Tromboflebitis

Perspectiva general

La tromboflebitis es un proceso inflamatorio que hace que se formen coágulos sanguíneos que producen obstrucciones en una o más venas, en general, en las piernas. La vena afectada puede estar cerca de la superficie de la piel (tromboflebitis superficial) o en un nivel profundo de un músculo (trombosis venosa profunda). Las causas comprenden un traumatismo, una cirugía o inactividad prolongada.

La trombosis venosa profunda aumenta el riesgo de presentar problemas de salud graves. Se suele tratar con medicamentos anticoagulantes. En ocasiones, la tromboflebitis superficial también se trata con medicamentos anticoagulantes.

Ilustración de un coágulo de sangre en una vena de la pierna

Un coágulo de sangre en una vena de la pierna puede producir dolor, calor y sensibilidad en el área afectada.

Síntomas

Algunos de los signos y síntomas de la tromboflebitis superficial son:

  • Calor, dolor ligero y dolor en la zona afectada
  • Enrojecimiento e hinchazón

Los signos y síntomas de la trombosis venosa profunda comprenden:

  • Dolor
  • Hinchazón

Cuando se afecta una vena cercana a la superficie de la piel, se puede observar un cordón rojo y duro justo debajo de la superficie de la piel que es sensible al tacto. Cuando se afecta una vena profunda en la pierna, es posible que la pierna se hinche y se vuelva hipersensible y dolorosa.

Cuándo consultar al médico

Consulta con tu médico de inmediato si detectas una vena roja, hinchada o hipersensible, en especial, si tienes uno o más factores de riesgo de tromboflebitis.

Si tienes dolor e hinchazón en una pierna y presentas dificultad para respirar o dolor en el pecho que empeora cuando respiras, dirígete a una sala de urgencias. Esto puede indicar el desplazamiento de coágulos sanguíneos por las venas hacia los pulmones (embolia pulmonar).

Causas

La causa de la tromboflebitis es un coágulo sanguíneo, que puede formarse en la sangre como resultado de:

  • Una lesión en una vena
  • Un trastorno de coagulación heredado
  • Permanecer inmóvil durante mucho tiempo, como cuando tienes una lesión o durante una estancia hospitalaria

Factores de riesgo

El riesgo de padecer tromboflebitis aumenta si ocurre lo siguiente:

  • Permaneces inactivo durante un período prolongado, ya sea por estar confinado a una cama o por viajar en automóvil o avión durante un período largo
  • Tienes venas varicosas, una causa frecuente de la tromboflebitis superficial
  • Tienes un marcapasos o un tubo delgado flexible (catéter) en una vena central para el tratamiento de una enfermedad, lo que puede irritar la pared del vaso sanguíneo y disminuir el flujo sanguíneo
  • Estás embarazada o diste a luz hace poco
  • Tomas píldoras anticonceptivas o recibes terapia de reemplazo hormonal, por lo que es más probable que se formen coágulos en la sangre
  • Tienes antecedentes familiares de algún trastorno de coagulación de la sangre o una tendencia a que se formen coágulos
  • Tuviste episodios anteriores de tromboflebitis
  • Tuviste un accidente cerebrovascular
  • Tienen más de 60 años
  • Tener sobrepeso o estar obeso
  • Tienes cáncer
  • Fumas

Si presentas uno o más factores de riesgo, habla con tu médico sobre las estrategias de prevención antes de tomar vuelos o realizar viajes largos, o si planeas someterte a una cirugía electiva, cuya recuperación exija que no te muevas demasiado.

