Trastornos de la voz

Perspectiva general

Las personas sufren de problemas de la voz por muchos motivos. Los médicos que se especializan en trastornos de oído, nariz y garganta y los especialistas en patología del habla y del lenguaje se encargan del diagnóstico y el tratamiento de los trastornos de la voz.

El tratamiento depende del origen del trastorno de la voz, pero puede incluir terapia de la voz, medicamentos, inyecciones o cirugía.

Causas

La laringe está formada por cartílagos, músculos y membranas mucosas que se ubican en la parte superior de la tráquea y en la base de la lengua. Tus cuerdas vocales son dos bandas flexibles de tejido muscular que se encuentran en la entrada de la tráquea. El sonido se produce cuando las cuerdas vocales vibran.

Esta vibración proviene del aire que atraviesa la laringe, lo que hace que las cuerdas vocales se acerquen. Las cuerdas vocales también ayudan a cerrar la laringe cuando tragas, lo que previene que inhales alimentos o líquidos.

Si las cuerdas vocales se inflaman, tienen tumores o se paralizan, no pueden funcionar correctamente, y se produce un trastorno de la voz.

Algunos trastornos frecuentes de la voz comprenden:

  • Laringitis
  • Disfonía de tensión muscular
  • Trastornos neurológicos de la voz, como disfonía espasmódica
  • Pólipos, nódulos o quistes en las cuerdas vocales (lesiones no cancerosas)
  • Lesiones precancerosas y cancerosas
  • Parálisis o debilidad de las cuerdas vocales
  • Manchas blancas llamadas leucoplasia

Factores de riesgo

Muchos factores pueden contribuir a la aparición de un trastorno de la voz, entre ellos:

  • Envejecimiento
  • Consumo de bebidas alcohólicas
  • Alergias
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico
  • Enfermedades como resfriados o infecciones de las vías respiratorias superiores
  • Aclaramiento inadecuado de la garganta durante un largo periodo
  • Trastornos neurológicos
  • Estrés psicológico
  • Cicatrices causadas por una cirugía o un traumatismo en la zona delantera del cuello
  • Gritar
  • Fumar
  • Cáncer de garganta
  • Deshidratación de la garganta
  • Problemas de tiroides
  • Usar la voz mal o demasiado

Diagnóstico

El médico te hará preguntas detalladas sobre tus problemas en la voz y te examinará exhaustivamente. Se puede aplicar un anestésico tópico para adormecer los tejidos de las cuerdas vocales antes de que el médico los examine con una de las siguientes herramientas:

  • Espejo Tu médico inserta en la boca un instrumento largo y rígido con un espejo en ángulo, similar a un espejo dental.
  • Laringoscopio flexible Tu médico inserta un tubo flexible que contiene una luz y una cámara a través de la nariz.
  • Laringoscopio rígido El médico inserta un tubo de visualización rígido a través de la boca.
  • Videoestroboscopio El médico inserta una cámara que se combina con una luz intermitente en la boca para proporcionar una vista en cámara lenta de tus cuerdas vocales mientras se mueven.

Algunas pruebas adicionales que se utilizan con frecuencia son:

  • Análisis del sonido (acústico) A través de un análisis por computadora, el médico mide las irregularidades en el sonido que producen las cuerdas vocales.
  • Electromiografía de la laringe Se insertan unas agujas pequeñas a través de la piel para medir las corrientes eléctricas en los músculos de la laringe.

