Taquicardia supraventricular

Perspectiva general

La taquicardia supraventricular, también conocida como «taquicardia supraventricular paroxística», se refiere a los latidos del corazón anormalmente rápidos. Es un término amplio que comprende muchas formas de problemas en la frecuencia cardíaca (arritmias cardíacas) que se originan sobre los ventrículos (supraventricular) de la aurícula o del nódulo auriculoventricular.

Una frecuencia cardíaca normal es de 60 a 100 latidos por minuto. Una frecuencia cardíaca superior a los 100 latidos por minuto se denomina «taquicardia». Ocurre cuando los impulsos eléctricos que coordinan los latidos del corazón no funcionan correctamente. Puede sentirse como una vibración o aceleración en el corazón.

La mayoría de las personas que padecen episodios poco frecuentes de taquicardia supraventricular tienen vidas saludables sin restricciones ni intervenciones. Para otras personas, los tratamientos y los cambios en el estilo de vida, a menudo, pueden controlar o eliminar los latidos del corazón rápidos.

Síntomas

La taquicardia supraventricular puede aparecer y desaparecer repentinamente, con períodos de frecuencia cardíaca normal en el medio. Los síntomas pueden durar de unos minutos a algunos días, y algunas personas ni siquiera padecen síntomas.

La taquicardia supraventricular se convierte en un problema cuando ocurre con frecuencia y es constante, particularmente si tienes un daño cardíaco u otros problemas de salud concurrentes.

Los signos y síntomas de taquicardia supraventricular pueden ser:

  • Agitación en el pecho
  • Latidos del corazón rápidos (palpitaciones)
  • Dificultad para respirar
  • Aturdimiento o mareos
  • Sudoración
  • Sensación de golpeteos en el cuello
  • Desmayo (síncope) o desvanecimiento

En el caso de bebés y niños muy pequeños, los signos y síntomas pueden ser difíciles de identificar. La sudoración, una alimentación deficiente, piel pálida y, en los bebés, un pulso cardíaco superior a 200 latidos por minuto pueden indicar taquicardia supraventricular.

Cuándo consultar al médico

Por lo general, la taquicardia supraventricular no es mortal, a menos que padezcas otros trastornos cardíacos; sin embargo, es necesario que hables con el médico si presentas síntomas molestos.

Algunos signos y síntomas, como dificultad para respirar, debilidad, mareos, aturdimiento y desmayo o sensación de desmayo, pueden estar relacionados con una enfermedad grave.

Busca atención médica de urgencia si presentas de repente o con frecuencia cualquiera de estos signos y síntomas en algún momento en que no esperas sentirlos.

En casos extremos, un episodio de taquicardia supraventricular puede provocar pérdida de conocimiento.

Causas

Para algunas personas, los episodios de taquicardia supraventricular están relacionados con un desencadenante evidente, como el estrés psicológico, la falta de sueño o la actividad física. En otras, es posible que no haya un desencadenante evidente. Algunos factores que pueden provocar o causar un episodio son:

  • Insuficiencia cardíaca
  • Enfermedad tiroidea
  • Enfermedad cardíaca
  • Enfermedad pulmonar crónica
  • Tabaquismo
  • Beber demasiado alcohol
  • Consumir demasiada cafeína
  • Uso de drogas, como la cocaína y las metanfetaminas
  • Ciertos medicamentos, como los medicamentos contra el asma y los de venta libre, tanto para el resfrío como para las alergias
  • Cirugía
  • Embarazo
  • Ciertas enfermedades, como el síndrome de Wolff-Parkinson-White

¿Qué es un latido normal del corazón?

El corazón está formado por cuatro cavidades: dos cavidades superiores (aurículas) y dos cavidades inferiores (ventrículos). Normalmente, el ritmo del corazón es controlado por un marcapasos natural (el nódulo sinusal), que está ubicado en la aurícula derecha. El nódulo sinusal produce impulsos eléctricos que normalmente dan comienzo a cada latido del corazón.

Desde el nódulo sinusal, los impulsos eléctricos atraviesan las aurículas haciendo que sus músculos se contraigan y bombeen sangre a los ventrículos.

