Tinnitus

Perspectiva general

El tinnitus es la percepción de un ruido o zumbido en los oídos. El tinnitus es un problema frecuente que afecta a alrededor de un 15 a 20 % de las personas. El tinnitus no es una enfermedad en sí misma; es un síntoma de un trastorno no diagnosticado, como la pérdida de la audición relacionada con la edad, una lesión del oído o un trastorno del aparato circulatorio.

Aunque es molesto, por lo general, el tinnitus no es signo de algo grave. Si bien puede empeorar con la edad, en muchas personas, el tinnitus puede mejorar con tratamiento. A veces, el tratamiento de una causa de fondo detectada ayuda. Otros tratamientos reducen o tapan el ruido, lo que hace que el tinnitus se perciba menos.

Interior del oído y cilios dañados

El tinnitus puede ser causado por cilios rotos o dañados en las células auditivas, turbulencia en la arteria carótida o en la vena yugular, trastornos de la articulación temporomandibular (TMJ) y problemas en las vías que procesan los sonidos en el cerebro.

Síntomas

El tinnitus supone la sensación de oír un sonido cuando no hay ningún sonido externo. Los síntomas de tinnitus pueden ser incluir estos tipos de ruido imaginario en los oídos:

  • Timbres
  • Zumbidos
  • Rugidos
  • Chasquidos
  • Siseos
  • Zumbido

El ruido imaginario puede variar de tono, desde un rugido bajo hasta un chillido alto, y se puede oír en uno o en ambos oídos. En algunos casos, el sonido puede ser tan alto que puede afectar tu capacidad de concentración o de oír un sonido externo. El tinnitus puede estar presente todo el tiempo o puede ser intermitente.

Existen dos tipos de tinnitus.

  • El tinnitus subjetivo es el zumbido de oídos que solamente tú puedes oír. Este es el tipo más frecuente de tinnitus. Las causas pueden ser problemas en el oído externo, medio o interno. También puede deberse a problemas con los nervios de la audición (auditivos) o de la parte del cerebro que interpreta las señales nerviosas como sonido (vías auditivas).
  • El tinnitus objetivo es el zumbido de oídos que tu médico oye cuando efectúa un examen. La causa de este tipo poco frecuente de tinnitus puede ser un problema de los vasos sanguíneos, un trastorno de los huesecillos del oído medio o contracciones musculares.

Cuándo debes consultar con un médico

Si tienes tinnitus y te molesta, consulta con tu médico.

Pide una consulta con el médico si ocurre lo siguiente:

  • Si el tinnitus se manifiesta después de una infección en las vías respiratorias superiores, como un resfrío, y no mejora en una semana.

Consulta con tu médico lo antes posible si sucede lo siguiente:

  • Si tienes tinnitus y se produjo repentinamente o sin causa aparente.
  • Tienes pérdida de audición o mareos además de tinnitus.

Causas

Son muchos los trastornos de la salud que pueden causar o empeorar el tinnitus. En muchos casos, nunca se encuentra la causa exacta.

Una causa frecuente del tinnitus es el daño de las células pilosas del oído interno. Los diminutos y delicados pelos (cilios) del oído interno se mueven según la presión de las ondas sonoras. Esto provoca que las células emitan una señal eléctrica por medio de un nervio del oído (nervio auditivo) hasta alcanzar el cerebro. El cerebro interpreta estas señales como sonidos. Si los cilios auditivos del oído interno se doblan o se quiebran, pueden provocar la «fuga» de impulsos eléctricos al cerebro sin motivo, lo que causa el tinnitus.

Algunas otras causas del tinnitus son otros problemas del oído, trastornos crónicos de la salud y lesiones o enfermedades que afectan los nervios del oído interno o el centro auditivo del cerebro.

Causas frecuentes del tinnitus

En muchas personas, el tinnitus se debe a uno de los siguientes trastornos:

