude?
  • ¿Hay algo que los empeore?

Last Updated Feb 10, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use