Vértigo postural paroxístico benigno

Perspectiva general

El vértigo postural paroxístico benigno es una de las causas más frecuentes del vértigo (sensación repentina de que todo da vueltas o de que todo da vueltas dentro de la cabeza).

El vértigo postural paroxístico benigno causa episodios breves de mareos que pueden ser de leves a intensos. El vértigo postural paroxístico benigno suele desencadenarse por cambios específicos en la posición de la cabeza. Esto puede ocurrir al inclinar la cabeza hacia arriba o hacia abajo, cuando te recuestas o cuando te giras o te sientas en la cama.

Aunque el vértigo postural paroxístico benigno puede ser un problema molesto, muy pocas veces es grave, excepto cuando aumenta las posibilidades de sufrir caídas. Puedes recibir un tratamiento eficaz para el vértigo postural paroxístico benigno durante una consulta en el consultorio del médico.

Síntomas

Los signos y síntomas del vértigo posicional paroxístico benigno pueden ser los siguientes:

  • Mareos
  • Sensación de que tú o tu entorno dan vueltas o se mueven (vértigo)
  • Inestabilidad o pérdida del equilibrio
  • Náuseas
  • Vómitos

Los signos y síntomas del vértigo posicional paroxístico benigno pueden ser intermitentes, y los síntomas suelen durar menos de un minuto. Los episodios de vértigo posicional paroxístico benigno pueden desaparecer por algún tiempo y luego volver a aparecer.

Las actividades que causan los signos y síntomas del vértigo posicional paroxístico benigno pueden variar de una persona a otra, pero casi siempre son provocados por los cambios en la posición de la cabeza. Algunas personas también sienten que pierden el equilibrio cuando están paradas o cuando caminan.

Ciertos movimientos rítmicos anormales de los ojos (nistagmo) usualmente acompañan los síntomas de vértigo posicional paroxístico benigno.

Cuándo debes consultar a un médico

En general, debes consultar al médico si tienes mareos o vértigo recurrentes, repentinos y graves sin causa aparente y de manera prolongada.

Busca atención de emergencia

Si bien es poco frecuente que los mareos indiquen una enfermedad grave, consulta con el médico de inmediato si tienes mareos o vértigo junto con alguno de estos síntomas:

  • Un dolor de cabeza nuevo, diferente o muy fuerte
  • Fiebre
  • Visión doble o pérdida de la visión
  • Pérdida de la audición
  • Problemas para hablar
  • Debilidad en las piernas o los brazos
  • Pérdida del conocimiento
  • Caídas o dificultad para caminar
  • Entumecimiento u hormigueo

Los signos y síntomas enumerados anteriormente pueden indicar un problema más grave.

Causas

Por lo general, el vértigo postural paroxístico benigno no tiene causa conocida. Cuando esto sucede, se llama «vértigo postural paroxístico benigno idiopático».

Cuando se puede determinar su causa, el vértigo postural paroxístico benigno suele estar asociado con un golpe en la cabeza de leve a grave. Entre las causas menos frecuentes del vértigo postural paroxístico benigno se incluyen los trastornos que dañan el oído interno o, en raras ocasiones, el daño que se genera durante una cirugía del oído o cuando se permanece apoyado sobre la espalda durante demasiado tiempo, como sucede en el sillón del dentista. El vértigo postural paroxístico benigno también se ha asociado con las migrañas.

La función del oído

Dentro del oído hay un órgano diminuto llamado «laberinto vestibular». Tiene tres estructuras con forma de bucle (canales semicirculares) que contienen líquido y sensores finos como un cabello, y que controlan la rotación de la cabeza.

Otras estructuras (órganos de los otolitos) del oído controlan los movimientos de la cabeza (arriba y abajo, izquierda y derecha, atrás y adelante) y la posición de la cabeza en relación con la gravedad. Estos órganos de los otolitos contienen cristales que nos hacen sensibles a la gravedad.

Por diversos motivos, estos cristales pueden desprenderse. Cuando se desprenden, pueden introducirse en uno de los canales semicirculares (en especial, si se está recostado). Esto hace que el canal semicircular se vuelva sensible a los cambios de posición de la cabeza a los que normalmente no respondería, lo que te hace sentir mareado.