  • Pérdida de la audición relacionada con la edad. En muchas personas, la audición empeora con la edad, y, por lo general, esto comienza alrededor de los 60 años. La pérdida de audición puede causar el tinnitus. El término médico de este tipo de pérdida de la audición es presbiacusia.
  • Exposición a ruidos fuertes. Los ruidos fuertes, como los de las maquinarias pesadas, las sierras eléctricas y las armas de fuego, son fuentes frecuentes de ruidos relacionados con la pérdida de la audición. Los dispositivos musicales portátiles, como los reproductores MP3 o los iPods, también pueden causar pérdida de la audición relacionada con el ruido si se los escucha a un volumen alto durante períodos largos. El tinnitus provocado por la exposición durante corto tiempo, como asistir a un concierto ruidoso, por lo general, desaparece; tanto la exposición durante corto tiempo como a largo tiempo a sonidos fuertes pueden provocar daño permanente.
  • Oclusión por cerumen. El cerumen o cera protege el canal auditivo al bloquear la suciedad y retardar la proliferación de bacterias. Cuando se acumula mucho cerumen, puede ser muy difícil eliminarlo naturalmente, lo que causa pérdida de la audición o irritación de la membrana del tímpano, y esto, a su vez, puede provocar el tinnitus.
  • Cambios en la cadena de los huesecillos del oído. La rigidez de la cadena de los huesecillos del oído medio (otosclerosis) puede afectar la audición y producir el tinnitus. Este trastorno, causado por un crecimiento anormal de los huesecillos, tiende a ser hereditario.

Otras causas frecuentes del tinnitus

Algunas de las causas menos frecuentes del tinnitus son las siguientes:

  • Enfermedad de Ménière. El tinnitus puede ser un indicador temprano de la enfermedad de Ménière, un trastorno del oído interno que puede causar la presión anormal del líquido ótico.
  • Trastorno de la articulación temporomandibular. Los problemas con la articulación temporomandibular, la articulación ubicada a cada lado de la cabeza delante de las orejas (donde la mandíbula se junta con el cráneo) pueden causar tinnitus.
  • Lesiones de la cabeza o lesiones del cuello. Un traumatismo de la cabeza o del cuello puede afectar el oído interno, los nervios auditivos o la función del cerebro vinculada a la audición. Por lo general, esas lesiones provocan tinnitus en un solo oído.
  • Neurinoma del acústico. Este tumor no canceroso (benigno) se genera en el nervio craneal que va desde el cerebro hasta el oído interno y que controla el equilibrio y la audición. Ese trastorno, también llamado «schwannoma vestibular», por lo general, causa tinnitus en un solo oído.
  • Disfunción de la trompa de Eustaquio. En esta enfermedad, la trompa del oído que conecta el oído medio con la parte alta de la garganta permanece expandida en todo momento, lo que puede hacer que el oído se sienta tapado. La pérdida significativa de peso, el embarazo y la radioterapia algunas veces pueden causar este tipo de disfunción.
  • Espasmos musculares en el oído interno. Los músculos del oído interno pueden ponerse tensos (espasmo), lo que causa tinnitus, pérdida de audición y sensación de taponamiento en el oído. Esto sucede algunas veces sin motivo, pero también puede ocurrir por enfermedades neurológicas, incluida esclerosis múltiple.

Trastornos de los vasos sanguíneos vinculados con el tinnitus

En raras ocasiones, el tinnitus se debe a un trastorno de los vasos sanguíneos. Este tipo de tinnitus se denomina «tinnitus pulsátil». Las causas comprenden:

  • Ateroesclerosis. Con la edad y con la acumulación de colesterol y otros depósitos, los principales vasos sanguíneos que están cerca del oído medio y del oído interno pierden parte de la elasticidad —capacidad para doblarse o expandirse levemente con cada latido del corazón—. Eso causa que la irrigación sanguínea sea más enérgica, lo que hace que el oído detecte los latidos con más facilidad. Por lo general, se puede oír este tipo de zumbido en ambos oídos.
  • Tumores de cabeza y cuello. Un tumor que ejerce presión en los vasos sanguíneos de la cabeza o del cuello (neoplasia vascular) puede causar tinnitus y otros síntomas.
  • Presión arterial alta. La hipertensión y los factores que aumentan la presión arterial, como el estrés, el alcohol y la cafeína, pueden hacer que el tinnitus sea más perceptible.
  • Irrigación sanguínea turbulenta. El estrechamiento o la torsión de una arteria del cuello (arteria carótida) o de una vena del cuello (vena yugular) pueden causar una irrigación sanguínea turbulenta e irregular, lo que provoca el tinnitus.
  • Malformación de los capilares. Una enfermedad denominada «malformación arteriovenosa» (una conexión anormal entre las arterias y las venas) puede provocar el tinnitus. En general, este tipo de tinnitus sucede solamente en un oído.

