Verrugas comunes

Perspectiva general

Las verrugas comunes son pequeños bultos granulares en la piel que aparecen con mayor frecuencia en los dedos o en las manos. Son ásperas al tacto y también suelen presentar un patrón de pequeños puntos negros, que son pequeños vasos sanguíneos de sangre coagulada.

Las verrugas comunes son causadas por un virus y se transmiten por el tacto. Tras la exposición al virus, una verruga puede tardar de dos a seis meses en aparecer en la piel. Las verrugas comunes suelen ser inofensivas y, con el tiempo, desaparecen por sí solas. Sin embargo, muchas personas deciden eliminarlas dado que les resultan molestas y vergonzosas.

Verrugas comunes

Las verrugas comunes pueden crecer en las manos y dedos. Son pequeñas protuberancias granulares que son ásperas al tacto. Suelen ser del color de la piel, blancas, rosadas o bronceadas.

Síntomas

Las verrugas comunes generalmente aparecen en los dedos o las manos y pueden:

  • Ser protuberancias pequeñas, carnosas y granulosas.
  • Ser de color piel, blanco, rosa o tostado.
  • Ser ásperas al tacto.
  • Estar cubiertas de puntitos negros, que son pequeños vasos sanguíneos coagulados.

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta al médico sobre las verrugas comunes si sucede lo siguiente:

  • Los crecimientos son dolorosos o cambian de aspecto o color
  • Has intentado tratar las verrugas pero persisten, se diseminan o regresan
  • Los crecimientos son molestos e interfieren con tus actividades
  • No estás seguro si los crecimientos son verrugas
  • Eres adulto y comienzas a tener numerosas verrugas, lo cual puede indicar un mal funcionamiento del sistema inmunitario

Causas

Las verrugas comunes son causadas por el virus del papiloma humano (VPH). El virus es bastante común y existen más de 150 tipos del VPH, pero solo unos pocos provocan verrugas en las manos. Algunas variedades de VPH se transmiten a través del contacto sexual. Sin embargo, la mayoría de los tipos se contagia a través del contacto cutáneo casual o a través de objetos compartidos, como toallas o paños. Por lo general, el virus se transmite a través de lesiones en la piel, como padrastros o rasguños. Si te muerdes las uñas, esto también puede hacer que las verrugas se extiendan sobre la punta de los dedos y alrededor de las uñas.

El sistema inmunológico de cada persona responde al VPH de forma diferente; por eso, no todas las personas que entran en contacto con el virus desarrollan verrugas.

Factores de riesgo

Las personas con mayor riesgo de presentar verrugas frecuentes son los siguientes:

  • Niños y adultos jóvenes, dado que sus cuerpos pueden no haber desarrollado inmunidad al virus
  • Las personas con sistemas inmunitarios debilitados, como aquellas con VIH/SIDA o que han tenido trasplantes de órganos

Prevención

Para reducir el riesgo de tener verrugas comunes:

  • Evita el contacto directo con las verrugas. Esto incluye tus propias verrugas.
  • No te arranques las verrugas. Esto puede propagar el virus.
  • No uses en las verrugas la misma lima de uñas, piedra pómez ni alicate para uñas que usas en las uñas y la piel sanas. Usa una lima de uñas desechable.
  • No te muerdas las uñas de las manos. Las verrugas aparecen con mayor frecuencia en la piel agrietada. Quitar la piel que rodea las uñas de las manos facilita la propagación del virus.
  • Sé cuidadoso con el aseo. Y evita cepillar, cortar o afeitar las áreas que tengan verrugas. Si debes afeitarte, usa una afeitadora eléctrica.

Diagnóstico

En la mayoría de los casos, el médico puede diagnosticar una verruga común valiéndose de una o más de las siguientes técnicas:

  • Examen de la verruga
  • Raspado de la capa superior de la verruga para detectar signos de puntos pequeños y oscuros —vasos sanguíneos coagulados—, que son frecuentes en las verrugas
  • Extracción de una pequeña sección de la verruga (biopsia por raspado) y envío a un laboratorio para analizarla con el fin de descartar otros tipos de bultos de la piel

Tratamiento

Aunque pueden transcurrir uno o dos años, las verrugas más comunes desaparecen sin tratamiento y pueden desarrollarse otras nuevas en áreas cercanas. Algunas personas deciden acudir al médico para tratar sus verrugas porque el tratamiento casero no funciona y las verrugas son molestas, se diseminan o son un problema estético.

Los objetivos del tratamiento son destruir la verruga, estimular una respuesta del sistema inmunitario para luchar contra el virus o ambos. El tratamiento puede demorar semanas o meses. Incluso con tratamiento, las verrugas tienden a reaparecer o a diseminarse. Los médicos, por lo general, comienzan con los métodos menos dolorosos, especialmente cuando se trata de niños pequeños.

El médico podría sugerir uno de los siguientes enfoques, según la ubicación de las verrugas, los síntomas y tus preferencias. A veces, estos métodos se utilizan en combinación con tratamientos caseros, como el ácido salicílico.