Oído interno y equilibrio

Los canales semicirculares y los órganos otolíticos (sáculo y utrículo) en tu oído interno contienen fluido y sensores finos como vellos que te ayudan a mantener tus ojos enfocados en un objetivo cuando tu cabeza está en movimiento y ayuda a mantener tu equilibrio.

Factores de riesgo

El vértigo postural paroxístico benigno es más frecuente en las personas de 50 años de edad o más, pero puede padecerse a cualquier edad. El vértigo postural paroxístico benigno también es más frecuente en las mujeres que en los hombres. Una lesión en la cabeza o cualquier otro trastorno en los órganos del equilibrio del oído pueden volverte más sensible al vértigo postural paroxístico benigno.

Complicaciones

Si bien el vértigo postural paroxístico benigno es incómodo, no suele provocar complicaciones. Los mareos que provoca el vértigo postural paroxístico benigno pueden hacerte perder la estabilidad y te pueden poner en un mayor riesgo de sufrir caídas.

Diagnóstico

El médico puede hacer una serie de análisis para determinar la causa de los mareos. Durante una exploración física, el médico, probablemente, buscará lo siguiente:

  • Signos y síntomas de mareos provocados por movimientos de la cabeza o de los ojos y que luego disminuyen en menos de un minuto
  • Mareos con movimientos oculares específicos que se producen cuando estás recostado sobre tu espalda con la cabeza girada hacia un lado y levemente inclinado en el borde de la camilla
  • Movimientos involuntarios de los ojos, de un lado a otro (nistagmo)
  • Incapacidad para controlar los movimientos oculares

Si es difícil determinar la causa de los signos y síntomas, el médico puede solicitar análisis adicionales, como lo siguiente:

  • Electronistagmografía o videonistagmografía. El objetivo de estos análisis es detectar los movimientos oculares anormales. La electronistagmografía (que utiliza electrodos) o la videonistagmografía (que utiliza pequeñas cámaras) pueden ayudar a determinar si los mareos se deben a una enfermedad en el oído interno; para ello, miden los movimientos oculares involuntarios mientras la cabeza se encuentra en diferentes posiciones, o bien, mientras se estimulan los órganos del equilibrio con agua o con aire.
  • Resonancia magnética (RM). Este análisis usa un campo magnético y ondas de radio para crear imágenes transversales de la cabeza y del cuerpo. El médico puede utilizar estas imágenes para identificar y diagnosticar una gran variedad de afecciones. La resonancia magnética puede realizarse para descartar otras posibles causas del vértigo.

Tratamiento

El vértigo postural paroxístico benigno puede desaparecer por sí solo en unas semanas o después de unos meses. Pero, como ayuda para aliviarlo más pronto, el médico, el audiólogo o el fisioterapeuta pueden indicarte una serie de movimientos conocidos como «maniobra de reposicionamiento canalicular».

Reposicionamiento canalicular

Este procedimiento de reposicionamiento canalicular, que se hace en el consultorio del médico, consiste en varias maniobras simples y lentas para posicionar la cabeza. El objetivo es mover las partículas de los canales semicirculares llenos de líquido del oído interno hacia una pequeña zona abierta parecida a una bolsa (vestíbulo) que aloja uno de los órganos de los otolitos del oído, donde estas partículas no causan problemas y se resorben más fácilmente.

Cada posición se mantiene durante 30 segundos después de que desaparezca cualquier síntoma o movimiento anormal de los ojos. Este procedimiento suele ser eficaz después de uno o dos tratamientos.

El médico probablemente te enseñará a realizar la maniobra de reposicionamiento canalicular, de modo que puedas hacerla en tu casa si es necesario.

Alternativa quirúrgica

En muy pocas situaciones, la maniobra de reposicionamiento canalicular no resulta eficaz y el médico puede recomendar un procedimiento quirúrgico en el que se utiliza un tapón óseo para bloquear la parte del oído interno que provoca los mareos. El tapón evita que el canal semicircular del oído responda a los movimientos de las partículas o a los movimientos de la cabeza en general. La tasa de éxito de la cirugía de bloqueo del canal es de aproximadamente un 90 por ciento.

