Pautas para mamografías: ¿qué son?

En Mayo Clinic, los médicos ofrecen mamografías una vez al año a partir de los 40 años. Cuándo comenzar con las mamografías de detección y si repetirlas cada año o cada dos años es una decisión personal basada en tus preferencias.

Mayo Clinic recomienda que hables con tu médico sobre los beneficios, los riesgos y las limitaciones de las mamografías y decidan juntos qué es lo mejor. El médico puede guiarte a la hora de encontrar el equilibrio entre los beneficios del análisis para detección y las limitaciones y riesgos.

Varias organizaciones médicas en los Estados Unidos emiten pautas sobre los exámenes de detección del cáncer de mama. No todas las organizaciones están de acuerdo en cuándo comenzar con las mamografías de detección y con qué frecuencia repetirlas. No obstante, la mayoría enfatiza la importancia de reunirse con el médico para revisar qué es lo correcto para tu situación particular.

Equilibrio entre beneficios y preocupaciones

Mayo Clinic apoya los exámenes de detección a partir de los 40 años porque las mamografías pueden detectar el cáncer de mama de manera temprana. Los hallazgos de los ensayos aleatorios de mujeres de entre 40 y 59 años demostraron que las mamografías de detección reducen el riesgo de muerte por cáncer de mama.

Sin embargo, la mamografía no es perfecta. Otro estudio concluyó que, a pesar de que a más mujeres les diagnostican cáncer de mama de forma temprana gracias a la mamografía, la cantidad de mujeres diagnosticadas con cáncer de mama en etapas avanzadas no ha disminuido. El estudio sugirió que algunas participantes fueron diagnosticadas con cáncer de mama en etapa temprana que nunca hubiera afectado su salud.

Los médicos no pueden distinguir entre los cánceres de mama que pueden propagarse más allá de la mama y los que permanecerán confinados a la mama. Por tanto, las mamografías anuales siguen siendo la mejor opción para detectar el cáncer en etapa temprana y tener así una mayor probabilidad de cura y reducir el riesgo de muerte por cáncer de mama.

La principal preocupación acerca de las mamografías para la detección del cáncer de mama es la posibilidad de un resultado falso positivo. Esto significa que se detecta una anormalidad, pero después de pruebas adicionales, resulta que no es cáncer. Es más probable que los falsos positivos ocurran entre los 40 y 59 años.

Si se detecta una zona preocupante durante una mamografía, se te pedirá que te hagas mamografías adicionales y, posiblemente, ecografías. Estas pruebas determinan si es probable o no que la zona preocupante que se detectó sea cáncer.

En algunos casos, puede ser necesario que te sometas a un procedimiento de biopsia para extraer una muestra de tejido mamario para su análisis. A menudo, hacerse una biopsia que confirme que no hay ningún cáncer presente es tranquilizador y no aumenta la ansiedad.

Trabajar con tu médico

Si te preocupa cuándo comenzar a hacerte las mamografías y con qué frecuencia repetirlas, háblalo con tu médico para tomar una decisión informada. Juntos, podrán decidir qué es lo mejor para ti en función de tus preferencias personales, tu historial médico y familiar, y tu riesgo individual de cáncer de mama.

Habla con tu médico sobre lo siguiente:

  • Tu riesgo personal de cáncer de mama
  • Los beneficios, los riesgos y las limitaciones de las mamografías
  • La función del autoexamen de mamas para tomar conciencia sobre el cáncer de mamas y ayudarte a familiarizarte más con tus mamas, lo cual puede ayudarte a identificar anormalidades o cambios

Last Updated Jun 25, 2021


© 2022 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use