Trastorno afectivo estacional

Perspectiva general

El trastorno afectivo estacional es un tipo de depresión relacionado con los cambios de estación; comienza y finaliza aproximadamente en la misma época cada año. Si eres como la mayoría de las personas que tiene trastorno afectivo estacional, tus síntomas comienzan en otoño y continúan durante los meses de invierno, reduciendo tu energía y haciéndote sentir de mal humor. Con menor frecuencia, el trastorno afectivo estacional causa depresión en la primavera o en el comienzo del verano.

El tratamiento del trastorno afectivo estacional puede comprender fototerapia, medicamentos y psicoterapia.

No ignores ese sentimiento que tienes todos los años, considerándolo un simple caso de «tristeza invernal» o un bajón estacional con el que tienes que lidiar tú solo. Toma medidas para mantener tu ánimo y tu motivación estables durante todo el año.

Síntomas

En la mayoría de los casos, los síntomas del trastorno afectivo estacional aparecen a fines de otoño o a principios del invierno y desaparecen durante los días más soleados de primavera y verano. Con menor frecuencia, las personas que muestran el patrón opuesto tienen síntomas que empiezan en la primavera o el verano. En cualquiera de los casos, los síntomas pueden ser leves al principio y agravarse a medida que avanza la estación.

Los signos y síntomas del trastorno afectivo estacional pueden comprender:

  • Sentirse deprimido gran parte del día, casi todos los días
  • Perder el interés en actividades que alguna vez disfrutó
  • Tener poca energía
  • Tener dificultades para conciliar el sueño
  • Sufrir cambios en su peso o apetito
  • Sentirse perezoso o inquieto
  • Tener dificultad para concentrarse
  • Sentirse desesperanzado, inútil o tener sentimientos de culpa
  • Tener pensamientos recurrentes de muerte o suicidio

Trastorno afectivo estacional de otoño e invierno

Los síntomas específicos del trastorno afectivo estacional que aparece en invierno, a veces llamado depresión de invierno, comprenden:

  • Exceso de sueño
  • Cambios en el apetito, en especial, compulsión por alimentos ricos en hidratos de carbono
  • Aumento de peso
  • Cansancio o falta de energía

Trastorno afectivo estacional de primavera y verano

Los síntomas específicos del trastorno afectivo estacional que aparece en verano, a veces llamado «depresión de verano», consisten en:

  • Trastornos del sueño (insomnio)
  • Falta de apetito
  • Adelgazamiento
  • Nerviosismo o ansiedad

Cambios estacionales en el trastorno bipolar

En algunas personas con trastorno bipolar, la primavera y el verano pueden provocar síntomas de manía o una forma menos intensa de manía (hipomanía), y el otoño y el invierno pueden ser una época de depresión.

Cuándo consultar al médico

Es normal sentirse triste algunos días. Pero si sientes tristeza durante días y nada te motiva a realizar actividades que normalmente disfrutas, consulta a tu médico. Esto es especialmente importante si tus patrones de sueño y apetito cambiaron, si recurres al alcohol para sentirte cómodo o relajado, o si te sientes desesperanzado o piensas suicidarte.

Causas

Todavía se desconoce la causa específica del trastorno afectivo estacional. Algunos de los posibles factores son los siguientes:

  • Tu reloj biológico (ritmo circadiano). El nivel reducido de luz solar en otoño e invierno puede provocar la aparición del trastorno afectivo estacional de invierno. Esta disminución de la luz solar puede alterar el reloj interno del cuerpo y provocar sentimientos depresivos.
  • Niveles de serotonina. Una caída de la serotonina, sustancia química cerebral (neurotransmisor) que afecta el estado de ánimo, podría intervenir en el trastorno afectivo estacional. La reducción de la luz solar puede provocar una caída de la serotonina capaz de provocar depresión.
  • Niveles de melatonina. El cambio de temporada puede alterar el equilibrio del nivel de melatonina en el cuerpo, lo cual interviene en los patrones de sueño y en el estado de ánimo.

Factores de riesgo

El trastorno afectivo estacional se diagnostica con mayor frecuencia en mujeres que en hombres. Además, este trastorno es más frecuente en adultos jóvenes que en adultos mayores.

Algunos factores que pueden aumentar los riesgos de padecer trastorno afectivo estacional son:

  • Antecedentes familiares. Las personas con trastorno afectivo estacional tienen más probabilidades de tener familiares consanguíneos con este trastorno u otra forma de depresión.
  • Tener depresión mayor o trastorno bipolar. Si tienes alguno de estos trastornos, los síntomas de la depresión pueden empeorar según la estación.
  • Vives lejos del ecuador. El trastorno afectivo estacional parecer ser más frecuente entre personas que viven bien al norte o al sur del ecuador. Esto puede deberse a una menor cantidad de luz solar durante el invierno y porque los días durante los meses de verano son más largos.

