Trastorno de acumulación compulsiva

Perspectiva general

El trastorno de acumulación compulsiva es una dificultad persistente para desechar o separarse de las pertenencias, ya que se tiene la percepción de que hay que guardarlas. Una persona con trastorno de acumulación compulsiva se angustia ante la idea de desprenderse de los objetos. Se produce una acumulación excesiva de objetos, independientemente de su valor real.

En general, la acumulación compulsiva crea condiciones de vida tan atiborradas que las casas pueden quedar totalmente llenas, con angostos pasillos que serpentean a través de pilas de objetos. Las mesadas, los lavabos, las cocinas, los escritorios, las escaleras y prácticamente el resto de las superficies suelen estar atestadas de cosas. Y cuando no hay más espacio en el interior, el desorden puede extenderse al garaje, vehículos, el patio y otros lugares de almacenamiento.

La acumulación compulsiva oscila de un trastorno leve a grave. En algunos casos, la acumulación compulsiva puede no repercutir en tu vida en gran medida, mientras que en otros casos afecta gravemente tu funcionamiento cotidiano.

Es probable que las personas con trastorno de acumulación compulsiva no lo vean como un problema, lo que dificulta el tratamiento. Sin embargo, el tratamiento intensivo puede ayudar a las personas que padecen el trastorno a comprender cómo pueden modificar sus creencias y sus conductas para poder vivir una vida más segura y placentera.

Síntomas

Adquirir y almacenar una cantidad excesiva de objetos, acumular desorden gradualmente en los espacios habitables y tener dificultad para desechar cosas suelen ser los primeros signos y síntomas del trastorno de acumulación compulsiva, que a menudo surge entre la adolescencia y los primeros años de la adultez.

A medida que la persona crece, por lo general, comienza a adquirir cosas para las que no hay una necesidad inmediata ni espacio suficiente. Cuando se alcanza la edad adulta, muchas veces los síntomas son graves y pueden ser más difíciles de tratar.

Los problemas de la acumulación compulsiva se manifiestan progresivamente con el paso del tiempo y suelen ser una conducta privada. A menudo, el desorden ya es significativo cuando comienza a llamar la atención de los demás.

Estos son algunos de los signos y síntomas:

  • Adquirir de forma excesiva objetos que no son necesarios y para los cuales no hay espacio
  • Tener una dificultad persistente para desechar o deshacerte de tus cosas, independientemente de su valor real
  • Sentir la necesidad de guardar estos objetos y angustiarte al pensar en deshacerte de ellos
  • Acumular desorden a tal punto que las habitaciones se vuelven inutilizables
  • Tener una tendencia a la indecisión, el perfeccionismo, la evasión, la postergación y problemas de planificación y organización

La adquisición excesiva de objetos y el hecho de rehusarse a descartarlos dan como resultado:

  • Pilas o amontonamientos desorganizados de objetos, como periódicos, prendas de vestir, papeles, libros o artículos con valor sentimental
  • Pertenencias que se acumulan y generan desorden en las zonas de paso y de estar e inutilizan los espacios para los fines previstos, como no poder cocinar en la cocina ni usar el baño para bañarse
  • Acumulación de alimentos o basura a niveles inusualmente excesivos e insalubres
  • Aflicción importante o problemas para desenvolverte o para garantizar tu seguridad y la de los demás en tu hogar
  • Conflictos con las personas que intentan reducir o eliminar el desorden en tu hogar
  • Dificultad para organizar los objetos y, algunas veces, perder objetos importantes en el desorden

Las personas con trastorno de acumulación compulsiva suelen guardar objetos porque:

  • Creen que estos objetos son únicos o que los necesitarán en algún momento en el futuro
  • Los artículos tienen un significado emocional importante, actúan como recuerdos de tiempos más felices o representan a personas o mascotas amadas
  • Se sienten más seguros cuando están rodeados por las cosas que guardan
  • No quieren desperdiciar nada

El trastorno de acumulación compulsiva es diferente de la colección. Las personas que tienen colecciones, como estampillas o autos de juguete, deliberadamente buscan objetos específicos, los clasifican y exponen cuidadosamente sus colecciones. Aunque las colecciones pueden ser grandes, no suelen estar desordenadas ni causan la aflicción ni las discapacidades que son parte del trastorno de acumulación compulsiva.

