Trastorno esquizotípico de la personalidad

Perspectiva general

Se suele caracterizar a las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad como extrañas o excéntricas y por lo general tienen pocas o ninguna relación cercana. Generalmente no entienden cómo se forman las relaciones o el impacto de su conducta en los demás. También pueden malinterpretar las motivaciones y conductas de los demás y desarrollar una desconfianza significativa hacia otras personas.

Estos problemas pueden generar ansiedad severa y una tendencia a evitar situaciones sociales, ya que la persona con trastorno esquizotípico de la personalidad tiende a tener creencias peculiares y puede tener dificultad para responder apropiadamente a las señales sociales.

El trastorno esquizotípico de la personalidad se diagnostica generalmente en la edad adulta temprana y es probable que dure toda la vida, aunque el tratamiento, como los medicamentos y la terapia, pueden mejorar los síntomas.

Síntomas

El trastorno esquizotípico de la personalidad comúnmente incluye cinco o más de estos signos y síntomas:

  • Ser un solitario y carecer de amigos cercanos fuera de la familia inmediata
  • Emociones planas o respuestas emocionales limitadas o inapropiadas
  • Ansiedad social persistente y excesiva
  • Interpretación incorrecta de los acontecimientos, como la sensación de que algo que es realmente inocuo o inofensivo tiene un significado personal directo
  • Pensamientos, creencias o gestos extraños, excéntricos o inusuales
  • Pensamientos sospechosos o paranoicos y dudas constantes sobre la lealtad de los demás
  • Creencia en poderes especiales, como telepatía mental o supersticiones
  • Percepciones inusuales, como sentir la presencia de una persona ausente o tener ilusiones
  • Vestirse de maneras peculiares, como parecer desaliñado o usar ropa que combine de manera extraña
  • Forma de hablar peculiar, como patrones de habla vagos o inusuales, o divagaciones extrañas durante las conversaciones

Los signos y los síntomas del trastorno esquizotípico de la personalidad, como un mayor interés en las actividades solitarias o un alto nivel de ansiedad social, se pueden observar en la adolescencia. El niño puede tener un desempeño deficiente en la escuela o parecer socialmente desfasado con sus compañeros, lo que puede resultar en burlas u hostigamiento.

Trastorno esquizotípico de la personalidad vs. esquizofrenia

El trastorno esquizotípico de la personalidad puede confundirse fácilmente con la esquizofrenia, una enfermedad mental grave en la que las personas pierden contacto con la realidad (psicosis). Aunque las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad pueden experimentar episodios psicóticos breves con delirios o alucinaciones, los episodios no son tan frecuentes, prolongados o intensos como en la esquizofrenia.

Otra distinción clave es que las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad por lo general pueden ser conscientes de la diferencia entre sus ideas distorsionadas y la realidad. Las personas con esquizofrenia generalmente no pueden ser alejadas de sus delirios.

A pesar de las diferencias, las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad pueden beneficiarse de tratamientos similares a los que se utilizan para la esquizofrenia. A veces se considera que el trastorno esquizotípico de la personalidad se encuentra en un espectro con esquizofrenia, y que el trastorno esquizotípico de la personalidad se considera menos grave.

Cuándo debes consultar con un médico

Las personas con trastorno de la personalidad esquizotípico son propensas a buscar ayuda solo a instancias de amigos o familiares. O pueden buscar ayuda para otro trastorno como la depresión. Si sospechas que un amigo o familiar puede tener el trastorno, puedes sugerirle suavemente que busque atención médica, comenzando por un médico de atención primaria o un profesional de la salud mental.

Si necesitas ayuda inmediata

Si te preocupa hacerte daño a ti o a alguien más, acude a una sala de emergencias o llama al 911, o al número local de emergencias inmediatamente. O llama a una línea directa para suicidas. En los Estados Unidos, llama a la National Suicide Prevention Lifeline (Línea Nacional de Prevención del Suicidio) al 1-800-273-TALK (1-800-273-8255) o usa su chat web en suicidepreventionlifeline.org/chat.

Causas

La personalidad es la combinación de pensamientos, emociones y conductas que te hacen único. Es la forma en que ves y entiendes el mundo exterior, y te relacionas con él, y la forma en que te ves a ti mismo. La personalidad se forma durante la infancia, a través de una interacción de tendencias hereditarias y factores ambientales.

En el desarrollo normal, los niños aprenden con el tiempo a interactuar de manera apropiada con los demás, a interpretar las señales sociales y a responder a las situaciones sociales de forma adecuada y con flexibilidad. No se sabe con certeza qué es lo que le sucede exactamente a una persona con trastorno esquizoide de la personalidad, pero es probable que los cambios en la forma en que funciona el cerebro, la genética, las influencias ambientales y las conductas aprendidas puedan desempeñar un papel.

Factores de riesgo

El riesgo de padecer trastorno esquizotípico de la personalidad puede ser mayor si tienes un pariente que tiene esquizofrenia u otro tipo de trastorno psicótico.

Complicaciones

Las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad tienen un mayor riesgo de padecer lo siguiente:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Otros trastornos de la personalidad
  • Esquizofrenia
  • Episodios psicóticos temporales, generalmente en respuesta al estrés
  • Problemas con el alcohol o las drogas
  • Intentos de suicidio
  • Problemas en el trabajo, la escuela, de relaciones y sociales

Diagnóstico

Las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad pueden buscar ayuda de su médico de atención primaria debido a otros síntomas, como ansiedad, depresión o problemas para lidiar con la frustración, o para el tratamiento del abuso de sustancias.

Después de un examen físico para ayudar a descartar otras enfermedades, tu médico de atención primaria puede remitirte a un profesional de salud mental para que te evalúe más a fondo.

