Trastorno antisocial de la personalidad

Perspectiva general

El trastorno de personalidad antisocial, a veces llamado sociopatía, es un trastorno mental en el cual una persona no demuestra discernimiento entre bien y mal e ignora los derechos y sentimientos de los demás. Las personas con trastorno de personalidad antisocial tienden a hostigar, manipular o tratar a los demás con crueldad o indiferencia. No muestran culpa ni remordimiento por su conducta.

Las personas con trastorno de personalidad antisocial suelen violar la ley y convertirse en delincuentes. Pueden mentir, comportarse violenta o impulsivamente y tener problemas con el consumo de drogas y alcohol. Debido a estas características, las personas que tienen este trastorno generalmente no pueden cumplir con responsabilidades familiares, laborales o académicas.

Síntomas

Los signos y síntomas del trastorno de la personalidad antisocial pueden incluir:

  • Desprecio por el bien y el mal
  • Mentiras o engaños persistentes para explotar a otros
  • Ser insensible, cínico e irrespetuoso con los demás
  • Usar el encanto o el ingenio para manipular a otros para beneficio o placer personal
  • Arrogancia, sentido de superioridad y ser extremadamente persuasivos
  • Problemas recurrentes con la ley, incluidas conductas delictivas
  • Violar repetidamente los derechos de los demás a través de la intimidación y la deshonestidad
  • Impulsividad o falta de planificación
  • Hostilidad, irritabilidad importante, agitación, agresión o violencia
  • Falta de empatía por los demás y de remordimiento por dañar a otros
  • Toma de riesgos innecesarios o conducta peligrosa sin tener en cuenta la seguridad propia o de los demás
  • Relaciones pobres o abusivas
  • No pensar en las consecuencias negativas de la conducta ni aprender de ellas
  • Ser generalmente irresponsable y fallar repetidamente en el cumplimiento de tus obligaciones laborales o financieras

Los adultos con trastorno de la personalidad antisocial típicamente muestran síntomas de trastorno de conducta antes de los 15 años de edad. Los signos y síntomas del trastorno de conducta incluyen problemas de comportamiento graves y persistentes, tales como:

  • Agresión hacia personas y animales
  • Destrucción de bienes
  • Engaño
  • Robo
  • Violación grave de las reglas

Aunque el trastorno de la personalidad antisocial se considera de por vida, en algunas personas, ciertos síntomas (particularmente la conducta destructiva y delictiva) pueden disminuir con el tiempo. Pero no está claro si esta disminución es el resultado del envejecimiento o de una mayor conciencia de las consecuencias de la conducta antisocial.

Cuándo debes consultar a un médico

Es poco probable que las personas con trastorno de personalidad antisocial busquen ayuda por su cuenta. Si sospechas que un amigo o familiar puede tener el trastorno, puedes sugerirle gentilmente que busque ayuda de un profesional de salud mental y ofrécele ayuda para encontrarlo.

Causas

La personalidad es la combinación de los pensamientos, las emociones y las conductas que hacen a cada persona única. Es el modo en el que las personas ven el mundo exterior, lo entienden y se relacionan con él, así como la manera en que se ven a ellos mismos. La personalidad se forma durante la infancia y se ve moldeada por una interacción de tendencias heredadas con factores del entorno.

Se desconoce la causa exacta del trastorno de personalidad antisocial; sin embargo, lo que se detalla a continuación podría estar involucrado:

  • Los genes puede hacerte vulnerable a presentar el trastorno de personalidad antisocial, y las situaciones de vida pueden desencadenar su desarrollo.
  • Durante el desarrollo del cerebro, se pueden haber presentado cambios en el modo en el que el cerebro funciona

Factores de riesgo

Ciertos factores parecen aumentar el riesgo de sufrir el trastorno de personalidad antisocial, como por ejemplo:

  • Diagnóstico del trastorno de conducta infantil
  • Antecedentes familiares de trastorno de personalidad antisocial u otros trastornos de la personalidad o trastornos de salud mental
  • Maltrato o descuido durante la infancia
  • Vida familiar inestable, violenta o caótica durante la infancia

Los hombres tienen mayor riesgo de tener trastorno de personalidad antisocial que las mujeres.

Complicaciones

Las complicaciones, las consecuencias y los problemas del trastorno de personalidad antisocial pueden incluir, por ejemplo:

  • Maltrato por parte del cónyuge o maltrato o descuido infantil
  • Problemas con el consumo de alcohol o sustancias
  • Estar en la cárcel o en prisión
  • Conductas homicidas o suicidas
  • Tener otros trastornos de salud mental como depresión o ansiedad
  • Baja condición social y económica y falta de vivienda
  • Muerte prematura, generalmente como resultado de la violencia

Prevención

No existe una forma segura de prevenir la aparición del trastorno de personalidad antisocial en las personas en riesgo. Debido a que se cree que la conducta antisocial tiene sus raíces en la infancia, los padres, maestros y pediatras pueden ser capaces de detectar señales de advertencia tempranas. Puede ser útil tratar de identificar a los que están en mayor riesgo, como los niños que muestran signos de trastorno de conducta, y así ofrecer una intervención temprana.

Diagnóstico

Es poco probable que las personas con trastorno de la personalidad antisocial crean que necesitan ayuda. Sin embargo, pueden buscar ayuda de su proveedor de atención primaria debido a otros síntomas como depresión, ansiedad o arrebatos de ira o para el tratamiento del abuso de sustancias.

Es posible que las personas con trastorno de la personalidad antisocial no proporcionen un relato preciso de los signos y síntomas. Un factor clave en el diagnóstico es cómo la persona afectada se relaciona con los demás. Con permiso, la familia y los amigos pueden proporcionar información útil.

