Trastorno de ansiedad generalizada

Perspectiva general

Es normal sentirse ansioso en algunos momentos, en especial, si tu vida es estresante. Sin embargo, la ansiedad y la preocupación excesivas y continuas que son difíciles de controlar e interfieren en las actividades diarias pueden ser signo de un trastorno de ansiedad generalizada.

Es posible padecer un trastorno de ansiedad generalizada en la niñez o en la edad adulta. El trastorno de ansiedad generalizada tiene síntomas similares a los del trastorno de pánico, el trastorno obsesivo compulsivo y otros tipos de ansiedad, pero todas son enfermedades diferentes.

Vivir con trastorno de ansiedad generalizada puede ser un desafío de largo plazo. En muchos casos, se produce junto con otros trastornos de ansiedad o emocionales. En la mayoría de los casos, el trastorno de ansiedad generalizada mejora con psicoterapia o medicamentos. También puede ser útil hacer cambios en el estilo de vida, aprender a hacer frente a desafíos o situaciones y practicar técnicas de relajación.

Síntomas

Los síntomas del trastorno de ansiedad generalizada pueden variar. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Preocupación o ansiedad persistentes por determinados asuntos que son desproporcionados en relación con el impacto de los acontecimientos
  • Pensar demasiado los planes y las soluciones a todos los peores resultados posibles
  • Percibir situaciones y acontecimientos como amenazantes, incluso cuando no lo son
  • Dificultad para lidiar con situaciones de incertidumbre
  • Temperamento indeciso y miedo a tomar la decisión equivocada
  • Incapacidad para dejar de lado u olvidar una preocupación
  • Incapacidad para relajarse, sensación de nerviosismo y sensación de excitación o de estar al límite
  • Dificultad para concentrarse, o sensación de que la mente se «pone en blanco»

Los signos y síntomas físicos pueden ser los siguientes:

  • Fatiga
  • Trastornos del sueño
  • Tensión muscular o dolores musculares
  • Temblor, agitación
  • Nerviosismo o tendencia a los sobresaltos
  • Sudoración
  • Náuseas, diarrea o síndrome del intestino irritable
  • Irritabilidad

Puede haber momentos en que las preocupaciones no te consumen por completo, pero de todos modos te sientes ansioso aunque no haya motivos evidentes. Por ejemplo, podrías sentir una gran preocupación sobre tu seguridad o la seguridad de tus seres queridos, o tal vez sientas que algo malo está por sucederte.

Tu ansiedad, tu preocupación y los síntomas físicos te provocan angustia considerable en situaciones sociales, laborales y en otros ámbitos de tu vida. Las preocupaciones pueden cambiar de una inquietud a otra, y pueden variar según el momento y la edad.

Síntomas en los niños y adolescentes

Los niños y los adolescentes pueden tener preocupaciones similares a las de los adultos, pero también pueden preocuparse en exceso por lo siguiente:

  • Desempeño en la escuela o en eventos deportivos
  • Seguridad de los familiares
  • Llegar a tiempo (puntualidad)
  • Terremotos, guerras nucleares y otras situaciones catastróficas

Un niño o adolescente con preocupación excesiva puede manifestar lo siguiente:

  • Sentirse demasiado ansioso por tratar de integrarse
  • Ser un perfeccionista
  • Volver a hacer algunas tareas porque no salieron perfectas la primera vez
  • Pasar demasiado tiempo haciendo las tareas de la escuela
  • Carecer de confianza
  • Esforzarse para obtener la aprobación
  • Exigir demasiada atención sobre su desempeño
  • Tener dolores de estómago frecuentes u otros síntomas físicos
  • Evitar ir a la escuela o evitar situaciones sociales

Cuándo consultar al médico

Un poco de ansiedad es normal, pero consulta con el médico en los siguientes casos:

  • Sientes que te preocupas demasiado y eso interfiere en tu trabajo, tus relaciones u otros aspectos de tu vida
  • Te sientes deprimido o irritable, tienes problemas con el alcohol o con las drogas, o tienes otros problemas de salud mental además de la ansiedad
  • Si tienes conductas o pensamientos suicidas, busca atención de urgencia de inmediato

Es poco probable que tus preocupaciones desaparezcan solas e, incluso, pueden empeorar con el tiempo. Trata de buscar ayuda de un profesional antes de que la ansiedad se agrave. Puede ser más fácil tratarla al comienzo.

