Tracoma

Perspectiva general

El tracoma es una infección bacteriana que afecta los ojos. Se produce por la bacteria Chlamydia trachomatis. El tracoma es contagioso y se propaga a través del contacto con los ojos, los párpados y las secreciones de la nariz o la garganta de las personas infectadas. También se puede transmitir cuando se manipulan artículos infectados, como pañuelos.

Al principio, el tracoma puede causar picazón e irritación leves en los ojos y los párpados. Luego, es posible que percibas que los párpados se hinchan y que drena pus de los ojos. Sin tratamiento, el tracoma puede provocar ceguera.

El tracoma es la principal causa prevenible de ceguera en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud estima que casi 2 millones de personas quedaron ciegas debido al tracoma. La mayoría de los casos de tracoma que provocan ceguera ocurren en las regiones pobres de África. En áreas donde predomina el tracoma, las tasas de infección entre niños menores de 5 años pueden alcanzar el 60 % o más.

El tratamiento temprano puede ayudar a prevenir las complicaciones del tracoma.

Síntomas

Por lo general, los signos y síntomas del tracoma afectan a ambos ojos, e incluyen los siguientes:

  • Picazón e irritación leves en los ojos y los párpados
  • Secreción que sale de los ojos y contiene mucosidad o pus
  • Inflamación del párpado
  • Sensibilidad a la luz (fotofobia)
  • Dolor ocular

Los niños pequeños son particularmente vulnerables a la infección. No obstante, la enfermedad evoluciona con lentitud, y los síntomas más dolorosos no suelen aparecen hasta la adultez.

La Organización Mundial de la Salud identificó las siguientes cinco etapas del desarrollo del tracoma:

  • Inflamación folicular. Es esta etapa, la infección apenas está comenzando. Cinco o más folículos (pequeñas protuberancias que contienen linfocitos, un tipo de glóbulo blanco de la sangre) se observan con ayuda de un dispositivo de aumento en la superficie interna del párpado superior (conjuntiva).
  • Inflamación intensa. En esta etapa, el ojo es altamente infeccioso, se irrita y presenta un engrosamiento o una inflamación en el párpado superior.
  • Cicatrización del párpado. Las infecciones reiteradas ocasionan la cicatrización del párpado interno. Las cicatrices suelen aparecer como líneas blancas cuando se las examina con una lupa. Es posible que se deforme el párpado y se vuelva hacia adentro (entropión).
  • Pestañas encarnadas (triquiasis). El recubrimiento interno cicatrizado del párpado sigue deformándose, lo que hace que las pestañas se vuelvan hacia adentro, y rocen y raspen la superficie externa del ojo (córnea).
  • Enturbiamiento de la córnea. La córnea se ve afectada por una inflamación que se observa con mayor frecuencia debajo del párpado superior. La inflamación continua causada por el raspado que provocan las pestañas encarnadas produce el enturbiamiento de la córnea.

Todos los signos del tracoma son más graves en el párpado superior que en el inferior. Cuando se presenta la cicatrización avanzada, se puede observar una línea gruesa en el párpado superior.

Además, puede verse afectado el tejido glandular lubricante que se encuentra en los párpados que incluye las glándulas encargadas de producir lágrimas (lagrimales). Esto puede provocar una sequedad ocular extrema, que agrava aún más el problema.

Cuándo debes consultar con un médico

Solicita atención médica si tú o tu niño tiene irritación o picazón en los ojos o si despide una secreción de los ojos, especialmente si vives o has viajado en el último tiempo a una zona donde el tracoma es común. El tracoma es una enfermedad contagiosa. Tratarla lo antes posible permite evitar mayores infecciones.

Causas

El tracoma es causado por ciertos subtipos de Chlamydia trachomatis, una bacteria que también puede causar clamidiosis, una infección de transmisión sexual.

El tracoma se propaga por el contacto con la secreción de los ojos o de la nariz de una persona infectada. Las vías de transmisión pueden ser las manos, la ropa, las toallas y los insectos. En los países en desarrollo, las moscas atraídas por los ojos también son un medio de transmisión.

