Trastornos de ansiedad

Perspectiva general

Sentir ansiedad de modo ocasional es una parte normal de la vida. Sin embargo, las personas con trastornos de ansiedad con frecuencia tienen preocupaciones y miedos intensos, excesivos y persistentes sobre situaciones diarias. Con frecuencia, en los trastornos de ansiedad se dan episodios repetidos de sentimientos repentinos de ansiedad intensa y miedo o terror que alcanzan un máximo en una cuestión de minutos (ataques de pánico).

Estos sentimientos de ansiedad y pánico interfieren con las actividades diarias, son difíciles de controlar, son desproporcionados en comparación con el peligro real y pueden durar un largo tiempo. Con el propósito de prevenir estos sentimientos, puede suceder que evites ciertos lugares o situaciones. Los síntomas pueden empezar en la infancia o la adolescencia y continuar hasta la edad adulta.

Algunos ejemplos del trastorno de ansiedad son: trastorno de ansiedad generalizada, trastorno de ansiedad social (fobia social), fobias específicas y trastorno de ansiedad por separación. Puedes tener más de un trastorno de ansiedad. A veces, la ansiedad surge de una enfermedad que requiere tratamiento.

Cualquiera sea el tipo de ansiedad que padezcas, un tratamiento puede ayudar.

Síntomas

Los signos y síntomas de la ansiedad más comunes incluyen los siguientes:

  • Sensación de nerviosismo, agitación o tensión
  • Sensación de peligro inminente, pánico o catástrofe
  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Respiración acelerada (hiperventilación)
  • Sudoración
  • Temblores
  • Sensación de debilidad o cansancio
  • Problemas para concentrarse o para pensar en otra cosa que no sea la preocupación actual
  • Tener problemas para conciliar el sueño
  • Padecer problemas gastrointestinales (GI)
  • Tener dificultades para controlar las preocupaciones
  • Tener la necesidad de evitar las situaciones que generan ansiedad

Existen varios tipos de trastornos de ansiedad:

  • La agorafobia es un tipo de trastorno de ansiedad en el que temes a lugares y situaciones que pueden causarte pánico o hacerte sentir atrapado, indefenso o avergonzado y a menudo intentas evitarlos.
  • El trastorno de ansiedad debido a una enfermedad incluye síntomas de ansiedad o pánico intensos que son directamente causados por un problema de salud físico.
  • El trastorno de ansiedad generalizada se caracteriza por una ansiedad y una preocupación persistentes y excesivas por actividades o eventos, incluso asuntos comunes de rutina. La preocupación es desproporcionada con respecto a la situación actual, es difícil de controlar y afecta la forma en que te sientes físicamente. A menudo sucede junto con otros trastornos de ansiedad o con la depresión.
  • El trastorno de pánico implica episodios repetidos de sensaciones repentinas de ansiedad y miedo o terror intensos que alcanzan un nivel máximo en minutos (ataques de pánico). Puedes tener sensaciones de una catástrofe inminente, dificultad para respirar, dolor en el pecho o latidos rápidos, fuertes o como aleteos (palpitaciones cardíacas). Estos ataques de pánico pueden provocar que a la persona le preocupe que sucedan de nuevo o que evite situaciones en las que han sucedido.
  • El mutismo selectivo es una incapacidad constante que tienen los niños para hablar en ciertas situaciones, como en la escuela, incluso cuando pueden hablar en otras situaciones, como en el hogar con miembros cercanos de la familia. Esto puede afectar el desempeño en la escuela, el trabajo o en la sociedad.
  • El trastorno de ansiedad por separación es un trastorno de la niñez que se caracteriza por una ansiedad que es excesiva para el nivel de desarrollo del niño y que se relaciona con la separación de los padres u otras personas que cumplen una función paternal.
  • El trastorno de ansiedad social (fobia social) implica altos niveles de ansiedad, miedo o rechazo a situaciones sociales debido a sentimientos de vergüenza, inseguridad y preocupación por ser juzgado o percibido de manera negativa por otras personas.
  • Las fobias específicas se caracterizan por una notable ansiedad cuando la persona se ve expuesta a un objeto o situación específicos, y un deseo por evitarlos. En algunas personas, las fobias provocan ataques de pánico.
  • El trastorno de ansiedad inducido por sustancias se caracteriza por síntomas de ansiedad o pánico intensos que son el resultado directo del uso indebido de drogas, como tomar medicamentos, estar expuesto a una sustancia tóxica o tener abstinencia a causa de las drogas.
  • Otro trastorno de ansiedad específico y no específico es un término para la ansiedad y las fobias que no cumplen con los criterios exactos para algún otro trastorno de ansiedad pero que son lo suficientemente relevantes para ser alarmantes y perturbadores.

