Trastorno de ansiedad por separación

Perspectiva general

La ansiedad por separación es una etapa de desarrollo normal entre los bebés y niños pequeños. Los niños suelen presentar un período de ansiedad por separación, pero por lo general lo superan aproximadamente a los 3 años de edad.

En el caso de algunos niños, la ansiedad por separación es un signo de un trastorno más grave conocido como trastorno de ansiedad por separación, que ya puede comenzar en la edad preescolar.

Si la ansiedad por separación que siente tu hijo parece intensa o prolongada (en especial si interfiere con la escuela o con otras actividades cotidianas, o si incluye ataques de pánico u otros problemas) es posible que tenga trastorno de ansiedad por separación. Esto se relaciona con mayor frecuencia con la ansiedad del niño sobre sus padres, pero también puede asociarse con otra persona responsable del cuidado cercana.

Con menos frecuencia, el trastorno de ansiedad por separación puede sucederle a adolescentes y adultos, y ocasionar problemas importantes al salir de casa o ir a trabajar. No obstante, el tratamiento puede ayudar.

Síntomas

El trastorno de ansiedad por separación se diagnostica cuando los síntomas son excesivos para la edad de desarrollo y causan una angustia o aflicción significativa en el funcionamiento diario. Entre los síntomas se pueden incluir los siguientes:

  • Angustia recurrente y excesiva sobre anticipar o estar lejos del hogar o de los seres queridos
  • Preocupación constante y excesiva sobre perder un padre u otro ser querido por una enfermedad o un desastre
  • Preocupación constante por algo malo que podría pasar, como perderse o ser secuestrado, lo que causa una separación de los padres u otros seres queridos
  • Rechazo a estar fuera del hogar por miedo a la separación
  • Rechazo a estar solo en la casa sin un padre u otro ser querido en la casa
  • Resistencia o rechazo a dormir fuera de la casa sin un padre u otro ser querido cerca
  • Pesadillas repetidas sobre la separación
  • Quejas frecuentes sobre dolores de cabeza, dolores de estómago u otros síntomas cuando se anticipa la separación de un padre u otro ser querido

El trastorno de ansiedad por separación puede estar relacionado con un trastorno de pánico y ataques de pánico: episodios repetidos de sentimientos repentinos de ansiedad intensa y miedo o terror que alcanzan un pico en una cuestión de minutos.

Cuándo debes consultar con un médico

El trastorno de ansiedad por separación generalmente no desaparece sin tratamiento, y puede conducir al trastorno de pánico y otros trastornos de ansiedad en la edad adulta.

Si tienes inquietudes acerca de la ansiedad por separación de tu hijo, habla con el pediatra de tu hijo o con otro profesional de salud.

Causas

En algunas ocasiones, el trastorno de ansiedad por separación puede aparecer a causa de estrés cotidiano que ocasiona la separación de un ser querido. Es posible que haya una causa genética en el desarrollo del trastorno.

Factores de riesgo

El trastorno de ansiedad por separación ocurre más a menudo en la infancia pero puede continuar hasta la adolescencia y, en ocasiones, a la adultez.

Entre los factores de riesgo, se encuentran los siguientes:

  • Estrés o pérdida que ocasionan una separación, como la enfermedad o muerte de un ser querido, la pérdida de una mascota, el divorcio de los padres, la mudanza o la partida hacia la escuela
  • Algunos temperamentos que son más propensos a presentar trastornos de ansiedad que otros
  • Antecedentes familiares, que incluyen a familiares consanguíneos que tienen problemas de ansiedad o trastorno de ansiedad, lo cual indica que estos rasgos pueden ser hereditarios
  • Problemas ambientales, como estar presente durante un tipo de desastre que implica una separación

Complicaciones

El trastorno de ansiedad por separación ocasiona una gran angustia y dificultades para funcionar en situaciones sociales, en el trabajo o la escuela.

Los trastornos que pueden acompañar el trastorno de ansiedad por separación incluyen los siguientes:

  • Otros trastornos de ansiedad, como el trastorno de ansiedad generalizada, los ataques de pánico, las fobias, el trastorno de ansiedad social o la agorafobia
  • Trastorno obsesivo compulsivo
  • Depresión

Prevención

No hay una manera segura de prevenir el trastorno de ansiedad por separación de tu hijo, pero las siguientes recomendaciones pueden ser de utilidad.

  • Busca asesoramiento profesional cuanto antes si te preocupa que la ansiedad de tu hijo sea más grave que una etapa de desarrollo normal. El diagnóstico y tratamiento temprano puede ayudar a reducir los síntomas y evitar el empeoramiento del trastorno.
  • Cumple el plan de tratamiento para que no se produzcan recaídas o empeoramiento de los síntomas.
  • Busca tratamiento profesional si tienes ansiedad, depresión u otras preocupaciones sobre la salud mental, de manera que puedas dar el ejemplo a tu hijo sobre cómo hacer frente a las situaciones.

Diagnóstico

El diagnóstico del trastorno de ansiedad por separación incluye determinar si el niño atraviesa una etapa normal del desarrollo o si el problema en realidad es un trastorno. Luego de descartar cualquier enfermedad, el pediatra puede derivar a tu hijo con un psicólogo o psiquiatra infantil con experiencia en el tratamiento de trastornos de ansiedad.

