Coronavirus: ¿Qué es, y cómo puedo protegerme?

Se ha identificado un nuevo virus llamado coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave de tipo 2 (SARS-CoV-2) como la causa de un brote de la enfermedad que comenzó en China en 2019. La afección médica se llama enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19).

En marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró a la COVID-19 como una pandemia. Los grupos de salud pública, incluidos los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos y la Organización Mundial de la Salud, hacen un seguimiento de la pandemia y publican información actualizada en sus sitios web. Estos grupos también emitieron recomendaciones para prevenir la propagación del virus que causa la COVID-19.

¿Cómo se trasmite el coronavirus?

Según los datos, el virus de la COVID-19 se trasmite principalmente de una persona a otra entre quienes están en contacto estrecho (a una distancia aproximada de menos de 6 pies, o 2 metros). El virus se trasmite por las gotitas respiratorias que se liberan cuando una persona que tiene el virus tose, estornuda, respira, canta o habla. Estas gotitas pueden inhalarse o caer en la boca, la nariz o los ojos de una persona que esté cerca.

En algunos casos, el virus de la COVID-19 puede propagarse cuando una persona se ve expuesta a pequeñas gotitas o aerosoles que permanecen en el aire por varios minutos u horas, lo que se conoce como trasmisión por el aire.

El virus también se propaga si tocas una superficie donde se encuentra el virus y luego te tocas la boca, la nariz o los ojos. Sin embargo, el riesgo es bajo.

Una persona que está infectada, pero no presenta síntomas puede trasmitir el virus de la COVID-19. Esto se denomina trasmisión asintomática. Una persona infectada, pero que aún no presenta síntomas también puede trasmitir el virus de la COVID-19. Esto se denomina trasmisión presintomática.

Es posible contagiarse con la COVID-19 dos veces o más, pero esto es poco frecuente.

¿Cuáles son los síntomas de la COVID-19?

Los síntomas de la COVID-19 pueden ser de muy leves a graves. Algunas personas no presentan síntomas. Los signos y síntomas más comunes son fiebre, tos, cansancio y pérdida del gusto o del olfato.

Otros signos y síntomas pueden incluir falta de aire, dolores musculares, escalofríos, dolor de garganta, dolor de cabeza, dolor de pecho, diarrea, vómitos y náuseas. Esta lista no es exhaustiva. También se han notificado otros síntomas menos comunes. Los síntomas pueden aparecer entre 2 y 14 días después de la exposición.

¿Puede prevenirse la COVID-19?

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) ha dado la autorización para el uso de emergencia de algunas vacunas contra la COVID-19 en los Estados Unidos. La FDA también aprobó la vacuna de Pfizer-BioNTech contra la COVID-19, ahora llamada Comirnaty, para prevenir que las personas a partir de los 16 años contraigan la COVID-19. La Administración de Alimentos y Medicamentos ha dado la autorización para el uso de emergencia de las vacunas contra la COVID-19 de Pfizer-BioNTech para niños de 6 meses a 15 años. La Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó la vacuna contra la COVID-19 de Moderna, ahora llamada Spikevax, para prevenir la enfermedad en personas de 18 años o mayores. La Administración de Alimentos y Medicamentos Ha dado la autorización para el uso de emergencia de las vacunas contra la COVID-19 de Moderna para niños de 6 meses a 17 años. La Administración de Alimentos y Medicamentos también autorizó la vacuna con adyuvante contra la COVID-19 de Novavax para personas de 18 años o mayores. Una vacuna podría evitar que contraigas la COVID-19 o, en caso de contagiarte, que te enfermes gravemente por la COVID-19.

Se recomienda una dosis adicional de la vacuna dada como vacunación primaria contra la COVID-19 para las personas que están vacunadas y que quizá no hayan tenido una respuesta inmunitaria suficiente.

Por el contrario, se recomienda una dosis de refuerzo para las personas que están vacunadas y cuya respuesta inmunitaria se debilitó con el tiempo. Según las investigaciones, recibir una dosis de refuerzo puede disminuir el riesgo de infección y de enfermarse gravemente por COVID-19.

¿Qué puedo hacer para evitar enfermarme?