Complicaciones

Los signos y síntomas del trastorno afectivo estacional deben tomarse en serio. Al igual que sucede con otros tipos de depresión, el trastorno afectivo estacional puede empeorar y dar lugar a problemas si no se trata. Algunos de ellos pueden ser:

  • Retraimiento social
  • Problemas en la escuela o en el trabajo
  • Abuso de sustancias
  • Otros trastornos de salud mental, como ansiedad o trastornos de la alimentación
  • Pensamientos o conductas suicidas

El tratamiento puede ayudar a prevenir complicaciones, en especial, si el trastorno afectivo estacional se diagnostica y se trata antes de que los síntomas empeoren.

Diagnóstico

A veces, incluso con una evaluación minuciosa, puede resultarle difícil al médico o al profesional de salud mental diagnosticar un trastorno afectivo estacional, dado que otros tipos de depresión o trastornos mentales pueden provocar síntomas similares.

Como ayuda para diagnosticar un trastorno afectivo estacional, el médico o el profesional de salud mental puede realizar una evaluación minuciosa que generalmente comprende:

  • Exploración física. Tu médico te puede realizar una exploración física y hacerte preguntas profundas sobre tu salud. En algunos casos, la depresión puede estar relacionada con un problema de salud físico oculto.
  • Análisis de laboratorio. Por ejemplo, tu médico puede realizarte un análisis de sangre llamado «hemograma completo» o analizar la glándula tiroides para asegurarse de que esté funcionando correctamente.
  • Evaluación psicológica. Para detectar síntomas de depresión, el médico o profesional de salud mental te realizará preguntas acerca de tus síntomas, tus pensamientos, tus sentimientos y tus patrones de conducta. Es posible que se te solicite que completes un cuestionario para ayudar a responder estas preguntas.
  • DSM-5. El profesional de salud mental puede utilizar los criterios para los episodios depresivos estacionales que se enumeran en el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM-5) (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales [DSM-5]), publicado por la American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría).

Tratamiento

El tratamiento del trastorno afectivo estacional puede consistir en fototerapia, medicamentos y psicoterapia. Si tienes trastorno bipolar, avísale al médico. Esto es fundamental para saber si debe recetarte fototerapia o un antidepresivo. Ambos tratamientos pueden desencadenar un episodio maníaco.

Fototerapia

En la fototerapia, también denominada «terapia de luz», te sientas a unos metros de una fuente de luz especial para exponerte a una luz brillosa dentro de la primera hora después de despertarte cada día. La fototerapia imita la luz natural exterior y parece provocar un cambio en los químicos del cerebro vinculados al estado de ánimo.

La fototerapia es uno de los tratamientos de primera línea para el trastorno afectivo estacional que comienza en otoño. En general, empieza a funcionar en cuestión de unos días o unas semanas, y provoca pocos efectos secundarios. La investigación sobre la fototerapia es limitada, pero parece ser eficaz en el alivio de los síntomas del trastorno afectivo estacional para la mayoría de las personas.

Antes de comprar una lámpara de fototerapia, habla con el médico acerca de cuál es la más adecuada para ti y familiarízate con la variedad de opciones y características disponibles, de manera que puedas asegurarte de comprar un producto de alta calidad que sea seguro y efectivo. Además, pregúntale al médico cuándo y cómo utilizar la lámpara.

Medicamentos

Algunas personas con trastorno afectivo estacional se benefician del tratamiento con antidepresivos, sobre todo si los síntomas son graves.

La versión de liberación prolongada del antidepresivo bupropión (Wellbutrin XL, Aplenzin) puede ayudar a prevenir episodios depresivos en personas con antecedentes de trastorno afectivo estacional. Otros antidepresivos también pueden utilizarse con frecuencia para tratar el trastorno afectivo estacional.

El médico puede recomendarte empezar un tratamiento con un antidepresivo antes de la época en la que suelen comenzar los síntomas cada año. También puede recomendarte continuar tomando el antidepresivo aun después de que los síntomas normalmente hayan desaparecido.

Ten en cuenta que puedes necesitar varias semanas hasta notar todos los beneficios de un antidepresivo. Además, quizá debas probar diferentes medicamentos antes de encontrar uno que funcione bien para ti y tenga efectos secundarios mínimos.

Psicoterapia

La psicoterapia, también llamada terapia de conversación, es otra opción para tratar el trastorno afectivo estacional. Un tipo de psicoterapia llamada «terapia cognitiva conductual» puede ayudarte a:

  • Identificar y cambiar los comportamientos y pensamientos negativos que pueden hacerte sentir peor
  • Aprender formas saludables de afrontar el trastorno afectivo estacional, especialmente para reducir la conducta de evasión y programar actividades
  • Aprender a controlar el estrés

Conexión cuerpo-mente

Algunos ejemplos de técnicas psicosomáticas que se pueden probar como ayuda para afrontar el trastorno afectivo estacional son:

  • Técnicas de relajación como yoga o taichí
  • Meditación
  • Imágenes guiadas
  • Musicoterapia o arteterapia

Estilo de vida y remedios caseros

Además de tu plan de tratamiento para el trastorno afectivo estacional:

  • Haz que tu ambiente sea más soleado y luminoso. Abre las persianas, poda las ramas de los árboles que tapen el sol o agrega claraboyas a tu casa. Cuando estés en tu casa o en la oficina, siéntate más cerca de las ventanas con más luz.
  • Ve afuera. Da largos paseos, almuerza en un parque cercano o simplemente siéntate en un banco y toma la luz del sol. Incluso en días fríos o nublados, la luz exterior puede ayudar, especialmente, si permaneces al aire libre dentro de las dos horas después de levantarte.
  • Hacer ejercicio regularmente. El ejercicio y otros tipos de actividad física ayudan a aliviar el estrés y la ansiedad, que pueden aumentar los síntomas del trastorno afectivo estacional. Mantenerte en forma también puede hacerte sentir mejor contigo mismo, y eso puede levantarte el ánimo.

