Venas varicosas

Perspectiva general

Las venas varicosas son venas retorcidas y agrandadas. Cualquier vena que esté cerca de la superficie de la piel (superficial) puede volverse varicosa. Las venas varicosas suelen afectar a las venas de las piernas. Eso se debe a que estar de pie y caminar aumenta la presión en las venas de la parte inferior del cuerpo.

Para muchas personas, las venas varicosas y las arañas vasculares, una variación leve y común de las venas varicosas, son simplemente un problema estético. Para otras personas, las venas varicosas pueden causar dolor y malestar. A veces, las venas varicosas causan problemas más graves.

El tratamiento puede incluir medidas de cuidado personal o procedimientos que el proveedor de atención médica hace para cerrar o retirar las venas.

Venas varicosas

Las venas, por lo general, devuelven la sangre del resto del cuerpo al corazón para que la sangre pueda volver a circular. Para devolver la sangre al corazón, las venas de las piernas deben trabajar contra la gravedad. Es posible que las venas varicosas sean consecuencia de válvulas debilitadas (válvulas incompetentes) dentro de las venas que permiten que la sangre se acumule en las venas en lugar de desplazarse hacia el corazón.

Síntomas

Las venas varicosas podrían no causar dolor. Los siguientes son algunos signos de esta afección:

  • Venas que son de color violeta o azul oscuro
  • Venas que parecen retorcidas y con dilatación, a menudo, como si fueran cordones en las piernas

Cuando se presentan signos y síntomas de dolor, estos pueden incluir lo siguiente:

  • Una sensación de dolor o de pesadez en las piernas
  • Ardor, sensación pulsátil, calambres musculares e hinchazón en las extremidades inferiores
  • Empeoramiento del dolor después de estar sentado o de pie durante mucho tiempo
  • Picazón alrededor de una o más venas
  • Cambios en el color de la piel alrededor de una vena varicosa

Las arañitas son similares a las venas varicosas, pero son más pequeñas. Se encuentran más cerca de la superficie de la piel y, a menudo, son rojas o azules.

Se producen en las piernas, pero también pueden encontrarse en el rostro. Su tamaño varía y, a menudo, parecen una telaraña.

Cuándo consultar al médico

Si te preocupa el aspecto y la sensación de las venas, y las medidas de cuidado personal no fueron de ayuda, consulta con tu proveedor de atención médica.

Arañitas

Las arañas vasculares aparecen como líneas rojizas y finas o como redes de vasos sanguíneos en la superficie de la piel. Las arañas vasculares, una forma leve de várices, suelen aparecer en las piernas y los pies.

Causas

Las válvulas débiles o dañadas pueden producir venas varicosas. Las arterias trasportan la sangre del corazón al resto del cuerpo. Las venas regresan la sangre del resto del cuerpo al corazón. Para regresar la sangre al corazón, las venas de las piernas deben trabajar contra la gravedad.

Las contracciones musculares en la parte inferior de las piernas actúan como bombas, y las paredes elásticas de las venas ayudan a que la sangre regrese al corazón. Las pequeñas válvulas de las venas se abren a medida que la sangre fluye hacia el corazón, y luego se cierran para impedir que la sangre retroceda. Si las válvulas están débiles o dañadas, la sangre puede retroceder y acumularse en las venas, y hacer que estas se dilaten o retuerzan.

Factores de riesgo

Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de tener venas varicosas:

  • Edad. El envejecimiento causa un desgaste natural de las válvulas en las venas que ayudan a controlar el flujo sanguíneo. Con el tiempo, ese desgaste hace que las válvulas permitan que la sangre regrese a las venas, donde se acumula.
  • Sexo. Las mujeres tienen más probabilidades de padecer la enfermedad. Los cambios hormonales previos a la menstruación o durante el embarazo o la menopausia pueden ser un factor, debido a que las hormonas femeninas tienden a relajar las paredes de las venas. Los tratamientos hormonales, como las píldoras anticonceptivas, pueden aumentar el riesgo de tener venas varicosas.
  • Embarazo. Durante embarazo, el volumen sanguíneo del cuerpo aumenta. Este cambio contribuye al desarrollo del bebé, pero también puede agrandar las venas de las piernas.
  • Antecedentes familiares. Si otros familiares tuvieron venas varicosas, existe una mayor probabilidad de que también las tengas.
  • Obesidad. Tener sobrepeso ejerce presión adicional en las venas.
  • Estar de pie o sentado durante períodos prolongados. El movimiento ayuda a que la sangre circule.

