Faringitis estreptocócica en niños pequeños: ¿un diagnóstico frecuente?

Una faringitis estreptocócica recurrente probablemente no sea signo de un problema subyacente con el sistema inmunitario de un niño. Los niños que presentan faringitis estreptocócica de forma repetida quizás tengan contacto con un portador de estreptococo, posiblemente en casa o en un centro de cuidado infantil, o tal vez sean ellos mismos los portadores. Un portador de estreptococo es alguien que tiene las bacterias que causan esta enfermedad, pero que no tiene síntomas.

La faringitis estreptocócica es una infección causada por una bacteria conocida como Streptococcus pyogenes, también llamada estreptococo grupo A. Esta infección puede ocurrir a cualquier edad, incluso durante la infancia. Pero la faringitis estreptocócica es más frecuente en los niños en edad escolar.

Los signos y síntomas en los niños que desarrollan faringitis estreptocócica incluyen los siguientes:

  • Irritabilidad
  • Fiebre
  • Rechazo a comer o alimentarse
  • Glándulas inflamadas en el cuello
  • Amígdalas o garganta rojas e inflamadas
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de estómago
  • Náuseas o vómitos
  • Un sarpullido fino y rojo en el torso, los brazos, y las piernas

Por lo general no se recomienda el análisis de la faringitis estreptocócica en niños menores de 3 años, ya que la infección no ocurre con frecuencia en este grupo etario. La faringitis estreptocócica se puede diagnosticar con un análisis de antígenos rápido, un análisis molecular (PCR) o un exudado faríngeo.

El tratamiento para esta infección por lo general es con antibióticos. La faringitis estreptocócica recurrente se puede tratar con un antibiótico diferente al que se recetó originalmente. En algunos casos, el tratamiento más adecuado quizás sea extirpar quirúrgicamente las amígdalas (amigdalectomía).

Last Updated Nov 4, 2021


© 2022 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use