Medicina alternativa

A veces se utilizan algunos remedios a base de hierbas, suplementos o técnicas de cuerpo-mente para intentar aliviar los síntomas de la depresión, aunque no está claro hasta qué punto son eficaces esos tratamientos para el trastorno afectivo estacional.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) no supervisa los suplementos dietéticos ni los remedios a base de hierbas de la misma manera que los medicamentos; por lo tanto, no siempre puedes saber con certeza qué es lo que estás tomando y si es seguro. Además, dado que algunos suplementos a base de hierbas y suplementos dietéticos pueden interferir en la acción de los medicamentos recetados o provocar interacciones peligrosas, habla con el médico o el farmacéutico antes de tomar cualquier suplemento.

Asegúrate de comprender los riesgos, así como también los posibles beneficios de recibir terapia alternativa o complementaria. Cuando se trata de depresión, los tratamientos alternativos no sustituyen la atención médica.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Estas medidas pueden ayudarte a controlar el trastorno afectivo estacional:

  • Cumple con tu plan de tratamiento. Sigue el plan de tratamiento y asiste a las consultas de terapia de acuerdo con lo programado.
  • Cuídate. Duerme lo suficiente para ayudar a sentirte descansado, pero ten cuidado de no descansar demasiado porque los síntomas del trastorno afectivo estacional, a menudo, provocan que las personas sientan que están hibernando. Participa en un programa de ejercicios o realiza otra forma de actividad física regular. Elige comidas y tentempiés saludables. No recurras al alcohol ni a las drogas recreativas en busca de alivio.
  • Practica el control del estrés. Aprende técnicas para controlar mejor tu estrés. El estrés no controlado puede llevar a la depresión, a comer en exceso, o a otros comportamientos y pensamientos no saludables.
  • Socializa. Cuando no te sientes bien, socializar puede ser difícil. Haz un esfuerzo para relacionarte con personas con las que te guste estar. Pueden brindarte apoyo, darte consuelo o compartir risas para alegrarte un poco.
  • Viaja. Si puedes, tómate unas vacaciones de invierno en lugares soleados y cálidos si tienes trastorno afectivo estacional de invierno o en lugares más frescos si tienes trastorno afectivo estacional de verano.

Preparación antes de la cita

Puedes comenzar con una visita a un médico general o a un profesional de salud mental, como un psiquiatra o psicólogo.

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, haz una lista con lo siguiente:

  • Tus síntomas, como decaimiento, falta de energía, dormir demasiado o presentar cambios en el apetito
  • Tus patrones de depresión, como el comienzo de la depresión y lo que parece mejorarla o empeorarla
  • Cualquier otro problema de salud física o mental que tengas —ambos pueden afectar tu estado de ánimo—
  • Cualquier cambio de vida o factor estresante importante que hayas tenido recientemente
  • Todos los medicamentos, vitaminas, hierbas u otros suplementos que tomes, incluso sus dosis
  • Preguntas para hacerle al médico o al profesional de salud mental

Algunas preguntas básicas para hacerle al médico pueden ser:

  • ¿Es el trastorno afectivo estacional la causa probable de mis síntomas o pueden ser por otro motivo?
  • ¿Qué más podría estar causando o empeorando mis síntomas de depresión?
  • ¿Cuáles son las mejores opciones de tratamiento?
  • ¿Utilizar una caja de luz aliviaría mis síntomas?
  • ¿Debo respetar alguna restricción o debo tomar alguna medida para mejorar mi estado de ánimo?
  • ¿Debería consultar con un psiquiatra, un psicólogo u otro profesional de salud mental?
  • ¿Es probable que los medicamentos mejoren los síntomas?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me receta?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda consultar? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Durante la consulta, no dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Estar preparado para responderlas te ahorrará tiempo que podrás utilizar para repasar los puntos a los que quieras dedicarle más tiempo. El médico puede preguntarte:

  • ¿Qué síntomas tienes?
  • ¿Cuándo comenzaste a tener estos síntomas por primera vez?
  • ¿Los síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Cómo los síntomas afectan tus actividades diarias?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Existe algo que, al parecer, esté empeorando los síntomas?
  • ¿Tienes alguna otra enfermedad física o mental?
  • ¿Tomas medicamentos, suplementos o remedios naturales?
  • ¿Tomas alcohol o consumes drogas recreativas?
  • ¿Alguno de tus familiares consanguíneos tiene trastorno afectivo estacional u otra enfermedad mental?

Last Updated Oct 25, 2017


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use