Complicaciones

Las complicaciones de las venas varicosas, aunque poco frecuentes, incluyen lo siguiente:

  • Úlceras. Pueden formarse úlceras dolorosas en la piel cerca de las venas varicosas, en especial, cerca de los tobillos. Por lo general, se observa una mancha descolorida en la piel antes de que se forme una úlcera. Consulta a un proveedor de atención médica de inmediato si crees que desarrollaste una úlcera en la pierna.
  • Coágulos sanguíneos. En algunas ocasiones, las venas profundas de las piernas se dilatan y pueden causar dolor e hinchazón en las piernas. Busca atención médica en caso de dolor o hinchazón persistente en las piernas, ya que puede ser un signo de un coágulo sanguíneo.
  • Sangrado. En algunas ocasiones, las venas que se encuentran cerca de la piel explotan. Si bien esto suele causar solo un sangrado leve, requiere atención médica.

Prevención

Mejorar el flujo sanguíneo y el tono muscular podría reducir el riesgo de desarrollar várices. Las mismas medidas que se toman para tratar el malestar por las várices pueden ayudar a prevenirlas. Prueba lo siguiente:

  • Evitar los tacos altos y los calcetines ajustados
  • Cambiar regularmente la posición de sentado o de pie
  • Seguir una dieta rica en fibras y con bajo contenido de sal
  • Hacer ejercicio
  • Levantar las piernas cuando estés sentado o acostado
  • Controlar el peso

Diagnóstico

El proveedor de atención médica hará un examen físico y también observará las piernas mientras estés de pie para verificar si hay hinchazón. También te puede pedir que describas cualquier dolor que tengas en las piernas.

Pruebas

Para el diagnóstico de venas varicosas, el proveedor de atención médica puede recomendar una prueba denominada "ecografía Doppler venosa de la pierna". La ecografía Doppler es una prueba no invasiva que utiliza ondas sonoras para ver cómo fluye la sangre a través de las válvulas de las venas. Una ecografía de la pierna puede ayudar a detectar coágulos sanguíneos.

En esta prueba, un proveedor de atención médica pasa un pequeño dispositivo manual (transductor), aproximadamente del tamaño de una barra de jabón, sobre la piel de la zona del cuerpo que se examina. El transductor transmite imágenes de las venas de las piernas a un monitor que muestra los resultados.

Tratamiento

El tratamiento de las venas varicosas puede incluir medidas de cuidado personal, medias de compresión y cirugías o procedimientos. A menudo, estos procedimientos son ambulatorios, lo cual significa que puedes volver a casa el mismo día.

Consulta con la compañía de seguros si el tratamiento de las venas varicosas está cubierto. Si el tratamiento solo se realiza para mejorar la apariencia de las piernas (por motivos estéticos), el seguro médico podría no cubrir el costo.

Cuidado personal

El cuidado personal, como ejercitarse, elevar las piernas cuando estés sentado o acostado o usar medias de compresión, puede ayudar a aliviar el dolor de las várices y podría impedir que empeoren.

Medias de compresión

A menudo, el uso de medias de compresión todo el día es el primer método que se intenta. Las medias aprietan las piernas, lo que ayuda a las venas y a los músculos de las piernas a mover la sangre más eficientemente. La compresión varía según el tipo y la marca.

Las medias de compresión se venden en la mayoría de las farmacias y tiendas de suministros médicos. También hay medias de compresión bajo receta médica, que el seguro médico podría cubrir si las venas varicosas provocan síntomas.

Cirugías u otros procedimientos

Si las medidas de cuidado personal y las medias de compresión no funcionan, o si las venas varicosas son más graves, el proveedor de atención médica podría recomendar cirugía u otros procedimientos:

  • Escleroterapia. El proveedor de atención médica inyecta una solución o espuma en las venas varicosas que las cicatriza y las cierra. En pocas semanas, las venas varicosas tratadas deberían comenzar a desaparecer.

    Podría ser necesario inyectar la solución en la misma vena más de una vez. La escleroterapia no requiere anestesia y puede hacerse en el consultorio de un proveedor de atención médica.