Luego, los impulsos eléctricos llegan a un grupo de células llamado «nódulo auriculoventricular», que normalmente es la única vía para que las señales pasen de las aurículas a los ventrículos.

El nódulo auriculoventricular reduce la velocidad de la señal eléctrica antes de enviarla a los ventrículos. Este leve retraso permite que los ventrículos se llenen de sangre. Cuando los impulsos eléctricos llegan a los músculos de los ventrículos, estos se contraen, lo cual hace que bombeen sangre hacia los pulmones o hacia el resto del cuerpo.

Cuando el corazón está sano, este proceso suele desarrollarse con fluidez, lo cual da como resultado una frecuencia cardíaca normal en reposo de 60 a 100 latidos por minuto.

La taquicardia supraventricular ocurre cuando las conexiones eléctricas defectuosas del corazón o las zonas anormales de actividad eléctrica provocan y mantienen un ritmo cardíaco anormal. Cuando esto sucede, la frecuencia cardíaca se acelera demasiado y no da tiempo suficiente para que el corazón se llene antes de volver a contraerse. Estas contracciones ineficaces del corazón pueden hacer que te sientas aturdido o mareado, debido a que el cerebro no recibe suficiente sangre y oxígeno.

Tipos de taquicardia supraventricular

Existen tres tipos principales de taquicardia supraventricular:

  • Taquicardia por reentrada del nódulo auriculoventricular. Es el tipo más frecuente de taquicardia supraventricular tanto en hombres como mujeres de cualquier edad, aunque suele ocurrir con más frecuencia en mujeres jóvenes.
  • Taquicardia recíproca auriculoventricular. La taquicardia recíproca auriculoventricular es el segundo tipo más frecuente de taquicardia supraventricular. Se diagnostica con mayor frecuencia en personas jóvenes.
  • Taquicardia auricular. Este tipo de taquicardia supraventricular se diagnostica, con mayor frecuencia, en personas con una enfermedad cardíaca concomitante. Mientras la taquicardia por reentrada del nódulo auriculoventricular y la taquicardia recíproca auriculoventricular siempre involucran al nódulo auriculoventricular como parte de la conexión defectuosa, la taquicardia auricular no involucra dicho nódulo.

Otros tipos de taquicardia supraventricular son:

  • Taquicardia sinusal
  • Taquicardia sinusal inapropiada
  • Taquicardia auricular multifocal
  • Taquicardia ectópica de la unión
  • Taquicardia de la unión no paroxística
Latidos normales

En un ritmo cardíaco normal, un grupo pequeño de células que se encuentran en el nódulo sinusal envía una señal eléctrica. La señal viaja por medio de las aurículas hasta el nódulo atrioventricular (AV) y luego ingresa a los ventrículos, lo que hace que se contraigan y bombeen sangre.

Taquicardia supraventricular

La taquicardia supraventricular es el latido del corazón anormalmente rápido. Ocurre cuando las conexiones eléctricas defectuosas del corazón provocan una serie de latidos tempranos en las aurículas.

Factores de riesgo

La taquicardia supraventricular es el tipo más frecuente de arritmia en bebés y niños. También suele ocurrir con el doble de frecuencia en mujeres, especialmente en embarazadas, aunque puede presentarse en ambos sexos.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de tener taquicardia supraventricular son:

  • Edad. Algunos tipos de taquicardia supraventricular son más frecuentes en personas de mediana edad o mayores.
  • Enfermedad de las arterias coronarias, otros problemas cardíacos y cirugía previa del corazón. Las arterias estrechadas del corazón, un ataque cardíaco, las válvulas cardíacas anormales, una cirugía previa del corazón, una insuficiencia cardíaca, una cardiomiopatía y otros daños cardíacos aumentan el riesgo de sufrir taquicardia supraventricular.
  • Enfermedad cardíaca congénita. Nacer con una anomalía en el corazón puede afectar el ritmo cardíaco.
  • Problemas de tiroides. Tener una glándula tiroides hipoactiva o hiperactiva puede aumentar el riesgo de padecer taquicardia supraventricular.
  • Medicinas y suplementos. Ciertos medicamentos antigripales y para la tos de venta libre, así como determinados medicamentos recetados, pueden contribuir a la aparición de un episodio de taquicardia supraventricular.
  • Ansiedad o estrés emocional
  • Fatiga física
  • Diabetes. El riesgo de sufrir enfermedad de las arterias coronarias y presión arterial alta aumenta, en gran medida, cuando la diabetes no se controla.
  • Apnea obstructiva del sueño. Este trastorno, en el cual se interrumpe la respiración durante el sueño, puede aumentar el riesgo de padecer taquicardia supraventricular.
  • Uso de nicotina y drogas ilegales. La nicotina y las drogas ilegales, como las anfetaminas y la cocaína, pueden afectar profundamente el corazón y provocar un episodio de taquicardia supraventricular.