Acumulación compulsiva de animales

Las personas que acumulan animales pueden acumular docenas o incluso cientos de mascotas. Los animales pueden estar confinados en el interior o exterior. Debido a la gran cantidad, estos animales a menudo no reciben la atención adecuada. La salud y la seguridad de la persona y los animales están en riesgo debido a las condiciones insalubres.

Cuándo consultar al médico

Si tú o un ser querido tienen síntomas de trastorno de acumulación compulsiva, habla con un médico o un profesional de salud mental lo antes posible. Algunas comunidades tienen instituciones que ayudan a resolver los problemas de acumulación compulsiva. Consulta con el gobierno local o del condado para obtener recursos en tu región.

Por más difícil que sea, si el trastorno de acumulación compulsiva de tu ser querido amenaza la salud o la seguridad, es posible que tengas que ponerte en contacto con las autoridades locales, como la policía, los bomberos, autoridades de salud pública, servicios de protección infantil o de personas mayores, u organismos de bienestar animal.

Causas

Las causas del trastorno de acumulación compulsiva no están claras. Se están estudiando la genética, el funcionamiento del cerebro y los sucesos estresantes en la vida como posibles causas.

Factores de riesgo

Por lo general, la acumulación compulsiva comienza alrededor de los 11 a 15 años, y tiende a empeorar con la edad. La acumulación compulsiva es más frecuente en adultos mayores que en adultos más jóvenes.

Los factores de riesgo son los siguientes:

  • Personalidad. Muchas personas con trastorno de acumulación compulsiva tienen un temperamento indeciso, entre otros rasgos.
  • Antecedentes familiares. Hay una estrecha relación entre tener un familiar con trastorno de acumulación compulsiva y padecer este trastorno.
  • Acontecimientos estresantes de la vida. Algunas personas padecen trastorno de acumulación compulsiva después de un suceso estresante difícil de afrontar, como la muerte de un ser querido, un divorcio, un desalojo o perder posesiones en un incendio.

Complicaciones

El trastorno de acumulación compulsiva puede causar múltiples complicaciones, entre ellas:

  • Mayor riesgo de caídas
  • Lesiones o riesgo de quedar atrapado en medio de artículos que se dan vuelta o se caen
  • Conflictos familiares
  • Soledad y aislamiento social
  • Condiciones insalubres que ponen en riesgo la salud
  • Riesgo de incendio
  • Desempeño deficiente en el trabajo
  • Problemas legales, como un desalojo

Otros trastornos de salud mental

Muchas personas con trastorno de acumulación compulsiva también padecen otros trastornos de salud mental, como:

  • Depresión
  • Trastornos de ansiedad
  • Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)

Prevención

Debido a que poco se sabe sobre las causas del trastorno de acumulación compulsiva, no se conoce forma de prevenirlo. Sin embargo, al igual que sucede con muchas enfermedades mentales, recibir tratamiento al primer indicio de que hay un problema puede ayudar a evitar que empeore la acumulación compulsiva.

Diagnóstico

A menudo, las personas no buscan tratamiento para el trastorno de acumulación compulsiva, sino para otros problemas, como la depresión o la ansiedad. Para ayudar a diagnosticar el trastorno de acumulación compulsiva, el profesional de salud mental realiza una evaluación psicológica. Además de las preguntas sobre tu bienestar emocional, es posible que te hagan preguntas sobre el hábito de adquirir y guardar objetos, lo que puede llevar a una charla sobre la acumulación compulsiva.

El profesional de salud mental, tal vez, te pida permiso para hablar con familiares y amigos. También son de gran ayuda las fotografías y los videos de tus espacios vitales y de los lugares de almacenamiento que se ven afectados por el desorden. Además, te pueden hacer preguntas para averiguar si tienes síntomas de otros trastornos de salud mental.

Para el diagnóstico, el profesional de salud mental puede utilizar los criterios del trastorno de acumulación compulsiva que se describen en el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5), publicado por la American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría).

Tratamiento

El tratamiento del trastorno de acumulación compulsiva puede ser un desafío, ya que muchas personas no reconocen el impacto negativo que tiene la acumulación compulsiva en sus vidas o no creen que necesiten tratamiento. Esto es especialmente cierto si las pertenencias o los animales les ofrecen bienestar. Si se les quitan las pertenencias o los animales, las personas, a menudo, sentirán frustración y enojo, y rápidamente recolectarán más para ayudar a satisfacer necesidades emocionales.

El mejor tratamiento para el trastorno de acumulación compulsiva es la terapia cognitiva conductual. Pueden agregarse medicamentos, en particular, si sufres de ansiedad y depresión.

