Útero doble

Perspectiva general

El útero doble es una anomalía congénita rara. En el caso de un feto de sexo femenino, el útero comienza a desarrollarse en la forma de dos tubos pequeños. A medida que el feto crece, los tubos normalmente se unen para crear un órgano delgado de mayor tamaño: el útero.

A veces, sin embargo, los tubos no se unen completamente. Cada uno, en cambio, se desarrolla por separado y con una estructura independiente. El útero doble puede tener un solo cuello uterino hacia la vagina, o cada cavidad uterina puede tener un cuello uterino. En muchos casos, se presenta una pared delgada de tejido a lo largo de toda la vagina, que genera dos cuellos uterinos separados.

Las mujeres con útero doble a menudo tienen embarazos exitosos. Sin embargo, esta malformación puede aumentar el riesgo de tener un aborto espontáneo o un parto prematuro.

Síntomas

Tener útero doble por lo general no provoca ningún síntoma. La afección puede descubrirse durante un examen pélvico de rutina o durante pruebas de diagnóstico por imágenes realizadas para determinar la causa de abortos espontáneos repetidos.

Las mujeres que tienen vagina doble junto con útero doble pueden consultar inicialmente con un médico debido a sangrado menstrual que no puede absorberse con un tampón. En situaciones como esta, la mujer se colocó un tampón en una vagina, pero la sangre sigue saliendo del segundo útero y por la segunda vagina.

Cuándo consultar con el médico

Consulta con un médico si te sale flujo menstrual a pesar de colocarte un tampón, si tienes dolor intenso con la menstruación o si experimentas abortos espontáneos repetidos.

Causas

Los médicos no saben con certeza por qué en algunos fetos se forma un útero doble y en otros no. Es posible que un componente genético sea un factor debido a que esta afección rara a veces es de familia.

Complicaciones

Muchas mujeres con útero doble tienen vidas sexuales, embarazos y partos normales. Sin embargo, a veces, el útero doble y otras anomalías del desarrollo uterino se relacionan con lo siguiente:

  • Infertilidad
  • Aborto espontáneo
  • Nacimiento prematuro
  • Anomalías renales

Diagnóstico

Un útero doble se puede diagnosticar durante un examen pélvico de rutina cuando el médico observa un cuello del útero doble o siente un útero con forma anormal. Si tu médico sospecha que hay una anomalía, es posible que recomiende una de las siguientes pruebas:

  • Ecografía. En esta prueba se utilizan ondas sonoras de alta frecuencia para crear imágenes del interior de tu cuerpo. Para captar las imágenes, se utiliza un dispositivo llamado transductor que se presiona contra la piel abdominal o se introduce en la vagina (ecografía transvaginal). Ambos tipos de ecografía se pueden realizar para obtener la mejor vista. Se puede usar una ecografía tridimensional cuando esté disponible.
  • Sonohisterograma. El sonohisterograma, un examen de ecografía, se realiza después de inyectar líquido mediante un tubo que se introduce dentro del útero a través de la vagina y del cuello del útero. Esto le permite al médico buscar problemas en la forma del útero.
  • Resonancia magnética (RM). La máquina de RM es similar a un túnel que tiene ambos extremos abiertos. Tú te recuestas en una mesa móvil que se desliza hacia la apertura del túnel. Este procedimiento que no produce dolor utiliza un campo magnético y ondas radioeléctricas para crear imágenes transversales (de un lado al otro) del interior del cuerpo.
  • Histerosalpingografía. Durante una histerosalpingografía, se inyecta un tinte especial dentro del útero a través del cuello del útero. A medida que el tinte se mueve por los órganos reproductores, se toman radiografías para determinar la forma y el tamaño del útero, y si las trompas de Falopio están abiertas.

Tratamiento

Si tienes un útero doble, pero no experimentas signos ni síntomas, muy rara vez se requiere tratamiento. Muy pocas veces se realiza una cirugía para unir un útero doble; no obstante, la cirugía puede ayudar a sostener un embarazo en los casos en los que haya una división parcial del útero y una pérdida de embarazo previa sin otra explicación médica.

Si tienes vagina doble aparte de útero doble, probablemente recibas una operación para extirpar la pared de tejido que separa las dos vaginas. Esta operación hará que tener un bebé sea un poco más fácil.

Preparación antes de la cita

Es probable que comiences por consultar a tu médico de atención primaria. Es posible que te deriven a un médico que se especialice en las afecciones que afecten el tracto reproductor femenino (ginecólogo), o a un médico que se especialice en hormonas reproductivas y optimización de la fertilidad (endocrinólogo especialista en reproducción).

Qué puedes hacer

Para prepararte para la consulta:

  • Consulta si hay algo que debas hacer con anticipación para prepararte para posibles pruebas.
  • Haz una lista de todos los síntomas menstruales que hayas tenido y de la duración.
  • Haz una lista con tu información médica clave, que incluya otras afecciones para las cuales estás recibiendo tratamiento, así como los nombres de medicamentos, vitaminas, hierbas o suplementos que tomas.
  • Pídele a un familiar o amigo que te acompañe, si es posible, para ayudarte a recordar todo.
  • Elabora una lista de preguntas para hacerle al médico para aprovechar al máximo la consulta.

Algunas de las preguntas básicas para el médico incluyen las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis signos y síntomas?
  • ¿Existe alguna otra causa posible?
  • ¿Qué método de tratamiento me recomiendas?
  • ¿Soy candidato para una cirugía? ¿Por qué sí o por qué no?
  • ¿El riesgo de complicaciones aumenta durante el embarazo?
  • ¿Qué opciones hay para mejorar mis posibilidades de un embarazo exitoso, si fuera necesario?
  • ¿Debería consultar a un especialista?
  • ¿Hay folletos u otros materiales impresos que pueda consultar? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Es buena idea que te prepares para responderlas y de esa manera tendrás tiempo para repasar cualquier punto que te interese durante la consulta. El médico puede preguntarte:

  • ¿Cuáles son tus signos y síntomas, y cuándo empezaste a notarlos?
  • ¿Los signos y síntomas son continuos o aparecen y desaparecen?
  • ¿Menstrúas con regularidad?
  • ¿Cómo es un período menstrual normal para ti?
  • ¿Alguna vez estuviste embarazada?
  • Si estuviste embarazada, ¿cómo resultó?
  • ¿Esperas tener hijos biológicos en el futuro?
  • ¿Estás recibiendo tratamiento en la actualidad o recientemente te trataron por alguna otra afección?

Last Updated Sep 13, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use