Vacunas durante el embarazo: ¿son seguras?

Por lo general, las vacunas que contienen virus muertos (inactivados) pueden administrarse durante el embarazo. Las vacunas que contienen virus vivos no se recomiendan durante el embarazo.

Entre las vacunas que se recomiendan de forma rutinaria durante el embarazo se encuentran:

  • Vacuna contra la gripe (influenza). La vacuna contra la gripe se recomienda a las personas que están embarazadas durante la temporada de gripe. La vacuna contra la gripe está elaborada a partir de un virus inactivado, así que es segura tanto para ti como para tu bebé. Evita la vacuna en atomizador nasal contra la influenza, que está hecha de un virus vivo.
  • Vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (Tdap, por sus siglas en inglés). Se recomienda una dosis de la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina durante cada embarazo, independientemente de cuándo recibiste la última dosis de esa vacuna o de la vacuna contra el tétanos y la difteria (Td). Recibir la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina durante el embarazo ayuda a proteger a tu bebé recién nacido de la tos ferina (pertussis). Lo ideal es que la vacuna se administre entre las 27 y las 36 semanas de embarazo.

Además, si estás embarazada o planeas estarlo, se recomienda la vacuna contra la COVID-19. Algunos estudios han demostrado que las vacunas contra la COVID-19 no suponen ningún riesgo grave para las personas que están embarazadas o sus bebés. Si quedas embarazada después de recibir la primera dosis de la vacuna contra la COVID-19 que requiere dos dosis, se recomienda que se te administre la segunda. Asimismo, se recomienda que las personas embarazadas reciban una vacuna de refuerzo en el momento que corresponda. Si es posible, las personas que viven contigo también deben vacunarse para ayudar a prevenir la trasmisión de la enfermedad.

Recibir la vacuna contra la COVID-19, la vacuna contra la gripe y la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina durante el embarazo puede protegerte de la infección y también puede ayudar a proteger a tu bebé recién nacido después del nacimiento antes de que puedan vacunarle. Esto es importante porque los bebés menores de 1 año parecen correr un mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa de la COVID-19 en comparación con los niños mayores. Además, la gripe y la tos ferina pueden ser particularmente peligrosas para los bebés.

Si tienes un mayor riesgo de contraer ciertas infecciones, es posible que el proveedor de atención médica te recomiende otras vacunas durante el embarazo, como la vacuna contra la hepatitis B.

El proveedor de atención médica te recomendará que evites las vacunas que contienen virus vivos durante el embarazo porque pueden representar un riesgo para el bebé en desarrollo. Algunos ejemplos de vacunas que contienen virus vivos y que no se recomiendan durante el embarazo son:

  • Vacuna contra la varicela
  • Vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola

Aunque la nueva vacuna contra el herpes zóster (Shingrix) no contiene el virus vivo, se recomienda que las personas embarazadas retrasen la vacunación.

Si estás planeando quedar embarazada, habla con el proveedor de atención médica sobre cualquier vacuna que puedas necesitar de antemano.

Last Updated May 18, 2022


© 2022 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use