Factores de riesgo

Estos son algunos de los factores que aumentan el riesgo de tracoma:

  • Pobreza. El tracoma es, principalmente, una enfermedad de las poblaciones extremadamente pobres de países en desarrollo.
  • Condiciones de hacinamiento. Las personas que viven en estrecho contacto corren mayor riesgo de propagar la infección.
  • Higiene deficiente. Las condiciones de higiene deficiente y la falta de higiene, como las caras o las manos sucias, ayudan a propagar la enfermedad.
  • Edad. En las zonas donde la enfermedad está activa, es más frecuente en niños de 4 a 6 años.
  • Sexo. En algunas zonas, el riesgo de contraer la enfermedad para las mujeres es dos a seis veces mayor que para los hombres.
  • Moscas. Las personas que viven en zonas con problemas de control de la población de moscas pueden ser más propensas a la infección.
  • Falta de letrinas. Las poblaciones que no pueden acceder a letrinas en funcionamiento, un tipo de baño comunitario, tienen una mayor incidencia de la enfermedad.

Complicaciones

Un episodio de tracoma causado por Chlamydia trachomatis se trata fácilmente con la detección temprana y el uso de antibióticos. Las infecciones repetidas o secundarias pueden provocar complicaciones, entre ellas:

  • Formación de cicatrices en el párpado interno
  • Deformidades del párpado, como cuando el párpado gira hacia dentro (entropión) o las pestañas encarnadas (triquiasis)
  • Cicatrices en la córnea o visión nublada
  • Pérdida parcial o total de la visión

Prevención

Si te trataron el tracoma con antibióticos o con cirugía, la reinfección siempre es una preocupación. Para tu protección y para la seguridad de los demás, asegúrate de que los miembros de la familia u otras personas con las que vivas se realicen análisis y, si es necesario, reciban el tratamiento del tracoma.

El tracoma puede ocurrir en todo el mundo, pero es más frecuente en Medio Oriente, África del Norte, África subsahariana y las regiones del sur de Asia y China. Cuando visites aquellas regiones donde el tracoma es frecuente, ten especial cuidado y mantén una buena higiene que te ayudará a prevenir la infección.

Las prácticas adecuadas de higiene son las siguientes:

  • Lavado de rostro y de manos. Mantener el rostro limpio puede ayudar a romper el ciclo de la reinfección.
  • Control de las moscas. La reducción de las poblaciones de moscas puede ayudar a eliminar una fuente importante de contagio.
  • Tratamiento adecuado de residuos. Eliminar de manera adecuada los desechos animales y humanos puede reducir los lugares de reproducción de las moscas.
  • Mejor acceso al agua. Tener un suministro de agua dulce cercano puede ayudar a mejorar las condiciones higiénicas.

No existe una vacuna contra el tracoma, pero la prevención es posible. La Organización Mundial de la Salud (OMS) creó una estrategia para prevenir el tracoma con el objetivo de eliminarla antes de 2020. La estrategia, denominada «SAFE» en inglés, consiste en lo siguiente:

  • Cirugía para tratar las formas avanzadas de tracoma
  • Antibióticos para tratar y prevenir la infección
  • Limpieza del rostro
  • Mejoras ambientales, particularmente en el agua, el saneamiento y el control de las moscas

Diagnóstico

El médico puede diagnosticar el tracoma a través de una exploración física o enviando una muestra de bacterias de los ojos a un laboratorio para analizarla. Pero los análisis de laboratorio no siempre están disponibles en lugares donde el tracoma es frecuente.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento del tracoma dependen de la etapa de la enfermedad.

Medicamentos

En las primeras etapas de tracoma, es posible que el tratamiento con antibióticos por sí solos sea suficiente para eliminar la infección. Tu médico puede recetarte ungüento oftálmico de tetraciclina o azitromicina (Zithromax) por vía oral. La azitromicina parece ser más efectiva que la tetraciclina, pero es más costosa.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda darle antibióticos a toda una comunidad cuando más del 10 por ciento de los niños han presentado tracoma. El objetivo de esta guía es tratar a todas las personas que se han expuesto a tracoma y reducir la diseminación de la enfermedad.