Complicaciones

Con el paso del tiempo, los episodios frecuentes y sin tratar de taquicardia supraventricular pueden debilitar el corazón y dar lugar a una insuficiencia cardíaca, particularmente si tienes otras enfermedades concomitantes.

En casos extremos, un episodio de taquicardia supraventricular puede provocar pérdida del conocimiento o un paro cardíaco.

Prevención

A fin de evitar un episodio de taquicardia supraventricular, es importante saber cuáles son los desencadenantes de los episodios e intentar evitarlos. Tal vez, quieras intentar:

  • Seguir una dieta saludable para el corazón
  • Aumentar la actividad física
  • Evitar fumar
  • Mantener un peso saludable
  • Limitar o evitar el consumo de alcohol
  • Reducir el estrés
  • Descansar mucho
  • Utilizar medicamentos de venta libre con precaución, ya que algunos medicamentos contra el resfriado y la tos contienen estimulantes que pueden provocar latidos rápidos del corazón
  • Evitar el consumo de drogas estimulantes, como la cocaína y las metanfetaminas

Para la mayoría de las personas que sufren taquicardia supraventricular, beber una cantidad moderada de cafeína no desencadena un episodio. Sin embargo, deben evitar beber grandes cantidades de cafeína.

Considera llevar un diario para identificar los desencadenantes. Controla la frecuencia, actividad y síntomas cardíacos en el momento en que sufras un episodio de taquicardia supraventricular.

Diagnóstico

Para diagnosticar taquicardia supraventricular, tu médico revisará tus síntomas y tu historia clínica, y te realizará una exploración física. El médico puede hacerte preguntas o realizar pruebas para detectar afecciones que pueden causar taquicardia supraventricular, como enfermedades cardíacas o un problema en la glándula tiroides. También puede realizar pruebas de control del corazón específicas para la arritmia. Estas pueden ser las siguientes:

  • Electrocardiograma (ECG). Durante un electrocardiograma, se sujetan al pecho y, en ocasiones, a las extremidades unos sensores (electrodos) que detectan la actividad eléctrica del corazón. Un electrocardiograma mide el tiempo y la duración de cada fase eléctrica de los latidos del corazón.
  • Monitor Holter. Este dispositivo de electrocardiograma puede usarse durante un día o más para registrar la actividad del corazón mientras realizas tus tareas cotidianas.
  • Monitor de episodios. Para episodios esporádicos de taquicardia supraventricular, tienes este dispositivo de electrocardiograma portátil disponible, al conectarlo al cuerpo y presionar un botón cuando tienes síntomas. De esta manera, el médico puede controlar tu ritmo cardíaco en el momento en que se manifiestan los síntomas.
  • Ecocardiograma. En esta prueba no invasiva, un dispositivo manual (transductor) que se coloca en el pecho utiliza ondas sonoras para producir imágenes del tamaño, la estructura y el movimiento del corazón.
  • Grabador de ciclo implantable. Este dispositivo detecta ritmos cardíacos anormales, y se implanta debajo de la piel en la zona del pecho.

