Trombocitopenia (recuento bajo de plaquetas)

Perspectiva general

La trombocitopenia es una enfermedad en la que manifiestas un recuento bajo de plaquetas. Las plaquetas (trombocitos) son células sanguíneas incoloras que ayudan a la sangre a coagular. Las plaquetas detienen el sangrado aglutinando y formando tapones en las lesiones de los vasos sanguíneos.

Con frecuencia, la trombocitopenia es el resultado de otro trastorno, como la leucemia o un problema del sistema inmunitario. O bien, puede ser un efecto secundario de ciertos medicamentos. Afecta tanto a niños como a adultos.

La trombocitopenia puede ser leve y causar pocos signos o síntomas. En casos poco frecuentes, el número de plaquetas puede ser tan bajo que se produce un peligroso sangrado interno. Hay opciones de tratamiento disponibles.

Síntomas

Los signos y síntomas de la trombocitopenia pueden comprender:

  • Tendencia a la formación de hematomas y exceso de hematomas (púrpura)
  • Sangrado superficial en la piel que aparece en forma de erupción de puntos rojizos morados del tamaño de una cabeza de alfiler (petequias), generalmente en la parte inferior de las piernas
  • Sangrado prolongado por cortes
  • Sangrado de encías o nariz
  • Orina o heces con sangre
  • Flujos menstruales inusualmente abundantes
  • Fatiga
  • Agrandamiento del bazo
  • Ictericia

Cuándo consultar al médico

Pide una consulta con el médico si tienes algún signo de advertencia que te preocupa.

Un sangrado que no se detiene es una emergencia médica. Busca ayuda de inmediato si sufres un sangrado que no puede controlarse mediante las técnicas de primeros auxilios habituales, como aplicar presión sobre la zona.

Petequias en pierna y abdomen

Las petequias pueden parecer un sarpullido y suelen aparecer agrupadas en una zona. Aquí aparecen en una pierna (A) y en un abdomen (B).

Causas

Si, por cualquier motivo, el recuento de plaquetas cae por debajo del límite normal, el trastorno se conoce con el nombre de «trombocitopenia». Normalmente, una persona tiene entre 150.000 y 450.000 plaquetas por microlitro de sangre en circulación. Debido a que cada plaqueta solamente vive aproximadamente 10 días, el cuerpo renueva constantemente el suministro de plaquetas produciendo nuevas en la médula ósea.

La trombocitopenia puede ser hereditaria u ocurrir por una variedad de medicamentos o afecciones. Independientemente de la causa, la cantidad de plaquetas en circulación se ve reducida por uno o más de los siguientes procesos: retención de las plaquetas en el bazo, disminución en la producción de plaquetas o mayor destrucción de las plaquetas.

Retención de plaquetas

El bazo es un órgano pequeño de aproximadamente el tamaño de un puño y está ubicado debajo de la caja torácica, en el lado izquierdo del abdomen. Normalmente, el bazo trabaja para combatir infecciones y filtrar el material no deseado de la sangre. Es posible que un bazo agrandado, lo que puede ocurrir por una variedad de trastornos, contenga demasiadas plaquetas, lo cual causa la disminución del número de plaquetas en circulación.

Disminución en la producción de plaquetas

Las plaquetas se producen en la médula ósea. Si la producción es baja, es posible que contraigas trombocitopenia. Los factores que pueden reducir la producción de plaquetas son:

  • Leucemia
  • Algunos tipos de anemia
  • Infecciones virales, como hepatitis C o VIH
  • Medicamentos de quimioterapia
  • Consumo excesivo de alcohol

Aumento en la descomposición de plaquetas

Algunas afecciones pueden hacer que el organismo agote o destruya todas las plaquetas más rápido de lo que las produce. Esto lleva a una escasez de plaquetas en el torrente sanguíneo. Algunos ejemplos de dichas afecciones son:

  • Embarazo. La trombocitopenia causada por el embarazo es, generalmente, leve y mejora poco después del parto.
  • Trombocitopenia inmunitaria. Este tipo de trombocitopenia se produce a causa de enfermedades autoinmunitarias, como el lupus y la artritis reumatoide. El sistema inmunitario del cuerpo ataca por error las plaquetas y las destruye. Cuando se desconoce la causa exacta de esta enfermedad, se la denomina «púrpura trombocitopénica idiopática». Este tipo de trombocitopenia afecta, con mayor frecuencia, a los niños.
  • Bacterias en la sangre. Las infecciones bacterianas graves relacionadas con la sangre (bacteriemia) pueden producir la destrucción de plaquetas.
  • Púrpura trombocitopénica trombótica. Esta es una afección poco frecuente que ocurre cuando se forman repentinamente pequeños coágulos de sangre en todo el cuerpo, los cuales agotan grandes cantidades de plaquetas.
  • Síndrome urémico hemolítico. Este trastorno poco frecuente produce una caída repentina en la cantidad de plaquetas, la destrucción de glóbulos rojos y el deterioro de la función renal. En ocasiones, pueden ocurrir en relación con una infección bacteriana producida por Escherichia coli (E. coli), por ejemplo, al consumir carne cruda o poco cocida.
  • Medicamentos. Ciertos medicamentos pueden reducir la cantidad de plaquetas en la sangre. En ocasiones, un medicamento confunde al sistema inmunitario y hace que este destruya las plaquetas. Algunos ejemplos son la heparina, la quinina, los antibióticos con contenido de sulfamida y los anticonvulsivos.
Agrandamiento del bazo

El bazo es un órgano pequeño que por lo normal tiene el tamaño de tu puño. Algunos trastornos, como la enfermedad hepática y algunos cánceres, pueden generar que tu bazo aumente de tamaño.