Con el fin de ayudar en el diagnóstico del trastorno de ansiedad por separación, el profesional de salud mental puede hacer una evaluación psicológica de tu hijo que incluye una entrevista estructurada en la que se habla de los pensamientos y las emociones, y se observa el comportamiento. El trastorno de ansiedad por separación puede ocurrir junto con otros problemas de salud mental.

Tratamiento

El trastorno de ansiedad por separación generalmente se trata con psicoterapia, a veces junto con medicamentos. La psicoterapia, a veces denominada terapia conversacional o asesoramiento psicológico, consiste en trabajar con un terapeuta para reducir los síntomas de la ansiedad por separación.

La terapia cognitivo-conductual es un tipo eficaz de psicoterapia para el trastorno de ansiedad por separación. Durante la terapia, tu hijo puede aprender a enfrentar y controlar los miedos sobre la separación y la incertidumbre. Además, los padres pueden aprender a brindar apoyo emocional de manera eficaz y alentar la independencia adecuada según la edad.

A veces, puede ser útil combinar la terapia cognitivo-conductual con medicamentos, si los síntomas son severos. Los antidepresivos denominados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina pueden ser una opción para los niños mayores y los adultos.

Estilo de vida y remedios caseros

Aunque el tratamiento profesional es beneficioso para el trastorno de ansiedad por separación, también puedes adoptar estas medidas para aliviar la ansiedad por separación de tu hijo:

  • Aprende sobre el trastorno de ansiedad por separación que tiene tu hijo. Habla con el profesional de salud mental para conocer sobre el trastorno y ayudar a tu hijo a entenderlo.
  • Sigue el plan de tratamiento. Asegúrate de que tu hijo asista a las consultas de terapia. La regularidad hace una gran diferencia.
  • Toma medidas. Aprende qué desencadena la ansiedad de tu hijo. Practica las estrategias desarrolladas con el profesional de la salud mental para prepararte para lidiar con los sentimientos de ansiedad de tu hijo durante las separaciones.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Lidiar con un niño con trastorno de ansiedad por la separación puede ser frustrante y causar conflictos entre los miembros de la familia o generar mucha preocupación y ansiedad en los padres.

Pídele al terapeuta de tu hijo asesoramiento sobre cómo lidiar con tu hijo y apoyarlo. Por ejemplo, el terapeuta puede aconsejarte lo siguiente:

  • Demostrar calma y apoyo. Alienta a tu hijo o a un ser querido a probar nuevas experiencias, experimentar la separación y desarrollar independencia mediante tu apoyo.
  • Practicar las despedidas. Deja a tu hijo con una persona de confianza responsable del cuidado por períodos cortos para ayudar a que tu hijo pueda contar con tu regreso.

También es importante que desarrolles y mantengas relaciones de apoyo, para que puedas ayudar más a tu hijo.

Preparación antes de la cita

Es posible que primero consultes con el pediatra de tu hijo. Es posible que te derive con un profesional de la salud mental con experiencia en trastornos de ansiedad.

Lo que puedes hacer

Antes de la consulta, prepara una lista de lo siguiente:

  • Los síntomas de ansiedad de tu hijo. Anota cuándo ocurren, si algo los mejora o empeora y qué tanto afectan las actividades e interacciones cotidianas.
  • Qué causa el estrés de tu hijo. Incluye todos los cambios importantes o los eventos estresantes que tu hijo ha enfrentado recientemente, así como las experiencias traumáticas del pasado.
  • Cualquier antecedente familiar de problemas de salud mental. Anota si tú, tu cónyuge, tus padres, abuelos, hermanos u otros niños han presentado problemas de salud mental.
  • Cualquier otro problema de salud de tu hijo. Debes incluir tanto los trastornos físicos como los mentales.
  • Todos los medicamentos que consume tu hijo. Debes incluir cualquier medicamento, vitaminas, hierbas u otros suplementos, y sus dosis.
  • Las preguntas que harás para aprovechar al máximo la consulta.

Las preguntas que puedes hacer incluyen las siguientes:

  • ¿Hay otras situaciones posibles, problemas psicológicos o de salud física que puedan causar o empeorar la ansiedad?
  • ¿Mi hijo necesita algún análisis?
  • ¿Qué tipo de terapia puede ayudar?
  • ¿Qué medicamentos pueden ser de ayuda? Si es así, ¿existe una alternativa genérica?
  • Además del tratamiento ¿existen medidas que pueda adoptar en casa para ayudar a mi hijo?
  • ¿Tiene algún material educativo que me pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer cualquier otra pregunta durante la consulta.

Qué esperar de tu médico

Es probable que el profesional de salud mental te haga varias preguntas. Por ejemplo:

  • ¿Cuáles son los síntomas de tu hijo y cuán graves son? ¿Cómo afectan la capacidad de tu hijo de desenvolverse?
  • ¿Cuándo comenzaste a notar en tu hijo la ansiedad por la separación?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar la ansiedad de tu hijo?
  • ¿Tu hijo ha tenido experiencias traumáticas recientemente o en el pasado?
  • ¿Tu hijo tiene algún trastorno de salud mental o físico?
  • ¿Tu hijo toma algún medicamento?
  • ¿Tú o algún familiar de sangre tienen ansiedad persistente u otros trastornos de salud mental, como la depresión?

Anticiparte y preparar las preguntas puede ayudarte a aprovechar el tiempo al máximo con el profesional de salud mental.

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use