Trombocitosis

Perspectiva general

Las plaquetas son partículas de sangre que se producen en la médula ósea que desempeñan un papel importante en el proceso de formación de coágulos de sangre. La trombocitosis es un trastorno en el cual tu cuerpo produce demasiadas plaquetas.

Se denomina trombocitosis reactiva o trombocitosis secundaria cuando la causa es una condición oculta, como una infección.

Con menor frecuencia, cuando la trombocitosis no tiene un trastorno oculto como causa, el trastorno se denomina trombocitemia primaria o trombocitemia esencial. Esta es una enfermedad de la sangre y la médula ósea.

Tu médico podría detectar la trombocitosis en el resultado de un análisis de sangre de rutina que muestra un nivel alto de plaquetas. Si tu análisis de sangre indica trombocitosis, es importante determinar si es trombocitosis reactiva o trombocitemia esencial para saber cómo manejar el trastorno.

Síntomas

Las personas con trombocitosis generalmente no tienen signos o síntomas. Los signos y síntomas de la trombocitosis reactiva, si se presentan, están relacionados con la enfermedad oculta.

Las personas con trombocitosis esencial pueden tener signos y síntomas relacionados con los coágulos de sangre y las hemorragias, por ejemplo:

  • Dolor de cabeza
  • Mareo o aturdimiento
  • Dolor en el pecho
  • Debilidad
  • Entumecimiento u hormigueo de las manos y los pies

Cuándo debes consultar con un médico

Puesto que es poco probable que la trombocitosis cause síntomas, quizás no sepas que tienes esta enfermedad a menos que un análisis de sangre de rutina exhiba una cantidad de plaquetas más alta de lo normal. Si esto ocurre, el médico intentará determinar la razón.

Causas

La médula ósea, un tejido esponjoso dentro de los huesos, contiene células madre que se pueden convertir en glóbulos rojos, glóbulos blancos o plaquetas. Las plaquetas se adhieren entre sí para ayudar a la sangre a formar un coágulo que detiene el sangrado cuando dañas un vaso sanguíneo, como cuando te cortas. La trombocitosis se genera cuando tu cuerpo produce demasiadas plaquetas.

Trombocitosis reactiva

Este tipo de trombocitosis es el más común. Es causada por un problema médico de base, como:

  • Sangrado agudo y pérdida de sangre
  • Cáncer
  • Infecciones
  • Deficiencia de hierro
  • Extirpación del bazo
  • Anemia hemolítica, un tipo de anemia en la que tu cuerpo destruye glóbulos rojos más rápido de lo que los produce, a menudo a causa de ciertas enfermedades de la sangre o trastornos autoinmunes
  • Trastornos inflamatorios, como la artritis reumatoidea, la sarcoidosis o la enfermedad inflamatoria intestinal
  • Cirugía u otro tipo de traumatismo

Trombocitemia esencial

La causa de este trastorno no es clara, pero usualmente parece estar conectada a mutaciones en una variedad de genes. Tu médula ósea produce demasiadas células que forman plaquetas y estas plaquetas, usualmente, son anómalas. Esto representa un riesgo mucho mayor de complicaciones de coagulación o hemorragia que la trombocitosis reactiva.

Diagnóstico

Durante un examen físico de rutina o para otra enfermedad, es posible que el médico descubra que tu bazo está dilatado o que tienes signos o síntomas de una infección u otra enfermedad. En ese caso, es posible que el médico solicite un hemograma completo. Este análisis puede determinar si el recuento de plaquetas es superior al normal.

Debido a que varias enfermedades pueden provocar un aumento temporal del recuento de las plaquetas, el médico probablemente repita el análisis de sangre para establecer si el recuento de plaquetas permanece elevado con el transcurso del tiempo.

Es posible que el médico también solicite análisis para controlar lo siguiente:

  • Niveles anormales de hierro en la sangre
  • Marcadores de inflamación
  • Cáncer sin diagnosticar
  • Mutaciones de genes relacionadas

También puede ser necesario que te realicen un procedimiento en el que se usa una aguja para extraer una muestra pequeña de la médula ósea para su análisis.

Tratamiento

Trombocitosis reactiva

El tratamiento para esta enfermedad depende de la causa de base.