Tratamiento

Según cuál sea tu diagnóstico, el médico te recomendará uno o más de los siguientes tratamientos:

  • Descanso, consumo de líquidos y terapia de la voz. Como sucede en otras partes del organismo, las cuerdas vocales necesitan descanso regular y consumo de líquidos. Los especialistas en patología del habla y del lenguaje pueden enseñarte cómo utilizar la voz de manera más eficiente a través de la terapia de la voz, cómo aclarar tu garganta adecuadamente y cuánto líquido debes consumir.
  • Tratamiento de alergias. Si una alergia te genera demasiada mucosidad en la garganta, tu médico o un alergólogo pueden identificar las causas de la alergia y ofrecerte un tratamiento.
  • Deja de fumar. Si tu problema de voz es una consecuencia del tabaquismo, dejar de fumar te puede ayudar a mejorar la voz y muchos otros aspectos de tu salud, por ejemplo, puede tener un impacto positivo en la salud de tu corazón y reducir tu riesgo de cáncer.
  • Medicamentos. Existen varios medicamentos disponibles para tratar los trastornos de la voz. Según las causas del trastorno, es posible que necesites medicamentos para reducir la inflamación, tratar el reflujo gastroesofágico o prevenir que los vasos sanguíneos vuelvan a crecer. Los medicamentos pueden administrarse por vía oral, inyectarse en las cuerdas vocales o aplicarse de manera tópica durante la cirugía.

Procedimientos

  • Extirpación de las lesiones Es probable que se deban extirpar quirúrgicamente las lesiones no cancerosas (pólipos, nódulos y quistes) en las cuerdas vocales. Tu médico puede eliminar lesiones no cancerosas, precancerosas y cancerosas, incluida la papilomatosis respiratoria recurrente y las manchas blancas (leucoplasia), mediante microcirugía, prostatectomía con láser de dióxido de carbono y, cuando corresponda, los tratamientos con láser más nuevos, incluido el tratamiento con laser de fosfato de titanio y potasio (KTP).

    El tratamiento con láser de KTP es una terapia de vanguardia que trata las lesiones en las cuerdas vocales. Trata una lesión cortando el suministro de sangre a esta, lo que permite que la lesión se extirpe, al tiempo que se preserva la mayor cantidad de tejido esencial posible.

  • Inyecciones de bótox En algunos casos, se pueden realizar inyecciones de pequeñas cantidades de toxina onabotulínica tipo A (Botox) en la piel del cuello. Estas inyecciones pueden disminuir los espasmos musculares o los movimientos anormales si tienes un trastorno del movimiento neurológico que afecta los músculos vocales de la laringe (disfonía espasmódica).

Algunas veces una cuerda vocal puede suspender su movimiento (se paraliza). Si tienes parálisis en una cuerda vocal, es posible que tengas ronquera. Además, es posible que te atragantes cuando bebas líquidos, aunque es muy raro que tengas problemas para tragar alimentos sólidos. Algunas veces el problema desaparece con el paso del tiempo.

Si el problema persiste, el médico puede realizar uno de varios procedimientos. Estos procedimientos pueden empujar las cuerdas vocales paralizadas más cerca de la mitad de la tráquea para que puedan encontrarse y vibrar más juntas. Esto mejora la voz y permite que la laringe se cierre cuando tragas.

Entre los tratamientos se incluyen los siguientes:

  • Inyección para dar mayor volumen Se inyectan grasa corporal, colágeno, gel hialurónico u otra sustancia de relleno aprobada, ya sea a través de la boca o la piel del cuello, para agregar volumen a la cuerda vocal paralizada o para tratar la debilidad de las cuerdas vocales. El material llena el espacio entre las cuerdas vocales y las empuja cerca de otras cuerdas vocales para que puedan vibrar juntas.
  • Tiroplastia Se hace una apertura pequeña en el cartílago desde la parte exterior de la laringe. El médico inserta un implante desde la apertura y lo empuja contra la cuerda vocal paralizada para que se aproxime a las otras cuerdas vocales.
  • Sustitución del nervio dañado (reinervación) En este procedimiento, se mueve un nervio sano de un área diferente de su cuello para reemplazar la cuerda vocal dañada. Tu voz puede mejorar en seis a nueve meses. Algunos médicos combinan este procedimiento con una inyección para otorgar volumen.

Lee más acerca del tratamiento para las cuerdas vocales paralizadas y las alergias en Mayo Clinic.

Last Updated Oct 2, 2020


Content from Mayo Clinic ©1998-2021 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use