Hay muchas precauciones que puedes tomar para reducir el riesgo de infección por el virus de la COVID-19 y reducir el riesgo de trasmitirla a otros. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan estas precauciones:

  • Vacúnate.
  • Evita el contacto estrecho (menos de 6 pies o 2 metros) con cualquier persona que esté enferma o que tenga síntomas.
  • Si no tienes el esquema completo de vacunación, mantén una distancia de aproximadamente 6 pies (2 metros) de los demás cuando estés en espacios públicos cerrados.
  • Evita las multitudes y los ambientes cerrados que no tengan buena circulación de aire (ventilación).
  • Lávate las manos frecuentemente con agua y jabón durante, al menos, 20 segundos. Si no puedes lavarte las manos, usa un desinfectante para manos a base de alcohol que contenga, por lo menos, un 60 % de alcohol.
  • Usa una mascarilla en espacios públicos cerrados si te encuentras en un área donde hay una gran cantidad de personas internadas por la COVID-19 y nuevos casos de la enfermedad, independientemente de si estás vacunado o no. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan usar la mascarilla de uso regular que brinde la mayor protección posible, que se ajuste bien y que sea cómoda.
  • Cúbrete la boca y la nariz con el codo o un pañuelo desechable cuando tosas o estornudes. Tira a la basura el pañuelo desechable usado. Lávate las manos de inmediato.
  • Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca.
  • Limpia y desinfecta regularmente las superficies que se tocan con frecuencia.

Si tienes una afección médica crónica, puedes correr un mayor riesgo de enfermarte gravemente. Consulta con el proveedor de atención médica sobre otras formas de protegerte.

¿Debería usar mascarilla?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan el uso de mascarillas para el público en general. Sin embargo, si te encuentras en un área donde hay una gran cantidad de personas internadas por la COVID-19 y nuevos casos de la enfermedad, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan usar una mascarilla que se ajuste bien en espacios públicos cerrados, independientemente de si estás vacunado o no.

Usar mascarillas en público puede ayudar a reducir el contagio de las personas que no tienen síntomas. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades indican que se debe usar la mascarilla de uso regular que brinde la mayor protección posible, que se ajuste bien y que sea cómoda. Las mascarillas N95 no quirúrgicas son las que ofrecen mayor protección. Las KN95 y las mascarillas médicas proporcionan el segundo nivel de protección más alto. Las mascarillas de tela protegen menos. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades afirman que las mascarillas N95 quirúrgicas deben reservarse para los proveedores de atención médica.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, si te vacunaste, puedes retomar de manera más segura muchas actividades que, probablemente, no pudiste hacer debido a la pandemia. Sin embargo, si te encuentras en un área en la que hay una gran cantidad de personas internadas por la COVID-19 y nuevos casos de la enfermedad, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan usar mascarilla en espacios públicos cerrados. Se considera que tienes el esquema completo de vacunación dos semanas después de recibir la segunda dosis de una vacuna de ARNm contra la COVID-19 o dos semanas después de la única dosis de la vacuna contra la COVID-19 de Janssen de Johnson & Johnson. Se considera que estás al día con las vacunas si recibiste todas las vacunas recomendadas contra la COVID-19, incluidas las dosis de refuerzo, en cuanto cumpliste con los requisitos.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que uses mascarilla en aviones, autobuses, trenes y otros medios de trasporte público.

¿Puedo viajar?

Si planeas viajar, comprueba los avisos de seguridad para viajeros y toma las precauciones adecuadas cuando estés en lugares públicos. Deberías hablar con el proveedor de atención médica si tienes afecciones médicas que te hacen más susceptible a las infecciones y complicaciones respiratorias.

¿Qué puedo hacer si tengo o es posible que tenga la COVID-19?

Si desarrollas síntomas o estuviste expuesto al virus que causa la COVID-19, ponte en contacto con el proveedor de atención médica para que te asesore. Probablemente el proveedor de atención médica te recomiende que te hagas la prueba de la COVID-19. Si tienes síntomas de emergencia de la COVID-19, como dificultad para respirar, solicita atención médica de inmediato. Si tienes que ir al hospital, llama con anticipación para que los proveedores de atención médica puedan tomar medidas para garantizar que no haya otras personas expuestas.

Toma las siguientes precauciones para evitar propagar el virus que causa la COVID-19:

  • Quédate en casa y no vayas al trabajo, a la escuela ni a lugares públicos, y mantente en aislamiento, excepto para recibir atención médica.
  • Evita el trasporte público, los taxis y los servicios de viajes compartidos.
  • Usa una mascarilla de tela cuando estés cerca de otras personas o mascotas.
  • Lávate las manos frecuentemente con agua y jabón durante al menos 20 segundos.
  • Aíslate lo más posible de otras personas o mascotas en tu hogar.
  • Usa un dormitorio y un baño separados, si es posible.
  • Evita compartir platos, vasos, ropa de cama y otros artículos de la casa.
  • Limpia y desinfecta diariamente las superficies que se tocan con frecuencia.

Last Updated Sep 22, 2022


© 2022 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use