  • Si has perdido mucha sangre por una lesión o cirugía reciente, el recuento de plaquetas elevado podría resolverse por sí mismo.
  • Si tienes una infección crónica o una enfermedad inflamatoria, el recuento de plaquetas probablemente seguirá siendo alto hasta que esa enfermedad esté bajo control. En la mayoría de los casos, el recuento de plaquetas volverá a la normalidad una vez resuelta la causa.
  • Si te sacaron el bazo mediante cirugía (esplenectomía), podrías tener trombocitosis para toda la vida, pero es poco probable que necesites tratamiento.

Trombocitemia esencial

Es improbable que las personas con esta enfermedad que no muestran signos o síntomas necesiten tratamiento, siempre que la enfermedad se mantenga estable. El médico podría recomendarte que tomes una aspirina de baja dosis diariamente para ayudar a diluir la sangre si corres el riesgo de que se produzcan coágulos de sangre. No tomes aspirinas sin consultarlo previamente con el médico.

Podría ser necesario que tomes medicamentos o que te sometas a procedimientos para bajar los recuentos de plaquetas en los siguientes casos:

  • Si tienes antecedentes de coágulos de sangre y hemorragia.
  • Si tienes factores de riesgo de enfermedad cardiovascular.
  • Si eres mayor de 60 años.
  • Si tienes un recuento de plaquetas de más de 1 millón.

El médico podría recetarte un medicamento para bajar las plaquetas, principalmente en forma de hidroxicarbamida (Droxia, Hydrea) o interferón alfa (Intron A).

Las plaquetas se pueden eliminar de la sangre mediante un procedimiento que es similar a la diálisis. Se coloca en una vena una aguja conectada a un tubo y la sangre se procesa en una máquina que filtra y elimina las plaquetas. Luego, la sangre filtrada vuelve al cuerpo por vía intravenosa. Este procedimiento se utiliza solo en emergencias, por ejemplo si la trombocitemia esencial ha causado un accidente cerebrovascular.

Preparación antes de la cita

Es probable que un análisis de sangre de rutina que muestre un alto recuento de plaquetas sea el primer indicio de que padeces trombocitosis.

Además de realizar tu historia clínica, examinarte físicamente y realizarte pruebas, el médico puede hacerte preguntas acerca de los factores que podrían afectar tus plaquetas, como una cirugía, una transfusión de sangre o una infección recientes. Es posible que te deriven a un médico que se especialice en enfermedades de la sangre (un hematólogo).

A continuación, se presenta información que te ayudará a prepararte para tu consulta.

Lo que puedes hacer

Ten en cuenta las restricciones que debes cumplir antes de asistir a la consulta. Al programar la consulta, pregunta si debes hacer algo con anticipación, como cuidarte con las comidas.

Haz una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas y cuándo comenzaron.
  • Tu historia clínica, con inclusión de episodios recientes de infecciones, procedimientos quirúrgicos, hemorragias y anemia.
  • Todos los medicamentos, vitaminas y otros suplementos que tomas, incluidas las dosis.
  • Preguntas para hacerle al médico.

Pídele a un familiar o amigo que te acompañe, de ser posible, para ayudarte a recordar la información que recibas.

En el caso de la trombocitosis, estas son algunas preguntas que puedes hacer:

  • ¿Qué análisis necesito?
  • ¿Es probable que mi trastorno sea temporal o crónico?
  • ¿Qué tratamiento me recomienda?
  • ¿Qué clase de atención de seguimiento voy a necesitar?
  • ¿Necesito limitar mi actividad?
  • Tengo otras enfermedades. ¿Cómo puedo controlarlos de la mejor manera?
  • ¿Debería ver a un especialista?
  • ¿Tiene algunos folletos o material impreso que me pueda llevar? ¿Qué sitios web me recomienda?

No dudes en hacer otras preguntas.

Qué esperar de tu médico

Es probable que el médico te haga preguntas como las siguientes:

  • ¿Los signos y síntomas han empeorado con el tiempo?
  • ¿Bebes alcohol? ¿Fumas?
  • ¿Te has sometido a una cirugía para extirparte el bazo?
  • ¿Tienes antecedentes de problemas de sangrado o deficiencia de hierro?
  • ¿Tienes antecedentes familiares de niveles de plaquetas elevados?

Last Updated Jan 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use