Cistitis crónica: ¿hay una cura?

Una infección de vejiga es un tipo de infección de las vías urinarias. Podrías tener infecciones crónicas o recurrentes de vejiga si has tenido dos o más infecciones de vejiga en seis meses, o tres o más infecciones en un año.

Hay varios factores hacen que las mujeres sean más propensas a contraer infecciones recurrentes de la vejiga. Algunos de estos factores incluyen los siguientes:

  • Tener cálculos renales o de vejiga.
  • Las bacterias que ingresan a la uretra durante las relaciones sexuales. La uretra es el conducto que permite que la orina salga del cuerpo.
  • Cambios en los niveles de estrógeno durante la menopausia.
  • Problemas en la forma o el funcionamiento de las vías urinarias.
  • Un riesgo hereditario de desarrollar infecciones de vejiga.

Entre las pruebas para encontrar la causa de las infecciones recurrentes de vejiga pueden incluirse las siguientes:

  • Recolección de una muestra de orina para una prueba de cultivo urinario para ver qué bacterias podrían estar causando la infección
  • Un examen visual de la vejiga y la uretra con un dispositivo iluminado (cistoscopia)
  • Tomografía computarizada de las vías urinarias

El tratamiento se dirige a la causa subyacente, cuando sea posible. Si no puede encontrarse una causa subyacente, uno de los siguientes tratamientos podría ayudar:

  • Una dosis baja de antibiótico que se tome durante al menos seis meses y hasta dos años
  • Terapia antibiótica intermitente o autodirigida, por ejemplo, tomar un antibiótico después de las relaciones sexuales o comenzar un tratamiento de antibióticos ante la primera señal de una infección de las vías urinarias
  • Terapia de estrógeno vaginal para los signos o síntomas relacionados con la sequedad vaginal después de la menopausia

Las opiniones de los expertos varían en cuanto a si ciertos cambios en el estilo de vida reducen el riesgo de infección de vejiga. Podría ser útil:

  • Beber mucho líquido, especialmente agua, para ayudar a eliminar las bacterias
  • Orinar con frecuencia, en especial cuando sientes la necesidad
  • Limpiarse de adelante hacia atrás después de orinar o defecar
  • Ducharse en lugar de bañarse
  • Lavar suavemente la piel alrededor de la vagina y el ano diariamente con un jabón suave y abundante agua
  • Usar métodos anticonceptivos que no sean un diafragma y espermicidas
  • Vaciar la vejiga tan pronto como sea posible después de tener relaciones sexuales
  • Evitar usar desodorantes en espray o productos femeninos perfumados en la zona genital

Algunos estudios han demostrado que los productos de arándano agrio podrían tener propiedades para combatir la infección y así ayudar a prevenir la infección de las vías urinarias. Sin embargo, las pruebas científicas son limitadas y no son uniformes. El arándano agrio no ayuda a tratar una infección de las vías urinarias existente.

Last Updated Dec 14, 2021


© 2022 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use