Causas

Como sucede con muchas enfermedades mentales, la causa del trastorno de ansiedad generalizada probablemente surge de una interacción compleja de factores biológicos y ambientales, que pueden incluir los siguientes:

  • Diferencias en la química y la función del cerebro
  • Genética
  • Diferencias en la forma de percibir las amenazas
  • Desarrollo y personalidad

Factores de riesgo

A las mujeres se les diagnostica trastorno de ansiedad generalizada de manera un poco más frecuente que a los hombres. Los siguientes factores podrían aumentar el riesgo de padecer un trastorno de ansiedad generalizada:

  • Personalidad. Una persona que es tímida o que tiene un temperamento negativo o que evita cualquier situación peligrosa puede ser más propensa a padecer un trastorno de ansiedad generalizada que otras.
  • Genética. El trastorno de ansiedad generalizada puede ser hereditario.
  • Experiencias. Es posible que las personas con trastorno de ansiedad generalizada tengan antecedentes significativos de cambios de vida, experiencias negativas o traumáticas durante la infancia, o un suceso negativo o traumático reciente. Las enfermedades crónicas u otros trastornos de salud mental podrían aumentar el riesgo.

Complicaciones

Tener trastorno de ansiedad generalizada puede ser incapacitante. Este estudio puede:

  • Afectar tu capacidad de realizar ciertas tareas de manera rápida y eficiente, porque te cuesta concentrarte
  • Quitarte tiempo y hacer que no te concentres en otras actividades
  • Reducir tu energía
  • Aumentar el riesgo de que sufras depresión

El trastorno de ansiedad generalizada también puede provocar o empeorar otras afecciones físicas, tales como las siguientes:

  • Problemas digestivos o intestinales, como el síndrome del intestino irritable o úlceras
  • Dolores de cabeza y migrañas
  • Dolor y enfermedad crónicos
  • Problemas para dormir e insomnio
  • Problemas del corazón

El trastorno de ansiedad generalizada a menudo se presenta junto con otros problemas de salud mental, lo cual puede hacer que el diagnóstico y el tratamiento resulten más desafiantes. Algunos trastornos de salud mental que con frecuencia se manifiestan junto con el trastorno de ansiedad generalizada comprenden los siguientes:

  • Fobias
  • Trastorno de pánico
  • Trastorno de estrés postraumático (TEPT)
  • Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)
  • Depresión
  • Pensamientos suicidas o suicidio
  • Abuso de sustancias

Prevención

No hay forma de predecir con certeza qué hará que una persona padezca un trastorno de ansiedad generalizado, pero puedes tomar medidas para disminuir el efecto de los síntomas si tienes ansiedad:

  • Pide ayuda enseguida. La ansiedad, al igual que muchos otros trastornos mentales, puede ser más difícil de tratar si no buscas ayuda de inmediato.
  • Lleva un diario personal. Llevar un registro de tu vida personal puede ayudarlos a ti y a tu proveedor de atención médica mental a identificar cuál es la causa del estrés y qué parece ayudarte a sentirte mejor.
  • Establece prioridades en tu vida. Puedes disminuir la ansiedad si administras bien tu tiempo y tu energía.
  • Evita el consumo de sustancias no saludables. El consumo de alcohol y drogas, e incluso de nicotina o cafeína, puede provocar ansiedad o empeorarla. Si tienes una adicción a estas sustancias, dejarlas puede provocarte ansiedad. Si no puedes dejarlas solo, consulta con tu médico o busca un programa de tratamiento o un grupo de ayuda que te sirva.

Diagnóstico

Para ayudar a diagnosticar el trastorno de ansiedad generalizada, el médico o el profesional de salud mental podrían:

  • Realizar una exploración física en busca de signos de que la ansiedad podría estar relacionada con medicamentos o con una enfermedad no diagnosticada
  • Solicitar análisis de sangre u orina u otras pruebas, en caso de que se sospeche de una enfermedad
  • Hacer preguntas detalladas sobre tus síntomas y tu historia clínica
  • Recurrir a cuestionarios psicológicos para ayudar a determinar un diagnóstico
  • Utilizar los criterios indicados en el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-5), publicado por la American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría)

Tratamiento

Las decisiones terapéuticas dependen de cuánto afecte el trastorno de ansiedad generalizada tu capacidad de desenvolverte en la vida diaria. Los dos tratamientos principales para el trastorno de ansiedad generalizada son la psicoterapia y los medicamentos. Posiblemente, lo más beneficioso para ti sea una combinación de ambos. Puede que sea necesario probar para descubrir cuáles tratamientos funcionan mejor para ti.