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico en los siguientes casos:

  • Sientes que te estás preocupando demasiado y que esto interfiere en tu trabajo, tus relaciones y otros aspectos de tu vida
  • Tu miedo, tu preocupación o tu ansiedad te causan malestar y te resulta difícil controlarlos
  • Te sientes deprimido, tienes problemas con el consumo de alcohol o drogas, o tienes otros problemas de salud mental junto con ansiedad
  • Piensas que tu ansiedad podría estar vinculada a un problema de salud física
  • Tienes pensamientos o conductas suicidas (de ser así, procura tratamiento de urgencia inmediatamente)

Es posible que tus preocupaciones no se vayan por sí solas y que empeoren con el paso del tiempo si no procuras ayuda. Visita a tu médico o a un profesional de salud mental antes de que tu ansiedad empeore. Es más fácil tratarla si obtienes ayuda pronto.

Causas

No está del todo claro cuáles son las causas de los trastornos de ansiedad. Ciertas experiencias de vida, como acontecimientos traumáticos, parecen provocar los trastornos de ansiedad en personas que ya son propensas a la ansiedad. Los rasgos heredados también pueden ser un factor.

Causas médicas

Para algunas personas, la ansiedad puede estar relacionada con un problema de salud oculto. En algunos casos, los signos y síntomas de ansiedad son los primeros indicadores de una enfermedad. Si el médico sospecha que la ansiedad que tienes puede tener una causa médica, quizás te indique análisis para buscar los signos del problema.

Algunos ejemplos de problemas médicos que pueden estar relacionados con la ansiedad incluyen los siguientes:

  • Enfermedad cardíaca
  • Diabetes
  • Problemas de tiroides, como el hipertiroidismo
  • Trastornos respiratorios, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o el asma
  • Uso inadecuado de sustancias o abstinencia
  • Abstinencia del alcohol, de medicamentos contra la ansiedad (benzodiazepinas) o de otros medicamentos
  • Dolor crónico o síndrome de intestino irritable
  • Tumores poco frecuentes que producen hormonas de reacción de “luchar o huir”

En ocasiones, la ansiedad puede ser un efecto secundario de algunos medicamentos.

Es posible que la ansiedad que te aqueja esté causada por una enfermedad oculta en los siguientes casos:

  • Si no tienes parientes consanguíneos (como padres o hermanos) que tengan trastornos de ansiedad
  • Si no tuviste un trastorno de ansiedad en la infancia
  • Si no evitas ciertas cosas o situaciones a causa de la ansiedad
  • Si la ansiedad se presenta de forma repentina sin estar relacionada con los eventos de la vida o si no tienes antecedentes de ansiedad

Factores de riesgo

Los siguientes factores pueden incrementar el riesgo de padecer un trastorno de ansiedad:

  • Trauma. Los niños que soportaron maltratos o traumas o que presenciaron eventos traumáticos tienen mayor riesgo de manifestar un trastorno de ansiedad en algún momento de sus vidas. Los adultos que atraviesan un evento traumático también pueden manifestar trastornos de ansiedad.
  • Estrés debido a una enfermedad. Tener un problema de salud o una enfermedad grave puede causar gran preocupación acerca de cuestiones como el tratamiento y el futuro.
  • Acumulación de estrés. Un evento importante o una acumulación de situaciones estresantes más pequeñas de la vida pueden provocar ansiedad excesiva, por ejemplo, la muerte de algún familiar, estrés en el trabajo o preocupaciones continuas por la situación financiera.
  • Personalidad. Las personas con determinados tipos de personalidad son más propensas a sufrir trastornos de ansiedad que otras personas.
  • Otros trastornos mentales. Las personas que padecen otros trastornos mentales, como depresión, a menudo también padecen un trastorno de ansiedad.
  • Tener familiares consanguíneos que padecen un trastorno de ansiedad. Los trastornos de ansiedad pueden ser hereditarios.
  • Drogas o alcohol. El consumo o el uso indebido o la abstinencia de drogas o alcohol pueden provocar o empeorar la ansiedad.

