Variantes de la COVID-19: ¿son causa de preocupación?

Los virus cambian constantemente a través de la mutación. Cuando un virus tiene una o más mutaciones nuevas, dichas mutaciones se conocen como variantes del virus original. Actualmente, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades identificaron una variante del virus (SARS-CoV-2) que causa la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) como una variante preocupante:

  • Ómicron. Esta variante se trasmite con mayor facilidad que el virus original de la COVID-19 y la variante delta. Sin embargo, parece que la ómicron causa un tipo menos grave de la enfermedad. Las personas que tienen el esquema completo de vacunación pueden contraer infecciones posvacunación y trasmitir el virus a otros. Sin embargo, las vacunas contra la COVID-19 son eficaces para evitar enfermarse gravemente. Esta variante también reduce la eficacia de algunos tratamientos con anticuerpos monoclonales. La ómicron tiene algunas subvariantes (sublinajes) importantes, entre las que se incluyen la BA.5 y la BA.2.12.1. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la BA.5 constituyó aproximadamente el 54 % de las infecciones por COVID-19 con secuenciación genética en los Estados Unidos durante la última semana de junio.

En abril, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades degradaron la variante delta de una variante preocupante a una variante bajo supervisión. Esto significa que, en la actualidad, la variante delta no se considera una amenaza importante contra la salud pública en los Estados Unidos.

Para reforzar la protección contra la COVID-19 y las variantes en circulación, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan mantenerse al día con las vacunas contra la COVID-19 y toda otra vacuna para la que seas elegible, sea como vacunación primaria o refuerzo.

Last Updated Sep 22, 2022


© 2022 Mayo Foundation for Medical Education and Research (MFMER). All rights reserved. Terms of Use