Complicaciones

Las complicaciones de la tromboflebitis superficial son poco frecuentes. No obstante, si padeces trombosis venosa profunda, corres más riesgo de sufrir complicaciones graves. Las complicaciones podrían ser las siguientes:

  • Embolia pulmonar. Si parte de un coágulo de una vena profunda se desplaza, puede dirigirse a los pulmones, donde puede bloquear una arteria (embolia) y, potencialmente, poner en riesgo la vida.
  • Síndrome posflebítico. Esta enfermedad, también conocida como «síndrome postrombótico», puede manifestarse meses e, incluso, años después de haber sufrido trombosis venosa profunda. El síndrome posflebítico puede provocar dolor duradero posiblemente incapacitante, inflamación y una sensación de pesadez en la pierna afectada.
Embolia pulmonar

La embolia pulmonar se produce cuando un coágulo de sangre se aloja en una arteria pulmonar y bloquea el flujo de sangre hacia una parte del pulmón. Los coágulos de sangre suelen originarse en las piernas y ascienden hacia el lado derecho del corazón para luego alojarse en los pulmones.

Prevención

Estar sentado durante un viaje largo en avión o en automóvil puede hacer que los tobillos y las pantorrillas se hinchen, lo que puede aumentar el riesgo de sufrir tromboflebitis. A fin de prevenir un coágulo sanguíneo:

  • Sal a caminar. Si viajas en avión, en tren o en autobús, camina por el pasillo una vez por hora, aproximadamente. Si viajas en automóvil, haz paradas cada una hora aproximadamente para que puedas caminar.
  • Mueve las piernas regularmente. Flexiona los tobillos o presiona cuidadosamente los pies contra el piso o el reposapiés frente a ti, al menos 10 veces por hora.
  • Usa ropa suelta.
  • Bebe abundantes líquidos sin alcohol para evitar la deshidratación.

Diagnóstico

Para diagnosticar la tromboflebitis, el médico puede preguntarte sobre tu malestar y mirar las venas afectadas cerca de la superficie de la piel. Para determinar si tienes una tromboflebitis superficial o una trombosis venosa profunda, el médico puede elegir alguno de estos estudios:

  • Ecografía. Un dispositivo con forma de varilla (transductor) que se mueve sobre la zona afectada de la pierna y envía ondas sonoras a la pierna. A medida que las ondas sonoras atraviesan el tejido de la pierna y rebotan, una computadora transforma las ondas en una imagen móvil en una pantalla de video.

  • Esta prueba puede confirmar el diagnóstico y distinguir entre la trombosis venosa superficial y la profunda.

  • Análisis de sangre. Casi todas las personas con un coágulo sanguíneo tienen un nivel elevado en sangre de una sustancia que disuelve los coágulos y que se produce naturalmente llamada dímero D. Pero los niveles del dímero D pueden ser elevados en otras enfermedades. Por lo tanto, la prueba del dímero D no es definitiva, pero puede indicar la necesidad de hacer otros análisis.

  • También es útil para descartar una trombosis venosa profunda y para identificar a personas con riesgo de padecer tromboflebitis repetidamente.

Tratamiento

Si la tromboflebitis es superficial, el médico podría recomendar que te apliques calor en la zona dolorida, mantengas elevada la pierna afectada, tomes un medicamento antiinflamatorio no esteroide (AINE) de venta libre y, posiblemente, que uses medias de compresión. La afección normalmente mejora por sí sola.

Es posible que el médico también te recomiende los siguientes tratamientos para ambos tipos de tromboflebitis:

  • Medicamentos anticoagulantes. Si tienes trombosis venosa profunda, una inyección de un medicamento anticoagulante, como heparina de bajo peso molecular o fondaparinux (Arixtra), evitará que los coágulos se agranden. Después del tratamiento inicial, tomar el anticoagulante oral warfarina (Coumadin, Jantoven, otros) o rivaroxabán (Xarelto), un medicamento más nuevo, durante varios meses continúa evitando que los coágulos se agranden.

  • Si el médico te recomienda un anticoagulante, sigue cuidadosamente las instrucciones. El efecto secundario más grave puede ser el sangrado excesivo.