Complicaciones

El sangrado interno peligroso puede ocurrir cuando el recuento de plaquetas es inferior a 10.000 plaquetas por microlitro. Si bien es poco frecuente, la trombocitopenia grave puede causar sangrado dentro del cerebro, lo cual puede ser mortal.

Diagnóstico

Tu médico puede usar los siguientes análisis y procedimientos para determinar si tienes trombocitopenia:

  • Análisis de sangre. Un hemograma completo determina el número de células sanguíneas, entre ellas las plaquetas, en una muestra de sangre. En adultos, un recuento normal de plaquetas es de 150 000 a 450 000 plaquetas por microlitro de sangre. Si el hemograma completo indica que tienes menos de 150 000 plaquetas, padeces trombocitopenia.
  • Exploración física que incluya una historia clínica completa. El médico buscará signos de sangrado debajo de la piel y palpará el abdomen para ver si bazo está agrandado. También te preguntará acerca de las enfermedades que tuviste, y los tipos de medicamentos y suplementos que tomaste recientemente.

El médico podrá recomendarte que te hagas otras pruebas y procedimientos para determinar la causa de la enfermedad según tus signos y síntomas.

Tratamiento

Las personas con trombocitopenia leve suelen no necesitar tratamiento. Por ejemplo, es posible que no tengan síntomas o que la afección desaparezca por sí sola.

Algunas personas padecen trombocitopenia grave o prolongada (crónica). Según lo que causa la baja cantidad de plaquetas, los tratamientos pueden ser los siguientes:

  • Tratar la causa de fondo de la trombocitopenia. Si el médico puede identificar una afección o un medicamento que esté causando la trombocitopenia, el abordar la causa puede hacer desaparecer la trombocitopenia

    Por ejemplo, si tienes trombocitopenia inducida por la heparina, el médico te indicará que dejes de usar heparina y te recetará otro medicamento anticoagulante. La trombocitopenia puede perdurar una semana o más, aun si suspendes toda la terapia con heparina.

  • Transfusiones de sangre o de plaquetas. Si el nivel de plaquetas es demasiado bajo, el médico puede reemplazar la sangre perdida con transfusiones de sangre rica en glóbulos rojos o plaquetas.
  • Medicamentos. Si tu afección está relacionada con un problema en el sistema inmunitario, es posible que el médico te recete medicamentos para aumentar la cantidad de plaquetas. El medicamento de primera opción puede ser un corticoesteroide. Si esto no funciona, el médico puede intentar con medicamentos más fuertes para inhibir el sistema inmunitario.
  • Cirugía. Si las demás opciones de tratamiento no dan resultado, el médico puede recomendarte una cirugía para extirpar el bazo (esplenectomía).
  • Recambio plasmático. La púrpura trombocitopénica trombótica puede provocar una urgencia médica que requiera un intercambio de plasma.

Estilo de vida y remedios caseros

Si tienes trombocitopenia, prueba lo siguiente:

  • Evita las actividades que puedan provocar lesiones. Pregúntale al médico qué actividades son seguras para ti. Los deportes de contacto, como el boxeo, las artes marciales y el fútbol americano, conllevan un alto riesgo de lesiones.
  • Si bebes alcohol, hazlo con moderación. El alcohol reduce la producción de plaquetas en el cuerpo. Pregúntale a tu médico si está bien que bebas alcohol.
  • Ten precaución con los medicamentos de venta libre. Los analgésicos de venta libre, como la aspirina y el ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) pueden deteriorar la función de las plaquetas.

Preparación antes de la cita

Comienza haciendo una consulta con tu médico de atención primaria si tienes algún signo o síntoma que te preocupa. El médico puede tratar la mayoría de los casos de trombocitopenia. En ciertas situaciones, es posible que el médico te recomiende que consultes con un especialista en enfermedades de la sangre (hematólogo).

Como las consultas pueden ser breves y suele haber mucho para hablar, es aconsejable que te prepares bien para la consulta. La siguiente información te ayudará a prepararte y a saber qué esperar del médico.

Qué puedes hacer

  • Ten en cuenta cualquier restricción previa a la consulta. Cuando programes la consulta, asegúrate de preguntar si hay algo que debas hacer con anticipación, como restringir tu dieta.
  • Haz una lista de los signos de advertencia que notaste, como hematomas o sangrados inusuales, o erupciones cutáneas. Anota los signos que pueden parecer no tener relación con el motivo de tu consulta.
  • Anota la información personal más importante, incluso toda enfermedad o procedimiento médico reciente, como una transfusión de sangre, aquello que te genera más estrés o los cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas y los suplementos que estés tomando.
  • Pídele a un familiar o a un amigo que te acompañe. Puede resultar difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. La persona que te acompañe puede recordar algún detalle que tú olvidaste u omitiste.
  • Anota preguntas para hacerle al médico. Ordena las preguntas de la más importante a la menos importante, por si se acaba el tiempo.

Para la trombocitopenia, algunas preguntas que quizá desees realizar son:

  • ¿Cuántas plaquetas tengo en la sangre?
  • ¿El recuento de plaquetas es peligrosamente bajo?
  • ¿Qué provoca la trombocitopenia que padezco?
  • ¿Tengo que hacerme más pruebas?
  • ¿Esta afección suele ser temporal o crónica?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿Qué sucederá si no hago nada?
  • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de los tratamientos que me sugieres?
  • ¿Debo respetar alguna restricción?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me recetas?
  • ¿Tienes folletos u otro material impreso que pueda llevarme?
  • ¿Qué sitios web me recomiendas?

Last Updated Apr 3, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use