Complicaciones

El trastorno de ansiedad no implica solamente estar preocupado. También puede ocasionar, o empeorar, otros trastornos mentales y físicos, como los siguientes:

  • Depresión (que a menudo se produce junto con un trastorno de ansiedad) u otros trastornos de salud mental
  • Abuso de sustancias
  • Problemas para dormir (insomnio)
  • Problemas digestivos o intestinales
  • Dolor de cabeza y dolor crónico
  • Aislamiento social
  • Problemas en la escuela o el trabajo
  • Mala calidad de vida
  • Suicidio

Prevención

No es posible prever con certeza qué causa que una persona presente un trastorno de ansiedad, pero puedes tomar medidas para reducir el impacto de los síntomas si te sientes ansioso:

  • Pide ayuda enseguida. La ansiedad, como muchos otros trastornos mentales, puede ser más difícil de tratar si te demoras.
  • Mantente activo. Participa en actividades que disfrutes y que te hagan sentir bien contigo mismo. Disfruta la interacción social y tus afectos, que pueden aliviar tus preocupaciones.
  • Evita el consumo de alcohol o drogas. El consumo de alcohol y drogas puede provocar ansiedad o empeorarla. Si eres adicto a cualquiera de estas sustancias, la idea de dejar de consumir puede hacerte sentir ansioso. Si no puedes dejar de consumir por tu cuenta, consulta con tu médico o busca un grupo de apoyo para que te ayuden.

Diagnóstico

Puedes comenzar si consultas a tu proveedor de atención primaria para averiguar si tu ansiedad podría estar relacionada con tu salud física. El especialista puede buscar signos de una afección médica de base que pueda requerir tratamiento.

Sin embargo, es posible que debas consultar a un especialista en salud mental si sufres ansiedad intensa. Un psiquiatra es un médico que se especializa en el diagnóstico y el tratamiento de afecciones de la salud mental. Un psicólogo y otros profesionales de la salud mental pueden diagnosticar la ansiedad y brindar asesoramiento (psicoterapia).

Para diagnosticar un trastorno de ansiedad, tu proveedor de salud mental puede:

  • Realizarte un examen psicológico. Esto implica hablar sobre tus pensamientos, sentimientos y comportamientos para ayudar a identificar un diagnóstico y detectar las complicaciones relacionadas. Los trastornos de ansiedad a menudo se producen junto con otros problemas de salud mental, como la depresión o el abuso de sustancias, lo que puede complicar la determinación del diagnóstico.
  • Compara tus síntomas con los criterios del DSM-5. Muchos médicos utilizan los criterios del Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, DSM-5), publicado por American Psychiatric Association (Asociación Estadounidense de Psiquiatría), para diagnosticar un trastorno de ansiedad.

Tratamiento

Los dos tratamientos principales para los trastornos de ansiedad son la psicoterapia y los medicamentos. Es posible que obtengas los mayores beneficios con una combinación de ambos. Puede que sea necesario probar para descubrir cuáles tratamientos funcionan mejor para ti.

Psicoterapia

También conocida como terapia del habla o asesoramiento psicológico, la psicoterapia incluye el trabajo con un terapeuta para reducir los síntomas de ansiedad. Puede ser un tratamiento eficaz para la ansiedad.

La terapia cognitiva conductual (TCC) es la manera más eficaz de la psicoterapia para tratar los trastornos de ansiedad. Generalmente la TCC es un tratamiento a corto plazo y se enfoca en enseñarte técnicas específicas para mejorar tus síntomas y poder gradualmente volver a las actividades que evitabas como consecuencia de la ansiedad.