Si tu médico no detecta arritmia durante estas pruebas, puede intentar provocarla con otras pruebas, que pueden comprender las siguientes:

  • Prueba de esfuerzo. En algunas personas, la taquicardia supraventricular se desencadena o empeora con el estrés o el ejercicio. En una prueba de esfuerzo, se te pedirá que hagas ejercicio en una cinta o en una bicicleta fija mientras se controla la actividad cardíaca. Si los médicos te están evaluando para determinar si una enfermedad de las arterias coronarias podría ser la causa de la arritmia y tienes dificultades para hacer ejercicio, se puede utilizar un medicamento para estimular el corazón de manera similar a como lo haría el ejercicio.
  • Prueba de la mesa inclinada. Tu médico puede recomendar esta prueba si tuviste desmayos. Se controla la frecuencia cardíaca y la presión arterial mientras permaneces acostado sobre una mesa. Luego la mesa se inclina como si estuvieras de pie. El médico observa cómo el corazón y el sistema nervioso que lo controla responden al cambio de ángulo.
  • Análisis y cartografía electrofisiológicos. En esta prueba, los médicos insertan tubos delgados (catéteres) con electrodos en la punta en los vasos sanguíneos y los conducen a distintos puntos del corazón. Una vez allí, los electrodos pueden realizar un mapa de la distribución de los impulsos eléctricos a través del corazón.

    Además, el cardiólogo puede usar los electrodos para estimular el corazón para que lata a velocidades que podrían desencadenar, o detener, una arritmia. Esto le permite al médico determinar la ubicación de la arritmia y la posible causa.

Tratamiento

La mayoría de las personas que padecen taquicardia supraventricular no necesitan tratamiento médico. No obstante, si presentas episodios frecuentes o prolongados, el médico puede recomendarte o probar lo siguiente:

  • Masajes del seno carotídeo. Es posible que el médico pruebe este tipo de masajes que supone aplicar presión suave en el cuello, donde la arteria carótida se divide en dos ramificaciones, para liberar ciertos químicos que reducen la frecuencia cardíaca. No intentes realizar esto por tu cuenta, ya que puede causar coágulos de sangre que pueden provocar un accidente cerebrovascular o una lesión en el corazón o pulmón.
  • Maniobras vagales. Es posible que puedas detener un episodio de taquicardia supraventricular usando maniobras que supongan contener la respiración y hacer fuerza, sumergir el rostro en agua helada o toser.

    Estas maniobras afectan el sistema nervioso que controla los latidos del corazón (nervios vagos), que frecuentemente provocan la disminución de la frecuencia cardíaca.

  • Cardioversión. Si no puedes detener un episodio de taquicardia supraventricular por tu cuenta usando maniobras vagales, el médico puede usar la cardioversión, que se puede realizar mediante un procedimiento o tomando medicamentos.

    En el procedimiento, se aplica un choque eléctrico al corazón mediante paletas o parches en el pecho. La corriente afecta los impulsos eléctricos del corazón y puede restablecer un ritmo normal.

  • Medicamentos. Si sufres episodios frecuentes de taquicardia supraventricular, el médico puede recetarte un medicamento para controlar la frecuencia cardíaca o restaurar el ritmo cardíaco normal. Es muy importante tomar los medicamentos antiarrítmicos exactamente como te lo indicó el médico para minimizar las complicaciones.
  • Ablación con catéter. Durante este procedimiento, el médico introduce uno o más catéteres a través de los vasos sanguíneos hacia el corazón. Los electrodos de la punta del catéter pueden utilizarse con calor, frío extremo o radiofrecuencia para destruir (extirpar) una pequeña porción de tejido cardíaco y crear una barrera eléctrica en el conducto donde se genera la arritmia.

En casos excepcionales, el tratamiento de taquicardia supraventricular puede implicar el uso de un dispositivo implantable pequeño denominado «marcapasos» que emite impulsos eléctricos que estimulan el corazón para que lata a un ritmo normal. El marcapasos se coloca debajo de la piel cerca de la clavícula en un procedimiento quirúrgico menor. Un alambre flexible se extiende desde el dispositivo hacia el corazón, donde se lo fija de manera permanente.

Ablación cardíaca con catéter

En una ablación con catéter, se insertan los catéteres a través de los vasos sanguíneos hasta la parte interna del corazón y los electrodos que se encuentran en las puntas del catéter realizan un mapeo de la propagación de los impulsos eléctricos en el corazón. Los electrodos ubicados en las puntas del catéter transmiten energía para destruir un área pequeña de tejido cardíaco y crear un bloqueo eléctrico a lo largo de la vía que provoca la arritmia.

Estilo de vida y remedios caseros

Es posible que el médico te sugiera que, además de otros tratamientos, implementes cambios en el estilo de vida que mantendrán el corazón tan saludable como sea posible.