El diagnóstico del trastorno esquizotípico de la personalidad se basa típicamente en lo siguiente:

  • Entrevista minuciosa sobre tus síntomas
  • Tus antecedentes médicos y personales
  • Síntomas enumerados en el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-5, por sus siglas en inglés), publicado por la American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría)

Tratamiento

El tratamiento para el trastorno esquizotípico de la personalidad a menudo incluye una combinación de psicoterapia y medicamentos. Muchas personas pueden tener la ayuda del trabajo y las actividades sociales que se ajustan a sus estilos de personalidad.

Psicoterapia

La psicoterapia puede ayudar a las personas con trastorno esquizotípico de la personalidad para que empiecen a confiar en los demás y aprendan a sobrellevar la situación construyendo una relación de confianza con un terapeuta.

La psicoterapia puede incluir:

  • Terapia cognitivo-conductual: Identificar y desafiar patrones de pensamiento negativos, aprender habilidades sociales específicas y modificar conductas problemáticas
  • Terapia de apoyo: Ofrecer aliento y fomentar las habilidades de adaptación
  • Terapia familiar: Hacer partícipes a los miembros de la familia, lo cual puede ayudar a mejorar la comunicación, la confianza y la capacidad de trabajar juntos en el hogar

Medicamentos

No existen medicamentos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos específicamente para el tratamiento del trastorno esquizotípico de la personalidad. Sin embargo, los médicos pueden recetar un antidepresivo para ayudar a aliviar o reducir ciertos síntomas, como la depresión o la ansiedad. Algunos medicamentos pueden ayudar a mejorar la flexibilidad en el pensamiento.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

Aunque el trastorno esquizotípico de la personalidad dura toda la vida, algunos síntomas pueden mejorar con el tiempo a través de experiencias que ayudan a fomentar —entre otros rasgos positivos— la confianza en uno mismo, la creencia en la capacidad de superar las dificultades y un sentido de apoyo social.

Los factores que parecen ser más probables en ayudar a reducir algunos de los síntomas de este trastorno incluyen:

  • Relaciones positivas con amigos y familiares
  • Ritmos diarios saludables, incluido tener un horario, una buena rutina de sueño, ejercicio y consistencia con la toma de medicamentos recetados
  • Sentido de logro en la escuela, en el trabajo y en las actividades extracurriculares

Preparación antes de la cita

Es probable que primero consultes con el médico de atención primaria. Sin embargo, cuando llames para concertar una cita, es posible que te remitan a un profesional de salud mental, como un psiquiatra o un psicólogo.

Si es posible, pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. Con tu permiso, alguien que te conozca desde hace mucho tiempo puede responder preguntas o compartir información con el profesional de salud mental que quizá no piensas mencionar.

La siguiente información te ayudará a prepararte para la cita.

Qué puedes hacer

Antes de la cita, prepara una lista de lo siguiente:

  • Cualquier síntoma que tú o tu familia hayan notado, y por cuánto tiempo. Pregunta a tus amigos o familiares si se han sentido preocupados por tu conducta y lo que han notado.
  • Información personal importante, incluidos acontecimientos traumáticos del pasado y cualquier factor importante de estrés actual. Averigua sobre los antecedentes médicos de tu familia, tal como cualquier antecedente de enfermedad mental.
  • Tu información médica, incluidas otras afecciones de salud física o mental con las que hayas sido diagnosticado.
  • Todos los medicamentos que tomes, incluidos los nombres y las dosis de cualquier medicamento, hierbas, vitaminas u otros suplementos que estés tomando.
  • Preguntas que desees hacerle al médico para aprovechar al máximo tu cita.

Algunas preguntas básicas son las siguientes:

  • ¿Qué puede estar provocando mis síntomas?
  • ¿Cuáles son otras causas posibles de mis síntomas?
  • ¿Qué tratamientos tienen más probabilidades de ser efectivos para mí?
  • ¿Cuánto puedo esperar que mejoren mis síntomas con el tratamiento?
  • ¿Con qué frecuencia y por cuánto tiempo necesitaré psicoterapia?
  • ¿Existen medicamentos que puedan ayudar?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me receta?
  • Si usted está recomendando medicamentos, ¿cuáles son los posibles efectos secundarios?
  • Tengo otras afecciones. ¿Cómo puedo controlarlas de manera conjunta?
  • ¿Hay algún folleto u otro material impreso que pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer cualquier otra pregunta durante la cita.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas como las siguientes:

  • ¿Cuáles son tus síntomas?
  • ¿Cuándo tú o tu familia notaron por primera vez estos síntomas?
  • ¿Cómo están afectando estos síntomas tu vida?
  • ¿Tus familiares o amigos han expresado preocupación por tu conducta?
  • ¿Te sientes cómodo en situaciones sociales? ¿Por qué o por qué no?
  • ¿Tienes relaciones cercanas?
  • Si no estás satisfecho con el trabajo, la escuela o las relaciones, ¿qué crees que está causando tus problemas?
  • ¿Alguna vez has pensado en hacerte daño ti mismo o a otros? ¿Alguna vez lo has hecho?
  • ¿Alguna vez has sentido que otras personas pueden controlar tus pensamientos o que puedes influenciar a otras personas y eventos a través de tus pensamientos?
  • ¿Alguno de tus parientes cercanos ha sido diagnosticado o tratado por enfermedad mental?

El médico o profesional de la salud mental te hará preguntas adicionales según tus respuestas, síntomas y necesidades. Preparar y anticipar las preguntas te ayudará a aprovechar al máximo la cita.

Last Updated Mar 3, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use