Medicamentos que pueden causar el tinnitus

Muchos medicamentos pueden causar o empeorar el tinnitus. Por lo general, mientras más altas son las dosis de estos medicamentos, el tinnitus es peor. A menudo, el ruido no deseado desaparece cuando se suspende el uso de estos medicamentos. Los medicamentos que se sabe que causan o empeoran el tinnitus son los siguientes:

  • Antibióticos, como polimixina B, eritromicina, vancomicina (Vancocin HCL, Firvanq) y neomicina
  • Medicamentos para el cáncer, incluso metotrexato (Trexall) y cisplatina.
  • Diuréticos, como bumetanida (Bumex), ácido etacrínico (Edecrin) o furosemida (Lasix)
  • Medicamentos de quinina que se usan para tratar la malaria u otras enfermedades
  • Ciertos antidepresivos, que pueden empeorar el tinnitus
  • Aspirina cuando se toman dosis altas poco frecuentes (por lo general, 12 o más por día)

Además, algunos suplementos de hierbas pueden causar tinnitus, al igual que la nicotina y la cafeína.

Factores de riesgo

Cualquier persona puede padecer tinnitus, pero los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de tenerlo:

  • La exposición a ruidos fuertes. La exposición prolongada a un ruido fuerte puede dañar las pequeñas células de los cilios auditivos sensoriales del oído que trasmiten el sonido al cerebro. Las personas que trabajan en ambientes ruidosos —como los trabajadores de fábricas y los de la construcción; los músicos; y los soldados— tienen un mayor riesgo.
  • La edad. A medida que envejeces, disminuye la cantidad de fibras nerviosas que funcionan en los oídos y esto posiblemente cause problemas de audición que, por lo general, están relacionados con el tinnitus.
  • Sexo. Los hombres tienen mayor probabilidad de padecer tinnitus.
  • Tabaquismo. Las personas que fuman tienen un mayor riesgo de desarrollar tinnitus.
  • Problemas cardiovasculares. Los trastornos que afectan la irrigación sanguínea, como la presión arterial alta o el estrechamiento de las arterias (ateroesclerosis) pueden aumentar el riesgo de padecer tinnitus.

Complicaciones

El tinnitus puede afectar considerablemente la calidad de vida. Si bien afecta a las personas de distinta manera, si tienes tinnitus, es posible que sientas lo siguiente:

  • Fatiga
  • Estrés
  • Problemas de sueño
  • Dificultad en concentrarte
  • Problemas de memoria
  • Depresión
  • Angustia e irritabilidad

Es posible que el tratamiento de estos trastornos vinculados no afecte el tinnitus directamente, pero puede ayudarte a que te sientas mejor.

Prevención

En muchos casos, el tinnitus es la consecuencia de algo que no puede prevenirse. Sin embargo, algunas precauciones pueden ayudar a prevenir ciertos tipos de tinnitus.

  • El uso de protección auditiva. Con el tiempo, la exposición a sonidos fuertes puede dañar los nervios de los oídos, lo que provoca pérdida de audición y tinnitus. Si usas sierras eléctricas, eres músico, trabajas en una industria que emplea maquinaria que emite ruido fuerte o usas armas de fuego (en especial, pistolas y escopetas), siempre usa protectores auditivos.
  • Baja el volumen. La exposición durante largo tiempo a la música amplificada sin protección auditiva o escuchar música a un volumen alto con auriculares puede causar pérdida de la audición y tinnitus.
  • Cuida la salud cardiovascular. Hacer ejercicio regularmente, comer bien y tomar otras medidas para mantener los vasos sanguíneos saludables pueden ayudar a prevenir el tinnitus vinculado con los trastornos de los vasos sanguíneos.

Diagnóstico

El médico te revisará los oídos, la cabeza y el cuello para buscar posibles causas del tinnitus. Estas pueden ser algunas de las pruebas:

  • Examen de la audición (audiológico). Como parte de la prueba, te sentarás en una habitación con aislación acústica y te colocarás auriculares por los que se reproducirán determinados sonidos en un oído por vez. Indicarás cuando puedes oír el sonido, y los resultados se comparan con los que se consideran normales para tu edad. Esto puede ayudar a descartar o detectar posibles causas del tinnitus.
  • Movimiento. El médico te pedirá que muevas los ojos, que contraigas la mandíbula o que muevas el cuello, los brazos y las piernas. Si el tinnitus cambia o empeora, este procedimiento ayudará a detectar un trastorno no diagnosticado que necesita tratamiento.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. Según cuál sea la posible causa del tinnitus, quizás necesites pruebas de diagnóstico por imágenes, como exploraciones por tomografía computada o por resonancia magnética.

El sonido que oyes puede ayudar al médico a detectar una posible causa no diagnosticada.