  • Tratamiento con láser. El tratamiento con láser envía fuertes ráfagas de luz a la vena, lo que hace que se difumine y desaparezca lentamente. No se utilizan incisiones ni agujas.
  • Procedimientos realizados con catéteres que usan radiofrecuencia o energía láser. Este procedimiento es el tratamiento de preferencia para las venas varicosas más grandes. Un proveedor de atención médica inserta una sonda fina (catéter) en una vena agrandada y calienta el extremo del catéter con radiofrecuencia o energía láser. A medida que se extrae el catéter, el calor destruye la vena al provocar su contracción y cierre.
  • Ligadura alta y extirpación venosa. Este procedimiento implica atar una vena antes de que se una a una vena profunda y extraerla a través de pequeñas incisiones. Este es un procedimiento ambulatorio para la mayoría de las personas. La extirpación de la vena no afecta el flujo de sangre de la pierna, ya que las venas más profundas de las piernas se encargan de aumentar el volumen de sangre.
  • Flebectomía ambulatoria. Un proveedor de atención médica extrae las venas varicosas más pequeñas a través de una serie de orificios diminutos en la piel. En este procedimiento ambulatorio, se entumecen solo las partes de la pierna que se punzan. Por lo general, las cicatrices son mínimas.

Estilo de vida y remedios caseros

Entre el estilo de vida y los remedios caseros para eliminar las venas varicosas, se incluye lo siguiente:

  • Hacer ejercicio. Muévete. Caminar es una excelente forma de favorecer el flujo sanguíneo en las piernas. El proveedor de atención médica puede recomendarte un nivel de actividad adecuado para ti.
  • Controlar el peso. Al eliminar el exceso de peso, se quita presión innecesaria de las venas.
  • Evitar la sal. Consume alimentos con bajo contenido de sal para evitar la hinchazón causada por la retención de líquidos.
  • Usar calzado adecuado. Evita los tacos altos. El calzado de taco bajo hace trabajar más los músculos de las pantorrillas, lo que favorece a las venas.
  • Evitar la ropa ajustada. No uses ropa ajustada en la cintura, las piernas o la ingle porque este tipo de ropa puede reducir el flujo sanguíneo.
  • Elevar las piernas. Para mejorar el flujo sanguíneo en las piernas, toma varios descansos breves a diario para elevar las piernas por encima del nivel del corazón. Por ejemplo, recuéstate con las piernas en reposo sobre tres o cuatro almohadas.
  • Evitar permanecer sentado o de pie durante períodos prolongados. Cambia de posición con frecuencia para favorecer el flujo sanguíneo.

Medicina alternativa

Aunque no se han estudiado bien, hay personas que afirman que una serie de terapias alternativas son tratamientos útiles para la insuficiencia venosa crónica. Esta es una afección asociada a las venas varicosas en la que las venas de las piernas presentan problemas para devolver sangre al corazón. Las terapias alternativas para las venas varicosas pueden incluir:

  • La castaña de Indias
  • El rusco
  • La uva (hojas, savia, semilla y fruta)
  • El meliloto amarillo

Habla con tu proveedor de atención médica antes de probar cualquier suplemento alimenticio o de hierbas para asegurarte de que este producto sea seguro y no interfiera con los medicamentos que tomas.

Preparación antes de la cita

El proveedor de atención médica necesitará examinar las piernas y los pies descubiertos para diagnosticar las venas varicosas y determinar qué tratamiento podría ser mejor para tu afección.

El médico de atención primaria podría recomendarte que veas a un médico especializado en enfermedades venosas (flebólogo), un cirujano vascular o un médico que trata enfermedades de la piel (dermatólogo o cirujano dermatólogo). Mientras tanto, puedes tomar algunas medidas para prepararte para la cita.

Qué puedes hacer

Prepara una lista de lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluido cualquiera que pueda parecer no relacionado con las venas varicosas, y cuándo comenzaron
  • Información personal más importante, como los antecedentes familiares de venas varicosas o arañitas
  • Todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomas, incluida la dosis
  • Preguntas para hacerle al médico

Estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Existen otras causas posibles para las venas varicosas?
  • ¿Qué análisis necesito hacerme?
  • ¿Qué tratamiento es recomendable para mí?
  • ¿Cuál es la mejor manera de controlar mis venas varicosas junto con otras enfermedades que tengo?
  • ¿Es necesario que limite alguna actividad?
  • ¿Tiene folletos u otros materiales impresos que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomiendas?

Qué esperar del médico

Es probable que el médico te haga varias preguntas, incluidas las siguientes:

  • ¿Cuándo notaste las venas varicosas?
  • ¿Sientes dolor? Si es así, ¿qué tan intenso es?
  • ¿Existe algo que, al parecer, mejore los síntomas?
  • ¿Hay algo que te parezca que esté empeorando los síntomas?

Qué puedes hacer mientras tanto

Incluso antes de la cita médica puedes implementar el cuidado personal.

  • Intenta no estar de pie ni permanecer sentado en la misma posición durante mucho tiempo.
  • Levanta las piernas cuando estés sentado.
  • Evita el calzado incómodo, las medias o los calcetines ajustados.

Last Updated May 18, 2022


© 2022 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use