Verrugas plantares

Perspectiva general

Las verrugas plantares son bultos pequeños que suelen aparecer en los talones o en los puntos del pie que soportan peso. Esta presión también puede hacer que las verrugas plantares crezcan hacia dentro, debajo de una capa gruesa y dura de piel (callo).

Las verrugas plantares son provocadas por el virus del papiloma humano. El virus ingresa en el cuerpo a través de pequeños cortes, grietas u otros puntos débiles en la parte inferior del pie.

La mayoría de las verrugas plantares no son problemas de salud graves y, en general, desaparecen sin tratamiento con el tiempo. Es conveniente que pruebes tratamientos de cuidado personal o que consultes con tu médico para que se te extraigan las verrugas.

Verrugas plantares

Las verrugas plantares se producen por el mismo tipo de virus que provoca las verrugas en las manos y los dedos. Sin embargo, debido a su ubicación, pueden ser dolorosas.

Síntomas

Los signos y síntomas de la verruga plantar son:

  • Un bulto (lesión) de piel pequeño, granuloso y rugoso en la planta del pie, generalmente en la base de los dedos del pie, la parte delantera del pie o el talón
  • Piel dura y engrosada (callo) sobre una «zona» de la piel bien definida, donde la verruga creció hacia adentro
  • Puntitos negros, comúnmente llamados «semillas de verruga», pero que, en realidad, son pequeños vasos sanguíneos coagulados
  • Una lesión que interrumpe las líneas y los surcos normales de la piel del pie
  • Dolor y sensibilidad cuando caminas o estás de pie

Cuándo consultar al médico

Consulta con el médico por la lesión en el pie en los siguientes casos:

  • La lesión sangra, causa dolor o cambia de aspecto o de color
  • Has intentado tratar la verruga, pero no se va, se multiplica o vuelve a aparecer
  • El malestar afecta tus actividades
  • También tienes diabetes o poca sensibilidad en los pies
  • Tu sistema inmunitario está debilitado debido a medicamentos inmunodepresores, VIH/sida u otros trastornos del sistema inmunitario
  • No estás seguro de que la lesión sea una verruga

Causas

Las verrugas plantares son causadas por una infección por el virus del papiloma humano (VPH) en la capa externa de la piel de las plantas de los pies. Aparecen cuando el virus ingresa en el cuerpo a través de pequeños cortes, grietas u otros puntos débiles en la parte inferior del pie.

El VPH es muy frecuente, y existen más de 100 variantes del virus. Pero solo algunas de ellas provocan verrugas en los pies. Otros tipos de VPH podrían provocar verrugas en otras partes de la piel o en las membranas mucosas.

Transmisión del virus

El sistema inmunitario de cada persona responde de una manera diferente ante el VPH. No todas las personas que entran en contacto con el virus contraen verrugas. Incluso las personas de una misma familia reaccionan de manera diferente ante el virus.

Las cepas de VPH que causan verrugas plantares no son muy contagiosas. Por lo tanto, el virus no se transmite fácilmente por contacto directo de una persona a otra. Aunque prolifera en ambientes húmedos y cálidos. En consecuencia, puedes contraer el virus caminando descalzo alrededor de una piscina o en los vestuarios. Si el virus se disemina a partir del primer lugar de infección, pueden aparecer más verrugas.

Factores de riesgo

Cualquier persona puede tener verrugas plantares, pero este tipo de verruga afecta con mayor frecuencia a los siguientes grupos:

  • Niños y adolescentes
  • Personas con el sistema inmunitario debilitado
  • Personas que ya han tenido verrugas plantares antes
  • Personas que caminan descalzas en lugares donde es frecuente la exposición al virus que provoca la verruga, como los vestuarios

Complicaciones

Cuando las verrugas plantares producen dolor, es posible que alteres la postura normal o la marcha, y tal vez no te des cuenta. Con el tiempo, esta modificación en la forma de pararte, caminar o correr puede provocar molestias musculares o articulares.