  • Chasquido. Las contracciones musculares dentro y alrededor del oído pueden causar chasquidos agudos que se oyen como estallidos. Pueden durar varios segundos o unos pocos minutos.
  • Sonido de la sangre o zumbido. En general, estas fluctuaciones en el sonido son de origen vascular y puedes notarlas cuando haces ejercicio o cambias de posición, como cuando te acuestas o te levantas.
  • Latidos del corazón. Los problemas de los vasos sanguíneos, como la presión arterial alta, un aneurisma o un tumor, y la oclusión del canal auditivo o de la trompa de Eustaquio, pueden amplificar los latidos del corazón que oyes (tinnitus pulsátil).
  • Timbres de tono bajo. Uno de los trastornos que pueden causar timbres de tono bajo en un oído es la enfermedad de Ménière. El tinnitus puede llegar a ser muy fuerte antes de un ataque de vértigo (sensación de que tú o lo que te rodea gira o se mueve).
  • Timbres de tono alto. La exposición del oído a un ruido muy fuerte o a una explosión puede causar un sonido de tono alto o un zumbido que, por lo general, desaparece después de pocas horas. Sin embargo, si también hay una pérdida de la audición, el tinnitus puede ser permanente. La exposición a ruidos durante un largo tiempo, la pérdida de la audición relacionada con la edad o los medicamentos pueden causar un timbre de tono alto y continuo en ambos oídos. El neuroma acústico puede causar un timbre de tono alto y continuo en un oído.
  • Otros sonidos. La rigidez de la cadena de los huesecillos del oído interno (otosclerosis) puede producir un zumbido de tono bajo en los oídos, que puede ser continuo o intermitente. El cerumen, los cuerpos extraños o los cilios auditivos del canal auditivo pueden frotar la membrana del tímpano, lo que causa una serie de sonidos.

En muchos casos, nunca se determina cuál es la causa del tinnitus. Tu médico puede discutir contigo los pasos que puedes seguir para reducir la intensidad del tinnitus o para ayudarte a afrontarlo mejor.

Tratamiento

Tratamiento de una enfermedad no diagnosticada

Para tratar el tinnitus, el médico primero intentará detectar cualquier enfermedad no diagnosticada que pueda tratarse y pueda estar relacionada con tus síntomas. Si el tinnitus se debe a una enfermedad, el médico quizás pueda adoptar medidas que podrían reducirlo. Por ejemplo:

  • Eliminación del cerumen. La eliminación del cerumen impactado puede disminuir los síntomas del tinnitus.
  • Tratamiento de un trastorno de los vasos sanguíneos. Los trastornos vasculares no diagnosticados pueden requerir medicamentos, cirugía u otro tratamiento para abordar el problema.
  • Cambios de medicamentos. Si un medicamento que tomas parece ser la causa del tinnitus, es posible que tu médico pueda recomendarte que suspendas o reduzcas el uso de ese medicamento o que lo cambies por uno diferente.

Inhibición del ruido

En algunos casos, la distribución del ruido puede ayudar a inhibir el sonido de manera que este sea menos molesto. El médico puede recomendarte el uso de un dispositivo electrónico para inhibir el ruido. Algunos de los dispositivos son los siguientes:

  • Máquinas de ruido blanco. Estos dispositivos que producen sonidos ambientales simulados, como la caída de la lluvia o las olas del mar, a menudo, son un tratamiento efectivo para el tinnitus. Quizá sea conveniente probar una máquina de ruido blanco que tenga parlantes de almohada para que te ayude a dormir. Los ventiladores, los humificadores, los deshumificadores y el aire acondicionado en el dormitorio también pueden ayudar a tapar el ruido interno a la noche.
  • Audífonos. Pueden ser especialmente útiles si tienes problemas de audición, así como tinnitus.
  • Dispositivos de asistencia para simular sonidos. Estos dispositivos de asistencia, que se colocan en el oído y que son similares a los audífonos, producen un sonido de volumen bajo que inhibe los síntomas del tinnitus.
  • Rehabilitación por tinnitus. Un dispositivo que se coloca en el oído emite música tonal programada individualmente para tapar las frecuencias específicas del tinnitus que padeces. Con el tiempo, esta técnica puede hacerte acostumbrar al tinnitus y, de esa manera, ayudarte a que no te concentres en él. Por lo general, el apoyo psicológico es un componente de la rehabilitación por el tinnitus.