Después de una evaluación médica para ayudar a descartar otras afecciones, el proveedor de atención primaria puede hacer una remisión a un profesional de salud mental para una evaluación posterior.

El diagnóstico del trastorno de la personalidad antisocial se basa normalmente en lo siguiente:

  • Una evaluación psicológica que explora los pensamientos, sentimientos, relaciones, patrones de conducta y antecedentes familiares
  • Antecedentes médicos y personales
  • Síntomas enumerados en el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-5, por sus siglas en inglés), publicado por la American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría)

Aunque el trastorno de la personalidad típicamente antisocial no se diagnostica antes de los 18 años de edad, algunas señales y síntomas pueden ocurrir en la niñez o en los primeros años de la adolescencia. Por lo general, hay evidencia de síntomas de trastorno de conducta antes de los 15 años de edad.

La identificación temprana del trastorno de la personalidad antisocial puede ayudar a mejorar los resultados a largo plazo.

Tratamiento

El trastorno de personalidad antisocial es difícil de tratar, pero para algunas personas, el tratamiento y el seguimiento cercano a largo plazo pueden ser beneficiosos. Busca profesionales médicos y de salud mental con experiencia en el tratamiento del trastorno de personalidad antisocial.

El tratamiento depende de la situación particular de cada persona, su voluntad de participar en el tratamiento y la gravedad de los síntomas.

Psicoterapia

La psicoterapia, también llamada terapia de diálogo, a veces se utiliza para tratar el trastorno de la personalidad antisocial. La terapia puede incluir, por ejemplo, manejo de la ira y la violencia, tratamiento para el abuso de alcohol o sustancias, y tratamiento para otras afecciones de salud mental.

Pero la psicoterapia no siempre es eficaz, especialmente si los síntomas son graves y la persona no puede admitir que contribuye a la aparición de problemas graves.

Medicamentos

No hay medicamentos aprobados específicamente por la Administración de Alimentos y Medicamentos para tratar el trastorno de la personalidad antisocial. Los médicos pueden recetar medicamentos para afecciones que a veces están asociadas con el trastorno de la personalidad antisocial, como ansiedad o depresión, o para síntomas de agresión. Por lo general, ciertos medicamentos se prescriben con precaución porque tienen el potencial de ser usados indebidamente.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Habilidades para los miembros de la familia

Las personas con trastorno de personalidad antisocial suelen tener un mal comportamiento y hacer que otras personas se sientan desdichadas, sin sentir remordimiento. Si tú tienes un ser querido con trastorno de personalidad antisocial, es fundamental que también obtengas ayuda para ti mismo.

Un profesional de la salud mental puede enseñarte habilidades para aprender a establecer límites y ayudar a protegerte de la agresión, la violencia y la ira comunes en el trastorno de personalidad antisocial. Él o ella también pueden recomendarte estrategias para sobrellevar la situación.

Busca un profesional de salud mental que tenga entrenamiento y experiencia en el manejo del trastorno de personalidad antisocial. Pídele una remisión al equipo de tratamiento de tu ser querido. También podría recomendar grupos de apoyo para familias y amigos afectados por el trastorno de personalidad antisocial.

Preparación antes de la cita

Si una evaluación médica descarta que tu conducta se deba a causas físicas, tu proveedor de atención primaria puede remitirte a un profesional de salud mental, como un psiquiatra o un psicólogo.

Lleva a un familiar o a un amigo a tu cita, si es posible. Con tu permiso, alguien que te conozca desde hace mucho tiempo puede responder preguntas o compartir información con el médico que tú no pensaba mencionar.

Qué puedes hacer

Antes de la cita, prepara una lista de lo siguiente:

  • Cualquier síntoma que tú o tu familia hayan notado, y por cuánto tiempo duró
  • Información personal y médica clave, incluida información sobre afecciones actuales de salud física o mental, antecedentes personales o familiares de enfermedades mentales, experiencias traumáticas o factores estresantes importantes
  • Todos los medicamentos que tomas, incluidos los nombres y las dosis de cualquier medicamento, hierbas, vitaminas u otros suplementos
  • Preguntas que deseas hacerle a tu médico para aprovechar al máximo tu cita

Estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Qué puede estar provocando mis síntomas?
  • ¿Cuáles son otras causas posibles?
  • ¿Qué tratamientos tienen más probabilidades de ser efectivos para mí?
  • ¿Cuánto puedo esperar que mejoren mis síntomas con el tratamiento?
  • ¿Con qué frecuencia y por cuánto tiempo necesitaré tratamiento?
  • ¿Existen medicamentos que puedan ayudar? Si es así, ¿cuáles son los posibles efectos secundarios?
  • ¿Existe una alternativa genérica al medicamento que estás recetando?
  • ¿Hay algún material impreso que pueda tener? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas durante la cita.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas como las siguientes:

  • ¿Cuáles son tus síntomas?
  • ¿Cuándo tú o tu familia notaron por primera vez estos síntomas?
  • ¿Cómo están afectando los síntomas a tu vida?
  • ¿Han expresado tus familiares o amigos preocupación por tu conducta?
  • ¿Tienes alguna relación cercana?
  • Si no estás satisfecho con el trabajo, la escuela o las relaciones, ¿qué crees que está causando tus problemas?
  • ¿Alguna vez has pensado en hacerte daño ti mismo o a otros? ¿Alguna vez lo haz hecho?
  • ¿Alguno de tus parientes consanguíneos, como uno de tus padres o hermanos, ha recibido un diagnóstico o tratamiento por una enfermedad mental?

Debes estar preparado para responder estas preguntas y reserva tiempo para repasar los puntos en los que desees detenerte.

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use