LA TCC incluye terapia de exposición en la que gradualmente encuentras el objeto o la situación que provoca tu ansiedad, de modo que desarrollas confianza para controlar la situación y los síntomas de ansiedad.

Medicamentos

Se usan varios tipos de medicamentos para ayudar a aliviar los síntomas, según el tipo de trastorno de ansiedad que tengas y si también tienes otros problemas de salud física o mental. Por ejemplo:

  • Ciertos antidepresivos también se utilizan para tratar los trastornos de ansiedad.
  • Se puede recetar un medicamento contra la ansiedad llamado buspirona.
  • En ciertas circunstancias, el médico puede recetarte otros tipos de medicamentos, como sedantes, también llamados benzodiazepinas o betabloqueadores. Estos medicamentos sirven para el alivio a corto plazo de los síntomas de ansiedad y no están diseñados para usarse a largo plazo.

Consulta con el médico sobre los beneficios, los riesgos y los posibles efectos secundarios de los medicamentos.

Estilo de vida y remedios caseros

Mientras que la mayoría de las personas con trastornos de ansiedad necesitan de la psicoterapia o los medicamentos para controlar la ansiedad, los cambios en el estilo de vida también pueden marcar la diferencia. Puedes hacer lo siguiente:

  • Permanecer activo físicamente. Desarrolla una rutina para estar activo físicamente la mayoría de los días de la semana. El ejercicio es una herramienta muy potente para reducir el estrés. Puede mejorar tu estado de ánimo y ayudarte a estar saludable. Comienza despacio y aumenta gradualmente la cantidad y la intensidad de tus actividades.
  • Evita el alcohol y las drogas recreativas. Estas sustancias pueden causar o empeorar la ansiedad. Si no puedes dejarlas por tu cuenta, consulta con tu médico o busca un grupo de apoyo para recibir ayuda.
  • Deja de fumar y reduce o deja de consumir bebidas con cafeína. Tanto la nicotina como la cafeína puede empeorar la ansiedad.
  • Usa técnicas de control del estrés y de relajación. Las técnicas de visualización, la meditación y el yoga son ejemplos de técnicas de relajación que pueden aliviar la ansiedad.
  • Que dormir sea una prioridad. Haz lo que puedas para asegurarte de que estés durmiendo lo suficiente como para estar descansado. Si no estás durmiendo bien, consulta con tu médico.
  • Come alimentos saludables. Comer sano, como focalizarse en vegetales, frutas, granos integrales y pescado, puede estar relacionado con menor ansiedad; sin embargo, se necesita más investigación.

Medicina alternativa

Se han estudiado varios remedios a base de hierbas para el tratamiento de la ansiedad, pero se necesitan más investigaciones para comprender los riesgos y los beneficios. Los suplementos a base de hierbas y dietarios no están monitoreados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de la misma manera que los medicamentos. No siempre sabrás con exactitud lo que tomas y si es seguro. Algunos de estos suplementos pueden interferir con los medicamentos con receta u ocasionar interacciones peligrosas.

Antes de tomar remedios a base de hierbas o suplementos dietarios, habla con el médico para asegurarte de que son seguros para ti y que no habrá interacción con los medicamentos que consumes.

Estrategias de afrontamiento, y apoyo

A continuación te indicamos cómo puedes enfrentar el trastorno de ansiedad:

  • Obtén información acerca de tu trastorno. Consulta con tu médico o profesional de salud mental. Averigua qué podría estar causando tu trastorno específico y qué tratamientos podrían ser adecuados para ti. Participa a tu familia y tus amigos y pídeles que te apoyen.
  • Cumple con tu plan de tratamiento. Toma los medicamentos como te indicaron. Asiste a las consultas de terapia y completa las tareas que posiblemente te asigne el terapeuta. La consistencia puede marcar una gran diferencia, especialmente cuando se trata de tomar los medicamentos.
  • Toma medidas. Aprende cuáles son los factores que provocan tu ansiedad o te causan estrés. Practica las estrategias que desarrollaste con tu profesional de salud mental de modo que estés listo para enfrentar sentimientos de ansiedad en estas situaciones.
  • Escribe un diario. Tener un seguimiento de tu vida personal puede ayudarte a vos y al profesional de salud mental a identificar los factores que te causan estrés y lo que podría ayudarte a que te sientas mejor.
  • Únete a un grupo de apoyo para trastornos de ansiedad. Recuerda que no estás solo. Los grupos de apoyo ofrecen compasión, comprensión y experiencias compartidas. La National Alliance on Mental Illness (Alianza Nacional de Enfermedades Mentales) y la Anxiety and Depression Association of America (Asociación de Depresión y Ansiedad de Estados Unidos) proporcionan información para buscar ayuda.
  • Aprende técnicas para la administración del tiempo. Puedes reducir la ansiedad si aprendes a administrar con cuidado el tiempo y la energía.
  • Socialízate. No permitas que tus preocupaciones te alejen de los seres queridos o de las actividades que realizas.
  • Rompe el ciclo. Cuando estés ansioso, realiza una caminata vigorosa o profundízate en un pasatiempo para alejar tu mente de las preocupaciones.

Preparación antes de la cita

Es posible que primero consultes con tu médico de atención primaria. Puede derivarte a un profesional de la salud mental.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, haz una lista que incluya lo siguiente:

  • Tus síntomas de ansiedad. Toma nota de cuándo se presentan, si hay algo que parece mejorarlos o empeorarlos, y cuánto afectan tus actividades e interacciones cotidianas.
  • Todo lo que te genera estrés. Incluye todos los cambios de vida o episodios estresantes importantes que hayas tenido recientemente. También incluye todas las experiencias traumáticas que hayas tenido en el pasado o de niño.
  • Cualquier antecedente familiar de problemas de salud mental. Indica si tus padres, abuelos, hermanos o hijos han tenido algún problema de salud mental.
  • Cualquier otro problema que tengas. Incluye tanto las enfermedades físicas como los problemas de salud mental.
  • Todos los medicamentos que estés tomando. Incluye todos los medicamentos, vitaminas, hierbas y otros suplementos, y las dosis correspondientes.
  • Preguntas que quieras hacerle a tu médico para aprovechar la consulta.

Algunas preguntas básicas para hacer al médico incluyen las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mi ansiedad?
  • ¿Hay otras posibles situaciones, problemas psicológicos o problemas de salud física que puedan estar causando o empeorando mi ansiedad?
  • ¿Necesito realizar alguna prueba?
  • ¿Debería consultar a un psiquiatra, psicólogo u otro tipo de profesional de salud mental?
  • ¿Qué tipo de terapia podría ayudarme?
  • ¿Me ayudaría algún medicamento? De ser así, ¿existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetaron?
  • Además del tratamiento, ¿hay alguna medida que pueda tomar en casa que me ayudaría?
  • ¿Tienes algún material informativo que puedas darme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

No dudes en realizar otras preguntas durante tu consulta.

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga muchas preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuáles son tus síntomas y cuán graves son? ¿Cómo afectan tu capacidad de desenvolverte?
  • ¿Alguna vez has tenido un ataque de pánico?
  • ¿Evitas ciertas cosas o situaciones porque te generan ansiedad?
  • ¿Tus sentimientos de ansiedad han sido ocasionales o continuos?
  • ¿Cuándo comenzaste a notar tus sentimientos de ansiedad?
  • ¿Hay algo en particular que parezca desencadenar o empeorar tu ansiedad?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar tus sentimientos de ansiedad?
  • ¿Qué experiencias traumáticas has vivido recientemente o en el pasado?
  • ¿Tienes alguna enfermedad o trastorno mental o físico?
  • ¿Tomas algún medicamento de venta bajo receta?
  • ¿Sueles consumir alcohol o drogas recreativas?
  • ¿Tienes algún familiar de sangre que padezca ansiedad u otros trastornos de salud mental, como la depresión?

Anticiparte y preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar tu tiempo al máximo.

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use