El oído y el reposicionamiento canalicular

El vértigo suele ser una consecuencia de un problema con los nervios y las estructuras del mecanismo de equilibrio en tu oído (laberinto vestibular). El vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB) se produce cuando las partículas llamadas otoconia se liberan y caen dentro de la parte incorrecta de los canales del oído, lo que produce un episodio de vértigo. El objetivo del reposicionamiento canalicular es mover la otoconia de tu oído al utrículo.

Estilo de vida y remedios caseros

Si experimentas mareos asociados con el vértigo postural paroxístico benigno, considera estos consejos:

  • Ten en cuenta la posibilidad de perder el equilibrio, lo que puede provocar una caída o una lesión grave.
  • Siéntate inmediatamente cuando te sientas mareado.
  • Utiliza buena iluminación si te levantas por la noche.
  • Camina con un bastón para mayor estabilidad si tienes riesgo de caerte.
  • Trabaja en estrecha colaboración con tu médico para controlar los síntomas efectivamente.

El vértigo postural paroxístico benigno puede volver a producirse después de un tratamiento exitoso. Afortunadamente, aunque no existe una cura, el trastorno puede controlarse con fisioterapia y tratamientos realizados en el hogar.

Preparación antes de la cita

Pide una consulta con el médico si tienes síntomas frecuentes de vértigo postural paroxístico benigno. Después de un examen inicial, el médico puede derivarte a un especialista en garganta, nariz y oídos (otorrinolaringólogo) o a un médico que se especialice en el cerebro y el sistema nervioso (neurólogo).

La siguiente información te ayudará a prepararte para la consulta.

Qué puedes hacer

  • Anota tus síntomas, incluso cuándo comenzaron y con qué frecuencia ocurren.
  • Anota todos los golpes que hayas tenido en la cabeza recientemente, incluso hasta los accidentes o las lesiones menores.
  • Anota tu información médica más importante, que comprenda otros trastornos para los cuales estés recibiendo tratamiento, así como nombres de medicamentos, vitaminas o suplementos que tomas.
  • Escribe preguntas para hacerle al médico. Preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar al máximo el tiempo de la consulta con el médico.

Las preguntas que puedes hacerle al médico en la consulta inicial son las siguientes:

  • ¿Cuáles son las posibles causas de mis síntomas o de mi trastorno?
  • ¿Qué exámenes me recomiendas?
  • Si con esos exámenes no se logra identificar la causa de mis síntomas, ¿qué otras pruebas adicionales podría necesitar?
  • ¿Necesito respetar alguna restricción mientras espero el diagnóstico?
  • ¿Debería consultar a un especialista?

Algunas de las preguntas que puedes hacer si te derivan a un especialista son:

  • ¿Cuáles son los tratamientos que más probablemente me ayuden a sentirme mejor?
  • ¿Cuánto tiempo después de comenzar el tratamiento empiezan a mejorar los síntomas?
  • Si el primer tratamiento no funciona, ¿qué me recomendarás después?
  • ¿Soy candidato para una cirugía? ¿Por qué sí o por qué no?
  • ¿Qué medidas de cuidado personal pueden ayudarme a controlar esta enfermedad?
  • ¿Tengo que restringir mis actividades? ¿Durante cuánto tiempo?
  • ¿Corro riesgo de que el problema vuelva a aparecer?
  • Tengo otros problemas de salud. ¿Cómo puedo controlarlos en forma conjunta?
  • ¿Qué material impreso o sitios web me recomiendas para obtener más información acerca del vértigo postural paroxístico benigno?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico que te vea por los síntomas frecuentes del vértigo postural paroxístico benigno te haga una serie de preguntas, entre ellas:

  • ¿Cuáles son tus síntomas y cuándo los notaste por primera vez?
  • ¿Los síntomas aparecen y desaparecen? ¿Con qué frecuencia?
  • ¿Cuánto duran los síntomas?
  • ¿Hay algo en particular que, al parecer, desencadene tus síntomas, como ciertos tipos de movimiento o actividad?
  • ¿Los síntomas comprenden problemas de la visión?
  • ¿Los síntomas comprenden náuseas o vómitos?
  • ¿Los síntomas comprenden dolor de cabeza?
  • ¿Has perdido la audición en algún grado?
  • ¿Recibes tratamiento por alguna otra enfermedad?

Last Updated Jun 30, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use