Prevención

Para disminuir el riesgo de tener verrugas plantares, haz lo siguiente:

  • Evita el contacto directo con las verrugas. Esto incluye tus propias verrugas. Lávate las manos con cuidado después de tocarte una verruga.
  • Mantén los pies limpios y secos. Cámbiate los calcetines y los zapatos todos los días.
  • Evita caminar descalzo alrededor de piscinas y vestuarios.
  • No te toques ni te rasques las verrugas.
  • No uses la misma lima de uña, piedra pómez o cortaúñas que usaste en la piel o las uñas sanas para las verrugas.

Diagnóstico

En la mayoría de los casos, el médico puede diagnosticar una verruga plantar con una o más de las siguientes técnicas:

  • Examen de la lesión
  • Cortar la lesión con un bisturí y verificar la presencia de signos de puntos pequeños y oscuros (pequeños vasos sanguíneos coagulados)
  • Extraer una pequeña parte de la lesión (biopsia por raspado) y enviarla al laboratorio para analizar

Tratamiento

La mayoría de las verrugas plantares son inofensivas y desaparecen sin tratamiento, aunque esto puede demorar uno o dos años. Si las verrugas te causan dolor o se extienden, es aconsejable que las trates con medicamentos de venta libre (sin receta) o con remedios caseros. Quizá debas repetir el tratamiento varias veces hasta que las verrugas desaparezcan; además, es posible que vuelvan a aparecer.

Si los enfoques de cuidado personal no surtieron efecto, habla con el médico sobre los siguientes tratamientos:

  • Medicina exfoliante más fuerte (ácido salicílico). Los medicamentos con ácido salicílico para las verrugas en concentración de venta con receta funcionan quitando las capas de una verruga poco a poco. También pueden estimular la capacidad del sistema inmunitario de combatir las verrugas.

    Es probable que el médico recomiende que te apliques el medicamento regularmente en tu casa y vuelvas al consultorio cada tanto.

  • Terapia de congelación (crioterapia). La crioterapia que se realiza en el consultorio del médico consiste en la aplicación de nitrógeno líquido en la verruga mediante el uso de un aerosol o de un hisopo. Dado que este método puede ser doloroso, es probable que el médico anestesie la zona primero.

    La sustancia química hace que se forme una ampolla alrededor de la verruga, y el tejido muerto se desprende en una semana, aproximadamente. La crioterapia también puede estimular el sistema inmunitario para que combata las verrugas virales. Es posible que debas regresar al consultorio del médico para repetir el tratamiento cada dos a cuatro semanas, hasta que la verruga desaparezca.

    Algunos estudios sugieren que la crioterapia es más efectiva cuando se combina con tratamientos con ácido salicílico que cuando se utiliza sola, pero se necesitan más estudios.

Intervención quirúrgica u otros procedimientos

Si el ácido salicílico y la terapia de congelación no funcionan, el médico puede recomendarte uno o más de los siguientes tratamientos:

  • Otros ácidos. El médico rasura la superficie de la verruga y aplica ácido tricloroacético con un palillo de madera. Tendrás que regresar al consultorio para repetir el tratamiento todas las semanas aproximadamente. Los efectos secundarios son escozor y ardor. Entre una visita y otra, es posible que el médico te pida que te apliques ácido salicílico en la verruga.
  • Terapia para estimular el sistema inmunitario. Este método utiliza medicamentos y soluciones para estimular el sistema inmunitario con el fin de que combata las verrugas virales. El médico puede inyectar una sustancia extraña (antígeno) en las verrugas o aplicar una solución o crema en ellas.
  • Cirugía menor. El médico corta la verruga o la destruye usando una aguja eléctrica (electrodesecación y curetaje). Como este procedimiento puede ser doloroso, el médico primero adormecerá la piel. Dado que la cirugía conlleva el riesgo de dejar cicatrices, este método no suele utilizarse para tratar las verrugas plantares a menos que otros tratamientos no hayan sido efectivos.
  • Tratamiento con láser. El tratamiento con láser de colorante pulsado quema (cauteriza) los pequeños vasos sanguíneos cerrados. Con el tiempo, el tejido infectado muere y la verruga se cae. Este método requiere que el tratamiento se repita cada tres a cuatro semanas. La evidencia de la eficacia de este método es limitada, y puede causar dolor y, posiblemente, cicatrices.
  • Vacuna. La vacuna contra el virus del papiloma humano se ha utilizado satisfactoriamente para el tratamiento de verrugas, aunque no está diseñada específicamente para atacar al virus que ocasiona la mayoría de las verrugas plantares.

