Trastorno esquizoafectivo

Perspectiva general

El trastorno esquizoafectivo es un trastorno de salud mental que se caracteriza por una combinación de síntomas de esquizofrenia, como alucinaciones o delirios, y síntomas de trastornos del estado de ánimo, como depresión o manía.

Los dos tipos de trastorno esquizoafectivo, que incluyen algunos síntomas de esquizofrenia, son los siguientes:

  • De tipo bipolar, que incluye episodios de manía y a veces depresión mayor
  • De tipo depresivo, que incluye solo episodios depresivos mayores

El trastorno esquizoafectivo puede seguir un curso único en cada persona afectada.

El trastorno esquizoafectivo sin tratar puede llevar a problemas de funcionamiento en el trabajo, en la escuela y en situaciones sociales, y causar soledad y problemas para mantener un trabajo o asistir a la escuela. Las personas con trastorno esquizoafectivo pueden necesitar ayuda y apoyo con el funcionamiento diario. El tratamiento puede ayudar a controlar los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Síntomas

Los síntomas del trastorno esquizoafectivo pueden variar de una persona a otra. Las personas con la afección experimentan síntomas psicóticos, como alucinaciones o delirios, y síntomas de un trastorno del estado de ánimo, ya sea de tipo bipolar (episodios de manía y a veces depresión) o de tipo depresivo (episodios de depresión).

Aunque la evolución y el curso del trastorno esquizoafectivo pueden variar, las características que lo definen incluyen un episodio importante del estado de ánimo (estado de ánimo maníaco o depresivo) y al menos un período de dos semanas de síntomas psicóticos cuando no se presenta un episodio importante del estado de ánimo.

Los signos y síntomas del trastorno esquizoafectivo dependen del tipo, bipolar o depresivo, y pueden incluir, entre otros:

  • Delirios, tener creencias falsas y fijas, a pesar de la evidencia de lo contrario
  • Alucinaciones, como escuchar voces o ver cosas que no existen
  • Dificultades para comunicarse y para hablar, como ser incoherente
  • Conducta extraña o inusual
  • Síntomas de depresión, como sentirse vacío, triste o inútil
  • Períodos de estado de ánimo maníaco, con un aumento de energía y una disminución de la necesidad de dormir durante varios días, y conductas que no son características para esta persona
  • Deterioro del desempeño ocupacional, académico y social
  • Problemas con el manejo del cuidado personal, incluidas la higiene y la apariencia física

Cuándo debes consultar con un médico

Si crees que alguien que conoces puede tener síntomas del trastorno esquizoafectivo, habla con esa persona sobre tus preocupaciones. Aunque no puedes forzar a alguien a que busque ayuda profesional, puedes ofrecer ánimo y apoyo, y ayudar a encontrar un médico o profesional de la salud mental calificado.

Si tu ser querido no puede proveer su propia comida, ropa o refugio, o si la seguridad de tu ser querido u otros es una preocupación, es posible que tengas que llamar al 911 u otros servicios de emergencia para pedir ayuda a fin de que tu ser querido pueda ser evaluado por un profesional de salud mental.

Pensamientos o conductas suicidas.

Hablar de suicidio o tener conducta suicida puede ocurrir en alguien con trastorno esquizoafectivo. Si tienes un ser querido que está en peligro de intentar suicidarse o ha hecho un intento de suicidio, asegúrate de que alguien se quede con esa persona. Llama al 911 o al número local de emergencias de inmediato. O, si puedes hacerlo de manera segura, lleva a la persona a la sala de emergencias del hospital más cercano.

Causas

Las causas exactas del trastorno esquizoafectivo aún están siendo investigadas, pero es probable que la genética sea un factor.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan el riesgo de tener el trastorno esquizoafectivo incluyen los siguientes:

  • Tener un pariente consanguíneo cercano, como uno de los padres o un hermano, que padezca trastorno esquizoafectivo, esquizofrenia o trastorno bipolar
  • Acontecimientos estresantes que pueden desencadenar los síntomas
  • Tomar medicamentos que alteran la mente, lo cual puede empeorar los síntomas cuando se presenta un trastorno de fondo

Complicaciones

Las personas con trastorno esquizoafectivo tienen un mayor riesgo de padecer lo siguiente:

  • Suicidio, intentos de suicidio o pensamientos suicidas
  • Aislamiento social
  • Conflictos familiares e interpersonales
  • Desempleo
  • Trastornos de ansiedad
  • Problemas de abuso de alcohol u otras sustancias
  • Problemas de salud significativos
  • Pobreza y falta de hogar

Diagnóstico

El diagnóstico del trastorno esquizoafectivo implica descartar otros trastornos de salud mental y concluir que los síntomas no se deben al uso de sustancias, medicamentos o una afección. El diagnóstico del trastorno esquizoafectivo puede incluir lo siguiente:

  • Exploración física. Esto se puede hacer para ayudar a descartar otros problemas que podrían estar causando síntomas y para revisar cualquier complicación relacionada.
  • Pruebas y exámenes de detección. Estos pueden incluir exámenes que ayuden a descartar afecciones con síntomas similares y exámenes de detección de alcohol y drogas. En ciertas situaciones, el médico también puede solicitar estudios por imágenes, como una resonancia magnética o una tomografía computarizada.
  • Evaluación psiquiátrica. Un médico o profesional de salud mental comprueba el estado mental; para ello, observa la apariencia y el comportamiento y pregunta sobre pensamientos, estados de ánimo, delirios, alucinaciones, uso de sustancias y la posibilidad de suicidio. Esto también incluye una charla sobre la historia familiar y personal.
  • Criterios diagnósticos para el trastorno esquizoafectivo. El médico o profesional de salud mental puede utilizar los criterios del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-5, por sus siglas en inglés), publicado por la American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría).

Tratamiento

Las personas con trastorno esquizoafectivo generalmente responden mejor a una combinación de medicamentos, psicoterapia y entrenamiento en habilidades para la vida. El tratamiento varía en función del tipo y gravedad de los síntomas, y de si el trastorno es depresivo o bipolar. En algunos casos, puede ser necesaria la hospitalización. El tratamiento a largo plazo puede ayudar a controlar los síntomas.

Medicamentos

En general, los médicos recetan medicamentos para el trastorno esquizoafectivo, a fin de aliviar los síntomas psicóticos, estabilizar el estado de ánimo y tratar la depresión. Entre estos medicamentos se incluyen los siguientes:

  • Antipsicóticos. El único medicamento aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) específicamente para tratar el trastorno esquizoafectivo es el antipsicótico paliperidona (Invega). Sin embargo, es posible que los médicos receten otros antipsicóticos para ayudar a controlar los síntomas psicóticos, por ejemplo, los delirios y las alucinaciones.
  • Medicamentos para estabilizar el estado de ánimo. Cuando el trastorno esquizoafectivo es del tipo bipolar, los estabilizadores del estado de ánimo pueden ayudar a nivelar el estado eufórico y la depresión.
  • Antidepresivos. Cuando la depresión es el trastorno anímico oculto, los antidepresivos pueden ayudar a controlar los sentimientos de tristeza, desesperanza o dificultad para dormir y concentrarse.

Psicoterapia

Además de la medicación, la psicoterapia, también llamada terapia de conversación, puede ayudar. La psicoterapia puede incluir:

  • Terapia individual. La psicoterapia puede ayudar a normalizar los patrones de pensamiento y reducir los síntomas. Establecer una relación de confianza en la terapia puede ayudar a que las personas con trastorno esquizoafectivo comprendan mejor su afección y aprendan a controlar los síntomas. Las sesiones efectivas se centran en planes de la vida real, problemas, relaciones y estrategias de afrontamiento.
  • Terapia familiar o de grupo. El tratamiento puede ser más efectivo cuando las personas con trastorno esquizoafectivo pueden hablar de sus problemas de la vida real con otras personas. Los entornos de apoyo grupal también pueden ayudar a reducir el aislamiento social, proporcionar un control de la realidad durante los períodos de psicosis, aumentar el uso apropiado de los medicamentos y desarrollar mejores habilidades sociales.

Entrenamiento para las habilidades de la vida

Aprender habilidades sociales y vocacionales puede ayudar a reducir el aislamiento y mejorar la calidad de vida.

