Trastorno esquizotípico de la personalidad

Perspectiva general

A menudo, se describe a las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad como extrañas o excéntricas, y normalmente tienen pocas, o no tienen, relaciones cercanas. Por lo general, no entienden cómo se forman las relaciones ni el impacto de su comportamiento en los demás. Asimismo, es posible que malinterpreten las motivaciones y los comportamientos de los demás y desarrollen una gran desconfianza de los demás.

Estos problemas pueden generar mucha ansiedad y una tendencia a encerrarse en sí mismos en situaciones sociales, ya que las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad responden de manera inadecuada a las pautas sociales y sostienen creencias peculiares.

Típicamente, el trastorno esquizotípico de la personalidad se diagnostica durante los primeros años de la adultez, y es probable que perdure, aunque el tratamiento, como los medicamentos y la terapia, puede mejorar los síntomas.

Síntomas

El trastorno esquizotípico de la personalidad incluye cinco o más de los siguientes signos y síntomas:

  • Ser solitario y no tener amigos íntimos fuera de la familia inmediata
  • Interpretar acontecimientos erróneamente, como sentir que algo tiene un significado personal directo cuando en realidad es inofensivo
  • Tener pensamientos, creencias o gestos inusuales, peculiares o excéntricos
  • Vestirse de maneras peculiares, como lucir desaliñado o usar combinaciones extravagantes de ropas
  • Creer en poderes especiales, como la telepatía mental o las supersticiones
  • Tener percepciones inusuales, como sentir la presencia de una persona ausente o tener ilusiones
  • Sufrir de ansiedad social persistente y excesiva
  • Hablar de manera peculiar, como con patrones de habla vagos o inusuales, o divagar de manera extraña durante las conversaciones
  • Tener pensamientos sospechosos o paranoides y dudas constantes acerca de la lealtad de los demás
  • Ser apático o tener respuestas emocionales limitadas o inapropiadas

Los signos del trastorno esquizotípico de la personalidad, como un mayor interés en las actividades solitarias o un alto nivel de ansiedad social, pueden observarse en los años de la adolescencia. Puede que el niño tenga un bajo rendimiento escolar o no esté socialmente en sintonía con sus pares y, en consecuencia, sea objeto de acoso (bullying) o bromas.

Trastorno esquizotípico de la personalidad en comparación con esquizofrenia

El trastorno esquizotípico de la personalidad puede confundirse fácilmente con la esquizofrenia, una enfermedad mental grave en la que las personas pierden el contacto con la realidad (psicosis). Si bien las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad pueden experimentar delirios o alucinaciones, los episodios no son tan frecuentes, prolongados o intensos como en la esquizofrenia.

Otra distinción fundamental es que las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad habitualmente pueden darse cuenta de la diferencia entre sus ideas distorsionadas y la realidad. Quienes tienen esquizofrenia no pueden ser disuadidos de lo erróneo de sus delirios.

A pesar de las diferencias, las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad pueden beneficiarse de tratamientos similares a los que se usan para la esquizofrenia. A veces se considera que el trastorno esquizotípico de la personalidad comparte el mismo espectro que la esquizofrenia, donde el trastorno esquizotípico de la personalidad es visto como menos grave.

Cuándo consultar al médico

Es más probable que las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad busquen ayuda sólo si se lo piden sus amigos o familiares. Si sospechas que un amigo o un familiar puede tener este trastorno, podrías sugerirle amablemente que busque atención médica, comenzando con un médico de cabecera o un profesional de salud mental.

Si necesitas ayuda inmediata

Si temes que podrías hacerte daño o hacer daño o a otra persona, dirígete a una sala de urgencias o llama de inmediato al 911 o al número local de emergencias. También puedes llamar a una línea de atención para la prevención de suicidios. En los Estados Unidos, llama a la National Suicide Prevention Lifeline (Línea de ayuda nacional para la prevención de suicidios), al 1-800-273-TALK (1-800-273-8255).

Causas

La personalidad es la combinación de pensamientos, emociones y conductas que te hacen único. Es la forma en que ves y entiendes el mundo exterior y te relacionas con él, al igual que cómo te ves a ti mismo. La personalidad se forma durante la infancia y se moldea a través de una interacción de tendencias heredadas y factores ambientales.

Durante el desarrollo normal, los niños aprenden con el tiempo a interpretar las señales sociales y reaccionar adecuadamente. No se sabe con certeza qué es exactamente lo que no está bien en una persona con trastorno esquizotípico de la personalidad, pero es posible que la forma en que funciona el cerebro y la genética tengan que ver.

Factores de riesgo

El riesgo de padecer trastorno esquizotípico de la personalidad puede ser mayor si tienes un pariente que tiene esquizofrenia u otro tipo de trastorno psicótico.

Complicaciones

Las personas con trastorno esquizotípico de personalidad tienen alto riesgo de presentar lo siguiente:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Problemas en el trabajo, la escuela, y las relaciones afectivas y sociales
  • Otros trastornos de personalidad
  • Problemas con el alcohol y las drogas
  • Intentos de suicidio
  • Episodios psicóticos pasajeros, muchas veces por estrés
  • Esquizofrenia

Diagnóstico

Las personas que presentan trastorno esquizotípico de la personalidad pueden procurar ayuda de parte de su médico de cabecera debido a otros síntomas, como la ansiedad, la depresión o los estallidos de ira, o en busca de tratamiento para el abuso de sustancias.