Los siguientes cambios de estilo de vida podrían ayudarte:

  • Consume alimentos saludables para el corazón. Sigue una dieta saludable, con poca sal y grasas sólidas, rica en frutas, vegetales y cereales integrales.
  • Haz ejercicio regularmente. Ejercítate todos los días y aumenta la actividad física.
  • Deja de fumar. Si fumas y no puedes dejar por tus propios medios, habla con tu médico sobre las estrategias o los programas para ayudarte a abandonar el hábito.
  • Mantén un peso saludable. El sobrepeso aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.
  • Mantén bajo control la presión arterial y los niveles de colesterol. Haz cambios en tu estilo de vida y toma medicamentos según las indicaciones del médico para corregir la presión arterial alta (hipertensión) o el colesterol alto.
  • Bebe alcohol con moderación. Si optas por beber alcohol, hazlo con moderación. Para los adultos sanos, esto significa hasta una copa por día para las mujeres de todas las edades y para los hombres mayores de 65 años, y hasta dos copas por día para los hombres de 65 años o menores.
  • No abandones la atención de seguimiento. Toma los medicamentos según lo recetado y asiste a consultas de seguimiento regulares con el médico. Cuéntale al médico si tus síntomas empeoran.

Medicina alternativa

Se está investigando la eficacia de varios tipos de terapias médicas complementarias y alternativas para la taquicardia supraventricular.

Algunos tipos de terapias complementarias y alternativas pueden ayudar a reducir el estrés, entre ellas:

  • Yoga
  • Meditación
  • Técnicas de relajación

En algunos estudios, se observó que la acupuntura puede ayudar a reducir el ritmo cardíaco irregular ocasionado por ciertas arritmias, pero se necesitan más investigaciones.

Todavía no se sabe con certeza cuál es la función de los ácidos grasos omega-3, un nutriente que se encuentra principalmente en el pescado, en la prevención y el tratamiento de las arritmias. Pero, aparentemente, esta sustancia podría ayudar a prevenir y a tratar algunas arritmias.

Preparación antes de la cita

Si crees que puedes tener taquicardia supraventricular, pide una consulta con el médico de familia. Si se detecta en forma temprana, el tratamiento puede ser más fácil y eficaz. Sin embargo, con el tiempo, tal vez, te deriven a un médico especialista en enfermedades del corazón (cardiólogo).

Si presentas un episodio de taquicardia supraventricular durante más de unos minutos, o si está acompañada de desmayo, falta de aire o dolor en el pecho, llama al 911 o al número local de emergencias, o pídele a alguien que te lleve a la sala de urgencias más cercana.

Debido a que las consultas pueden ser breves y suele haber mucho de qué hablar, es aconsejable ir bien preparado. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta. Podría ser necesario hacerlo si tu médico ordena cualquier análisis de sangre.
  • Anota cualquier síntoma que tengas, incluso los que parezcan no tener relación con la arritmia cardíaca.
  • Anota tu información personal más importante, como los antecedentes familiares de enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, presión arterial alta o diabetes, al igual que lo que te genera más estrés o los cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. En ocasiones, puede ser difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que hayas pasado por alto u olvidado.
  • Anota las preguntas que desees hacerle al médico.

Tu tiempo con el médico es limitado; por eso, preparar una lista de preguntas te puede ayudar a aprovechar al máximo el tiempo juntos. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo. Algunas preguntas básicas para hacerle a tu médico sobre la taquicardia supraventricular comprenden las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué tipos de pruebas tendré que hacerme? ¿Tengo que hacer algo para prepararme para estas pruebas?
  • ¿Cuál es el tratamiento más adecuado?
  • ¿Me recomiendas evitar algún alimento o bebida? ¿Me recomiendas incorporar algo a mi dieta?
  • ¿Cuál es el nivel adecuado de actividad física?
  • ¿Con qué frecuencia debería hacerme pruebas para la detección de la enfermedad cardíaca u otras complicaciones de la taquicardia supraventricular?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas puede ahorrarte tiempo para consultar sobre cualquier tema al que quieras dedicarle más tiempo. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzaste a tener los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • ¿Hay antecedentes familiares de arritmia?

Last Updated Mar 8, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use