  • Entrenamiento para las habilidades sociales. Se centra en mejorar la comunicación y las interacciones sociales, además de la habilidad de participar en las actividades cotidianas. Pueden practicarse nuevas habilidades y comportamientos específicos a entornos como el hogar o el lugar de trabajo.
  • Rehabilitación vocacional y empleo asistido. Se centra en ayudar a las personas que padecen trastorno esquizoafectivo a prepararse para trabajar, conseguir un empleo y mantenerlo.

Hospitalización

Durante periodos de crisis o momentos de síntomas graves, la hospitalización puede ser necesaria para garantizar la seguridad, la nutrición adecuada, el sueño adecuado y el cuidado personal básico.

Terapia electroconvulsiva

En el caso de los adultos con trastorno esquizoafectivo que no responden a la psicoterapia ni a los medicamentos, la terapia electroconvulsiva podría ser una opción.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

El trastorno esquizoafectivo requiere tratamiento y apoyo continuos. Las personas con trastorno esquizoafectivo pueden beneficiarse de lo siguiente:

  • Aprender sobre el trastorno. La educación sobre el trastorno esquizoafectivo puede ayudar a la persona a seguir el plan de tratamiento. La educación también puede ayudar a los amigos y familiares a entender el trastorno y a ser más compasivos.
  • Prestar atención a las señales de advertencia. Identifica las cosas que pueden desencadenar los síntomas o interferir en la realización de las actividades diarias. Haz un plan sobre qué hacer si los síntomas reaparecen. Comunícate con el médico o terapeuta si es necesario para evitar que la situación empeore.
  • Únete a un grupo de apoyo. Los grupos de apoyo pueden ayudar a establecer conexiones con otras personas que enfrentan desafíos similares. Los grupos de apoyo también pueden ayudar a familiares y amigos a sobrellevar la situación.
  • Preguntar sobre la asistencia de servicios sociales. Estos servicios pueden ayudar con vivienda asequible, transporte y actividades diarias.

Además, evita las drogas recreativas, el tabaco y el alcohol. Estos pueden empeorar los síntomas esquizoafectivos o interferir en los medicamentos. Si es necesario, obtén el tratamiento apropiado para un problema de uso de sustancias.

Preparación antes de la cita

Si crees que es posible que tengas un trastorno esquizoafectivo o que tu ser querido lo tenga, toma medidas para solicitar una consulta, ya sea con un médico de cabecera o un profesional de salud mental, por ejemplo, un psiquiatra.

Si la consulta es para un pariente o amigo, ofrécele acompañarlo. Obtener la información de primera mano te ayudará a saber a qué te estás enfrentando y cómo puedes ayudar a tu ser querido.

Qué puedes hacer

Para prepararte para la cita, haz una lista de lo siguiente:

  • Cualquier síntoma que hayas notado, incluido cualquier síntoma que pueda no estar relacionado con el motivo de la cita
  • Información personal clave, incluso cualquier antecedente familiar de trastornos de salud mental, cualquier estrés importante o cambios recientes en la vida
  • Todos los medicamentos, vitaminas, preparaciones a base de hierbas y cualquier otro suplemento, y las dosis
  • Preguntas que debes hacerle al médico para aprovechar al máximo la cita

Algunas preguntas básicas son las siguientes:

  • ¿Qué es lo que probablemente está causando los síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles?
  • ¿Cómo determinará el diagnóstico?
  • ¿Es probable que esta afección sea temporal o a largo plazo?
  • ¿Qué tratamientos recomienda?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque primario que me indica?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios del medicamento que está recetando?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda tener?
  • ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer cualquier otra pregunta durante la cita.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas, por ejemplo:

  • ¿Qué síntomas has notado?
  • ¿Cuándo empezaste a notar los síntomas?
  • ¿Los síntomas han sido continuos o aislados?
  • ¿Has pensado o intentado suicidarte?
  • ¿Cómo te desenvuelves en la vida diaria, comes regularmente, te bañas con regularidad, concurres al trabajo, a la escuela o a actividades sociales?
  • ¿Los miembros de tu familia o tus amigos han expresado preocupación por tu comportamiento?
  • ¿Se te ha diagnosticado alguna otra enfermedad?
  • ¿Tienes algún familiar al que se le haya diagnosticado o tratado por enfermedades mentales?

Prepárate para responder estas preguntas y guárdate tiempo para repasar los puntos en los que deseas focalizarte.

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use