Después de que se te realice un examen físico para descartar otras afecciones, tu médico de cabecera puede derivarte a un profesional de salud mental para que te evalúe más exhaustivamente.

El diagnóstico del trastorno esquizotípico de la personalidad normalmente se basa en lo siguiente:

  • Entrevista exhaustiva sobre tus síntomas
  • Tu historia clínica y personal
  • Los síntomas enumerados en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DMS-5), publicado por la American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría)

Tratamiento

El tratamiento del trastorno esquizotípico de la personalidad a menudo incluye una combinación de medicamentos y uno o más tipos de psicoterapia. Muchas personas pueden recibir ayuda con trabajo y actividades sociales que sean adecuadas para su estilo de personalidad.

Psicoterapia

La psicoterapia, también denominada terapia conversacional, puede ayudar a las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad a comenzar a confiar en otras personas al crear una relación de confianza con un terapeuta.

La psicoterapia puede incluir lo siguiente:

  • Terapia cognitiva conductual: identificar y cambiar modelos del pensamiento distorsionados, aprender habilidades sociales específicas y modificar problemas de comportamiento
  • Psicoterapia de apoyo: ofrecer aliento y fomentar habilidades de adaptación
  • Terapia familiar: incluir a familiares puede ayudar a reducir las peleas o la distancia emocional y mejorar la confianza en la casa

Medicamentos

No existen medicamentos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) que sean específicos para el tratamiento del trastorno esquizotípico de la personalidad. Sin embargo, los médicos pueden recetar un antipsicótico, un estabilizador del estado de ánimo, un antidepresivo o un ansiolítico para ayudar a aliviar ciertos síntomas, como los episodios psicóticos, la depresión o la ansiedad. Algunos medicamentos pueden ayudar a disminuir los pensamientos distorsionados.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Los síntomas de enfermedades tales como el trastorno esquizotípico de la personalidad pueden mejorar con el tiempo mediante experiencias que ayuden a fomentar —además de otros rasgos positivos— la confianza del paciente en sí mismo, que lo alienten a creer en que puede resolver dificultades y le den una sensación de apoyo social.

Algunos de los factores con mayor posibilidad de reducir los síntomas del trastorno son los siguientes:

  • Relaciones positivas con amigos y familiares
  • Satisfacción de un buen rendimiento escolar, laboral y en actividades extracurriculares

Preparación antes de la cita

Es probable que comiences por consultar a tu médico de atención primaria. Sin embargo, en ciertos casos cuando llamas para programar una consulta, puede que te deriven inmediatamente a un psiquiatra.

Si es posible, lleva a un familiar o amigo. Con tu autorización, alguien que te conoce hace un largo tiempo será capaz de contestar preguntas o compartir con el médico información que creas que no es necesario tratar.

A continuación, encontrarás información útil para prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, haz una lista que incluya lo siguiente:

  • Todos los síntomas que tú o tu familia han advertido, y la duración de estos. Pregúntales a tus amigos o familiares si han estado preocupados por tu comportamiento y qué han observado.
  • Información personal clave, incluidos acontecimientos traumáticos de tu pasado y cualquier factor de estrés importante de la actualidad. Averigua acerca de la historia clínica de la familia, incluido cualquier antecedente de enfermedad mental.
  • Tu información médica, incluidas otras afecciones de salud física o mental que te hayan diagnosticado.
  • Todos los medicamentos que tomas, incluidos los nombres y las dosis de todos los medicamentos y suplementos de hierbas, vitamínicos u otros que tomas.
  • Preguntas que quieras hacerle al médico para aprovechar al máximo la consulta.

Algunas preguntas básicas para hacer al médico incluyen las siguientes:

  • ¿Qué es lo que probablemente cause mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Esta afección suele ser temporal o crónica?
  • ¿Qué tratamientos tienen mayor probabilidad de ser eficaces en mi caso?
  • ¿En qué medida puedo esperar que mis síntomas mejoren con el tratamiento?
  • ¿Con qué frecuencia debo asistir a psicoterapia? ¿Durante cuánto tiempo?
  • ¿Existen medicamentos que me puedan ayudar?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetó?
  • Si me recomienda medicamentos, ¿cuáles son los posibles efectos secundarios?
  • Tengo otras afecciones. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlas de manera conjunta?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en hacer otras preguntas durante la consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga una serie de preguntas. Prepárate para responderlas y así dejar tiempo para repasar los puntos que más te interese analizar. El médico podría hacerte estas preguntas:

  • ¿Qué síntomas tienes?
  • ¿Cuándo notaron tu familia o tú los síntomas por primera vez?
  • ¿Cómo afectan tu vida estos síntomas?
  • ¿Los miembros de tu familia o tus amigos han expresado preocupación por tu comportamiento?
  • ¿Te sientes cómodo en situaciones sociales? ¿Por qué sí o por qué no?
  • ¿Tienes alguna relación estrecha con alguien?
  • Si no estás satisfecho con tu trabajo, la escuela o tus relaciones personales, ¿qué piensas que puede estar causándote estos problemas?
  • ¿Alguna vez pensaste en lastimarte o lastimar a otros? ¿Alguna vez lo hiciste realmente?
  • ¿Alguna vez sentiste que otras personas podían controlar tus pensamientos o que podías influenciar a otras personas o eventos a través de tus pensamientos?
  • ¿Tienes algún familiar al que se le haya diagnosticado o tratado por enfermedades mentales?

Last Updated Aug 19, 2017


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use