Psicoterapia

La psicoterapia, también denominada «terapia de conversación», es el tratamiento primario. La terapia cognitiva conductual es la forma de psicoterapia de uso más frecuente para tratar el trastorno de acumulación compulsiva. Trata de encontrar un terapeuta u otro profesional de salud mental con experiencia en el tratamiento del trastorno de acumulación compulsiva.

Como parte de la terapia cognitiva conductual, puedes hacer lo siguiente:

  • Aprender a identificar y a desafiar tanto los pensamientos como las creencias relacionadas con adquirir y guardar objetos
  • Aprender a resistirte ante el impulso de adquirir más objetos
  • Aprender a organizar y clasificar las pertenencias para ayudarte a decidir las que debes descartar
  • Mejorar tus habilidades para tomar decisiones y hacer frente a desafíos o situaciones
  • Organizar tu hogar durante visitas domiciliarias de un terapeuta u organizador profesional
  • Aprender a reducir el aislamiento y aumentar la participación social a través de actividades provechosas
  • Aprender maneras de mejorar la motivación para cambiar
  • Asistir a terapia familiar o grupal
  • Hacer visitas periódicas o tratamiento continuo para ayudarte a mantener hábitos saludables

El tratamiento suele comprender la asistencia rutinaria de la familia, amigos y agencias para ayudarte a eliminar el desorden. Este es el caso particular de las personas mayores o de aquellas que luchan contra enfermedades que dificultan el hecho de mantener el esfuerzo y la motivación.

Niños con trastorno de acumulación compulsiva

En el caso de los niños con trastorno de acumulación compulsiva, es importante que los padres participen en el tratamiento. Con el paso de los años, algunos padres piensan que permitirle a su hijo recibir y guardar una cantidad infinita de objetos puede ayudar a disminuir la ansiedad que padece; a veces, a esto se lo conoce como «adaptación familiar». En realidad, puede provocar lo contrario, es decir, aumentar la ansiedad.

Por ello, además de la terapia para el niño, los padres necesitan orientación profesional para aprender cómo responder ante la conducta de acumulación compulsiva de su hijo y cómo controlarla.

Medicamentos

Actualmente, no existen medicamentos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos para tratar el trastorno de acumulación compulsiva. En general, se utilizan medicamentos para tratar otros trastornos, como la ansiedad y la depresión, que se presentan junto con el trastorno de acumulación compulsiva. Los medicamentos de uso más frecuente son un tipo de antidepresivo denominado «inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS)». Siguen llevándose a cabo investigaciones para encontrar las maneras más eficaces de usar medicamentos en el tratamiento del trastorno de acumulación compulsiva.

Estilo de vida y remedios caseros

Además del tratamiento profesional, a continuación te damos algunas medidas que puedes tomar para ayudar a cuidarte a ti mismo:

  • Cumple con tu plan de tratamiento. Esto implica esfuerzo, y es normal que haya algunos obstáculos a lo largo del tiempo. Sin embargo, el tratamiento puede ayudarte a sentirte mejor contigo mismo, aumentar la motivación y reducir la acumulación compulsiva.
  • Acepta ayuda. Los recursos locales, los organizadores profesionales y tus seres queridos pueden trabajar contigo para tomar decisiones sobre la mejor forma de organizar tu hogar y de garantizar tu seguridad y salud. Es posible que lleve tiempo recuperar un entorno hogareño seguro y, a menudo, se necesita ayuda para mantener la organización en el hogar.
  • Conéctate con los demás. La acumulación compulsiva puede llevar al aislamiento y a la soledad, lo que a su vez puede provocar una mayor acumulación. Si no quieres visitas en tu casa, intenta salir a ver a amigos y familiares. Los grupos de apoyo para las personas con trastorno de acumulación compulsiva pueden ayudarte a saber que no estás solo y a aprender sobre tu conducta y los recursos con los que cuentas.
  • Intenta bañarte y mantener la higiene personal. Si tienes pertenencias apiladas en la tina o en la ducha, toma la decisión de sacarlas para que puedas bañarte.
  • Asegúrate de recibir una nutrición adecuada. Si no puedes usar la hornalla o llegar al refrigerador, es posible que no te estés alimentando en forma correcta. Intenta despejar esas zonas para que puedas prepararte comidas nutritivas.
  • Ocúpate de ti mismo. Recuérdate que no tienes que vivir en medio del caos y de la angustia, y que mereces algo mejor. Concéntrate en tus objetivos y en lo que quieres lograr al reducir el desorden en tu hogar.
  • Da pequeños pasos. Con la ayuda de un profesional, puedes abordar una zona por vez. Las pequeñas victorias como esta pueden llevar a grandes logros.
  • Haz lo que sea mejor para tus mascotas. Si el número de mascotas que tienes ha crecido por encima de tu capacidad de cuidarlas en forma adecuada, recuérdate que merecen vivir vidas saludables y felices, y que eso no es posible si tú no puedes brindarles una nutrición, higiene y cuidados veterinarios adecuados.