  • Medicamentos anticoagulantes. El tratamiento con medicamentos como alteplasa (Activase) disuelve los coágulos sanguíneos. Este tratamiento, también conocido como «trombólisis», se utiliza para la trombosis venosa profunda más grave, que, en algunos casos, causa un coágulo sanguíneo en los pulmones (émbolo pulmonar).
  • Medias de compresión. Las medias de compresión recetadas ayudan a prevenir la hinchazón y a reducir las probabilidades de complicaciones de la trombosis venosa profunda.
  • Filtro. En algunos casos, especialmente si no puedes tomar anticoagulantes, es posible que te inserten un filtro en la vena principal del abdomen (vena cava) para evitar que los coágulos que se rompan en las venas de las piernas se alojen en los pulmones. Generalmente, el filtro se retira cuando ya no es necesario. Si tienes un filtro colocado, pregúntale al médico si se debe retirar y cuándo.
  • Extirpación de venas varicosas. En este procedimiento, tu médico puede extirpar quirúrgicamente las venas varicosas que causan dolor o tromboflebitis recurrente. Este procedimiento implica extirpar una vena larga a través de pequeñas incisiones. La extirpación de la vena no afecta la circulación de la pierna, ya que las venas más profundas de las piernas se encargan del aumento en el volumen de sangre.
Medias de compresión

Las medias de compresión, también llamadas medias elásticas, comprimen las piernas y ayudan a la circulación. Un calzador de medias puede ser útil para colocar las medias.

Estilo de vida y remedios caseros

Además de los tratamientos médicos, puedes tomar algunas medidas de cuidado personal para mejorar la tromboflebitis.

Si tienes tromboflebitis superficial:

  • Usa un paño tibio para aplicar calor en la zona en cuestión varias veces al día
  • Eleva la pierna
  • Usa un medicamento antiinflamatorio no esteroide, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB u otros) o naproxeno sódico (Aleve u otros), si te lo recomienda el médico

Si tienes trombosis venosa profunda:

  • Toma medicamentos anticoagulantes recetados según las indicaciones para prevenir complicaciones
  • Eleva la pierna si está hinchada
  • Usa medias de compresión recetadas según las indicaciones

Infórmale al médico si tomas otro anticoagulante, por ejemplo, aspirinas.

Preparación antes de la cita

Si tienes signos o síntomas de tromboflebitis, como una vena roja, hinchada o sensible, consulta con tu médico de inmediato. Si el dolor y la hinchazón de la vena son intensos, o si tienes otros signos y síntomas que podrían indicar que tienes un coágulo de sangre viajando hacia los pulmones, como falta de aire o tos con sangre, llama al 911 o a tu número local de emergencias.

Si tienes tiempo antes de tu consulta, la siguiente información te ayudará a prepararte.

Qué puedes hacer

Prepara una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo de la consulta
  • Tu información personal más importante, como los antecedentes familiares de trastornos de coagulación sanguínea o si has estado inactivo por períodos prolongados recientemente, como en un viaje en automóvil o en avión
  • Todos los medicamentos, las vitaminas u otros suplementos que tomes
  • Preguntas para hacerle al médico

Pídele a alguien que te lleve al médico o a la sala de urgencias, si es posible. Es probable que tengas dificultad para conducir, y resulta útil que alguien te acompañe para que te ayude a recordar toda la información que recibas.

Con respecto a la tromboflebitis, algunas preguntas básicas para hacerle al médico son las siguientes:

  • ¿Qué puede estar causando mi enfermedad?
  • ¿Cuáles son otras causas posibles?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuáles me recomiendas?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cuál es la mejor manera de controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Debo respetar alguna restricción en cuanto a mis actividades o a mi dieta?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga preguntas, como las siguientes:

  • ¿Cuándo comenzaron los síntomas?
  • ¿Los síntomas están presentes todo el tiempo o van y vienen?
  • ¿Cuán intensos son los síntomas?
  • ¿Has tenido una lesión o cirugía dentro de los últimos tres meses?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore o empeore los síntomas?

Last Updated Jan 15, 2019


Content from Mayo Clinic ©1998-2020 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use