  • Medicamento exfoliante más fuerte (ácido salicílico). Los medicamentos para las verrugas de concentración recetada con ácido salicílico trabajan quitando las capas de una verruga poco a poco. Los estudios demuestran que el ácido salicílico es más efectivo cuando se combina con enfriamiento.
  • Enfriamiento (crioterapia). La terapia de enfriamiento que se realiza en el consultorio del médico consiste en la aplicación de nitrógeno líquido en la verruga. El enfriamiento consiste en crear una ampolla debajo y alrededor de la verruga. Luego, el tejido muerto se desprende, aproximadamente, en el plazo de una semana. Este método también puede estimular el sistema inmunitario para que combata las verrugas virales. Es probable que necesites repetir los tratamientos.

    Los efectos secundarios de la crioterapia incluyen dolor, formación de ampollas y decoloración de la piel en la zona tratada. Debido a que esta técnica puede ser dolorosa, por lo general, no se utiliza para tratar las verrugas de niños pequeños.

  • Otros ácidos. Si el ácido salicílico o el enfriamiento no están funcionando, el médico puede intentar con ácido tricloroacético. Con este método, el médico primero afeita la superficie de la verruga y luego aplica el ácido con un mondadientes de madera. Es necesario repetir los tratamientos cada semana aproximadamente. Los efectos secundarios son escozor y ardor.
  • Cirugía menor. El médico puede cortar el tejido molesto, lo que posiblemente deje una cicatriz en la zona tratada.
  • Tratamiento con láser. El tratamiento con láser de colorante pulsado quema (cauteriza) los pequeños vasos sanguíneos. El tejido infectado finalmente muere, y la verruga se desprende. La evidencia de la eficacia de este método es limitada, y puede causar dolor y formación de cicatrices.

Estilo de vida y remedios caseros

El tratamiento casero suele ser efectivo para la eliminación de las verrugas comunes. A menos que tengas un sistema inmunitario debilitado o diabetes, puedes intentar con los siguientes métodos:

  • Medicamentos exfoliantes (ácido salicílico). Los productos de eliminación de verrugas sin prescripción médica como el ácido salicílico están disponibles en forma de parches, ungüentos, paños y líquidos. Para tratar las verrugas comunes, busca una solución de ácido salicílico al 17 %. Estos productos (Compound W, Dr. Scholl's Clear Away Wart Remover u otros) se suelen usar a diario durante unas semanas. Si deseas obtener mejores resultados, sumerge la verruga en agua tibia durante unos minutos antes de aplicar el producto. Lima cualquier resto de piel muerta con una lima desechable o con piedra pómez entre los tratamientos.

    Si la piel se irrita demasiado, disminuye la frecuencia del tratamiento contra las verrugas. Si estás embarazada, habla con el médico antes de usar una solución de ácido.

  • Congelamiento. Se encuentran disponibles algunos productos de nitrógeno líquido en forma de aerosol o líquido sin prescripción médica (Compound W Freeze Off, Dr. Scholl's Freeze Away u otros).
  • Cinta adhesiva. Cubre la verruga con cinta adhesiva plateada durante seis días. Luego, sumérgela en agua y quita con cuidado el tejido muerto con piedra pómez o con una lima desechable. Deja expuesta la verruga durante unas 12 horas y luego repite el proceso hasta que desaparezca.

    Los resultados de estudios son mixtos en cuanto a la efectividad de la cinta adhesiva para eliminar verrugas, ya sea como único tratamiento o en combinación con otros.

Preparación antes de la cita

Es probable que primero consultes con el médico de atención primaria. Sin embargo, es posible que te deriven con un especialista en trastornos de la piel (dermatólogo). A continuación, te presentamos consejos que te ayudarán a prepararte para la consulta.

Lo que puedes hacer

Trae contigo una lista de los medicamentos que tomas con regularidad, incluidos los medicamentos de venta libre (no recetados) y los suplementos dietarios, y la dosis diaria de cada uno.

También puedes hacer una lista con preguntas para el médico, como las siguientes:

  • ¿Qué provocó el desarrollo de las verrugas?
  • Si me las extraen, ¿volverán a aparecer?
  • ¿Cuáles tipos de tratamientos se encuentran disponibles para extraer las verrugas y cuál me recomienda?
  • ¿Qué efectos secundarios pueden aparecer?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque primario que me indica?
  • En caso de que los bultos no sean verrugas, ¿qué pruebas tiene que realizar?
  • ¿Cómo puedo prevenir las verrugas?

Qué esperar de tu médico

El médico también podría hacerte algunas preguntas, tales como:

  • ¿Cuándo fue la primera vez que te percataste de las verrugas?
  • ¿Alguna vez las tuviste en el pasado?
  • ¿Te molestan las verrugas, ya sea por razones estéticas o de comodidad?
  • ¿Qué tratamientos has utilizado ya para las verrugas? En ese caso, ¿durante cuánto tiempo los usaste y cuáles fueron los resultados?

Last Updated Nov 20, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use