Preparación antes de la cita

Si tú o un ser querido tienen síntomas de trastorno de acumulación compulsiva, el médico puede derivarte a un profesional de salud mental, como un psiquiatra o un psicólogo, con experiencia en el diagnóstico y el tratamiento de este trastorno.

Dado que muchas personas con síntomas de trastorno de acumulación compulsiva no reconocen que su conducta constituye un problema, es posible que tú, como amigo o familiar, sientas más angustia por el trastorno que tu ser querido.

Es posible que primero desees reunirte a solas con un profesional de salud mental para elaborar un abordaje a fin de plantearle tus inquietudes a tu ser querido. Un profesional de salud mental puede ayudarte a prepararte para una conversación con el objetivo de alentar a tu ser querido a buscar ayuda.

Para considerar la posibilidad de buscar tratamiento, es probable que tu ser querido necesite tener la seguridad de que nadie entrará en su casa y comenzará a tirar sus cosas. Aquí tienes información para ayudar a la persona con síntomas de trastorno de acumulación compulsiva a que se prepare para la primera consulta y a saber qué esperar del profesional de salud mental.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, haz una lista con lo siguiente:

  • Todos los síntomas que tienes y durante cuánto tiempo los has tenido. Al profesional de salud mental le resultará útil saber qué tipo de objetos sientes que debes guardar y tus opiniones personales relacionadas con adquirir y conservar elementos.
  • Desafíos que hayas tenido en el pasado al tratar de controlar tu desorden.
  • Tu información personal más importante, incluso los acontecimientos traumáticos o pérdidas del pasado, como un divorcio o la muerte de un ser querido.
  • Tu información médica, incluso otros trastornos de salud física o mental que te hayan diagnosticado.
  • Los medicamentos, vitaminas, suplementos o productos a base de hierbas que tomes y sus dosis.
  • Preguntas para hacerle al profesional de salud mental.

Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe a modo de apoyo y para que te ayude a recordar los detalles de la consulta. Es útil llevar fotografías y videos de tus espacios vitales, así como de los lugares de almacenamiento afectados por el desorden.

Algunas preguntas para hacerle al profesional de salud mental pueden ser las siguientes:

  • ¿Consideras que mis síntomas son preocupantes? ¿Por qué?
  • ¿Crees que necesito tratamiento?
  • ¿Qué tratamientos tienen más probabilidades de ser eficaces?
  • ¿Hasta qué punto puedo esperar que mis síntomas mejoren con el tratamiento?
  • ¿En cuánto tiempo mis síntomas comenzarán a mejorar?
  • ¿Con qué frecuencia necesitaré sesiones de terapia y durante cuánto tiempo?
  • ¿Hay medicamentos que me puedan ayudar?

No dudes en hacer otras preguntas durante la consulta.

Qué esperar del profesional de salud mental

Para entender la manera en la que el trastorno de acumulación compulsiva afecta tu vida, el profesional de salud mental puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Qué tipos de cosas sueles adquirir?
  • ¿Evitas tirar cosas?
  • ¿Evitas tomar decisiones sobre tu desorden?
  • ¿Con qué frecuencia decides adquirir o conservar cosas para las que no tienes espacio o que no usarás?
  • ¿Cómo te haría sentir tener que deshacerte de algunos de tus objetos?
  • ¿El desorden de tu hogar te impide usar ambientes para su propósito previsto?
  • ¿El desorden te impide invitar a otras personas a tu hogar?
  • ¿Cuántas mascotas tienes? ¿Puedes brindarles un cuidado adecuado?
  • ¿Has intentado reducir el desorden tú mismo o con la ayuda de amigos y familiares? ¿Tuvieron éxito esos intentos?
  • ¿Los miembros de tu familia han expresado preocupación acerca del desorden?
  • Actualmente, ¿recibes tratamiento para alguna enfermedad mental?

Last Updated Feb 3, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use