Cirugía

El tratamiento de las etapas posteriores del tracoma (incluidas las deformidades dolorosas de los párpados) puede requerir cirugía. Las guías de la OMS recomiendan la cirugía para las personas con un estadio avanzado de tracoma.

En la cirugía de rotación de los párpados (rotación tarsal bilamelar), el médico hace una incisión en la tapa cicatrizada y rota las pestañas alejándolas de la córnea. El procedimiento limita la progresión de la cicatrización corneal y puede ayudar a prevenir una mayor pérdida de la visión.

Si la córnea se ha empañado lo suficiente como para perjudicar gravemente la visión, el trasplante de córnea puede ser una opción que puede mejorar la visión. Sin embargo, con el tracoma, este procedimiento a menudo no tiene buenos resultados.

Es posible que en algunos casos se realice un procedimiento para eliminar las pestañas (depilación). Es posible que este procedimiento deba realizarse repetidamente. Otra opción temporal, si la cirugía no es una opción disponible, es colocar un vendaje adhesivo sobre las pestañas para evitar que toquen los ojos.

Preparación antes de la cita

Es probable que comiences con una consulta con el médico de atención primaria si tú o tu hijo tienen síntomas de tracoma. O bien, es posible que te deriven de inmediato a un especialista en ojos (un oftalmólogo). Cuando programes la consulta, pregunta si debes hacer algo para prepararte para la consulta, como dejar a tu hijo en casa después de la escuela o la guardería.

A continuación, se presenta información que te ayudará a prepararte para tu consulta.

Lo que puedes hacer

Antes de la consulta, prepara una lista de lo siguiente:

  • Síntomas de la persona que solicita el tratamiento, como cualquier detalle sobre los cambios en la vista.
  • Información personal clave, como viajes recientes, el uso de nuevos productos de maquillaje y un cambio de lentes de contacto o gafas.
  • Todos los medicamentos y las vitaminas o los suplementos que está tomando la persona que requiere el tratamiento.
  • Preguntas para hacerle al médico

Para la irritación de los ojos, entre las preguntas básicas para hacerle al médico se incluyen las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de estos síntomas?
  • Además de la causa más probable, ¿cuáles son otras causas posibles de estos síntomas?
  • ¿Qué tipo de pruebas se necesitan?
  • ¿Es probable que el trastorno sea temporal o crónico?
  • ¿Cuál es el mejor plan de acción?
  • ¿Tendré complicaciones a largo plazo a causa de esta enfermedad?
  • ¿Debo aplicar alguna restricción para mi hijo o para mí, como quedarnos en casa en lugar de ir a trabajar o a la escuela?
  • ¿Debo consultar con un especialista? ¿Cuánto costará eso? ¿Lo cubrirá mi seguro?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me receta?
  • ¿Tiene folletos u otro material impreso que pueda ofrecerme? ¿Qué sitios web me recomienda?

Qué esperar de tu médico

Es probable que tu médico te haga una serie de preguntas, como las siguientes:

  • ¿Alguna vez has tenido un problema similar?
  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Qué tan graves son tus síntomas? ¿Los síntomas parecen empeorar?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar tus síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca empeorar tus síntomas?
  • ¿Alguien más en tu casa tiene síntomas similares?
  • ¿Has estado tratando los síntomas con algún medicamento o gotas?

Qué puedes hacer mientras tanto

Mientras esperas la consulta, mantén hábitos de higiene adecuados para reducir la posibilidad de transmitir tu enfermedad al tomar estas medidas:

  • No te toques los ojos sin antes haberte lavado las manos.
  • Lávate las manos con frecuencia y a conciencia.
  • Cambia la toalla y la toalla de mano a diario y no las compartas con otros.
  • Cambia la funda de almohada a menudo.
  • Desecha los cosméticos para ojos, en especial la máscara para pestañas.
  • No utilices los cosméticos para ojos de otra persona ni los elementos de atención ocular personales.
  • Deja de usar los lentes de contacto hasta que te hayan evaluado los ojos; después sigue las instrucciones del oftalmólogo sobre el cuidado adecuado de los lentes de contacto.
  • Si tu hijo está infectado, debe evitar el contacto directo con otros niños.

Last Updated Jan 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use