Psicoterapia

También conocida como «terapia conversacional» o «terapia psicológica», la psicoterapia consiste en el trabajo con un terapeuta para disminuir los síntomas de ansiedad. La terapia cognitiva conductual es la forma más efectiva de la psicoterapia para el trastorno de ansiedad generalizada.

En general, como un tratamiento a corto plazo, la terapia cognitiva conductual se centra en enseñar habilidades específicas para controlar directamente las preocupaciones y ayudarte a retomar gradualmente las actividades que evitas debido a la ansiedad. A través de este proceso, tus síntomas mejoran a medida que construyes sobre el avance inicial.

Medicamentos

Se usan varios tipos de medicamentos para tratar el trastorno de ansiedad generalizada, como los siguientes. Habla con tu médico sobre los beneficios, los riesgos y los posibles efectos secundarios.

  • Antidepresivos. Los antidepresivos, que comprenden el grupo de medicamentos de los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y el de los inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina, son los tratamientos farmacológicos de primera línea. Algunos ejemplos de antidepresivos que se utilizan para tratar el trastorno de ansiedad generalizada son el escitalopram (Lexapro), la duloxetina (Cymbalta), la venlafaxina (Effexor XR) y la paroxetina (Paxil, Pexeva). Tu médico también puede recomendar otros antidepresivos.
  • Buspirona. Se puede usar un medicamento contra la ansiedad llamado «buspirona» en forma continua. Al igual que la mayoría de los antidepresivos, suele tardar varias semanas en alcanzar su efectividad completa.
  • Benzodiacepinas. En casos limitados, el médico podría recetarte una benzodiacepina para aliviar los síntomas de la ansiedad. Por lo general, estos sedantes solo se usan para aliviar la ansiedad aguda a corto plazo. Debido a que pueden crear adicción, estos medicamentos no son una buena opción si tienes o has tenido problemas con el alcohol o con el abuso de drogas.

Estilo de vida y remedios caseros

Mientras que la mayoría de las personas con trastornos de ansiedad necesitan psicoterapia o medicamentos para controlar la ansiedad, los cambios en el estilo de vida también pueden marcar la diferencia. A continuación, encontrarás lo que puedes hacer:

  • Permanecer activo físicamente. Desarrolla una rutina para estar activo físicamente la mayoría de los días de la semana. El ejercicio es una herramienta muy potente para reducir el estrés. Puede mejorar tu estado de ánimo y ayudarte a estar saludable. Comienza despacio y aumenta gradualmente la cantidad y la intensidad de tus actividades.
  • Que dormir sea una prioridad. Haz lo que puedas para asegurarte de que estés durmiendo lo suficiente como para estar descansado. Si no estás durmiendo bien, consulta con tu médico.
  • Usa técnicas de relajación. Las técnicas de visualización, la meditación y el yoga son ejemplos de técnicas de relajación que pueden aliviar la ansiedad.
  • Come de manera saludable. Comer sano, concentrándote en vegetales, frutas, cereales integrales y pescado, puede estar relacionado con menor ansiedad; sin embargo, se necesita más investigación.
  • Evita el alcohol y las drogas recreativas. Estas sustancias pueden empeorar la ansiedad.
  • Deja de fumar y reduce la cantidad de café que consumes o no lo bebas directamente. Tanto la nicotina como la cafeína pueden empeorar la ansiedad.

Medicina alternativa

Se han estudiado diversos remedios a base de hierbas como tratamientos para la ansiedad. Los resultados suelen ser dispares y, en diversos estudios, las personas informan que no se beneficiaron con su uso. Se necesita más investigación para conocer por completo los riesgos y beneficios.