Medicamentos

Los medicamentos no pueden curar el tinnitus, pero, en algunos casos, pueden ayudar a reducir la intensidad de los síntomas o de las complicaciones. Los medicamentos posibles incluyen los siguientes:

  • Los antidepresivos tricíclicos, como la amitriptilina y la nortriptilina, se han usado con cierto éxito. Sin embargo, por lo general, estos medicamentos se usan solamente para el tinnitus agudo, ya que pueden causar efectos secundarios problemáticos, como sequedad en la boca, visión borrosa, estreñimiento y problemas cardíacos.
  • El alprazolam (Xanax) puede ayudar a reducir los síntomas de tinnitus, pero algunos de los efectos secundarios son somnolencia y náuseas. También puede causar dependencia.

Estilo de vida y remedios caseros

En general, el tinnitus no se puede tratar. Sin embargo, algunas personas se acostumbran y lo perciben menos de lo que lo percibían al principio. Para algunas personas, ciertos ajustes hacen que los síntomas sean menos molestos. Los siguientes consejos pueden ayudarte:

  • Evita los posibles irritantes. Reduce la exposición a las situaciones que puedan empeorar el tinnitus. Algunos de los ejemplos más frecuentes son los ruidos fuertes, la cafeína y la nicotina.
  • Tapa el ruido. En un ambiente tranquilo, un ventilador, la música suave o la estática radial a volumen bajo pueden ayudar a tapar el ruido del tinnitus.
  • Controla el estrés. El estrés puede empeorar el tinnitus. El control del estrés, ya sea mediante terapia de relajación, biorretroalimentación o ejercicio, puede proporcionar cierto alivio.
  • Reduce el consumo de alcohol. El alcohol dilata los vasos sanguíneos y, por lo tanto, aumenta el impulso de la sangre, lo que causa mayor irrigación sanguínea, en especial, en la zona del oído interno.

Medicina alternativa

Existe poca evidencia acerca del buen funcionamiento de la medicina alternativa con el tinnitus. Sin embargo, se probaron algunas terapias alternativas para el tinnitus, como las siguientes:

  • Acupuntura
  • Hipnosis
  • Ginkgo biloba
  • Melatonina
  • Suplementos de cinc
  • Vitamina B

La neuromodulación mediante la estimulación magnética transcraneal es una terapia indolora y no invasiva que ha funcionado bien en algunas personas para la reducción de los síntomas del tinnitus. Actualmente, la estimulación magnética transcraneal (TMS) se utiliza con más frecuencia en Europa y en algunos ensayos de los EE. UU. Todavía tiene que determinarse qué pacientes podrían beneficiarse con esos tratamientos.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

El tinnitus no siempre mejora ni desaparece de forma total con tratamiento. Estas son algunas sugerencias para ayudarte a enfrentar la situación:

  • Asesoramiento psicológico. Un terapista con licencia o un psicólogo pueden ayudarte a aprender técnicas para afrontar los síntomas del tinnitus y hacer que sean menos molestos. El asesoramiento psicológico también puede ayudar con otros problemas que, por lo general, están vinculados al tinnitus, como la angustia y la depresión.
  • Grupos de apoyo. Compartir la experiencia con otras personas que tienen tinnitus puede ser útil. Existen grupos de personas que padecen tinnitus y que se reúnen personalmente, así como foros en Internet. Para asegurarte de que la información que obtienes en el grupo sea correcta, es mejor que elijas un grupo moderado por un médico, un especialista en audiología u otro profesional de la salud capacitado.
  • Educación. Aprender cuanto más puedas acerca del tinnitus y de los modos de aliviar los síntomas puede ayudarte. El solo hecho de entenderlo mejor hace que sea menos molesto para algunas personas.

Preparación antes de la cita

Prepárate para hablar con tu médico acerca de lo siguiente:

  • Tus signos y síntomas
  • Tu historia clínica, que comprende cualquier otro trastorno de la salud que tengas, como pérdida de la audición, presión arterial alta o arterias obstruidas (ateroesclerosis)
  • Los medicamentos que tomas, incluso los medicamentos a base de hierbas

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿A qué se parece el ruido que oyes?
  • ¿Lo oyes en un oído o en ambos?
  • ¿El sonido que oyes es continuo o intermitente?
  • ¿Cuán fuerte es el ruido?
  • ¿Cuánto te molesta el ruido?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté mejorando los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • ¿Has estado expuesto a ruidos fuertes?
  • ¿Tuviste una enfermedad del oído o una lesión en la cabeza?

Después de que te diagnostican tinnitus, quizá tengas que ver a un médico especialista en garganta, nariz y oído (otorrinolaringólogo). Quizá también tengas que consultar con un experto en audición (audiólogo).

Last Updated Jun 20, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use