Estilo de vida y remedios caseros

Muchas personas han eliminado las verrugas con estos consejos de cuidado personal:

  • Medicamento exfoliante (ácido salicílico). Los productos de venta libre para eliminar verrugas están disponibles en parches o líquidos. Por lo general, las instrucciones dicen que debes lavar el sitio de aplicación, remojarlo en agua tibia y eliminar con cuidado la capa superior de piel blanda con una piedra pómez o una lima. Luego, una vez que la piel se haya secado, debes aplicar la solución o un parche. Los parches se suelen cambiar cada 24 a 48 horas. Las aplicaciones líquidas se suelen aplicar una vez al día. Es posible que necesites repetir las aplicaciones de manera regular durante varias semanas o meses para ver resultados.
  • Terapia de congelación (crioterapia). Los medicamentos de venta sin receta que congelan las verrugas pueden ser Compound W Freeze Off y Dr. Scholl’s Freeze Away. La Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) advierte que algunos medicamentos para quitar verrugas son inflamables y no deben utilizarse cerca del fuego, llamas, fuentes de calor (como rizadores) y cigarrillos encendidos.
  • Cinta adhesiva. El uso de cinta adhesiva para eliminar las verrugas es inofensivo, pero es un abordaje no comprobado. Para probarlo, recubre la verruga con cinta adhesiva plateada y cámbiala cada algunos días. Entre las aplicaciones, remoja la verruga y elimina cuidadosamente el tejido muerto con una piedra pómez o una lima. Luego, deja la verruga al aire libre para que se seque durante unas horas antes de volver a cubrirla con cinta.

Preparación antes de la cita

Es probable que comiences por visitar a tu médico de atención primaria. Es posible que este te derive a un especialista en trastornos de la piel (dermatólogo) o del pie (podólogo). Los siguientes consejos pueden ayudarte a que te prepares para la consulta.

Prevención

Qué puedes hacer

Lleva una lista de todos los medicamentos que tomas habitualmente, incluso los medicamentos de venta libre (sin receta) y los suplementos dietéticos, junto con la dosis diaria de cada uno.

Probablemente, también te sea útil anotar preguntas para hacerle al médico, como:

  • Si tengo una verruga plantar, ¿puedo comenzar con cuidados en el hogar?
  • Si procedo con el tratamiento en el hogar, ¿en qué situaciones debería llamarte?
  • Si el primer tratamiento no funciona, ¿qué probaremos después?
  • En caso de que la lesión no sea una verruga plantar, ¿qué análisis tengo que hacerme?
  • ¿En cuánto tiempo obtendré resultados?
  • ¿Cómo puedo prevenir las verrugas?

Preparación antes de la cita

Qué esperar del médico

El médico puede hacerte preguntas como las siguientes:

  • ¿Cuándo apareció por primera vez la lesión?
  • ¿Cambió de tamaño o de aspecto?
  • ¿Te causa dolor la afección?
  • ¿Tuviste verrugas antes?
  • ¿Tienes diabetes o escasa sensibilidad en los pies?
  • ¿Tienes algún trastorno o tomas algún medicamento que haya debilitado tu capacidad para combatir las enfermedades (respuesta inmunitaria)?
  • ¿Probaste con remedios caseros? Si es así, ¿durante cuánto tiempo los usaste? ¿Te dieron resultado?
  • ¿Vas a piscinas o vestuarios (lugares donde pueden habitar los virus que producen las verrugas)?

Qué puedes hacer mientras tanto

Si estás seguro de que tienes una verruga plantar, puedes probar con remedios de venta libre o métodos de medicina alternativa. Pero habla con el médico antes de probar los tratamientos de cuidado personal si tienes alguna de las siguientes afecciones:

  • Diabetes
  • Escasa sensibilidad en los pies
  • Inmunidad debilitada

Si la presión sobre la verruga causa dolor, trata de usar calzado bien acolchado, como zapatillas deportivas que brindan un apoyo parejo en la planta del pie para aliviar parte de la presión. Evita usar zapatos incómodos.

Last Updated Mar 6, 2018


Content from Mayo Clinic ©1998-2019 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use