Algunos suplementos de hierbas, como la kava y la valeriana, aumentan el riesgo de sufrir daño hepático grave. Otros suplementos, como la pasionaria y la teanina, pueden tener un efecto relajante, pero, a menudo, se combinan con otros productos, por lo cual es difícil determinar si ayudan a controlar los síntomas de la ansiedad.

Antes de tomar cualquier remedio o suplemento a base de hierbas, consulta con tu médico para asegurarte de que sean seguros y de que no interactuarán con otros medicamentos que tomes.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

A continuación encontrarás lo que puedes hacer para afrontar el trastorno de ansiedad generalizada:

  • Cumple con tu plan de tratamiento. Toma los medicamentos según se te indique. Asiste a las consultas de terapia. Pon en práctica las habilidades que aprendiste en psicoterapia. La constancia puede hacer una gran diferencia, sobre todo en lo que respecta al consumo de los medicamentos.
  • Adopta medidas. Trabaja junto con tu profesional de salud mental para determinar qué es lo que te está causando ansiedad y tomar medidas al respecto.
  • Supéralo. No te detengas en las preocupaciones del pasado. Cambia lo que puedas en este momento y deja que lo demás siga su curso.
  • Rompe el ciclo. Cuando te sientas ansioso, sal a caminar con energía o dedícate a un pasatiempo para volver a enfocar tu mente y no pensar en tus preocupaciones.
  • Socializa. No permitas que las preocupaciones te aíslen de tus seres queridos o de las actividades placenteras. Las interacciones sociales y las relaciones afectivas pueden disminuir tus preocupaciones.
  • Únete a un grupo de apoyo para personas con ansiedad. Allí podrás disfrutar de un ambiente de compasión, comprensión y experiencias compartidas. Puedes encontrar grupos de apoyo en tu comunidad o en Internet, por ejemplo, la National Alliance on Mental Illness (Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales, NAMI).

Preparación antes de la cita

Puedes consultar con tu médico de atención primaria, o el médico puede derivarte a un profesional de salud mental. La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, haz una lista con lo siguiente:

  • Todos los síntomas que has tenido, incluso cuándo ocurren, qué los hace mejorar o empeorar y en qué grado afectan tus actividades diarias, como el trabajo, la escuela o las relaciones
  • Tu información personal más importante, como grandes cambios o sucesos estresantes que hayas enfrentado recientemente y experiencias traumáticas que hayas vivido en el pasado
  • Información médica, incluso otros trastornos de salud física o mental que te hayan diagnosticado
  • Todos los medicamentos, vitaminas, hierbas u otros suplementos que tomes, incluidas las dosis
  • Preguntas para hacerle al médico o al proveedor de atención médica mental

Algunas preguntas para hacerle al médico pueden ser las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existen otras posibles situaciones o problemas físicos de salud que podrían causar o empeorar la ansiedad?
  • ¿Necesito realizarme alguna prueba?
  • ¿Qué tratamiento me recomiendas?
  • ¿Debería consultar con un psiquiatra, un psicólogo u otro proveedor de atención médica mental?
  • ¿Los medicamentos me ayudarán? De ser así, ¿existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda consultar? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Durante la consulta, no dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar del médico

Probablemente el médico o el profesional de salud mental te hagan una serie de preguntas. Prepárate para responderlas, de manera que ahorres tiempo y puedas dedicarlo a repasar los puntos en los que quieras concentrarte. Las preguntas pueden ser las siguientes:

  • ¿Qué síntomas tienes?
  • ¿Cuáles son las cosas que suelen preocuparte?
  • ¿Los síntomas interfieren en tus actividades diarias?
  • ¿Hay algo que evites debido a tu ansiedad?
  • ¿Tu sensación de ansiedad ha sido ocasional o continua?
  • ¿Cuándo notaste por primera vez tu ansiedad?
  • ¿Hay algo en particular que parezca desencadenar tu ansiedad o empeorarla?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore la sensación de ansiedad?
  • ¿Tienes alguna otra enfermedad física o mental?
  • ¿Qué experiencias traumáticas has tenido recientemente o en el pasado?
  • ¿Tomas bebidas alcohólicas o consumes drogas recreativas regularmente?
  • ¿Tienes algún familiar consanguíneo que padezca ansiedad u otra enfermedad mental, como depresión?

Last Updated Feb 21, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use